El Botiquín – Marineras murcianas y embutidos catalanes en Chueca

El Botiquin - Fachada

Hola de nuevo,

Menudo sitio nuevo chulo que os traemos. El Botiquín en la calle Barquillo 11. No llevan abiertos mucho tiempo y la verdad es que no sé como hemos pasado tanto sin un sitio así. Y es que tras nuestra primera visita hay una cosa que podemos afirmar en mayúsculas: YA SE PUEDEN COMER BUENAS MARINERAS CON ANCHOA EN MADRID!! Sabéis que nos pirra Murcia. Carol, mi mujer tiene la suerte de haber nacido y vivido en esta magnífica región que es espectacular desde el punto de vista gastronómico. En este link podéis ver algunos de los sitios sobre los que hemos escrito en Murcia y en la zona de Costa de Campoamor. Pero eso sí, si visitáis la zona, no podéis dejar de echar un vistazo primero a Chupa la Gamba, un blog que me encantó desde el primer momento y que os lo recomiendo encarecidamente como guía.

El botiquín - Cartel de la Marinera
El botiquín – Cartel de la Marinera

Pero bueno dejemos de hablar de Murcia para centrarnos en El Botiquín de Chueca. Un negocio creado por una pareja Mediterranea, pero de regiones muy diferentes. Él de Cartagena y ella de Cataluña. Cada uno aporta a la oferta de El Botiquín las especialidades de su tierra. Él las marineras con, como dicen ellos “la mejor anchoa de Madrid”, y ella embutidos de primera para hacer unas tostas únicas. Él con Estrella de Levante en “quinticos” y ella con Estrella Damm y Voll Damm de grifazo. Es una batalla culinaria en toda regla.

La verdad que es un sitio de obligado cumplimiento si estás de cañas en plan gourmet por Chueca. Materia prima excelente y vinazos divertidos y bien de precio. Es uno de esos sitios a los que vas a tomarte una caña y picar algo, y sin darte cuenta te has dado un homenaje muy muy gratificante. Además, está muy cerca de otros templos como el Bocaito y Cisne Azul así que habrá que ir pensando en hacer una ruta de Gastroplan por la zona.

Y todo en un local realmente chulo por lo alto de sus techos y la luminosidad del sitio. Una buena barra y una zona con mesas más tranquila. De todas maneras, no hace falta entrar para que te llame la atención y es que su escaparate y carta es de lo más sugerente.

El Botiquín - Escaparate 1
El Botiquín – Escaparate 1
El Botiquín - Escaparate 2
El Botiquín – Escaparate 2
El Botiquín - Escaparate 3
El Botiquín – Escaparate 3

Y entrando en materia, comenzamos con la única y verdadera marinera en rosquilla murciana con anchoa en su jugo. Una tapa que por sí sola justifica la visita. Ya veis, una rosquilla de pan con su ensaladilla correspondiente, sin zanahoria ni cebolla como mandan los cánones murciano, y su anchoa en lo alto. Para comerse la bicicleta sin mancharse hay que tener una técnica depurada y morder con decisión la rosquilla.

El Botiquín - Marinera de anchoa
El Botiquín – Marinera de anchoa

Continuamos con algo que para mi ya está empezando a ser religión, la sardina ahumada. En este caso acompañada de un paté de aceitunas negras. Muy buena la sardina pero también hay que destacar el pan. Pan artesano que por suerte está tan tan tan de moda hoy en día. Aquí se curran las tostas de principio a fin. No son baratas (esta son 8 €) pero merecen la pena.

El Botiquín - Sardina ahumada con paté de aceitunas
El Botiquín – Sardina ahumada con paté de aceitunas

La siguiente tosta fue la de salmón con queso tupí y huevas. Muy buen salmón, muy buena la mezcla con el queso y, de nuevo, un pan estupendo. Ésta tosta sale a 7,5€.

El Botiquín - Salmón ahumado con queso tupí y hueva
El Botiquín – Salmón ahumado con queso tupí y hueva

Y pasamos a las delicias catalanas. Aquí probamos la tosta de un embutido llamado directamente “catalana“. Está a mitad de camino entre la mortadela y la butifarra. La verdad es que tienen muy buena variedad de embutidos y merece la pena probar cualquiera de ellos.

