La Parrilla del Barril – Barrio de las Letras

En pleno Barrio de las Letras nos encontramos este restaurante del Grupo Oter. La Parrilla del Barril. Aquí se viene a disfrutar de una materia prima de primera categoría preparada a las brasa. Que siempre sabe mucho mejor. Y no sólo carnes y pescados. También verduras como las alcachofas.

Pequeño, coqueto y con una fachada realmente discreta. Local de una única sala gestionada por un gran jefe de sala (Antonio Muñoz). Es estrecho pero todo está en una misma planta y tienen baño accesible.

Empezamos con un apetivo de la casa. Unextraodinario puré de verduras. Nuestro hijo de 6 años pidió repetir. Y media ración que pedimos de ensaladilla. Eso nunca pueda faltar.

La Parrilla del Barril - Aperitivo de la casa
La Parrilla del Barril – Aperitivo de la casa
La Parrilla del Barril - Media de ensaladilla
La Parrilla del Barril – Media de ensaladilla

Después disfrutamos de otra de las recomendaciones que nos hicieron. Sus alcachofas a la parrila. Muy sabrosas y ligeras. Y, sobre todo, un preambulo estupendo para el sobresaliente pulpo a la parrilla. Qué cosa más rica.

La Parrilla del Barril - Alcachofa a la parrilla
La Parrilla del Barril – Alcachofa a la parrilla
La Parrilla del Barril - Pulpo a la parrilla
La Parrilla del Barril – Pulpo a la parrilla

De ahí pasamos a los platos principales. Delicias de merluza para el muchacho y rodaballo salvaje para los afortunados. Un excelente rodaballo acompañado de una guarnición que no sabes como pero acabas comiendotela entera. Como el rodaballo salvaje. Espectacular.

La Parrilla del Barril - Delicias de pixin
La Parrilla del Barril – Delicias de merluza
Parrilla del Barril - Rodaballo salvaje a la parrilla
Parrilla del Barril – Rodaballo salvaje a la parrilla
Parrilla del Barril - Rodaballo salvaje a la parrilla 2
Parrilla del Barril – Rodaballo salvaje a la parrilla 2

Y por último, postre, café y copa para cerrar una comida agradecida de verdad. De postre la tarta de limón es una genial opción.

Parrilla del Barril - Tarta de limón
Parrilla del Barril – Tarta de limón

Conclusión: Este pequeño homenaje los disfrutamos por unos 60€ por persona. La calidad precio es realmente buena. Volveremos a menudo por el trato y la cocina.

Casa José – Aranjuez

Casa José es el restaurante con más solera de Aranjuez. Defienden una estrella Michelín desde hace tiempo y eso siempre es una garantía. Una sala rústica, con techos altos y poca capacidad, es el entorno en el que vas a poder disfrutar de excelentes platos de cocina tradicional renovada. Donde sobre todo destaca una materia prima de primera.

Esta reseña es una breve pincelada para que veáis cuatro platos de este restaurante. Disponen de menú degustación, pero en nuestra visita optamos por probar varias cosas de su carta. Ya volveremos a probar el menú completo. Lo que probamos, estaba estupendo.

Arrancamos con unas ostras gratinadas deliciosas. Excelente producto y preparación.

Ostras
Casa José – Ostras

 

Continuamos con unas alcachofas con salsa de erizo. Un pequeño snack lleno de sabor y super tierno.

casa jose alcachofas con erizo
Casa José – Alcachofas con erizo

Después pasamos a un entrante realmente bueno. Unas excelentes espinacas con mollejas. Una delicia de mezcla de sabores intensos. Muy recomendable.

espinacas con mollejas
Casa José – Espinacas con mollejas

 

Por último, un rodaballo que tenían fuera de carta y que estaba de órdago. En su punto de cocción. Muy jugoso y con un sabor excelente.

Rodaballo
Casa José – Rodaballo

Y chimpún. Como os decía, esta es una reseña breve para que con 4 fotos tengáis una pincelada de lo que es este sitiazo. Ahora que viene el buen tiempo, haced una escapada a Aranjuez que lo vais a disfrutar.

Surtopía – Excelente cocina andaluza en el barrio de Salamanca

Menudo crack que está hecho José Calleja. Lleva más de 5 años comandando el restaurante Surtopía y va a toda vela. Con un equipo jovén se ha hecho un huecazo en el barrio de Salamanca a base de mucho trabajo y, sobre todo, mucho arte.

