Huerta de Carabaña – Jorge Juan

Más que encantados hemos salido de nuestra primera visita a Huerta de Carabaña. Un restaurante de la siempre animada calle Jorge Juan en el que de primeras te vas a encontrar dos ambientes de aspecto muy diferente, pero que basan su cocina en una materia prima excelente.

Un restaurante de alta categoría, con platos sofisticados y un salón realmente elegante. A la que se accede por Lagasca 32. Y una zona más informal con una carta más corta y con raciones y platos más sencillos. A la que se accede por Jorge Juan 18. Nosotros fuimos a la parte más informal y disfrutamos de lo lindo. Con un servicio muy atento y realmente amables.

Aperitivos de la casa

Éramos 6 y comenzamos con un par de aperitivos de parte de la casa. Una crema de chirivia, dulce y sabrosa, y una croqueta suave que era una delicia.

Entrantes variados

Después pasamos a una ensaladilla rusa buena buena de verdad. De esas que te comías un par de raciones de una sentada. También pedimos hummus. Un gran acierto. Un plato muy bien presentado, sabrosísimo y con un toque diferente que merece mucho la pena. Y también al centro, unas alcachofas fritas. Buenas, pero no imprescindibles.

Huerta de Carabaña - Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña – Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña - Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña – Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña - Hummus
Huerta de Carabaña – Hummus

Carta Cava de vinos

Tras unas primeras cervezas de aperitivo, pasamos a los vinos. En Huerta de Carabaña no tienen carta de vinos. Son mucho más cucos y lo que hacen es que te “encierran” en su estupenda cava de vinos para que elijas. Esto es muy muy goloso. Como podéis ver, cada botella lleva su precio con tiza. Nosotros nos decantamos por un par de botellas de ese estupendo Pintia 2011 que tenéis en la foto. Muy destacable el precio de los vinos. El Pintia que veis a 38€ en su restaurante en Uvinum, por ejemplo, está a 30,5€ más gastos de envío. No hace falta que es un vinazo que está para llorar de bueno. Así sí que se puede tomar vino de calidad. Olé por Huerta de Carabaña.

Huerta Carabaña - Cava de vinos
Huerta Carabaña – Cava de vinos

Momento Carabinero

Lo que os traemos a continuación fue la triunfada de la noche. Mi amigo Paco dijo que quería carabineros y el resto nos “sacrificamos” por darle el capricho. El primer detalle es que en carta la ración era por unidad, y nos sirvieron dos por persona. Sin cambiar el precio. Decían que esta vez no eran tan grandes como otras veces. Vale que no eran carabineros tamaño torpedo, pero estaban de fábula y por 12 € la ración merece muchísimo la pena.

Huerta de Carabaña - Carabineros 1
Huerta de Carabaña – Carabineros 1

Mar y montaña

Todos los platos los pedimos a compartir, menos los carabineros. La verdad que por el tamaño de las raciones y lo bueno que está todo, es muy buena opción. El siguiente plato fue un mero de órdago. Excelente materia prima, tratada con mimo y bien presentada. El mero estaba simplemente extraordinario.

Huerta de Carabaña - Mero a la plancha
Huerta de Carabaña – Mero a la plancha

Por último, la mayor delicia del mundo mundial. Sus callos con pata y morro. Como nos gustan! Si no fuese por los callos, estoy seguro que habría muchos más veganos en este mundo.

Un guisazo suave, sabroso, con unos callos tiernos y el compango justo. Y con un poco de cebollino por encima. Que a todo le queda bien. Toda una obra de arte que no podéis dejar de probar.

Huerta de Carabaña - Callos, pata y morro
Huerta de Carabaña – Callos, pata y morro

 

Postres y copas

Pedimos dos postres a compartir. Arroz con leche y pannacota de melocotón. Muy original la presentación del arroz con leche. Y estupendo sabor. La panacotta estaba estupenda. Fresca y con una textura deliciosa.

Huerta de Carabaña - Arroz con leche
Huerta de Carabaña – Arroz con leche
Huerta de carabaña - Pannacota
Huerta de carabaña – Pannacota

Acabamos con un par de copas de las buenas. Buena selección de whiskeys. Probamos el Knockando 12 años y nos convenció. Para mi gusto, más barato y mejor que el Black Label.

Huerta de Carabaña - Whiskazo
Huerta de Carabaña – Whiskazo

Conclusión: Por menos de 45 € por persona, nos dimos el homenaje que os he contado. Me parece una relación calidad precio excelente. Y más por la ubicación del local. Nos verán en breve de nuevo por su restaurante seguro.

Oter Epicure – Elegancia y buena materia prima

images

Si trabajas, vives o frecuentas el Barrio de Salamanca, tienes que conocer este establecimiento del Grupo Oter. El Oter Epicure es un sitio elegante y con una cocina en la que juntan materias primas de muy buena calidad y elaboraciones sencillas y agradables. El coste va a la par pero en nuestra opinión la relación calidad precio es positiva.

Pero independientemente de cual sea tu presupuesto, te animamos a que lo visites aunque sólo sea para tomarte una buena caña en la zona de barra, acompañada de una ración de la ensaladilla rusa clásica con merluza. O también puedes hacer un picoteo más serio en las mesas altas con taburetes. Que la verdad es que son nuestra preferidas para ir en paeja. Pero en nuestra última visita, decidimos sentarnos a cenar y la verdad es que salimos muy satisfechos.

Empezamos con un aperitivo de parte de la casa realmente bueno. Un guiso de pulpo que entraba de maravilla con la buena cerveza que nos estábamos tomando. Sabor excelente y la verdad es que merece la pena pedir media ración para probarlo.

Cerveza y aceitunas
Cerveza y aceitunas

Aperitivo de guiso de pulpo
Aperitivo de guiso de pulpo

De ahí pasamos a la ensaladilla rusa con merluza. Esta ensaladilla es una de nuestras favoritas por la zona. Buena ensaladilla y el toque de la merluza le da ese plus de calidad.

Ensaladilla rusa con merluza.
Ensaladilla rusa con merluza.

Continuamos con otro de los clásicos de Oter Epicure, las alcachofas al horno. Como os decía al principio, el producto es de primera calidad pero es que además las preparan de lujo. Muy tiernas. Si os gustan las alcachofas es obligatorio que las pidáis para probarlas.

Alcachofas al horno
Alcachofas al horno

Ya a estas alturas nos habíamos pasado al vino. La bodega del Oter Epicure también es muy destacable por su variedad y precio. También puedes pedir vinos por copas.

Como plato principal nos recomendaron el mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca. Cada vez pedimos con más frecuencia este pescado. Y es que bien preparado es una delicia. Y en este caso, estaba de lujo con el acompañamiento suave.

Mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca
Mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca

De postre pedimos el tatín de manzana con helado de vianilla de Tahití. Otro clásico de la casa que es muy recomendable. El tatín no es muy fino y la verdad que se agradece porque está esponjoso y con un sabor extraordinario.

Tatín de manzana con helado de vainilla de Tahití
Tatín de manzana con helado de vainilla de Tahití

Y para terminar un café acompañado de las tejas de almendra tradicionales.

Tejas de almendra
Tejas de almendra

Conclusión: Un sitio de garantía al que puedes ir tanto en pareja como si tienes algún compromiso con el que quieras ir sobre seguro. El servicio es muy correcto y la cocida es de mucha calidad. En otras visitas, hemos probado el risotto, el pulpo a la brasa y el changurro y también estás realmente buenos.

web: http://www.oterepicure.com
Precio: 40-45€ por persona