El Botiquín - Tosta de catalana
El Botiquín – Tosta de catalana

Por último, también creo que hay que destacar que en El Botiquín, las patatas del aperitivo te las aderezan con salsa Espinaler. esa salsa catalana con pimentón dulce que tan bien acompaña a berberechos y almejas. Está muy buena y si te encaprichas… te puedes llevar un par de botes para casa.

El Botiquín - Salsa Espinaler
El Botiquín – Salsa Espinaler

Y además de toda la oferta de tostas, canapés y quesos… tenéis muy muy buena selección de vinos. Algunas de las referencias que conocía, como el Quintaluna (Verdejo), estaban bastante bien de precio.

El Botiquín - Interior 1
El Botiquín – Interior 1

Precio: 20€ por persona

Ubicación:

La Charca Taberna – Cachopo Power

DSCF2844

Muy buenas a todos,

el otro día tuvimos la oportunidad de ir a conocer La Charca Taberna. El nuevo local que han abierto los mismos dueños del gran Asgaya y el “siempre hasta la bola” Horreo Asturiano. En este caso han cambiado de zona y esta taberna está situada muy cerca de la Plaza de España, exactamente en Juan Álvarez Mendizaval 7. Es una opción estupenda si tras un paseo por el Templo de Debod te apetecen unas buenas cañas y sobre todo, una buena ración de comida de primera. También tenéis cerca todos los cines de la Plaza de los Cubos así que si tenéis alguna película pendiente, podéis matar dos pájaros de un tiro.

En La Charca os vais a encontrar con una cocina de verdad. Platos tradicionales con materias primas estupendas y preparados con mucho mucho oficio. Y como vais a poder ver, generosos en cantidad. Es uno de esos sitios a los que vas a poner cualquier excusa para pasarte a tomar algo. Y es que es muy bueno para ir con amigos, con la familia, con tu pareja… ya sea a tomarte algo en la barra o a darte un buen homenaje. En la visita que les hicimos Borja y yo, salimos enamorados de los callos y el cachopo, y también nos gustó mucho el bacalao y las patatas con foie, trufa y huevo. Pero vamos que os animamos a que le echéis un ojo a los fotos para que juzguéis por vosotros mismos.

La Charca Taberna - Fachada
La Charca Taberna – Fachada

Al entrar en La Charca, nos encontramos con una zona de barra amplia y bastante chula. Tienes 3 ó 4 mesas altas que son perfectas si vas en pareja. Dentro de la zona de barra, destacan los mostradores con raciones con tan buena pinta como los boquerones y el bacalao. La verdad es que si no hubiésemos quedado en sentarnos a comer en serio, nos habríamos quedado en la barra tan ricamente.

La Charca Taberna - Mesas altas en la zona de barra
La Charca Taberna – Mesas altas en la zona de barra

La Charca Taberna - Boquerones en vinagre en el mostrador de la barra
La Charca Taberna – Boquerones en vinagre en el mostrador de la barra
La Charca - Bandeja sublime de bacalao al pil pil
La Charca – Bandeja sublime de bacalao al pil pil

Tras una primera caña en la barra, pasamos al salón interior que aunque tiene unas 10-12 mesas, os avisamos que se llena en poco tiempo. Y es que su oferta es realmente buena. Nosotros fuimos a comer un día entre semana y tienen un menú por unos 13€ que tiene un pinta estupenda y que triunfa entre los currantes del barrio.

La carta del restaurante es una auténtica joya. Tienes entrantes muy variados y apetecibles pero también tienes arroces, ensaladas, pescados, carnes, cuchara, sartenes… de todo y bien de precio. Y la misma sensación tuvimos con la carta de vinos. Bastante variada y con precios un par de euros más baratos en algunas referencias que conocemos bien. Nosotros tomamos un Luis Cañas crianza 2010 para no arriesgar.

La Charca Taberna  - Vino Luis Cañas Crianza 2010
La Charca Taberna – Vino Luis Cañas Crianza 2010

Además, mientras nos decidíamos qué narices íbamos a pedir de todos esos manjares, nos trajeron un platito generoso del salpicón de langostinos y pulpo que habíamos visto en la barra. Se ve que nos habían visto ponerle ojitos a la bandeja y tuvieron el detalle de satisfacer los deseos de nuestra gula. El salpicón estaba estupendo.

