Lágrimas Negras – Menú degustación asequible, equilibrado y económico

Cabecera

No me digáis por qué, pero creía yo que el restaurante Lágrimas Negras eran de esos en los que pasabas de 100€ por persona seguro. Pero o estaba totalmente equivocado, o han ajustado los precios debido a los tiempos que corren. Y es que su oferta gastronómica no puede ser más variada. Por lo que sea cual sea tu presupuesto, te recomiendo que pases a tomarte algo y conocerlo. Y si quieres sorprender a alguien, valora esta alternativa porque es muy buena. Sobre todo ahora en verano porque tienen una terraza realmente chula. En su página web, podéis encontrar el menú de tapas y el menú de platos más elaborados. Además, para los que seáis de pensar poco y dejaros llevar (como yo), ofrecen dos menús degustación, a 35€ y 45€, con una relación calidad precio muy competitiva.

Y todo esto en el hotel Puerta de América, un icono de vanguardia donde la terraza está chula, pero los salones interiores me gustaron más. Y si la cosa se anima, en la azotea te puedes tomar unas copas.

También es necesario mencionar la bodega. Y es que su sumiller, Juan Antonio Herrero ha sido galardona por quinto año consecutivo con el premio de Wine Spectator. Gracias a la cantidad de referencia que tienen y sobre todo a su variedad.

DSCF0238

Sala Interior de Lágrimas Negras
Sala Interior de Lágrimas Negras y bodega de fondo.

Empezamos la cena con un vermút y con un aperitivo de papas con mojo picón.

Patatas con mojo picón
Patatas con mojo picón

El siguiente aperitivo fue un salmorejo con albóndiga de ternera. El salmorejo muy bueno. La albóndiga estaba un pelín seca pero de eso se trataba. Que la empapases a más no poder.

Salmorejo con albóndiga de ternera
Salmorejo con albóndiga de ternera

Y de ahí pasamos a una milhoja de foie con manzana y ánguila. Tanto la anguila como la manzana le restan potencia al foie y es una preparación muy original, sabrosa y estupenda.

Milhoja de foie con manzana y anguila
Milhoja de foie con manzana y anguila

Y hasta aquí llegaron los snacks y aperitivos. La verdad es que están los tres muy buenos pero las patatas con mojo me pegan poco. Es decir, que creo que algo fresco sería más apetecible y pegaría mejor con un menú de este tipo.

Los platos principales comienzan con un risotto con parmesano y mejillones de roca y rape. Sabroso y con una presentación muy cuidada. Aquí ya empezamos a dar cuenta de una botella de Licinia 2009. Un vino de Madrid realmente bueno y a buen precio. Lo descubrimos por recomendación del sumiller del Club Allard y desde entonces lo pedimos cuando tenemos ocasión.

Rissoto con parmesano y mejillones
Rissoto con parmesano y mejillones

Y llegamos al pescado, unas kokotxas de bacalao para chuparse los dedos. Que fueron por lo que decidimos un menú en vez del otro. Y fue un acierto. Gelatinosoas, jugosas y muy bien acompañadas.

Kokotxas con pimiento
Kokotxas con pimiento

Para finalizar los principales, el pichón a la brasa. Preparado al punto, con un sabor suave y delicado. La verdad que el menú es asequible en cantidad y en tiempo. Es decir, que el servicio es muy atento y el menú no se demora más de lo normal.

Pichón a la brasa
Pichón a la brasa

Ya en los postres, empezamos con uno que no me convenció al 100%. Era una especie de mousse de queso con cereza. Un pelín empalagoso para mi gusto.

Mousse de queso con cereza
Mousse de queso con cereza

El siguiente postre, superó con creces al anterior y nos gustó mucho. Era un coulant de chocolate estupendo con un helado de plátano realmente bueno.

Coulant de chocolate con helado de plátano
Coulant de chocolate con helado de plátano

Y por último, los minardises. Muy elaborados y realmente excelentes. Un gran cierre para un menú degustación que hay que ir a probar.

Minardises en Lágrimas Negras
Minardises en Lágrimas Negras

Conclusión: Este hotel es uno de los sitios de Madrid que hay que visitar. Y no se me ocurre una excusa mejor que ir a cenar a Lágrimas Negras. Los menús me parecen muy completos y con una relación calidad precio muy buena. Si no lo conocéis, no dejéis de visitar este verano su terraza.

Precio: 60€ por persona

Ubicación:

Restaurante TreZe – Un restaurante de 10 en una zona con muchas alternativas

images

Y yo que estaba un poco depresivo porque la Semana Santa de 2013 la íbamos a pasar en Madrid! Pero al final me estoy alegrando porque mejor no se nos puede estar dando. Y es que estamos aprovechando para visitar sitios a los que les teníamos muchas ganas desde hace tiempo y nos estamos llevando una alegría detrás de otra.

Uno de los sitios que hemos visitado es el Restaurante TreZe. Un pequeño restaurante en la calle San Bernardino que abrió hace dos años y medio. Bueno, pequeño en tamaño, porque en el resto de aspectos es un gran sitio. Y esto tiene aun más mérito por la juventud del equipo.

