Restaurante Chirón – Cocina tradicional actualizada con el máximo respeto

images_chi

Pero qué bien comimos!! Llevábamos tiempo con ganas de hacer otra escapada a alguno de los excelentes restaurantes que tenemos en el sur de Madrid. Y tas ver la reseña de dpicoteo centramos el objetivo en el Restaurante Chirón. Tras una ojeada a las buenas críticas y a su web, muy buena por elegante y con mucha información pero bien ordenada, nos decidimos a ir un caluroso día de verano.

Así que nos fuimos para Valdemoro a ver que tal comíamos.  Y no se nos dio nada mal. Eso sí cuando llegas a la calle en la que está ya te das cuenta que vas a comer de lujo. Porque si con ese emplazamiento le han dado una estrella Michelín es que por dentro es la leche.

A la sala del restaurante se accede por una escalera. Esta es de las pocas pegas, por no decir la única, que le puedo poner. Y es que no tienen ascensor y el acceso para minusvalidos está muy complicado. Nada más subir las escaleras te encuentras un salón diáfano, amplio y tranquilo. En el que destaca la bodega acristalada, el aparador de madera central bajo una claraboya con una gran vidriera que es la imagen de esta casa.

Así que empecemos a salivar con las fotos de su Menú Degustación Clásicos. También puedes elegir el Menú Gastronómico, que es más extenso, pero nosotros nos decantamos por este sobre todo para probar el bacalao y el cochinillo. Y es que como veréis, sólo por esto merece la pena visitar este restaurante.

Arrancamos con unos snacks sencillos, sabrosos y prefectos para acompañar con una cerveza. Unas buenas almendras fritas y unos chips de plátano y batata.

Snacks de cartucho de almendras y chips de batata y plátano
Snacks de cartucho de almendras y chips de batata y plátano

Y sin contemplaciones, seguimos con un potente aperitivo del día, el “potito” de revuelto de morcilla. Estupendo. Un sabor muy tradicional y muy limpio y definido, presentado de forma elegante.

Potito de morcilla
“Potito” de morcilla

Respecto a los vinos, comentaros que para presentar su carta, se han montado una aplicación para tablet que es una pasada. Mucha información, con una presentación completísima de cada referencia. Nos comentaron que le siguen dando vueltas a cómo completarla con más información. En el restaurante Chirón, son inconformistas a más no poder.

Carta de vinos 2.0
Carta de vinos 2.0

Y siguiendo con el menú degustación Clásicos de Chirón, pues tenemos una terrina de foie con manzana, perdiz y queso. El foie es un clásico de los menús degustación y siempre es curioso ver como lo presentan. En este caso, el queso y la perdiz suavizan un poco la potencia del foie pero tampoco es que consigan destacar mucho. Es muy buen plato, pero si tuviese que cambiar alguno del menú, sería este.

Milhoja de foie con manzana y anguila
Milhoja de foie con manzana y anguila

Entre entrantes y principales, tenemos una de las joyas del menú y del restaurante, el arroz socarrat con vieira y alioli. Excelente en todos los sentidos: arroz prefecto en sabor y textura, presentación elegante y la vieira que es una maravilla por lo jugosa que está y su sabor caraterístico. El conjunto del plato lo rematan con un alioli suave perfecto.
DSCF0412DSCF0417

Arroz Socarrat con Vieira. Maravilloso!
Arroz Socarrat con Vieira. Maravilloso!

Y todavía estábamos hablando del arroz cuando llegaron uno de los platos que gustan nada más escuchar el nombre: taco de bacalao en salsa tradicional de sus callos y brandada. Lo de los callos de bacalao es un producto que espero que vaya ganando más protagonismo en nuestros restaurantes. Me parece un producto estrella gracias a su viscosidad y sabor. En este caso los preparan con la receta tradicional de los callos de cerdo, es decir un buen guiso con su compango. El resultado es un platazo que encaja perfectamente con la idea que nos hemos llevado del restaurante Chirón. Cocina de mercado tradicional, con ligeros toques para actualizar la misma pero respetando al máximo el producto y la preparación.

Taco de bacalao en salsa tradicional de sus callos
Taco de bacalao en salsa tradicional de sus callos

Y como colofón de los platos principales, uno de los platos de referencia del restaurante Chirón. El cochinillo asado. Buenísimo y en una cantidad muy proporcionada. Carne jugosa y corteza crujiente. Sólo con recordarlo empiezo a salivar. Buenísimo. El mejor punto final que le podían dar al menú degustación.

Cochinillo asado de categoría
Cochinillo asado de categoría

También merece mención especial el postre. Un brioche acompañanado de helado de café y toffe. El brioche esponjoso y muy bueno y el café y toffe con sus sabores muy marcados y sin empalagar en ningún momento.

Bricho xxx
Brioche con helado de café y toffe

Y para acabar un buen café con sus minardises originales. La piruleta de almendras, sus trufas amargas y sus gominolas.