En nuestra última visita disfrutamos de lo lindo con un menú degustación con muy buena relación calidad precio. Déjense aconsejar por José y prepárense para disfrutar de lo lindo.

Comenzamos con tres aperitivos de la casa. Bloody Mary, croqueta y manteca colorá. Para mojar pan. Tres cositas muy breves y buenas para empezar a abrir boca.

Continuamos el paseo con su sardina marinada en fino, con tartar de tomate y espinaca. Un entrante que se merece un premio.

Seguimos con un plato que mezcla tradición andaluza con un toque diferente. La carne mechá con helado de tres pimientos. Rico rico rico.

Y aquí no se para. Lo siguiente fueron sus calamarcitos sucios en aceite de manzanilla. Con esa cebolla cruda que le aporta sabor. Como podéis ver, son medias raciones, muy diferentes y realmente buenas.

El siguiente platazo fue un tataki de tiburón en adobo con piriñaca de zanahoria, también adobada. Una delicia. Fresco, con sabor más ligero que los anteriores. El aliño de zanahoria le va como anillo al dedo.

Ahora viene el que más me gustó de la cena. Corvina de caña con pil pil de manzanilla. Pura delicia. Un pilpil trabado y sabrosísimo. Y la corvina en su punto. Muy jugosa.

El ultimo plato del menú fue un platazo como la copa de un pino. Un taco de rabo de toro guisado que también es un todo un triunfo. Textura tierna y sabor muy muy potente.

Y aquí os dejamos el postrazo con el que acabamos el menú.

Por último, os dejamos la carta completa por si le queréis echar un ojo. Podéis ver que hay medias raciones de casi todo. no obstante, como os decía al principio, os recomiendo que os dejéis aconsejar, que lo hacen de maravilla, y a disfrutar.

 

Restaurante Soy de Pedro Espina – Un menú degustación japonés que es artesanía pura

¿Qué es el restaurante Soy de Pedro Espina?

Este restaurante te va a encantar si eres un verdedadero amante de la gastronomía japonesa en su versión más minimalista y tradicional. Nada de local luminoso con barra frenética de sushimen dándolo todo. En Soy de Pedro Espina te vas a encontrar con un local sencillo, muy tranquilo y donde el único protagonista es la gastronomía japonesa. Vas a disfrutar de un menú degustación confeccionado por Pedro Espina con platos de una elaboración cuidada al máximo detalle. Si no os fiáis de mi, aquí os el artículo del crítico gastronómico Fernando Point que describe perfectamente, para eso es un profesional, la experiencia en este restaurante. Yo vengo a completaros su reseña con las fotos de nuestra experiencia.

Pero antes de nada, advertiros que este sitio no es muy recomendable para aquellos que se estén iniciando en esto de la gastronomía japonesa. Y es que al ser un menú cerrado, que cuesta 65€ por persona, hay que estar muy muy seguro de que te gusta este tipo de cocina. Y en todas sus variantes. No sólo niguiris y rolls, sino que también tienen Dobin mushi (sopa hecha al vapor), Chawanmushi (cuajada con algas) que son para los más puristas.

Comenzando con una foto de la fachada. Que la verdad es que es bastante útil porque te puedes pasar por alto la puesta del restaurante sin problema.

soy pedro espina fachada
Soy Pedro Espina – Fachada

¿Qué se come en Soy de Pedro Espina?
Menú degustación y punto pelota. Eso sí, si tienes alergía o intolerancia fuerte a algo te lo cambian sin problemas. Lo primero que llega a la mesa, es el menú que vas a degustar. Para que no te pierdas.

soy pedro espina menu
Soy Pedro Espina – Menú Degustación

Y comenzamos el menú con el aperitivo que consistía en una albóndiga de pescado con salsa teriyaki. Muy sabrosa.

soy pedro espina aperitivo
Soy Pedro Espina – Aperitivo

El siguiente plato fue una ensalada fría del chef con langostinos, pulpo y mejillones. Ligera y buena.

soy pedro espina ensalada
Soy Pedro Espina – Ensalada del chef

Pasamos a uno de los platos que más nos gustaron. El chawanmushi de ortiga de mar con algas. La ortiga de mar es un producto que nos encanta. Por si textura y su potentísimo sabor a mar. Esta cuajada fue de lo mejor de la cena.

soy pedro espina Chawanmushi con algas
Soy Pedro Espina – Chawanmushi con algas

Otro de los platos estrella es su tartar de atún. Excelente presentación y aliño. Una joya que da argumentos para justificar el coste del menú.