La Charca Taberna - Salpicón de mariscos
La Charca Taberna – Salpicón de mariscos

Bueno, y tras un buen rato de deliberación, decidimos qué comer. Ya os aviso que nos calentamos bastante y pedimos comida de sobra. Con la mitad de raciones comen dos personas normales.
Empezamos con unas croquetas de jamón y de pescado. Estaban buenas pero soy más fan de las croquetas con más bechamel y menos rebozado. Las dos croquetas estaban muy buenas pero me quedo con las de jamón.

La Charca Taberna - Croquetas de jamón y pescado
La Charca Taberna – Croquetas de jamón y pescado

El siguiente plato fueron las patatas con foie, trufa negra y huevo escalfado. Un 10 de plato. Las patatas estaban excelentes. Para mí, lo mejor del plato. Y es que si el resto de ingredientes le aporta mucho sabor, ya os digo yo que las patatas, con la yema de huevo y el buen aceite con el que las riegan, merecen la pena por sí solas. Y cuando enganchas un trozo de foie, pues ya ni te digo.

La Charca Taberna  - Patatas con foie, trufa y huevo escalfado
La Charca Taberna – Patatas con foie, trufa y huevo escalfado

De este par de buenos entrantes, pasamos a dos platos de cuchara que pedimos por medias raciones. Y menos mal porque las cantidades son generosas. El primero de ellos unos callos que fueron de lo mejor de la comida. Muy buenos y se ve que los hacen con toda la paciencia del mundo, porque callos, compango y guiso están ligados a la perfección. Realmente buenos y si vais a la barra no dejéis de pedir una cazuela para probarlos.

La Charca Taberna - Callos
La Charca Taberna – Callos

El otro guiso fueron las verdinas con almejas y mejillones. También muy buenas pero yo me quedo con los callos. Eso sí, es un guiso más suave y de muy buen sabor. Además de los mejillones y almejas incluyen trozos de atún que están muy buenos. Si no os atrevéis con los callos, esta es una alternativa estupenda.

La Charca Taberna - Verdinas con almejas y mejillones
La Charca Taberna – Verdinas con almejas y mejillones

Hasta aquí, la cosa iba de maravilla pero lo mejor estaba por llegar. Pedimos un pescado y una carne a compartir y la elección no pudo ser mejor. Comenzamos con un bacalao al pil pil de esos que gustan a los mayores. Perfectamente desalado pero sabroso e intenso. Acompañado de pimientos asados estupendos que junto con el sabor del pil pil hacen que este plato sea de primera división. Los amantes del bacalao, no deben dejar pasar esta oportunidad y tenéis que ir a probarlo.

La Charca Taberna - Bacalao al pil pil con pimientos
La Charca Taberna – Bacalao al pil pil con pimientos

Y para rematar la faena, la joya de la corona asturiana, el cachopo. Brutal. Jugoso a más no poder y con un sabor buenísimo. Sólo de acordarme se me hace la boca agua. Finas capas de ternera y jamón con un relleno de queso estupendo. Es de esos platos que si lo pillas con hambre lo devoras de lo bueno que está, pero es que aunque estés medio lleno también te lo vas a acabar. Una delicia que además es de grandes dimensiones. Con un cachopo comes de sobra. Creo que lo mejor es pedirlo para compartir y así probáis el resto de cosas.

La Charca Taberna - Cachopo Power
La Charca Taberna – Cachopo Power

La Charca Taberna  - Cachopo Power en detalle
La Charca Taberna – Cachopo Power en detalle

Y tras este atracón, no podíamos irnos sin probar algo dulce. El arroz con leche es de obligado cumplimiento. Muy bueno y con su buena costra quemada. El arroz para los más convencionales. Pero si quieres probar algo diferente y muy muy bueno, no te pierdas su flan de naranja. Está estupendo. De ambos postres pedimos media ración.