Minardises
Minardises

Conclusión: Un excelente restaurante que bien merece los reconocimientos que le están realizando. Su cocina tradicional es indiscutible y el plus de su buena presentación, bodega y trabajo de sala hacen que sea un restaurante de mucha categoría. Aunque esté a un paseo de Madrid, daréis por bueno el viaje.

Precio: Menú Degustación Clásicos 48 € sin IVA

Ubicación:

Paralelo Cero – Descubriendo la alta cocina ecuatoriana

logo

Sinceramente, una de las mejores sorpresas que nos hemos llevado últimamente. El restaurante Paralelo Cero está en la calle Villanueva 21, muy próximo a la calle Velazquez, y es perfecto para ir con amigos porque vas a pasar un buen rato. El local es muy nuevo y está muy bien decorado. Con bastantes mesas altas, perfectas para una cena informal. Y ese aire a nuevo se respira también en su web, a la que os recomendamos que entréis porque podéis consultar toda la carta y los detalles.

Local Interior
Local Interior (foto de only-apartments.es)

El local es alargado y todo en una planta, por lo que no hay ningún problema de accesibilidad para personas con problemas de movilidad, o como es nuestro caso… con el carrito del bebé. En nuestra visita, nos juntamos siete amigos más tres carritos de bebé. No tuvimos problemas de espacio así que os podéis imaginar que la distancia entre mesas es más que suficiente. Y el servicio fue paciente a más no poder. Estuvieron de 10.

Tras una primera cerveza, con su tapa de queso y unas aceitunas realmente buenas, nos dejamos aconsejar respecto a los entrantes y a los principales. Y fue todo genial. Comenzamos con un ceviche de corvina realmente bueno. Suave de cítricos y muy cargado de sabor. Con un helado de cilantro que le daba el toque diferente y espectacular.

Ceviche de corvina con helado de cilantro
Ceviche de corvina con helado de cilantro

Otro de los entrantes que nos recomendaron fue el pulpo braseado acompañado de puré de patatas y pimentón. El pulpo en su punto y el puré le iba como anillo al dedo. Muy buena presentación y otro platazo que os recomiendo probar.

Pulpo a la brasa con puré de patata y pimentón
Pulpo a la brasa con puré de patata y pimentón

Ambos entrantes estaban genial pero lo mejor estaba por llegar. Empezamos con su cochinillo asado. Un asado diferente con todo el sabor del cochinillo pero acompañado de verduras ecuatorianas que aligeran el plato y consiguen que sea más suave que un guiso tradicional. Es decir, que no le tengáis miedo porque no es un guisazo en plan caldereta. Es asequible y no te hipoteca la tarde.

Cochinillo asado
Cochinillo asado

Pero si tengo que elegir algún plato, me quedo con el seco de gallina sobre puré de papa y yuca. Para mi, lo mejor de la comida. Carne de gallina deshuesada y presentada en una albóndiga compacta, sobre un puré realmente bueno. Y todo regado con el jugo de la cocción de la gallina. Merece la pena visitar Paralelo Cero para probar este plato.

Seco de gallina. Expectacular
Seco de gallina. Espectacular

Respecto a los postres, no os vayáis sin probar su tarta de manzana. Cojonuda. Esponjosa, sabrosa y sin empalagar. Acompañada de helado. Perfecta para tomársela con el café y empezar a pensar que copa te vas a pedir.

Tarta de manzana
Tarta de manzana

Conclusión: Un sitio nuevo que te tienes que apuntar para sorprender a algún amiguete o a tu pareja. Local chulo y comida ecuatoriana diferente y de la que vas a disfrutar. Y la posibilidad de acabar tomándote una buena copa siempre es un plus.

Precio: 26€ por persona (con El Tenedor).
Web: http://www.paralelocero.es

Ubicación:

Restaurante Lieu – El gran descubrimiento del 2012

El restaurante Lieu es un sitiazo de primer orden. Cuando sales por la puerta te preguntas… ¿Qué diferencia hay entre este sitio y otros que tiene un par de estrellas? La verdad es que ninguna y de hecho en la comparativa, el restaurante Lieu sale ganado en muchos de los casos. Comida, servicio y local son realmente excelentes.

Este restaurante se encuentra situado en la calle Amnistía, en pleno Madrid de los Austrías y si estás de turismo en Madrid es una visita obligada. Aunque hasta el momento sólo hay un par de opiniones en Google, podéis ver la alegría de unos turistas que entraron por casualidad y se llevaron un sorpresón. Para el que quiera ir en coche, la solución más cómodo es aparcar en el parking de la Plaza de Oriente. Desde ahí al restaurante son dos minutos andando.

El local es muy elegante, tranquilo y cómodo, por lo que te permite disfrutar totalmente de la cena. Mesas amplias y separadas, perfectamente acondicionado y todo en una misma altura, sin necesidad de subir o bajar escaleras para el baño u otro salón. Mantelería blanca clásica, cubertería muy cuidada y vajilla original y que hace que cada plato luzca aun más. Decoración del local elegante con la cocina vista desde la entrada.

