El Mesón de Doña Filo – Aire puro y cocina excelente

El Mesón de Doña Filo es un sitiazo altamente recomendable. Está a unos 40 kms de Madrid pero el paseo te lo va a agradecer tu cuerpo con creces. La verdad es que le tengo que dar las gracias a mi amigo Victor que me lo diese a conocer y me llevase de la mano junto con otro compañero y nuestras familias.

El local es pequeño, muy acogedor y cómodo. Muy luminoso y con decoración clásica. Es la apuesta más tradicional de Julio Reoyo que también gestiona otros restaurantes como Villena en Segovia, también con estrella Michelín, La Casa Verde en Torrelodones o El Original en Chueca.

Fachada del restaurante
Fachada del restaurante

Pues yendo al grano, nada mas sentarnos con la cerveza nos sacaron unas aceitunas artesanales realmente buenas (arbequina, morada y camporeal).

Aceitunas de la zona
Aceitunas de la zona

El primer aperitivo fue una espuma de queso con langostino y crujiente de jamón. Muy buen comienzo.

Espuma de queso con langostino
Espuma de queso con langostino

Después pasamos a unas pochas con carpaccio de pulpo y aceite de chorizo. Suaves y reconfortantes. Estaba muy bueno pero creo que mejorarían si las presentan en un cuenco más pequeño para que mantenga mejor el calor.

Pochas con carpaccio de pulpo
Pochas con carpaccio de pulpo

El siguiente entrante fue de lo mejor de la comida. Las lentejas con lengua de cerdo. Espectaculares de sabor y una presentación genial!! Las minicazuelas metálicas son todo un acierto. La verdad es que visten muchísimo y para platos de cuchara son perfectas.

Lentejas con lengua de cerdo
Lentejas con lengua de cerdo

Bueno la verdad que el siguiente plato también iba en la línea magistral de las lentejas anteriores. El taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos era para quitarse el sombrero. La hamburguesa de ibéricos mezclada con la salsa de callos es puro sabor. Y como acompañamiento del taco de bacalao pues les queda un plato completísimo y que te da ganas de decir que te saquen otra ración. Supongo que las estrellas y soles viene por cosas como esta!

Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos
Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos

La verdad es que en este sitio se está muy a gusto y además del menú degustación pedimos un par de raciones de callos para acompañar. Me sorprendieron mucho porque son diferentes al guiso de callos más tradicional. Va muy especiado e incluso me atrevería a decir que lleva algo de clavo. Merece muchísimo la pena probarlos por bueno y por diferentes.

Callos
Callos

Y siguiendo con el menú, pues ya sólo nos faltaba la carne. Nos sacaron un carré de cordero asado con cherry, también asado, y crema de pimiento de padrón. Sabor contundente y bueno pero no me pareció tan espectacular como los anteriores. Eso sí, la crema de pimiendo de padrón original y buena. Viendo lo bien que se maneja con los guisos, seguro que en este sitio platos como la carrillera los bordan.

Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado
Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado

Y el menú degustación, por si fuera poco, también incluía quesos. Los que probamos fueron Camporeal, Montenebro y crema de parmesano. Todos acompañados de miel o mermelada. Muy bueno y me parece genial que lo incluyan en el menú degustación.

Camporeal, montenebro y crema de parmesano
Camporeal, montenebro y crema de parmesano

Y de postre, unas perrunillas «desmigás» con helado de aguardiente. Y de aguardiente de verdad. Potente que te quita arregla el cuerpo en un momento. Y el plato pues muy bien presentado.

Perrunillas con helado de aguardiente
Perrunillas con helado de aguardiente

Conclusión, un menú completísimo, exquisito y con una relación calidad precio excepcional. Al nivel del restaurante Lieu. Que la distancia no os suponga un impedimento porque si eres aficionado a la gastronomía vas a valorarlo de verdad. Un sitiazo.

Recomendable, para ir en grupo de 6 ó 7 personas tanto con amigos o en familia a disfrutar de una buena comida.

Restaurante Lieu – El gran descubrimiento del 2012

El restaurante Lieu es un sitiazo de primer orden. Cuando sales por la puerta te preguntas… ¿Qué diferencia hay entre este sitio y otros que tiene un par de estrellas? La verdad es que ninguna y de hecho en la comparativa, el restaurante Lieu sale ganado en muchos de los casos. Comida, servicio y local son realmente excelentes.

Este restaurante se encuentra situado en la calle Amnistía, en pleno Madrid de los Austrías y si estás de turismo en Madrid es una visita obligada. Aunque hasta el momento sólo hay un par de opiniones en Google, podéis ver la alegría de unos turistas que entraron por casualidad y se llevaron un sorpresón. Para el que quiera ir en coche, la solución más cómodo es aparcar en el parking de la Plaza de Oriente. Desde ahí al restaurante son dos minutos andando.

El local es muy elegante, tranquilo y cómodo, por lo que te permite disfrutar totalmente de la cena. Mesas amplias y separadas, perfectamente acondicionado y todo en una misma altura, sin necesidad de subir o bajar escaleras para el baño u otro salón. Mantelería blanca clásica, cubertería muy cuidada y vajilla original y que hace que cada plato luzca aun más. Decoración del local elegante con la cocina vista desde la entrada.