La Charca Taberna - Arroz con leche
La Charca Taberna – Arroz con leche

La Charca Taberna - Flan de naranja
La Charca Taberna – Flan de naranja

Como habéis podido ver, aquí se come de verdad. En La Charca se preocupan porque comas platos de calidad y muy cuidados. Y eso se nota de principio a fin. Y es que cuando ya te crees que todo ha acabado, se presentan con un orujo con orejones y nueces que está de vicio. Vamos, para echar la tarde entera.

La Charca Taberna - Orujo de melocotones
La Charca Taberna – Orujo de melocotones

Por desgracia íbamos con un poco de prisa y no nos pudimos parar a tomar una copa, pero como podéis ver, el mueble bar lo tienen bien surtido.

La Charca Taberna - Mueble bar
La Charca Taberna – Mueble bar

Ubicación:


Ver

A.N.E.L. Tapas & Lounge bar a dos pasos de la Puerta de Alcalá

anel
Hola a todos,

Aquí venimos de nuevo para contaros un nuevo descubrimiento en la zona ERRE, calle Recoletos y alrededores, que cada día me gusta más. El sitio en cuestión se llama A.N.E.L Tapas & Lounge bar y vais a ver que es todo un comodín. Tiene una barra estupenda donde nosotros picamos las medias raciones que os muestro en la reseña que estaban realmente buenas.

Restaurrante ANEL - Barra estupenda
Restaurrante ANEL – Barra estupenda

Estuvimos hablando con uno de los dueños y nos comentó que inaguraron este local, que es una joya, en marzo de 2013. Es el segundo local que abren, el primero está en Pozuelo, y seguro que les va a ir de maravilla. Como vais a ver, tapeas de lujo, en un local bien puesto y el precio está realmente bien. Y está muy bien ubicado para después darse una vuelta por El Retiro o por la calle Serrano.

Comenzamos con una buena cerveza y su correspondiente aperitivo. Un señor doble bien tirado.

Restaurante ANEL - Cerveza y aperitivo
Restaurante ANEL – Cerveza y aperitivo

La carta es muy extensa y, como podéis ver en este enlace, de la gran mayoría de platos puedes pedir medias raciones. Son todo facilidades para un buen tapeo. Nosotros empezamos con media ración de ensaladilla rusa y otra media de croquetas. La ensaladilla rusa, con abundante zanahoria y con la cantidad de mayonesa justa, estaba realmente buena. Nos la comimos sin darnos cuenta, y eso que era una media ración muy abundante. Pero es que con una cervecita y tus buenos picos de pan, entraba sola.

Restaurante ANEL - Media ración de ensaladilla
Restaurante ANEL – Media ración de ensaladilla

Y a la vez nos trajeron las croquetas de cocido. Unas croquetas croquetas como Dios manda. Sabrosas y con la masa perfecta.

Restaurante ANEL - Croquetas de cocido
Restaurante ANEL – Croquetas de cocido

Y el siguiente plato, fue otra media ración de Lagartito ibérico, que son puntas de solomillo a la plancha. Un plato sencillo pero muy bueno también. Con unas buenas patatas.

Restaurante ANEL - Lagartito ibérico
Restaurante ANEL – Lagartito ibérico

De la carne nos fuimos al pescado. Pedimos un tartar de atún que aliñado en su punto. Estaba muy bueno y contundente. Con esto nos quedamos satisfechos del todo.

Restaurante ANEL - Tartar de atún
Restaurante ANEL – Tartar de atún

Por último pedimos una tarta de queso que es bastante ligera. Un postre perfecto para acompañar con un café, o mejor, con una copa. Nosotros no nos quedamos, pero como os podéis imaginar el sitio se presta muchísimo a la sobremesa. Tienen una amplia selección de ginebras y vodkas. La próxima vez caerá alguno.

Restaurante ANEL - Tarta de queso
Restaurante ANEL – Tarta de queso

Conclusión: Un sitio genial para ir a tapear con los amigos y alargar la tarde con un par de copas. El local está realmente chulo y bien situado. Techos muy altos y buena decoración. Y con una barra larga con mesas altas donde puedes disfrutar de raciones realmente ricas. De lo que probamos, la ensaladilla y las croquetas me parecen excelentes y que os recomiendo que las probéis si o si. El servicio también muy atento y amable.

