Restaurante Clos Madrid – Vuelta a las andadas

Hola a todos,

Tras mucho tiempo de parada en el blog, vamos a volver a las andadas con nuestras recomendaciones de restaurantes.

Y no es porque no hayamos conocidos sitiados increíbles en estos casi dos años de parón. Es que hemos estado más centrados en otros proyectos como Gastroplan y ahora que ya están puestos en marcha… podemos volver a los orígenes con nuestro Salivando.com.

Volvemos que un sitio espectacular que visitamos hace poco en Madrid. Restaurante Clos Madrid. Elegante y con un menú degustación espectacular. Me extraña lo poco que se conoce este sitiazo.

Clos madrid carta
Restaurante Clos Madrid – Carta

Comenzamos con los cuatro primeros aperitivos.

Clos madrid oso
Restaurante Clos Madrid – El oso y el madroño
Clos madrid aperitivos
Restaurante Clos Madrid – soldadito de pavia, oreja y papada ibérica
Clos madrid vinos
Restaurante Clos Madrid – Vinos

A continuación, jurel curado en su escabeche. Estupendo para empezar a hacer guantes.

Después uno de los platos fuertes del menú. El carabinero. No os podéis ir sin probarlo.

Pasamos al último pescado. El bonito con tomate.

Y la carne. Un cochinillo excelente con una salsa de ibéricos que está una barbaridad de buena.

Restaurante Clos Madrid - Cochinillo power
Restaurante Clos Madrid – Cochinillo power

Los postres son espectaculares. Tres postres totalmente diferentes y realmente buenos. El primero refrescante al extremo. El segundo, una sorpresón. Un postre con guisante suena raro pero de veras que está de muerte. Y por último unas natillas que son la bomba y les encantará a los más golosones.

Clos madrid postre
Restaurante Clos Madrid – Nieve de melón, apio y albahaca

Restaurante clos madrid pannacota

Restaurante Clos Madrid – Pannacota de guisante lágrima
Clos madrid natillas
Restaurante Clos Madrid – Natillas madrileñas

Dónde: Restaurante Clos. Calle Raimundo Fernández Villaverde. Madrid

Cuánto: Entre 100€ y 125€

Con quién: Muy recomendable para ir en pareja. O compromisos de trabajo en los que no puedas arriesgar. Sitio muy elegante y con muy buen servicio.

Lakasa – El restaurante de César Martín

El restaurante Lakasa, del cocinero César Martín, es lo que se viene a conocer como… un triunfazo de sitio. Es una apuesta segura que además tiene una excelente relación calidad precio. En su web ya te avisan “El lugar donde quieres volver”. Y ya os digo yo que sí.

Un local elegante y muy práctico. Techos altos, muy buena decoración, zona de barra, terraza tanto de barra como de restaurante. Ubicada en un pleno Cahmberí pero aislada de todo el bullicio de la calle Ponzano. Totalmente adaptado para personas con movilidad reducida.

lakasa carta
Lakasa – Carta

Servicio supercercano y profesional empezando por el propio César. Con una carta variada que acompañan con sugerencias de temporada. Como dicen ellos… “siempre atendiendo la oferta del mercado”. Mantienen su formato de Lakasa original de ofrecer casi todo por medias raciones. Con steak tartare sólo viernes y sábados comida y solomillo Wellington sólo los sábados al mediodía.

No me enrollo más. Queda claro que aquí se viene a sentarse y disfrutar. Nosotros es lo que hicimos y salimos encantados. Ahora os muestro lo que comimos. Todos los platos son medias raciones.

Comenzamos con un aperitivo con el que acompañamos las cervezas de recién llegar. Salmón ahumado. Cojonudo.

lakasa aperitivo salmon
Lakasa – Salmón ahumado

Fiambre de callos con pipas de calabaza. Ojo. Este plato fue un capricho mío, que acabó devorando mi mujer. Hay que probarlos.

lakasa fiambre callos
Lakasa – Fiambre de callos

Valtosca V’15. Vinazo de Jumilla. Viva Murcia. Muy recomendable.

lakasa valtosca
Lakasa – Valtosca Jumilla

Tantaratelo de bonito con tomate y cherry. El cherry bueno, el tarantelo de bonito jugoso y rico, pero el tomate frito que acompaña al tantarelo… excepcional. Platazo de temporada que no podéis dejar escapar.

lakasa tantarelo de bonito
Lakasa – Tantarelo de bonito

Coca de verduras. Recomendación muy acertada de César para tocar todos los palos en nuestra cena. Verduras en su punto, sabrosas acompañadas de una masa fina y crujiente.

