Restaurante Homemade – Un primer contacto muy prometedor

Muy buenas de nuevo. Hoy os traemos una reseña muy breve de lo que ha sido nuestro primer contacto con el restaurante Homemade (Claudio Coello 63). Llevábamos tiempo con un montón de ganas de ir porque es de esos sitios que desde fuera ya se ve que han puesto con mucho gusto y si asumes que a la carta le han dado el mismo cariño, pues te entran ganas de entrar sin más miramientos. Y así fue. El otro día pasamos por la puerta y cuando vimos que había hueco en sus sillones de la entrada, nos decidimos. No pasamos al comedor más grande porque la verdad es que las mesas bajas son realmente cómodas para picotear algo, que era nuestra intención. Nos atendieron genial. Servicio muy amable, atento y de los que te dan ganas de volver al día siguiente.

Tras una buena cerveza acompañada de unas patatas fritas estupendas, empezamos con un tartar de lubina sobre lima que es de la carta de snacks. Un aperitivo estupendo. El tartar está muy sabroso, muy buen toque de lima, y una presentación cuidada.

Restaurante Homemade - Tartar de lubina con lima
Restaurante Homemade – Tartar de lubina con lima

A la vez, nos trajeron la ensaladilla de lubina, que es un plato de la carta del restaurante. Sinceramente, me encantó. Ensaladilla sabrosa con la patata machacada y la cebolla bien fina y picada. Como la lubina. La verdad es que creo que me gustan más las ensaladillas en las que viene todo bien mezclado. Y el toque de las huevas queda estupendo no sólo en la presentación sino también al gusto. Cuando visites este restaurante no dejes de probarla.

Restaurante Homemade - Ensaladilla de lubina
Restaurante Homemade – Ensaladilla de lubina

Y pasamos a un plato de pescado, bocaditos de rape con alioli de lima. También muy buenos. Rebozado suave y el rape jugoso y con un sabor genial. Y el alioli de lima suave y fresco que le va como anillo al dedo.

Restaurante Homemade - Bocaditos de rape con alioli de lima
Restaurante Homemade – Bocaditos de rape con alioli de lima

Y por último, a probar su steak tartare. Muy bueno. Un steak tartare clásico en el que podéis ver que son generosos con el cebollino picado. Lo importante, que es la carne, de primera calidad y bien cortada. Y el aliño suave y con su toque de pepinillo.

Restaurante Homemade - Steak tartare
Restaurante Homemade – Steak tartare

Íbamos con el enano y ya se estaba acercando su hora de comida así que nos fuimos sin probar ningún postre. Así que otra razón más para volver. Nos tomamos yo un café sólo y Carol un café bombóm de lujo, y a correr.

Conclusión: Un sitio estupendo porque tanto la decoración como la comida están cuidadas al detalle. Además de la sala principal, la mesitas de la entrada están genial para picar algo. Muy cómodas y muy bien atendidas. De los que probamos destacar la ensaladilla rusa de lubina y el steak tartare. Ambos nos parecieron platazos. Es de esos sitios que sales con ganas de volver pronto.

Precio: 35€ por persona. Con cervezas, vino por copas y cafés.

Ubicación:

Restaurante Pan de Lujo – Espectacular local + comida con muy buena rcp

Pues una entrada breve para una visita breve. Pasamos por la puerta un día que íbamos por la zona sin rumbo definido y preguntamos si se podía picar algo rapidito y nada de cena homenaje. Nos dijeron que tenían todo reservado pero que si a las 22:30 estábamos fuera… ok. Y para dentro que fuimos. Y al final, nos liamos un poco más de lo queríamos!

El sitio muy chulo por fuera pero la leche por dentro. Sala no muy amplia pero con un patio iluminado muy chulo. nosotros cenamos en las mesas altas de la entrada y estuvimos perfectamente atendidos.

Empezamos tomando una cañita y nos pusieron el aceite con albahaca y ese pedazo de surtido de pan que acojona. Siete u ocho tipos diferentes de pan a los que es difícil resistirse aunque intentes limitar tu ingesta de hidratos de carbono. Auténticos consejeros del diablo. Y no la demonizada casquería.

Tras un par de comentarios, ahí empezamos a darnos cuenta que la camarera que nos estaba atendiendo era apañada. Después resultó que realmente, no era apañada, era la jefa, la special one, la bomba, una crack. Abrimos la carta y empezamos a preguntarla. Trasparente total nos dijo que la pizza no la pidiésemos, y que teníamos que probar la ensaladilla rusa. Que para ir allí y no pedirla mejor no ir. Con dos narices. Y de segundo ni hamburguesa ni leches, Pluma de ibérico con puré de patata violeta a compartir y punto. Y amenazó diciendo que del postre ya hablaríamos.

Vamos con un par de fotillos de las mías. Chungas pero echas con mucho cariño.

La ensaladilla es una buena ración y pedirla para compartir mejor para tres que para dos. Y buena buena. Es ensaladilla rusa muy buena y además con granada que le da un toque maestro que a partir de ahora voy a plagiar en mis ensaladillas. También va bastante generosa de langostino. Y muy bien de precio oye.

Ensaladilla rusa con granada. Toque maestro.

La pluma de ibérico también de quitarse el sombrerillo. La preparada glaseada y tiene un toque muy bueno. Y la carne, lo importante, jugosa y por supuesto ibérica de verdad.

Pluma ibérica de 10

Por último, siguiendo el mandato imperativo de la camarera… pedimos la tarta de manzana con helado de vainilla que estaba realmente buena. Fina fina. Mi colega Bugui me comentó que los de Pan de Lujo son los mismos dueños que el NoDo y que a él le encantaba esta tarta. Ahora el NoDo está cerrado así que el que eche de menos la tarta de manzana… ya sabe donde tiene que ir.

Tras mostrar respetos a la camarera y plantarle dos besos en señal de agradecimiento nos fuimos a tomar una copilla al O’Clock para celebrarlo. El Australian Blonde de wasabi y mango me flipa.