Precio: 25 euros por persona con unas cuantas cervezas y copas de vino.

Web: www.aneltapas.com

Ubicación:

Restaurante IO (Iñaki Oyarbide) – Pochas estupendas y espectacular barra en el Bernabeu

Noviembre 2013

Más de un año después de la visita de Borja, que podéis leer más abajo, actualizamos la reseña del Restaurante IO. Un sitio elegante cerca del Santiago Bernabeu en el que tienes una de las mejores barras de Madrid. Y esto no lo digo yo, sino que es un premio que le han otorgado los amigos de Mahou. Pero vamos que no sólo tiene barra. Y es que la diversidad de ambientes es una de las ventajas de este local. Tenéis la sala convencional, la zona de barra con algunas mesas altas, una amplia terraza y un salón privado.

Restaurante IO - Zona de barra
Restaurante IO – Zona de barra

En nuestra visita estuvimos en la barra, donde Jorge nos atendió y asesoró de maravilla. Comenzamos con unos rollitos de vieira con careta ibérica. Realmente bueno. Te lo comes con las manos y lo disfrutas como un enano. Es un bocado muy fresco pero con el sabor de la vieira muy definido. Una de las cosas a probar si visitáis este restaurante.

Restaurante IO - Rollito de vieira con careta ibérica
Restaurante IO – Rollito de vieira con careta ibérica

Continuamos con un tiradito de pez mantequilla. Venía aderezado con trufa, con cebolla morada picada y con escamas secas. La verdad que esto último le da un toque original pero en sabor es muy neutro. Pero vamos que no hace falta aportar mucho porque el plato está de 10. El pescado fresquísimo y la mezcla de los ingredientes es realmente buena.

Restaurante IO - Tiradito de pez mantequilla
Restaurante IO – Tiradito de pez mantequilla

A la vez, habíamos pedido pan de cristal. Un pan muy bueno con tomate. No estaba mal pero es prescindible en una primera visita.

Y pasamos a platos más serios. El primero es un bacalao al ajo arriero con huevo que es de las cosas más ricas que he probado últimamente. Me encanta el bacalao y aquí lo hacen de maravilla. De verdad que es todo un platazo que da por buena la visita.

Restaurante IO - Bacalao al ajo arriero
Restaurante IO – Bacalao al ajo arriero

A continuación, un risotto de boletus para inagurar la temporada de setas. También estaba buenísimo. Sabroso y suave. Entraba sólo.

Restaurante IO - Risotto de boletus
Restaurante IO – Risotto de boletus

Y acabamos la comida, con uno de los postres del año. Su tarta de arroz. Una delicia. Un sabor estupendo y nada cargante. Acompañada con un poco de dulce de leche. Muy muy recomendable. Y el postre lo acompañamos con una copa que para ser el sitio que es, me pareció que estaba bien de precio. Era copa premium (Grey Goose) y su precio es de 10,5€. En sitios por el estilo, esta copa ronda los 13-14€.

Restaurante IO - Tarta de arroz
Restaurante IO – Tarta de arroz

Conclusión: Una barra de lujo que hay que conocer. Por elegancia y sobre todo por producto y preparación. Para una primera visita no os perdáis los rollitos de vieira, el bacalao ajo arriero y su tarta de arroz. Nos encantó.

Precio:

Restaurante IO - Cuenta
Restaurante IO – Cuenta

Ubicación:

Ver Salivando Mapa en un mapa más grande

Octubre 2012

El domingo estuve en el restaurante IO, las iniciales de su dueño y chef Iñaki Oyarbide, responsable del antiguo Príncipe de Viana y uno de los hijos del fundador de Zalacaín. El restaurante está situado en una calle tranquila muy cerca del Bernabeu e intenta combinar tradición con modernidad. La verdad es que el resultado no me acabó de convencer, pero quizá porque el servicio no estuvo totalmente a la altura y el día era bastante desapacible, pero la calidad de la comida sí estuvo bastante bien.

Como digo el día era bastante lluvioso y tuvimos que quedarnos en la terraza ya que dentro estaba completo. La terraza es por supuesto cubierta y cerrada por sus cuatro lados, pero al tener las puertas abiertas, entraba fresquillo que no se compensaba con el calor de las setas.

