Casa Mono – Un comodín en la zona de Argüelles

logo
El otro día fuimos a Casa Mono, un sitio al que le teníamos muchas ganas por la cantidad de veces que lo hemos visto en las listas de novedades en Madrid y porque Carol antes vivía al lado y teníamos curiosidad por ver que habían montado en los bajos de los apartamentos Muralto.

Y la verdad es que nada más entrar ya impresiona. Menuda reforma que le han dado. Han dejado un local realmente impresionante. Techos altísimos, con grandes ventanales que dejan entrar un montón de luz y con un interiorismo muy currado. Además, tienes diferentes zonas dentro del restaurante. Zona de barra, mesas altas para picar algo, mesas bajas para grupos más numerosos y mesas más aisladas con un poco más de intimidad. Y después también está la zona de copas. Y también tiene una zona privada que puedes reservar. Todo esto lo podéis comprobar en la página que hay un montón de información. En resumen, un sitio muy chulo y muy polivalente. Aquí os dejo unas cuantas fotillos que echamos.

Local desde la zona de barra
Local desde la zona de barra

Pared con botellas
Pared con botellas

20121201_155059

Nosotros fuimos a comer y nos sentamos en las mesas altas porque el resto estaba hasta arriba. Empezamos con una ensalada «verde» que viene con atún, vinagreta de tomate, palomitas!! y lo aún más sorprendente bacon crujiente!! O sea que ojo a los vegetarianos que asuman que se pueden comer esta ensalada! Eso sí, estaba bien buena.

Ensalada... VERDE??
Ensalada… VERDE??

Al mismo tiempo, nos tomamos el risotto de sémola con jamón y champiñones portobello. Este si que estaba realmente bueno y fue de los platos que más nos gusto. Sabroso y muy bueno.

Risotto con jamón y portobello
Risotto con jamón y portobello

Y de segundo tomamos la lubina en teppanyaki con verduras crujientes. La verdad es que nos pareció un pelín flojilla porque estaba un poco seca. Yo la serviría con un pelín de soja o alguna salsa.

Lubina al teppanyaki con verduras
Lubina al teppanyaki con verduras

También probamos la carrillera de ternera estofada. También muy buena. Tierna y la salsa del estofado suave y muy buena. Y acompañada con patatas gajos que tampoco estaban nada mal.

Carrillera de ternera. Muy muy buena
Carrillera de ternera. Muy muy buena

Y con las necesidades cubiertas nos fuimos a dar una vuelta. Eso sí, serían las 17:00 de la tarde y la gente seguía entrando al local a picar algo. Creo que tienen la cocina abierta durante todo el día.

Conclusión, un sitio que hay que conocer por el pedazo de local que han montado. La oferta es muy variada y la comida está muy buena y la relación calidad precio es muy positiva. Además, el servicio es bastante bueno. Correctos y espabilados.

Recomendable para ir con amigos porque vas a empezar tomando cañas, después vas a comer cosas ricas y variadas y vas a acabar tomando copas seguro. El sitio les va a impresionar y con eso ya tienes muchos puntos ganados.