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

Tras estos dos platazos llenos de sabor, hacemos una pequeña pausa con el Dobin Mushi. Una sopa hecha al vapor con un toque cítrico que reconforta el estómago y el paladar.

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

La sopa precede a los niguiris del maestro Espina. Cosa fina. Sabores perfectamente definidos en unos niguiris de sobresaliente cum laude. Ánguila en tempura, anchoa y pez mantequilla.

soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris

El siguiente plato era un Tempura Roll de langostino. Me encantó. La verdad es que me confieso amante de los rolls de tempura por encima de todos los demás. Así que con este dieron en el clavo. Pero obsesiones aparte, la tempura es de categoría superior. Ligera. Muy profesional.

Llegados a este punto de la cena, empiezas a sentirte saciado completamente y la gula toma las riendas. Y más si todo lo anterior lo has regado bien de vino. Como nosotros. Su carta de vinos es corta pero por ejemplo tienen 12 Volts de la Bodega mallorquina 4 Kilos. Un vino multi varietal que engancha.

Siguiendo con el menú, pasamos a unas bolas de zamburiña bastante curiosas. Están buenas pero no entusiasmaron tanto como otros platos del menú.

soy pedro espina Bolas de zamburiña
Soy Pedro Espina – Bolas de zamburiña

Y ya en la recta final de meta, nos tropezamos con una delicatessen total. El kani no harakumi o, en cristiano, rollo al vapor de cangrejo real. Cangrejo sabrosísimo envuelto en láminas de arroz al vapor. Un plato top top para cerrar el menú.

soy pedro espina Rollo al vapor de cangrejo real
Soy Pedro Espina – Rollo al vapor de cangrejo real

De postre, un heladito. Que va a venir bien para digerir el menú. Eso sí, helado de tempura, que es la especialidad del chef. Lo acompañamos de un té verde excelente.

soy pedro espina Tempura ice cream
Soy Pedro Espina – Tempura ice cream

¿Qué tal la relación calidad precio?
Como os decía, el menú degustación a palo seco ya son 65€. Así que a poco que te tomes una cerveza y lo combines con vino sales a unos 80€ por cabeza. Mucha pasta y un menú muy friki, por así decirlo. Por lo que vuelvo a insistir a que hay que ir sabiendo de antemano que te enamora la comida japonesa y valoras el nivel de artesanía que conlleva y la calidad de las materias primas con las que se elabora.

Restaurant Gaonnuri – Un restaurante coreano en Times Square

¿Qué es el restaurant Gaonnuri?
Gaonnuri es el restaurante top del distrito coreano de Nueva York. Está pegado a Times Square por lo que es muy muy buena opción si estas de turismo y te quieres dar un buen homenaje. Un ático elegante y exclusivo con unas vistas estupendas gracias a sus grandes ventanales. Es necesario reservar con antelación y os recomiendo que solicitéis una mesa cerca de los ventanales y que tenga barbacoa.

¿Qué se come?
Pues tienes dos opciones en la carta. O ir directamente al menú degustación (105$) o elegir de manera convencial. Nosotros optamos por la segunda opción y creo que fue un acierto. Nos salió más barato, cenamos bastante cantidad y el precio no se nos fue de las manos.

Comenzamos por el plato de apertivos variados Gaon Platter. Muy variado y todo bastante bueno. Sobre todo los Yukhoe (albóndigas de steak tartare de ternera) y unas tortillas de bacalao muy buenas.

gaonnuri appetizers complete
Restaurante Gaonnuri – Plato completo de aperitivos

gaonnuri appetizers
Restaurante Gaonnuri – resto de aperitivos, panceta, kimchi

gaonnuri beef
Restaurante Gaonnuri – Yukhoe

gaonnuri cod
Restaurante Gaonnuri – Tortilla de bacalao

Este plato de aperitivos lo acompañamos de unas gyozas muy buenas.

