Restaurante Sal Gorda – Cocina de mercado con mucho arte y oficio

Segunda visita – Octubre 2012

El Restaurante Sal Gorda es de esos sitios que sabes que puedes recomendar con los ojos cerrados. Con total garantía de que el que vaya, va a salir contento y te lo va a agradecer. De hecho, las reseñas en Google Local (que podéis ver pinchando aquí) a fecha de octubre 2012 lo valoran como un sitio excelente.

Además, el local es muy versátil ya que cuenta con un salón diáfano, de decoración clásica, muy amplio y que le permite dar servicio a grupos amplios. Pero que si vas en pareja, como ha sido siempre mi caso, está genial porque es un sitio tranquilo y donde una de las virtudes es el servicio. Así que vas a disfrutar de una buena comida o cena de principio a fin.

Respecto a la ubicación del restaurante, pues se encuentra entre la Avenida Reina Victoria y los colegios mayores universitarios. Una zona que realmente no frecuentamos mucho pero que tiene joyas como esta. Para aparcar no hay problemas ya que tiene aparcacoches, así que todo mucho más cómodo.

Pues pasemos ya a la comida. Parece que últimamente los restaurantes se están esmerando en servir aperitivos más elaborados y contundentes, para que vayas salivando mientras lees la carta. En este caso nos sirvieron unas chitorras pequeñas, jugosas y muy buenas y un pastel de verduras y pescado (supongo que sería cabracho) con salsa rosa.

Aperitivo generoso

El primero de los entrantes fue unos huevos revueltos con changurro. Muy bueno. Huevo poco cuajado y con mucho sabor y el toque del changurro que hace que el plato sea potente y muy sabroso. Según comíamos los huevos, sirvieron una ración de jamón a la mesa de al lado. Y la verdad que tenía una pinta estupenda. La próxima vez cae una ración seguro.

El siguiente plato fueron las pencas de acelga rellenas de jamón. Este es uno de los platos que más recomiendan en las reseñas de Google Madrid y la verdad es que está realmente bueno. Las pencas, muy sabrosas de por sí, las rellenan con jamón y por encima le ponen un poquito de salsa ligada que está que le da “jugosidad” a cada bocado. Además, acompañan las pencas con un puré de las hojas de acelga que también tiene un sabor estupendo. Un plato que hay que pedir al visitar este restaurante.

Pencas rellenas de jamón. Estupendas

De ahí, ya pasamos a los principales. Pedimos los filetes de salmonete y el lomo de buey. Me quedé con muchas ganas de pedir el steak tartar, el bacalao al ajoarriero o las albóndigas pero lo dejaremos para próximas visitas.

Empezando por lo más sencillo, el lomo de buey, pues sólo decir que si te gusta la carne es un manjar. Lomo limpio de calidad superior que te lo sirven fileteado en un plato caliente de barro. Pero como decimos en el título, en este sitio tienen mucho arte y oficio y nos comentaron que el plato de barro viene impregnado con la grasa de buey y a la temperatura adecuada para que la carne se dore pero no salga humo en exceso. Doy fe de que lo consiguen. Acompañan la carne con unas patatas souflé y cebolla frita realmente buenas.

Lomo de buey de primera
Acompañamiento del lomo. Patatas Souflé (mejores que las de Zalacaín) y cebolla frita

La carne estaba muy buena, pero los filetes de salmonetes me parecieron un plato de 10. Los filetes de muy buen tamaño y con el punto justo que hace que la carne esté muy sabrosa. La ración son 4 filetes de salmonete acompañado de un puré de patatas y una picada de verduras con perejil y aceite realmente buena. De verdad que parece hasta sencillo.

Plato de 10. Filetes de salmonetes de buen calibre

Y por último, el tatín de manzana. Muy bueno. Sabor exquisito a manzana.

Excelente tartín de manzana

Como habéis podido apreciar hasta ahora, las raciones de este restaurante son muy generosas. Nosotros fuimos a cenar y la verdad es que nos pasamos de cantidad. Creo que con el aperitivo, un entrante, un principal por persona y un postre a compartir es una cantidad más que suficiente.

El servicio, correctísimo. Los camareros son mayores y atesoran bastante experiencia. Pero es que el cocinero, que es quien te toma nota, es muy atento y profesional. La mesa que teníamos al lado le dieron bastante guerra. De esta gente que pide la carne poco hecha y después le dice al cocinero que se la pase más por la plancha. Que no está mal hacerlo una vez pero esta gente lo hizo tres veces seguidas. La carne al final estaba más que hecha y si ese es el toque que querías… no puedes pedirla poco hecha de primeras. Bueno a todo esto el cocinero fue realmente atento con ellos. Y esta es de las cosas por las que decía al principio que este sitio se puede recomendar con total garantía. Se esmeran porque salgas contento, y lo consiguen.

Otro ejemplo es que el vino de la casa te lo sirven en decantador y si quieres sólo media botella, no hay ningún problema.

Conclusión, con el párrafo anterior yo creo que queda claro, pero por compilar un poco todo lo anterior. Un restaurante con una materia prima excelente (pencas, salmonetes, lomo de buey, incluso la chistorra del aperitivo) y que tienen mucho arte para prepararlo de forma que se potencien los sabores, y mucho oficio para servirlo y atenderte.

Recomendable para todo aquel al que le guste comer. Bueno si buscas un sitio sofisticado y en una zona con opciones de marcha para después, pues hombre este no es el sitio más adecuado. Pero es que la relación calidad precio es realmente buena y el servicio es excepcional por lo que es muy valido para comidas con amigos o en familia. O como es mi caso, con tu pareja, si tienes la gran fortuna de que disfrute de la comida como tú.

Primera visita – Febrero de 2011

Hooooolaaa,

Antes de nada, deciros que ya estoy enganchado con el twitter y que iré actualizando publicando las nuevas entradas, así que el que quiere puede hacerse follower de @gallego81.

Al lío. El restaurante de esta semana se llama Sal Gorda. Yo no lo conocía, ni había oído nunca hablar de él, hasta que un día lo vi en una guía y fui con Carol y la verdad es que nos gustó mucho.

Lo primero aquí os dejo el link de google y ya os avisó que a nosotros nos costó un poco encontrarlo.

Del nombre se puede deducir que uno no puede salir de allí sin probar la carne roja. Así que la cosa es sencilla, de primero algún entrante de temporada, nosotros pedimos borrajas y estaban muy buenas, y de segundo un poquito de carne a compartir. La carne viene fileteada y perfectamente limpia. Sin nervios ni hueso ni nada, y de tierna que parece mantequilla.

Pues nada ahí os dejo otro nuevo restaurante!!


3 thoughts on “Restaurante Sal Gorda – Cocina de mercado con mucho arte y oficio

  1. Galle, ¿la carne cómo la sirvieron esta vez, fría o caliente? En este sitio he estado dos veces y la primera salí súper contento, pero la segunda mucho menos porque la carne la pusieron fría y entonces para tomarla tenías que calentarla en el plato y al final se hacía más de lo que me gusta, además de que te tomas los filetes entre calientes y fríos. Pero no sé si fue cosa de esa vez o pasa más a menudo.

    1. Pues la verdad que estaba muy buena. La carne estaba templada y tú le dabas el punto con la plancha. La verdad es que me parecieron muy majetes y la próxima vez me ponen la carne fría les diré sin problema que la templen un poquito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s