La carta es corta, pero me resultó poco amigable, ya que está dividida en Siempre, Lo Nuestro, Iñakis y Del Mundo. La mayoría de entrantes están en Siempre, pero el resto de cosas es un poco mezcla y se diferencian por el estilo, pero no por el contenido. Con lo cual hay carnes en las tres categorías, ensaladas ídem, etc. Tienes que empollarte la carta entera antes de elegir. Lo que está bien de la carta es que tienes medias raciones, con lo que puedes pedir y probar más cosas. Eso sí, las raciones no son muy amplias de modo que las medias raciones a veces daban un poco de pena.

Nosotros empezamos la comida con unas cervezas y un vermú, que nos trajeron con un mini gazpacho de aperitivo. De entrantes pedimos primero unas croquetas mixtas (de jamón y bacalao), que venían con una salsilla muy rica para mojar. Las croquetas estaban genial, pero se me hacían muy chicas. También trajeron con ello pan de cristal con tomate picado y sal. Bastante rico, pero no es algo especial. Pedimos de estos dos raciones porque si no no tocábamos a nada. De vino pedimos dos botellas del vino de la casa, un Dios Ares crianza 2009, un vino resultón a buen precio (12,75€)

Además de esto añadimos a los entrantes unas chistorrillas que vienen acompañadas de un poco de puré de patatas con hierbas y unos pimientos fritos. Muy ricas, pero de nuevo la cantidad por lo que cobran (8€) era escasa.

La estrella de la comida llegó entonces. Pedimos las pochas frescas guisadas, que vienen con verduras y también un toque de panceta y jamón que le dan un toque brutal. Muy muy sabrosas y súper suaves, sin ninguna piel. Lo mejor para estos días de otoño. Lo que eché de menos fue la habilidad del maitre y que en lugar de un plato escaso que trajo para todos al medio, que no trajera un poco más de cantidad y nos sirviera a cada uno unas cucharadas en un platito hondo, como nos hicieron el día anterior con las verdinas en Asgaya.

De plato la verdad es que me costó decidirme, porque tampoco había nada que me llamara en exceso, y al final me decanté por el secreto ibérico con vinagreta de agua, y creo que fue un acierto. Vienen unos cuantos lonchones de buen secreto y un cuenquito de vinagreta tailandesa donde mojarlos. Fiesta de sabores.

Otros platos que pidió mi familia fueron la merluza (rica pero escasita), el tártaro de atún rojo con tuétano (rico pero le faltaba guacamole o algo que ayudara a ligar), el tiradito de pez mantequilla (muy rico pero muy ligero), o la ensalada de judías verdes con ostras fritas y bacon (muy poco recomendable, al final son judías juliana frías y sin gracia, y unas ostras rebozadas que no aportan mucho).

pez mantequilla

El postre, por otro lado fue estupendo al menos y nos quitó un par de decepciones. Probamos la crema de queso con sorbete de mango, un espectáculo de sabor y untuosidad, en copa, y también la tarta tatin con crema inglesa, que estaba igual de buena. Como regalo nos pusieron unos petit fours realmente ricos, tres por cabeza!

En general, como he dicho la comida muy buena pero el servicio mejorable, y he visto maitres más amables. Me sentó un poco mal por último que nos cobraran el 8% de suplemento de terraza un día que hacía frío, estaba lloviendo y habíamos pedido que nos cambiaran al interior pero que estaba lleno. Creo que si vuelvo lo haré en plan de picoteo en su amplia zona de barra ya que para eso quizá sí estén más preparados.

Web: http://www.restauranteio.com/

Precio: 44€

Restaurante Evboca – Los pinchos más cachondos de Madrid

evboca

PORRRR FIN fuimos a conocer Evboca. Ya llevaba unos meses en la lista de pendientes. Pero es que con tanta novedad gastronómica en Madrid, se nos ha resistido. Desde que escuché la entrevista a Carlos Moreno en Placeres Mundanos tenía muchas ganas de conocerlo. Y me entraron aún más cuando víique todas las opiniones de Google Local son casi de 5 sobre 5. O sea muy muy recomendado.