gaonnuri gyozas
Restaurante Gaonnuri – Gyozas

Y pasamos al plato principal. Cuatro cortes de ternera diferentes (Seng Galbi, Marinated Galbi, Ribeye y Beef Rib Finger) para hacer en una especie de barbacoa que tienes en la mesa. Todo acompañado de una suculenta variedad de entrantes. La verdad es que para una primera visita es muy recomendable pedirse este combo por la variedad que tiene. Ademas, la carne es de categoría y la barbacoa es lo suficientemente suave como para que le cojas el tranquillo rápido y te sea muy fácil dejar la carne al punto que desees.

gaonnuri ribeye
Restaurante Gaonnuri – Ribeye

gaonnuri meat
Restaurante Gaonnuri – Plato de carne

Respecto a la bebida, pues como en todo Nueva York, cara. Nosotros compramos una botella en una vinoteca cercana y la llevamos. En el restaurante no te ponen ningún problema. Simplemente te cobran 25$ por el descorche y se quedan tan anchos. Aun así la opción de llevarte tu propio vino es muy muy recomendable.

¿Qué tal la relación calidad precio?
Pagamos unos 80$ por persona, por lo que teniendo en cuenta el local, la ubicación y lo que tomamos me parece que es una relación calidad precio más que aceptable.

Restaurante 99 Sushi Bar – El restaurante japonés al que no te cansas de ir

¿Qué es 99 Sushi bar?
Es uno de los restaurantes japoneses de los que más os hemos hablado en Salivando.com. Como os contamos en esta reseña hay tres en Madrid y todos comparten que son sitios elegantes y donde la materia prima es excelente. En esta reseña os cuento brevemente nuestra última visita al 99 Sushi Bar que hay en la Plaza Estafeta en La Moraleja.

¿Qué se come en 99 Sushi bar?
Estupenda cocina japonesa con algún pequeño guiño nacional.

Comenzamos con un par de aperitivos de parte de la casa. Edamame y un guiso con diferentes pescados macerados con salsa teriyaki.

99 sushi bar pulpo
99 Sushi Bar – Aperitivo Guiso Pulpo

99 sushi bar edamame
99 Sushi Bar – Edamame

Después pasamos al sashimi variado. Dos cortes por persona de salmón, toro, atún, chicharro, vieira, gamba y gunkan de rodaballo y huevas.

99 sushi bar sashimi
99 Sushi Bar – Sashimi variado

El siguiente plato es para mi uno de sus platos estrella. La tempura de langostino tigre. Un sabor estupendo acompañado con una salsa ligeramente picante.

99 sushi bar tempura
99 Sushi Bar – Tempura de langostino tigre

Y pasamos a algo que considero imprescindible si visitais 99 Sushi Bar. Son sus niguiris y os recomiendo que como mínimo os pidáis dos. En nuestro caso disfrutamos de un niguiri de anchoa y niguiri de steak tartar con huevo de cordorniz que fueron magníficos.

99 sushi bar niguiri anchoa
99 Sushi Bar – Niguiri Anchoa

99 sushi bar niguiri steak tartar
99 Sushi Bar – Niguiri Steak Tartare

Otra especialidad son los makis. Aquí eché de menos algún maki más original de los que tienen en carta. Esta vez pedimos un maki de ventresca que estaba realmente bueno. Mirad la pintaza que tiene.

99 sushi bar maki ventresca
99 Sushi Bar – Maki Ventresca

Por último, su tarta de queso. A mi personalmente me encanta. Por su buen sabor y por ser diferente al resto por esa base de galleta que lleva.

99 sushi bar tarta de queso
99 Sushi Bar – Tarta de queso

¿Que tal la relación calidad precio?
Pues hombre este sitio barato no es. Salimos a unos 70€ por persona pero a todo lo que comimos, que fue bastante cantidad y nos podríamos haber ahorrado alguno de los platos, hay que sumarle una botella de Viñas del Vero y una copa al terminar la cena. Por lo tanto, la relación calidad precio me parece positiva.

Restaurante Abantal – Buen restaurante en Sevilla, una pena la ubicación

comensalabantallogo

Las veces que hemos visitado Sevilla siempre nos hemos dedicado en cuerpo y alma a bares, bodegas y abacerías. De caña en caña y disfrutando de las tapas y montaditos de Sevilla. Pero en esta última visita, queríamos conocer un restaurante de los galardonados en la ciudad hispalense. Así que fuimos al restaurante Abantal.

