El Babero, un comedor agradable

Hola, hoy hemos comido muy cerca del trabajo, en el Babero. Lo teníamos apuntado como uno de los sitios buenos de las Tablas y he decidido probar suerte. También estoy probando a escribir desde el editor del móvil para ver si saco rápido algunos artículos más cortitos.

El babero es un sitio bastante elegante y de cocina de mercado, muy formal en apariencias pero con una carta más informal de lo que esperas. El servicio no está mal pero un poco desaliñado, y no excesivamente rápido.

Para beber una cerveza rica, una copa de vino y agua. De entrantes han caído pimientos de cristal, pulpo a la brasa y ensaladilla de ventresca.

20130723-004341.jpg

20130723-004428.jpg

20130723-004438.jpg

Los pimientos muy ricos pero no eran más que eso, pimientos rojos con lascas de sal crujiente. Un poco de ventresca les habría subido el ánimo, u la verdad es que por 20€ es de esperar. El pulpo muy bueno, a mi me pareció o mejor que probé, entre jugoso y crujiente por fuera en algunas partes. Y la ensaladilla buena, con buen aceite pero mucha patata. Se podía pedir con caviar de trufa en lugar de ventresca.

De segundo Álvaro y Juan Carlos han pedido las albóndigas y yo chuletillas de cordero.

20130723-004724.jpg

20130723-004735.jpg

Ambas cosas realmente buenas, las albóndigas eran albóndigas pero de carne estupenda y una salsa magnífica. Las chuletitas presentadas casi estilo fast food listas para comer y con un paquete de patatas. Me encantaron, muy sabrosas y jugosas. No tomamos postre, aunque sí café.

En conjunto el sitio bueno pero no espectacular y muy caro para comer entre semana. Esperarías que haya algún menú para comer lo mismo por la mirad casi. De noche pues bueno, casi todo cabe.

Precio: casi 50€

Ficha Google+

Web: elbabero.es

Casa Pablo (Aranjuez): Comer Bien.

Otra entrada rápida, de estas navidades. El día de Reyes andábamos por la zona de Aranjuez y decidimos ir allí a comer. Íbamos sin reserva, así que al final acabamos en Casa Pablo, que sabes que antes o después allí te dan de comer, y bien. Casa Pablo es un clásico del centro de Aranjuez y lleva abierto desde 1941. Yo mismo de pequeño he podido ir con mis padres decenas de veces y lo recuerdo con mucho cariño.

Mítica barra
Mítica barra

Nada más entrar te encuentras con la barra, que es un monumento castizo y da gusto ir allí y tomarte unos refrigerios o unas tapas. Mientras esperábamos que nos dieran mesa, nos tomamos una caña y un vermú, con los que nos sirvieron unas aceitunas amargas de las gordas buenísimas. Además para hacer boca pedimos una ración de boquerones en vinagre, ya que a los dos nos encantan los encurtidos, los escabeches y los sabores avinagrados. La ración de boquerones fue brutal, muy generosa y de unos boquerones que dan gusto, bien gorditos y de carne muy blanca.

Boquerones en vinagre
Boquerones en vinagre

Ya cuando se liberó una mesa subimos al comedor de arriba, que es inmenso. Tienen otro abajo, más pequeño. La decoración del sitio es muy clásica y acogedora, con mucha madera oscura.

Lo cierto es que andábamos muy cansados y cuando nos sentamos eran ya pasadas las cuatro y al final no teníamos demasiada hambre, así que simplemente pedimos un plato cada uno y nos fuimos a echar la siesta. Carmen se pidió un pisto con escabeche de bonito (9€). Podéis ver qué rico, abundante y muy sabroso, con un toque de virutas de verduras encima.

Pisto con escabeche
Pisto con escabeche

Yo me pedí un solomillo de ternera (24€) porque no me apetecía tomarme un asado ni nada excesivo. Solomillo es algo no suelo pedir porque en general es difícil encontrarte con uno bien preparado. Parece que está de moda poner un buen lonchón de solomillo y servirlo vuelta y vuelta, generalmente medio frío. A mí la carne me gusta poco roja, que no es lo mismo que cruda, y por supuesto siempre caliente. Bien, pues la sorpresa con este solomillo fue mayúscula. De los mejores que he tomado, y sin duda el mejor de los que recuerdo recientemente. Un buen filete, gordo, pero hecho en su punto, rosita y jugoso, y el sabor de otro mundo. Viene acompañado por un pastel de patata y una salsa de nata que le dan un toque muy rico, pero que no necesita para nada.

Solomillo de ternera
Solomillo de ternera

Podéis ver que Casa Pablo es un sitio de los de siempre, con una calidad excelente llevada a todos sus extremos. Me dio mucha pena llegar cansado y sin hambre y siento que le debo una visita en cuanto pueda, porque me quedé con ganas. Casa Pablo siempre se ha caracterizado por su buen producto y un servicio inmejorable. Jamón, embutidos, queso, buenas ensaladas, espárragos, las mejores verduras, de segundo asados, solomillo, chuletillas, entrecot, caza, también buenos pescados y mariscos, y de postre fresas de Aranjuez con nata, nueces con nata, cuajada, flan… Qué buenos recuerdos en este sitio.