Además está en una zona con un montón de alternativas. Tienes cerca los cines de Princesa (Renoir y Golem), el centro cultural Conde Duque y si lo que quieres es ir de compras pues os recomendamos las tiendas del principio de la calle Conde Duque. Polar (Conde Duque 5) y la tienda de su hermana que está por encima llegan toda la vida y tienen cosas chulísimas a las que es difícil resistirse. Sobre todo en rebajas. Mint Marché también está bien. También tienes opciones para después de la cena o comida. A escasos metros tenéis el Jardín Secreto de toda la vida o el Mür Café recientemente abierto. Y si os gusta el Rock y el futbolín, como a mi, pues pasaros a tomar algo por La Leyenda Rock Bar (San Bernardino 8). Está claro que habrá que hacer un Gastroplan por la zona. Pero bueno pasemos a hablaros del restaurante.

Empecemos con una fotos del local. Aunque podéis ver más, y mejores, en su web. La sala de arriba tiene varias mesas de hasta 5 o 6 comensales, pero para grupos más numerosos tienen un salón abovedado abajo muy elegante y perfectamente acondicionado.

Sala principal
Sala principal

Nosotros fuimos un día de diario y la verdad que tenían un menú de mediodía por 13€ con muy buena pinta. Pero como estábamos comenzando las vacaciones… nos fuimos a por el menú degustación. Empezamos con una cerveza, unas buenas aceitunas arbequinas, unos cacahuetes dulces y el aperitivo por parte de la casa. Un espectacular arenque en salmuera con hueva de salmón y tomate cherry. Una salmuera suave y un arenque realmente bueno. Un comienzo muy bueno.

Aceitunas arbequina
Aceitunas arbequina

Arenque en salmuera. Aperitivo de la casa.
Arenque en salmuera. Aperitivo de la casa.

El menú degustación consiste en dos entrantes, un pescado, una carne y el postre. El primero de los entrantes fue la crema de nécoras con su txangurro y crangrejo blando. La crema muy sabrosa, la base del txangurro un acierto y los cangrejos blandos el toque original. Con un toque crujiente que le da otra textura a la crema.

Crema de nécoras con su base de txangurro y cangrejo blando
Crema de nécoras con su base de txangurro y cangrejo blando

De ahí pasamos a uno de nuestros platos fetiche de esta temporada: las alcachofas. Este año las probamos en todos los sitios. En el Oter Epicure, en La Castela y como no en Ananías… allí donde vamos las catamos. Y las de TreZe, la verdad es que están estupendas. Las confitan, las hacen a la brasa y además la sirven completas, quedando muy tiernas y guardando ese amargor que a nosotros nos gusta tanto. Un plato sano y sabroso.

Alcachofas TreZe. Tiernas y muy buenas.
Alcachofas TreZe. Tiernas y muy buenas.

Respecto al servicio de pan, tienen el blanco de toda la vida, el de aceitunas negras y el de cereales. Lo acompañan de aceite de arbequina 100% potente.

Servicio de pan y aceite
Servicio de pan y aceite

La carta de vinos tiene buenas referencias como el Abadia de Retuerta, creo que del 2003. Todo un vinazo. También tienen una selección de vinos por copas. Así que, hay para todos los gustos y medidas.

Y siguiendo con el menú, pasamos al bacalao noruego, skrei, con hummus y un poco de ensalada tártara. Fue el plato que más nos gustó. El Bacalao sabroso y preparado al punto, para que quede jugoso pero con la piel crujiente. Excelente.

Skrei sobre hummus con brandada
Skrei sobre hummus con brandada

Tras el excelente pescado, otro platazo. Los medallones de rabo de ternera con puré de patatas, zanahoria especiada y su jugo. Como os podéis imaginar los medallones están hechos con la carne deshuesada y limpia de grasa del rabo de ternera.

Medallones de rabo de ternera con puré de patata y zanahoria especiada
Medallones de rabo de ternera con puré de patata y zanahoria especiada

Como habéis visto, tanto el pescado como la carne del menú degustación nos encantaron. El postre fue una semiesfera de chocolate, rellena con una mousse y bizcocho, acompañada de helado de mandarina. Un postre muy chocolatero pero también fresco por el helado de mandarina.

Semiesfera de chocolate con helado de mandarina
Semiesfera de chocolate con helado de mandarina

Y por último, un café acompañado de unas galletas de mantequilla muy buenas y unas gominolas de mango exquisitas. Como podéis ver un lujazo hasta el final.

Café y minardises
Café y minardises

Conclusión, un restaurante que nos ha gustado mucho y que recomendamos conocer. Bien sea con el menú diario o si hay algo que celebrar… el menú degustación. Sitio muy recomendable para ir en pareja. La relación calidad precio nos pareció muy buena, así como el servicio y el local.
Web: http://www.trezerestaurante.com
Precio: 40€ por persona el menú degustación y bebida a parte.