Lo primero que nos sorprendió un poco es la ubicación. La verdad es que no es la mejor y seguro que si el local estuviese en una zona más turista o comercial ganarían muchísimo. Y es que como veréis a continuación en este sitio se come y se bebe muy bien y el servicio y la decoración son muy buenos. Si ya lo completas con un buen emplazamiento en un sitio céntrico o con buenas vistas sería genial.

Sala de Abantal
Sala de Abantal

Vamos con el menú degustación de 7 platos que tomamos. Hay uno más largo de nueve y también está la opción del maridaje. Nosotros nos limitamos al de 7 y como veréis es muy generoso. Empezamos con un aperitivo variado que acompañamos con un vermut rojo. En la siguiente imagen tenemos, de izquierda a derecha, crujiente de pescado, papa aliñá con melva, pelotas de pescado (abajo) y galletas de chorizo. Todos buenos pero sobre todo la cuchara de papa aliñá.

Aperitivos para abrir boca
Aperitivos para abrir boca

El siguiente plato fue el salmorejo de remolacha con mojama y almendras. El sabor potente de la remolacha hace de este salmorejo un plato muy sabroso y la mojama le da un buen toque. Pero lo sirvieron demasiado frío para mi gusto y más en diciembre. El cuerpo te pedía algo caliente.

Salmorejo de remolacha con mojama y almendras
Salmorejo de remolacha con mojama y almendras

Y continuando con platos templados, el tartar de pulpo con crema de tomate y salmorejo de aguacate. Aunque el plato pueda parecer una mezcla de cremas y salmorejos, está bien estructurado. El pulpo muy picado y en abundancia, pero poco sabroso. El salmorejo de aguacate muy bueno pero al mezclarlo con el pulpo, éste último perdía relevancia.

Tartar de pulpo con salmorejo de aguacate y crema de tomate
Tartar de pulpo con salmorejo de aguacate y crema de tomate

El siguiente entrante fue uno de los mejores platos de la comida: el yogur de foie con compota de melocotón y crujiente de frutos rojos. La verdad es que es de las preparaciones que más me ha gustado del foie. El yogur le da una textura muy buena y suaviza su sabor. La compota de melocotón y el crujiente de frutos rojos le van como anillo al dedo. Muy muy conseguido.
2012-12-29 14.39.13

Yogourt de foie con compota de melocotón y crujiente de frutos rojos
Yogur de foie con compota de melocotón y crujiente de frutos rojos

Y ya pasando a un entrante caliente, el salteado de setas con puré de berenjenas y ajo, y acompañado de jamón y dados de boniato. Las setas eran trompetillas y níscalos muy buenas, el puré de berenjenas era suave y su sabor es bastante curioso y original. El jamón, de lujo como no podía ser de otra manera y los dados de boniato… la verdad es que no pintaban mucho. Pero tampoco molestaron. Otro muy buen plato en el que se mezclan diferentes sabores pero sin avasallar.

Salteado de setas con puré de berenjena, jamón y boniato.
Salteado de setas con puré de berenjena, jamón y boniato.

Bueno pues más que satisfechos con los entrantes, pasamos al pescado del menú. El borriquete con crema de patatas, bisquet y navaja. Es la primera vez que hemos probado este sabroso pescado, el borriquete, y la verdad es que merece mucho la pena. Muy jugoso. Y la navaja que nos sirvieron, realmente buenas. De las mejores que he probado hasta ahora. Sabor excelente y, por supuesto, ni rastro de tierra.

Borriquete asado con crema de patata, bisquet y navaja.
Borriquete asado con crema de patata, bisquet y navaja.

Para finalizar los principales, el taco de cordero deshuesado con una especie de hojaldre de verduras. La verdad es que el cordero tenía un sabor estupendo y estaba perfectamente preparado y presentado. El acompañamiento no le hacía justicia. El hojaldre de verduras no me sugirió mucho y la salsa no aportaba nada al plato. Con otro acompañamiento seguro que el plato gana enteros.

Taco de cordero deshuesado
Taco de cordero deshuesado

No pedimos maridaje pero nos dejamos recomendar por la sumiller y todo esto lo acompañamos con un par de copas de vino. Empezamos con un 100% bobal muy bueno y que iba de lujo para los entrantes y después pasamos a un Cigales buenísimo, Concejo 2010. Muy buena elección por parte de la sumiller.

