Pericote de Tanos – Carne de machorra

Uno de los atractivos de muchos restaurantes en Cantabria son sus excelentes vistas. A verdes praderas, a la costa, en casonas de varios siglos… Pero también hay sitios como el Pericote. Pegado a la carretera en un pueblo de interior Tanos, cerca de Torrelavega. Pero como será de bueno que todo el mundo lo recomienda y es una de las visitas obligadas que téneis que hacer si andáis por la zona. Están especializados en carne, vinos y gintonics. Así que lo tienen todo para que disfrutes de principio a fin.

Y dentro de las carnes que tienen. En el Pericote de Tanos es de los pocos sitios en los que puedes encontrar carne de vaca MACHORRA. En este link podéis ver que la vaca machorra está buenísima porque nunca ha sido fecundada. Esto hace que tenga mayor infiltración de grasa que es lo que le da gracia a la carnaza.

Respecto al local, aunque os haya dicho que está pegado a una carretera, está bien decorado. Los dueños son gente jovén que llevan el negocio con alegría y arte.

En nuestra visita comenzamos por un aperitivo que ya empezamos a acompañar con un buen vino de la tierra. Picos de Cabariezo. Las bódegas están en Liébana y lo elaboran con mencía y un poco de sirac. Nos lo recomendaron ellos y fue todo un acierto.

pericote tanos vino
Pericote – Picos de Cabariezo

Seguimos con un steak tartare para compartir. Un entrante genial. Muy muy bueno, fresco y bien aderezado.

pericote tanos steak tartare
Pericote – Steak Tartare

Y con esto nos fuimos al plato fuerte de la comida. Un par de entrecotes de nuestra recién conocida vaca machorra. Treméndamente buenos. Un delicia gracias a ese extra de grasa que se nota desde que metes cuchillo.

pericote tanos entrecote machorra
Pericote – Entrecote de Machorra

Por último, una tarta de queso también estupenda y que os recomendamos muchísimo.

pericote tarta queso
Pericote – Tarta de queso

Accesible: Totalmente. Puedes acceder tanto a la terraza como al salón. El baño está en la misma planta.

Precio: Unos 40€ por persona

Asador Casa Juan – El templo

Hacía mucho que no íbamos al asador Casa Juan y lo echábamos de menos. Este mega asador futbolero que es una de las visitas obligadas si viene gente de fuera de Madrid. Siempre hasta arriba gracias a su super generoso menú degustación. Es de los mejores sitios para celebraciones en grupo.

En nuestra última visita, no pedimos el menú degustación. Fuimos a cenar, íbamos con nuestro hijo de 3 años y y tenemos una edad. Pedimos carne y un par de raciones y salimos la mar de contentos. Os cuento brevemente lo que comimos para que os hagáis una idea de lo que puede ser una visita de mínimos a este gran sitiazo.

Nada más sentarte te sirven su estupenda chistorra y su paté de hongos.

casa juan chistorra
Asador Casa Juan – Chistorra
casa juan aperitivos
Asador Casa Juan – Aperitivos de la casa

Nosotros pedimos un par de entrantes para abrir boca. Media ración de gambas a la plancha y media ración de jamón.

casa juan jamon
Asador Casa Juan – Media ración de jamón
casa juan gambas
Asador Casa Juan – Media ración de gambas plancha

Y de aquí ya pasamos a la carne. Chuletón fileteado. Muy buena carne para que te la hagas a la plancha en la mesa. Como os podéis imaginar, en cuanto un par de mesas se ponen a asar carne, se forma un atmósfera carnívora que no hay sistema de ventilación que pueda con ella.

asador casa juan carne roja
Asador Casa Juan – Carne roja
casa juan plancha
Asador Casa Juan – Plancha

Pero en Casa Juan otro de los momentazos es el postre. Te inundan la mesa de azúcar del bueno (sorbete de limón al cava, bombones, tajas, nueces caramelizadas, chupitos, porrón de moscatel…). Muerte por diabetes. Y encima nosotros habíamos pedido una tarta de queso para completar.

casa juan tarta de queso
Casa Juan – Tarta de queso

 

 

Restaurante La Chimenea Guadarrama – Croquetas, carne de buey y mucho encanto

¿Qué te vas a encontrar en el Restaurante La Chimenea Guadarrama?

Un restaurante clásico de la sierra Norte de Madrid de esos en los que sabes que vas a comer de maravilla desde que entras por la puerta. Manteles a cuadros blancos y rojos, salón con chimenea y pocas mesas. De hecho, en fin de semana tenéis que reservar con antelación.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Salón
¿Qué comimos?
Pues fuimos seis personas. Pedimos varios entrantes y después carne de buey para todos. Empezamos con los aperitivos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Chorizo frito
El siguiente es una de las estrellas de la casa. Las croquetas. Pedimos 3 de jamón y 3 de queso. Muy buenas las dos. Tened en cuenta que son de buen tamaño y contundentes. Os recomiendo que pidáis una croqueta por cada dos para poder probar más cosas.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Croquetas de jamón y croquetas de queso
Pero el entrante que más nos gustó fueron unas anchoas al horno que estaban de maravilla. Muy recomendables y las priorizaría antes que las croquetas.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Anchoas al horno
También probamos un revuelto de morcilla sabroso y generoso.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Revuelto de morcilla
Y por último, media ración de callos. Que nunca están de más. Picantes y muy buenos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Callos a la madrileña
Estos fueron los entrantes que compartimos antes del plato principal. Carne de buey para todos. Una carne realmente buena y bien preparada. Para ponérselo difícil, pedimos diferentes puntos y los clavaron todos. Unos cracks de la parrilla. Os dejo diferentes fotos de los entrecotes que disfrutamos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Entrecotte muy hecho

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Entrecote de buey (punto medio)

la chimenea guadarrama
La Chimenea – La Chimenea – Entrecotte de buey (poco hecho)
Y de postre, pues una tarta de queso y una crema catalana casera muy buenas. Sobre todo la última.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Tarta de queso

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Crema catalana
Conclusión

Un sitiazo en toda regla en la sierra de Madrid. No dudéis en hacerles una visita porque merece realmente la pena. Eso sí, como os decía al principio, reservad con antelación.