La carta del restaurante es tiene una longitud escueta pero muy variada. La podéis consultar en su totalidad en este link. Tienen la opción de dos menús (gastronómico y degustación) cuyos precios son realmente excelentes. Recomiendo encarecidamente el degustación, que te permite disfrutar de tres platos más por 10€ de diferencia. Estos menús los elaboran a partir de los platos de carta por lo que puedes indicar tus preferencia por uno u otro. Y otro ejemplo de que en este sitio se cuidan los detalles de verdad es la presentación e impresión de la carta. La carta de vinos es variada y a precios muy interesantes.

Cuando ya te has acomodado, antes de la carta, ya te traen un aperitivo de bienvenida que empieza a alegrar el alma y espíritu. Un cóctel fresquito de amaretto, vino blanco, y alguna coasa más, acompañado de magdalenas de tomate y aceitunas marinadas por ellos mismos. Las magdalenas buenas, las aceitunas riquísimas y el cóctel en probeta… fabuloso.

Coctel probeta de bienvenida
Coctel probeta de bienvenida

Bueno pues tras decidir sobre lo que íbamos a tomar, eliminando todo aquello prohibido para embarazadas y alérgicas a las nueces, empezamos con lo que tomamos en nuestro menú degustación.

El primer aperitivo fue diferente para cada uno. Por una lado el lomo de sardina marinado con verduras y palomitas. Extraordinaria la sardina y el toque de las palomitas muy bueno.

Sardina en ceviche con verduras y palomitas
Sardina en ceviche con verduras y palomitas

Por otro lado el foiemousse de oca con puré de albaricoque y almendra laminada. El mousse sabroso pero sin empachar.

Mousse de hígado de oca con puré de albaricoque y almendras laminadas.
Mousse de hígado de oca con puré de albaricoque y almendras laminadas.

El siguiente aperitivo fue una espuma de cebolla. Así tal cual!Con picatostes pequeños y cebollino. Muy buena. Sabrosa y suave!!

Vaso de crema de cebolla
Vaso de crema de cebolla
.

También hay que destacar el servicio de pan y aceite. Pan de aceitunas negras, de albaricoque con nueces, de tomate con albahaca, etc. Y aceite alicantino potente. Y muy chula la vajilla en la que te lo sirven.

Servicio de pan con aceite
Servicio de pan con aceite

Empezamos ya con los entrantes. El primero de ellos fue el Chodwer de mejillones. Desconocía el chowder pero no creo que se me vaya a olvidar. Mejillones con chips de patata morada sobre base de puré de batata, acompañado con un puré hecho con el caldo de los mejillones, patata de Bolivia y tomillo fresco. Realmente bueno.

Chowder de mejillones. Todo un descubrimiento
Chowder de mejillones. Todo un descubrimiento

Y el segundo de los entrantes: El falso ravioli de tomate con albahaca y orégano sobre crema de parmesano. Y esto regado con agua de tomate. El ravioli muy bueno pero el agua de tomate realmente nos sorprendió mucho. También excelente.

Falso ravioli con agua de tomate
Falso ravioli con agua de tomate

Y totalmente sumergidos en una cena estupenda, pasamos al pescado. Tomamos la corvina asada con puré de coliflor, bisquet de marisco y guisantes. La corvina en su punto. Jugosa y de un sabor estupendo. El puré suave y el bisquet perfecto. Sabor contundente que contrasta con el resto del plato.

Corvina asada con puré de coliflor con bisquet de marisco
Corvina asada con puré de coliflor con bisquet de marisco

Y de aquí al punto álgido de la cena que fue el cochinillo asado con lámina de oreja de cerdo, puré de piquillo y salsa de romero. La leche. El cochinillo excepcional pero el acompañamiento de la lámina de oreja es realmente bueno. Un platazo que bien merece la visita. Aunque cualquiera de los anteriores ya lo merece.

Cochinillo asado con lámina de oreja a la plancha, puré de piquillo y salsa de romero.
Cochinillo asado con lámina de oreja a la plancha, puré de piquillo y salsa de romero.

Bueno y ya bajando las revoluciones pasamos a los postres. El primero era una ensalada de frutos rojos con ruibarro, gengibre y espuma de champange. Frescor y acidez absoluta que ayudaba a olvidar la contundencia del cochinillo y la oreja.

Primer postre. Frutos rojos con espuma de champange
Primer postre. Frutos rojos con espuma de champange

Pero que no se preocupen los golosos que el segundo postre les va dejar mas que satisfechos. Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete. Bombazo de sabor pero sin empalagar.

Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete.
Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete.

Por último, un buen café y una copita acompañado por unos petit fours muy originales y buenos.

Petit Fours
Petit Fours

Conclusión, un sitio espectacular y con una relación calidad precio sobresaliente. El menú degustación es realmente variado y cada plato es una grata sorpresa. Además, la cantidad me pareció generosa pero sin ser excesiva. Recomiendo dejarse llevar por las recomendaciones del chef.

Recomendable, sobre todo para ir en pareja. Y es que este restaurante reune todas las características para una cena estupenda. También muy recomendable para ir en un grulo reducido (4 o 5) personas que valoren y les guste disfrutar de la buena mesa.

Bueno pues comenzando