Y ya comenzamos con los postres. Los dos buenísimos aunque si tengo que elegir me quedo con el primero, poleá ligera con pestiño y helado de canela. Un verdadera delicia. Por separado y en conjunto. La poleá me encantó y con el pestiño me recordó unas orejas de fraile que hacía la abuela Cipriana y que comía de pequeño. Realmente bueno.

Poleá ligera con pestiño y helado de canela
Poleá ligera con pestiño y helado de canela

Y el siguiente también muy bueno, bizcocho de naranja y zanahoria con mousse de café y helado de chocolate. Magnífica presentación y muy bueno, sobre todo el mousse de café.

Bizcocho de zanahoria y naranja con mousse de café y helado de chocolate
Bizcocho de zanahoria y naranja con mousse de café y helado de chocolate

Aunque íbamos con un poco de prisa, que se nos escapaba el tren, no pudimos irnos sin tomarnos un café que acompañaron con unos petit fours variados, suculentos y muy originales.

Petit fours
Petit fours

Conclusión, un muy buen restaurante en el que hay platazos dignos de un menú degustación de primer nivel pero con un par que te dejan indidiferente. La ubicación no es muy buena si estás de turismo y tendrás que desplazarte del centro. Merece la pena hacerlo, pero si estuviese ganaría mucho atractivo.

Recomendable, para comidas de negocios por zona. Buena comida y un servicio correctísimo y muy ágil.

Web: http://www.abantalrestaurante.es/ Una pena que no pongan el precio en la carta.
Link en Google: https://plus.google.com/108807561155021213920/about?hl=es
Precio: Menú desgutación 62€, Martini rojo 5€, Copas de vino 3,5€.

El Mesón de Doña Filo – Aire puro y cocina excelente

El Mesón de Doña Filo es un sitiazo altamente recomendable. Está a unos 40 kms de Madrid pero el paseo te lo va a agradecer tu cuerpo con creces. La verdad es que le tengo que dar las gracias a mi amigo Victor que me lo diese a conocer y me llevase de la mano junto con otro compañero y nuestras familias.

El local es pequeño, muy acogedor y cómodo. Muy luminoso y con decoración clásica. Es la apuesta más tradicional de Julio Reoyo que también gestiona otros restaurantes como Villena en Segovia, también con estrella Michelín, La Casa Verde en Torrelodones o El Original en Chueca.

Fachada del restaurante
Fachada del restaurante

Pues yendo al grano, nada mas sentarnos con la cerveza nos sacaron unas aceitunas artesanales realmente buenas (arbequina, morada y camporeal).

Aceitunas de la zona
Aceitunas de la zona

El primer aperitivo fue una espuma de queso con langostino y crujiente de jamón. Muy buen comienzo.

Espuma de queso con langostino
Espuma de queso con langostino

Después pasamos a unas pochas con carpaccio de pulpo y aceite de chorizo. Suaves y reconfortantes. Estaba muy bueno pero creo que mejorarían si las presentan en un cuenco más pequeño para que mantenga mejor el calor.

Pochas con carpaccio de pulpo
Pochas con carpaccio de pulpo

El siguiente entrante fue de lo mejor de la comida. Las lentejas con lengua de cerdo. Espectaculares de sabor y una presentación genial!! Las minicazuelas metálicas son todo un acierto. La verdad es que visten muchísimo y para platos de cuchara son perfectas.

Lentejas con lengua de cerdo
Lentejas con lengua de cerdo

Bueno la verdad que el siguiente plato también iba en la línea magistral de las lentejas anteriores. El taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos era para quitarse el sombrero. La hamburguesa de ibéricos mezclada con la salsa de callos es puro sabor. Y como acompañamiento del taco de bacalao pues les queda un plato completísimo y que te da ganas de decir que te saquen otra ración. Supongo que las estrellas y soles viene por cosas como esta!

Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos
Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos

La verdad es que en este sitio se está muy a gusto y además del menú degustación pedimos un par de raciones de callos para acompañar. Me sorprendieron mucho porque son diferentes al guiso de callos más tradicional. Va muy especiado e incluso me atrevería a decir que lleva algo de clavo. Merece muchísimo la pena probarlos por bueno y por diferentes.

Callos
Callos

Y siguiendo con el menú, pues ya sólo nos faltaba la carne. Nos sacaron un carré de cordero asado con cherry, también asado, y crema de pimiento de padrón. Sabor contundente y bueno pero no me pareció tan espectacular como los anteriores. Eso sí, la crema de pimiendo de padrón original y buena. Viendo lo bien que se maneja con los guisos, seguro que en este sitio platos como la carrillera los bordan.

Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado
Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado

Y el menú degustación, por si fuera poco, también incluía quesos. Los que probamos fueron Camporeal, Montenebro y crema de parmesano. Todos acompañados de miel o mermelada. Muy bueno y me parece genial que lo incluyan en el menú degustación.

Camporeal, montenebro y crema de parmesano
Camporeal, montenebro y crema de parmesano

Y de postre, unas perrunillas “desmigás” con helado de aguardiente. Y de aguardiente de verdad. Potente que te quita arregla el cuerpo en un momento. Y el plato pues muy bien presentado.

Perrunillas con helado de aguardiente
Perrunillas con helado de aguardiente

Conclusión, un menú completísimo, exquisito y con una relación calidad precio excepcional. Al nivel del restaurante Lieu. Que la distancia no os suponga un impedimento porque si eres aficionado a la gastronomía vas a valorarlo de verdad. Un sitiazo.

Recomendable, para ir en grupo de 6 ó 7 personas tanto con amigos o en familia a disfrutar de una buena comida.

La Costa, una perla en El Ejido

Hace un par de semanas fui a visitar el restaurante La Costa, situado en la extraña localidad almeriense de El Ejido, un pueblo con mucho dinero y muchos contrastes.  El sitio me lo recomendaron unos amigos que conocen muy bien al chef y que celebraron su boda con el cátering de La Costa, que siempre recuerdo como uno de los mejores menús de boda.


La Costa tiene dos partes, el restaurante (de menú creativo, galardonado con una estrella michelín) y la taberna, con menú de raciones en mesa y de tapas en barra. Nosotros esta vez éramos muchos (9) e íbamos en plan más informal así que elegimos la opción de comer de raciones en la taberna. Estuvo impresionante, pero me quedé con la pequeña espinita de probar el restaurante, así que tendré que volver…

La sesión empezó con unas cevezas de barril en la barra mientras esperábamos a los rezagados. En ese momento ya me dio buena espina porque la cerveza era una Alhambra Especial o similar, con mucho sabor, no la típica cerveza flojita. Además estaba muy bien tirada y helada.

Tras eso nos sentamos y empezó lo bueno. Preguntamos por la emulsión de tomate raf y los camarones con sal poco cocidos, que nos habían recomendado, pero no había, así que tuvimos que improvisar. Pedimos mientras llegaba lo demás unas raciones de jamón ibérico con queso, que estaba excelente, brillante con su grasita; y de vino un Habla del Silencio, un vino joven de las bodegas Habla de Extremadura, unas bodegas muy modernas que no conocía y me sorprendió con un sabor intenso muy cuidado. También nos pusieron de aperitivo un ajo blanco almeriense para untar, buenísimo!

Lo mejor llegó sin duda con el sashimi de atún. Dos bandejas enteras de atún delicioso, gordito, jugoso, y con un toque picante de salsa de wasabi. Probamos también las croquetas que estaban estupendas, con la lástima que solo tocamos a una por cabeza, y los chopitos, tan sencillos como siempre, pero jugosos y con un rebozado perfecto.

Para seguir llegaron dos platos de patatas con huevo, unas con ibérico y otras con foie. Las de foie fueron el segundo plato estrella de la noche, nos encantaron a todos. El huevo estaba poco hecho, liquidillo, perfecto, y las patatas gorditas, suaves y muy sabrosas… Mejores que las de Lucio! Las de ibérico por otro lado dejaron un poco que desear, ya que el jamón que estaba crujientito se les había chamuscado y sabía todo el plato a quemado. Una pena tremenda!

Para rematar la jugada pedimos dos carrilleras de ternera que estaban estupendas, tiernísimas y generosas, con lo que todos quedamos contentos.

Por último llegaron los postres. Pedimos varios para probar, pero la gran estrella fue la torrija reinventada, que nadie se esperaba que pudiera llegar a esos límites de exquisitez.

Me dio un poco de pena del sitio que fuimos un viernes por la noche en julio y estaba prácticamente vacío, lo cual es un derroche de talento. La verdad es que el barrio está un poco apartado incluso del centro del Ejido y tienes que ir hasta allí prácticamente a propósito. Francamente espero que aquel día fuera algo anecdótico.

web: http://www.restaurantelacosta.com/es/

Precio: 30€