La carta del restaurante es tiene una longitud escueta pero muy variada. La podéis consultar en su totalidad en este link. Tienen la opción de dos menús (gastronómico y degustación) cuyos precios son realmente excelentes. Recomiendo encarecidamente el degustación, que te permite disfrutar de tres platos más por 10€ de diferencia. Estos menús los elaboran a partir de los platos de carta por lo que puedes indicar tus preferencia por uno u otro. Y otro ejemplo de que en este sitio se cuidan los detalles de verdad es la presentación e impresión de la carta. La carta de vinos es variada y a precios muy interesantes.

Cuando ya te has acomodado, antes de la carta, ya te traen un aperitivo de bienvenida que empieza a alegrar el alma y espíritu. Un cóctel fresquito de amaretto, vino blanco, y alguna coasa más, acompañado de magdalenas de tomate y aceitunas marinadas por ellos mismos. Las magdalenas buenas, las aceitunas riquísimas y el cóctel en probeta… fabuloso.

Coctel probeta de bienvenida
Coctel probeta de bienvenida

Bueno pues tras decidir sobre lo que íbamos a tomar, eliminando todo aquello prohibido para embarazadas y alérgicas a las nueces, empezamos con lo que tomamos en nuestro menú degustación.

El primer aperitivo fue diferente para cada uno. Por una lado el lomo de sardina marinado con verduras y palomitas. Extraordinaria la sardina y el toque de las palomitas muy bueno.

Sardina en ceviche con verduras y palomitas
Sardina en ceviche con verduras y palomitas

Por otro lado el foiemousse de oca con puré de albaricoque y almendra laminada. El mousse sabroso pero sin empachar.

Mousse de hígado de oca con puré de albaricoque y almendras laminadas.
Mousse de hígado de oca con puré de albaricoque y almendras laminadas.

El siguiente aperitivo fue una espuma de cebolla. Así tal cual!Con picatostes pequeños y cebollino. Muy buena. Sabrosa y suave!!

Vaso de crema de cebolla
Vaso de crema de cebolla
.

También hay que destacar el servicio de pan y aceite. Pan de aceitunas negras, de albaricoque con nueces, de tomate con albahaca, etc. Y aceite alicantino potente. Y muy chula la vajilla en la que te lo sirven.

Servicio de pan con aceite
Servicio de pan con aceite

Empezamos ya con los entrantes. El primero de ellos fue el Chodwer de mejillones. Desconocía el chowder pero no creo que se me vaya a olvidar. Mejillones con chips de patata morada sobre base de puré de batata, acompañado con un puré hecho con el caldo de los mejillones, patata de Bolivia y tomillo fresco. Realmente bueno.

Chowder de mejillones. Todo un descubrimiento
Chowder de mejillones. Todo un descubrimiento

Y el segundo de los entrantes: El falso ravioli de tomate con albahaca y orégano sobre crema de parmesano. Y esto regado con agua de tomate. El ravioli muy bueno pero el agua de tomate realmente nos sorprendió mucho. También excelente.

Falso ravioli con agua de tomate
Falso ravioli con agua de tomate

Y totalmente sumergidos en una cena estupenda, pasamos al pescado. Tomamos la corvina asada con puré de coliflor, bisquet de marisco y guisantes. La corvina en su punto. Jugosa y de un sabor estupendo. El puré suave y el bisquet perfecto. Sabor contundente que contrasta con el resto del plato.

Corvina asada con puré de coliflor con bisquet de marisco
Corvina asada con puré de coliflor con bisquet de marisco

Y de aquí al punto álgido de la cena que fue el cochinillo asado con lámina de oreja de cerdo, puré de piquillo y salsa de romero. La leche. El cochinillo excepcional pero el acompañamiento de la lámina de oreja es realmente bueno. Un platazo que bien merece la visita. Aunque cualquiera de los anteriores ya lo merece.

Cochinillo asado con lámina de oreja a la plancha, puré de piquillo y salsa de romero.
Cochinillo asado con lámina de oreja a la plancha, puré de piquillo y salsa de romero.

Bueno y ya bajando las revoluciones pasamos a los postres. El primero era una ensalada de frutos rojos con ruibarro, gengibre y espuma de champange. Frescor y acidez absoluta que ayudaba a olvidar la contundencia del cochinillo y la oreja.

Primer postre. Frutos rojos con espuma de champange
Primer postre. Frutos rojos con espuma de champange

Pero que no se preocupen los golosos que el segundo postre les va dejar mas que satisfechos. Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete. Bombazo de sabor pero sin empalagar.

Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete.
Pastel de plátano con helado y mantequilla de cacahuete.

Por último, un buen café y una copita acompañado por unos petit fours muy originales y buenos.

Petit Fours
Petit Fours

Conclusión, un sitio espectacular y con una relación calidad precio sobresaliente. El menú degustación es realmente variado y cada plato es una grata sorpresa. Además, la cantidad me pareció generosa pero sin ser excesiva. Recomiendo dejarse llevar por las recomendaciones del chef.

Recomendable, sobre todo para ir en pareja. Y es que este restaurante reune todas las características para una cena estupenda. También muy recomendable para ir en un grulo reducido (4 o 5) personas que valoren y les guste disfrutar de la buena mesa.

Bueno pues comenzando