Fuimos Borja, yo y Alex, nuestro compañero infatigable de batallas gastronómicas. La verdad que los alrededores del parque de Berlín no los tenemos muy trabajados y es una zona con un montón de alternativas muy apetecibles. Desde el clásico de La Ancha hasta la casa de comidas LU&CIA. Prometemos centrarnos más por este barrio para completar nuestro mapa.

Pero centrémonos en Evboca que tiene mucho y muy bueno que contar. Indiferentemente de que te guste más o menos la comida, lo que sí que te aseguro es que en este restaurante te lo vas a pasar muy bien. Y es que sus pinchos y raciones podemos calificarnos como “cachondos”. Juega con ingredientes y presentaciones para conseguir unos pinchos que están de muerte. Y siempre con un mensaje muy positivo y en clave de humos. Por ejemplo, los manteles tienen los siguientes “mensajes subliminales”.

DSCF1409
DSCF1406

En esta entrada os contamos los que probamos en nuestra primera visita. Fueron cuatro pinchos y un par de raciones. Pero la verdad que toda la carta tiene una pinta estupenda, es curiosa y la primera vez, cuesta decidirse para pedir.

Comenzamos con un Avarca. Una pequeña ensaimada con sobrasada y queso de Mahón fundido. Sabe tan bien como suena. Es una pequeña delicia que hay que pedir.

Restaurante Evboca - Avarca (ensaimada de sobrasada y queso)
Restaurante Evboca – Avarca (ensaimada de sobrasada y queso)

Continuamos con el Tigretostón, el pincho de la casa. Es original del restaurante Los Zagales de Valladolid, y eue el ganador del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid en 2010. Nosotros no tenemos ni idea, pero la verdad que en este pincho se junta originalidad, innovación y un sabor realmente bueno. O sea que perfecto para un concurso. El Tigretostón es una masa de pan negro con morcilla, piel de tostón (cochinillo asado), cebolla confitada y queso de cabra. Si visitas el restaurante Evboca, no te puedes marchar sin probar su pincho veterano estrella!

Restaurante Evboca - Tigretostón
Restaurante Evboca – Tigretostón
Restaurante Evboca - Tigretostón
Restaurante Evboca – Tigretostón

El siguiente pincho fue uno de los Novatos en su carta, Verano Azul. Una cama de patata con huevo a baja temperatura y chanquetes rebozados. Te lo puedes comer por separado pero… creo que la gracia está en hacer un exquisito amasijo. La mezcla de patata, huevo y chanquete es la leche.

Restaurante Evboca - Verano Azul
Restaurante Evboca – Verano Azul

Otro pincho que probamos fue la Ensalatilla. Vamos lo que viene a ser ensaladilla rusa enlatada con ventresca. Muy buena y original. Pero no tan imprescindible como los pinchos anteriores.

Restaurante Evboca - Ensalatilla con ventresca
Restaurante Evboca – Ensalatilla con ventresca

El siguiente plato fue el arroz meloso con caza y frambuesas. Una pena que no sea plato de carta porque estaba realmente bueno. Sabor exquisito y textura melosa de verdad. Y el toque de las frambuesas deshidratas, además de original, casaba perfectamente. La próxima vez que vaya si tienen algún arroz del día, caerá seguro.

Restaurante Evboca - Plato del día - Arroz meloso con caza y frambuesas
Restaurante Evboca – Plato del día – Arroz meloso con caza y frambuesas

Por último, el steak tartare. Presentado en serrucho con un pan fino perfecto para la degustación. Estaba bueno pero un escalón por debajo del arroz. Juega más en la liga de la ensalatilla.

Restaurante Evboca - Steak tartare
Restaurante Evboca – Steak tartare

Y sin más nos fuimos. No tomamos postre porque nos habíamos prometido tomarnos algo en el Bar Alonso. Y las promesas hay que cumplirlas. Por lo menos las de este tipo.

Conclusión: Un sitio de referencia si te van los pinchos innovadores, originales y sobre todo muy muy ricos. Nosotros hemos ido sólo una vez pero volveremos pronto para seguir probando el resto de la carta. Tigretostón y Verano Azul son de obligado cumplimiento.