lakasa coca de verduras
Lakasa – Coca de verduras

Raya velouté con miso. De cabeza. Si os gusta la raya, sabréis apreciar lo que es un buen producto y bien preparado. La raya, a la mantequilla negra está muy buena pero de las cosas buenas que tienes en Lakasa son preparaciones diferentes bordadas como si llevasen toda la vida haciéndolas.

lakasa raya
Lakasa – Raya Velouté

Revolconas Adolfo con mollejas, setas y papada. Visitad Lakasa aunque sólo sea para probar este plato. Revolconas nivel Marathon. Y las mollejas están para hacerse un bocata con ellas. Os dejo tres fotos para que las admiréis desde todos los perfiles.

lakasa herramienta
Lakasa – Herramienta
lakasa mollejas
Lakasa – Revolconas Adolfo con Mollejas
lakasa revolconas
Lakasa – Revolconas y mollejas
lakasa mollejitas
Lakasa – Mollejas Stand Alone

Tarta de queso. Colofón perfecto. Una tarta de queso que sorprendentemente… sabe a queso.

lakasa tarta de queso
Lakasa – Tarta de queso
lakasa queso
Lakasa – Tarta de queso
lakasa tarta
Lakasa – Tarta de queso

Precio: Lo que sí que es sorprendente es que te metas una cena de primerísimo orden, con vino, por 45€. Que está claro que es dinero, pero es de lejos de los mejores sitios por relación calidad precio. Y más por esta zona.

Accesible: Totalmente accesible. Rampa para acceder al local y después todo en una planta.

Si queréis dejadnos feedback… pues os lo agradecemos de antemano.

Y aquí os dejamos un formulario para lo que se os ocurra.

Restaurante Bacira – Hay que conocerlo!

¿Qué es el Restaurante Bacira?

Ellos se definen como restaurante de fusión asiática y mediterránea. Yo los defino como un sitiazo genial de los que tienes que conocer en Madrid. Un local chulo, un servicio muy agradable y una carta muy variada. Lo tiene todo para que disfrutes de una cena genial. Ahora os enseñamos lo que comimos, pero os recomiendo que le echéis un ojo a su web.

¿Qué comimos?

Comenzamos con un par de cócteles para abrir boca. Un pisco sour de fruta de la pasión y un Bloody Mary. Los muy recomendables. SOre todo el pisco sour para amantes de los cócteles más dulces y suaves.

Los cócteles los acompañamos con un salmorejo de remolacha excelente. Sabroso, suave y fresco.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Salmorejo de remolacha

Comenzamos con los entrantes. El primero, una ensaladilla rusa muy especial. Con ají amarillo y tobiko, pero lo que mejor le queda es un carpaccio de gambas que es todo un puntazo.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Ensaladilla rusa

Pasamos a un par de entrantes frescos y geniales. El primero, sardina ahumada con ajo blanco de coco, higos, uvas y PX. Platazo. Mezcla de sabores salados y dulces.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Sardina ahumada

Y el segundo, el esturión ahumado con huevas de mujol y lemon grass. Fresco y con unos toque ácidos geniales.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Esturión ahumado

Todos los platos que os estoy enseñando los compartimos entre dos. O sea que no os asustéis por las cantidades.

Cambiamos de tercio a platos más asiáticos. El primero fue el tiradito de dorada con vieiras y salsa huancaína.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Tiradito de dorada

Y después una par de niguiris. El de anchoa con guacamole y uno que tenían fuera de carta de anguila. Para mi gusto mucho mejor el deanguila. Sabrosón.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Niguiri de anguila

Como plato principal, pedimos otra de las sugerencias del día. Un socarrat con carrillera y carabinero. Estaba tan bueno como suena. Espectacular.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De postre, pedimos la tarta al whisky. Presentación genial y un postrazo de 10.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Tarta al whisky

¿Qué tal de precio?
Todo lo anterior, con un vinazo de unos 20€, nos salió a unos 55€ por persona. Estamos desando volver!

Restaurante Soy de Pedro Espina – Un menú degustación japonés que es artesanía pura

¿Qué es el restaurante Soy de Pedro Espina?

Este restaurante te va a encantar si eres un verdedadero amante de la gastronomía japonesa en su versión más minimalista y tradicional. Nada de local luminoso con barra frenética de sushimen dándolo todo. En Soy de Pedro Espina te vas a encontrar con un local sencillo, muy tranquilo y donde el único protagonista es la gastronomía japonesa. Vas a disfrutar de un menú degustación confeccionado por Pedro Espina con platos de una elaboración cuidada al máximo detalle. Si no os fiáis de mi, aquí os el artículo del crítico gastronómico Fernando Point que describe perfectamente, para eso es un profesional, la experiencia en este restaurante. Yo vengo a completaros su reseña con las fotos de nuestra experiencia.