Web: casapablo.net

Precio: 29€ (normalmente 40-50€)

Menú de domingo 2 – Con amigos – Ensaladilla, tortilla con mejillón, crema de calabaza con emperador y chuletón con piquillo

Pues otro de los fines de semana buenos que nos hemos dedicado a preparar una comida con amigos. Esta vez éramos siete y al gran Juan le había prometido un par de chuletones para pasar la tarde.

Empezamos con un pequeño aperitivo de ensaladilla rusa. Cada uno hace la ensaladilla a su manera y yo hago una diferente cada día. Esta vez le puse dos patatas, dos zanahorias, media cebolleta, pescadilla, langostinos, cebollino, una granada, y mayonesa. Para prepararla, siempre mejor de un día para otro, cocemos las patatas y las zanahorias. Yo soy de cocerla bastante para que después se deshaga al mezclarlo. Ahora la cuestión es ir mezclando todo. Picamos la cebolleta y el cebollino y la añadimos. Cocemos la pescadilla, la limpiamos y añadimos la carne a la ensaladilla. Los langostinos pelados y partidos en trozos pequeños también al bol! Un poco de mayonesa, y bien de aceite y sal y removemos bastante hasta tener la ensaladilla que más nos convenza. Bueno y un poco de ketchup tampoco le viene mal. Las servimos con una ramita de perejil y en pequeñas raciones, que después viene el chuletón.

Tapita de ensaladilla

Después pasamos a otro pequeño aperitivo: La tortilla de patatas con mejillón en escabeche. En este caso a la tortilla le eché un chorrito de PX y la verdad que le da un muy buen toque. El escabeche del mejillón pues un escabeche normal pero sin olvidar el clavo y utilizando el caldo de la cocción de los mejillones. Los mejillones, los mejores de este año. Grandes y buenísimos! Los compré en la pescadería Las Conchas del Mercado de Chamartín y la verdad es que son de categoría.

El siguiente plato ya empezó a ser más serio. Pusimos un entrante de crema de calabaza con emperador con teriyaki. Un poco raro pero de verdad que está de lujo. Lo fundamental es que el emperador sea de calidad extra. El plato pierde toda la gracia si el emperador no está jugoso. Y aunque alguno me podrá decir que el teriyaki se lo puede cargar… todo lo contrario.

Crema de calabaza con emperador en salsa teriyaki

Ya con el primer golpe de hambre saciado pasamos a preparar los chuletones. Bueno la verdad es que mientras nos comíamos el último entrante dejamos a la plancha una manita de chuletillas de cordero lechal para rellenar el hueco y que los estómagos no se cerrasen. Las chuletillas, mira que ya van caras en estas fechas, pero la verdad es que estaban muy buenas.

Esta vez la carne la compramos en la Carnicería Siñeriz, en la planta -1 del mercado de Chamartín. Están especializados en carnes asturianas, y la verdad es que últimamente lo compro todo aquí. La semana pasada compramos todo lo necesario para el cocido y la verdad que desde el morcillo hasta los huesos de vaca que nos pusieron (con su buen tuétano) todo muy bueno. Y las chuletillas también son muy recomendables. El precio del kilo de chuletón de buey era de 18€ con hueso y 19€ sin él, así que optamos por el sin hueso. Los chuletones eran bastante magros con buena relación de carne y grasa como podéis ver en las fotos. Otra buena carnicería en el mismo mercado es La Carnicoteca, donde también hemos comprado algún que otro chuletón, aunque esta última es más cara, precio del chuletón a 22€/Kg.

Los chuletones los preparamos de la forma más sencilla. Sin ningún aditivo en forma de especias aromáticas, ni mantequilla. Primero por la sartén y después un ratito al horno para calentar la bien toda la carne. Bueno lo primero es que los sacamos unas tres horas antes del frigo para que se fuesen atemperando. Después a la sartén con un chorrito de aceite virgen y unos 4 minutos por cada lado. De ahí al horno que teníamos precalentado a 200º. Como podéis ver en la foto, en la bandeja de abajo pusimos unos pimientos de piquillo con un chorreón de aceite. Los pimientos se van a ir cocinando con el jugo que caiga del chuletón y eso es toda una delicia.

Horno trabajando!!

Pasados unos 15 minutos, sacamos el chuletón, trinchamos y le echamos sal gorda. Y el resultado estupendo. Carne roja, tierna y de sabor exquisito. Y acompañado de los pimientos pues ya no te digo.

Chuletón final. Buenísimo

Tras devorar chuletones y pimientos, ya pasamos a los cafés y para rematar un bizcocho de zanahoria con nueces que trajo Adela y un par de copas tranquilamente para rebajar, una de las recompensas de organizarlo en tu casa.