Pero antes de nada, advertiros que este sitio no es muy recomendable para aquellos que se estén iniciando en esto de la gastronomía japonesa. Y es que al ser un menú cerrado, que cuesta 65€ por persona, hay que estar muy muy seguro de que te gusta este tipo de cocina. Y en todas sus variantes. No sólo niguiris y rolls, sino que también tienen Dobin mushi (sopa hecha al vapor), Chawanmushi (cuajada con algas) que son para los más puristas.

Comenzando con una foto de la fachada. Que la verdad es que es bastante útil porque te puedes pasar por alto la puesta del restaurante sin problema.

soy pedro espina fachada
Soy Pedro Espina – Fachada

¿Qué se come en Soy de Pedro Espina?
Menú degustación y punto pelota. Eso sí, si tienes alergía o intolerancia fuerte a algo te lo cambian sin problemas. Lo primero que llega a la mesa, es el menú que vas a degustar. Para que no te pierdas.

soy pedro espina menu
Soy Pedro Espina – Menú Degustación

Y comenzamos el menú con el aperitivo que consistía en una albóndiga de pescado con salsa teriyaki. Muy sabrosa.

soy pedro espina aperitivo
Soy Pedro Espina – Aperitivo

El siguiente plato fue una ensalada fría del chef con langostinos, pulpo y mejillones. Ligera y buena.

soy pedro espina ensalada
Soy Pedro Espina – Ensalada del chef

Pasamos a uno de los platos que más nos gustaron. El chawanmushi de ortiga de mar con algas. La ortiga de mar es un producto que nos encanta. Por si textura y su potentísimo sabor a mar. Esta cuajada fue de lo mejor de la cena.

soy pedro espina Chawanmushi con algas
Soy Pedro Espina – Chawanmushi con algas

Otro de los platos estrella es su tartar de atún. Excelente presentación y aliño. Una joya que da argumentos para justificar el coste del menú.

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

Tras estos dos platazos llenos de sabor, hacemos una pequeña pausa con el Dobin Mushi. Una sopa hecha al vapor con un toque cítrico que reconforta el estómago y el paladar.

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

La sopa precede a los niguiris del maestro Espina. Cosa fina. Sabores perfectamente definidos en unos niguiris de sobresaliente cum laude. Ánguila en tempura, anchoa y pez mantequilla.

soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris

El siguiente plato era un Tempura Roll de langostino. Me encantó. La verdad es que me confieso amante de los rolls de tempura por encima de todos los demás. Así que con este dieron en el clavo. Pero obsesiones aparte, la tempura es de categoría superior. Ligera. Muy profesional.

Llegados a este punto de la cena, empiezas a sentirte saciado completamente y la gula toma las riendas. Y más si todo lo anterior lo has regado bien de vino. Como nosotros. Su carta de vinos es corta pero por ejemplo tienen 12 Volts de la Bodega mallorquina 4 Kilos. Un vino multi varietal que engancha.

Siguiendo con el menú, pasamos a unas bolas de zamburiña bastante curiosas. Están buenas pero no entusiasmaron tanto como otros platos del menú.

soy pedro espina Bolas de zamburiña
Soy Pedro Espina – Bolas de zamburiña

Y ya en la recta final de meta, nos tropezamos con una delicatessen total. El kani no harakumi o, en cristiano, rollo al vapor de cangrejo real. Cangrejo sabrosísimo envuelto en láminas de arroz al vapor. Un plato top top para cerrar el menú.

soy pedro espina Rollo al vapor de cangrejo real
Soy Pedro Espina – Rollo al vapor de cangrejo real

De postre, un heladito. Que va a venir bien para digerir el menú. Eso sí, helado de tempura, que es la especialidad del chef. Lo acompañamos de un té verde excelente.

soy pedro espina Tempura ice cream
Soy Pedro Espina – Tempura ice cream

¿Qué tal la relación calidad precio?
Como os decía, el menú degustación a palo seco ya son 65€. Así que a poco que te tomes una cerveza y lo combines con vino sales a unos 80€ por cabeza. Mucha pasta y un menú muy friki, por así decirlo. Por lo que vuelvo a insistir a que hay que ir sabiendo de antemano que te enamora la comida japonesa y valoras el nivel de artesanía que conlleva y la calidad de las materias primas con las que se elabora.