Precio: 25€ por persona pero generosos de cervezas y vino.

Ubicación:

Ver Salivando Mapa en un mapa más grande

Gastroplan 5 #SalvaTabernas 3 – Conociendo los mejores bares de Prosperidad y Cruz del Rayo

gastroplan_logo_3

Hola de nuevo a todos,

Aquí venimos con la crónica de la última ruta #SalvaTabernas que organizamos desde Gastroplan con Google Local Madrid. Como siempre, lo pasamos de maravilla. Pero eso es fácil cuando se está en buena compañía y visitando los mejores bares y tabernas de Madrid.

Lo primero que queremos hacer es dar las gracias a Luisete de profundidad.net y a Patricia de Google Local Madrid por las fotazos que nos han pasado para que las utilicemos en la entrada. Son todo un lujo. Chicos, muchísimas gracias de verdad!

Y comenzamos con la ruta #SalvaTabernas. En este caso, el punto de encuentro fue la Plaza de Prosperidad, y desde allí bajamos por la calle Lopez de Hoyos hasta el número 98 donde encontramos la ilustre Casa Emilio. Abierto en la década de 1940. Está perfectamente conservada. Con un montón de detalles antiguos como un dispensador de bicarbonato arcaico, la bomba para dar presión al sel del vermú e infinidad de recuerdos que se nota que han ido formando parte poco a poco del local. Y ante todo, está la figura de Don Emilio. Hijo del fundador y regente actual de la taberna.

Aquí disfrutamos de unas cañas bien tiradas y un vermú con sel de reglamento. De picar, probamos un chorizo de Boñar que era cosa fina. Y como plato estrella, unas raciones de matrimonio. Su boquerón en vinagre con su buena anchoa. En Casa Emilio también podéis disfrutar de una muy buena variedad de conservas.

Casa Emilio - Barra Interior
Casa Emilio – Barra Interior
Casa Emilio - Chorizo de Boñar
Casa Emilio – Chorizo de Boñar
Casa Emilio - Canapé de Matrimonio (boquerón y anchoa)
Casa Emilio – Canapé de Matrimonio (boquerón y anchoa)

Y de Casa Emilio a Joyma (Suero de Quiñones 7) uno de los descubrimientos de la ruta. El bar que Jose y María inaguraron hace casi 30 años es el bar de barrio por definición. María, asturiana, está al mando de la cocina y hace una Tortilla de Patatas que para mi es de las mejores que he probado en Madrid. Y si con la tortilla no te ha convencido, pues espérate al lacón que también es espectacular. Lo compra crudo y ella lo asa y lo deja jugoso a más no poder. Un manjar. Está abierto todo el día y es el refugio de los vecinos y currantes del barrio. Te recomendamos encarecidamente que lo visites. Cerveza siempre fría y tintos de verano con su chispazo de vermú, que fue la sensación de la ruta.

Bar Joyma - Fachada
Bar Joyma – Fachada
Bar Joyma - Tortilla de patatas
Bar Joyma – Tortilla de patatas
Bar Joyma - Lacón casero
Bar Joyma – Lacón casero
Joyma - Tinto de verano con vermú
Joyma – Tinto de verano con vermú – Foto de Patricia
Bar Joyma - Disfrutando de  sus croquetas
Bar Joyma – Disfrutando de sus croquetas
Joyma - Croquetas de jamón
Joyma – Croquetas de jamón – Foto de Patricia

En nuestra tercera parada ya nos adentramos en la calle Gabriel Lobo, perteneciente a Cruz del Rayo. El primer sitio que visitamos en esta calle fue Bienmesabe. Como os podéis imaginar es un sitio de comida andaluza en el que probamos su extraordinario salmorejo y, como no, el bienmesabe. Bienmesabe es un sitio bien montado. La verdad es que se sale bastante de nuestro concepto de taberna, lleva abierto poco más de cuatro años, pero de verdad que merece la pena hacerle una visita. Una buena zona de barra, con mesitas altas al fondo. Además de un salón, aislado de la zona de barra para eventos más formales. El servicio es muy bueno y sobre todo generoso, ya que no pararon de sacar tapas de categoría el tiempo que estuvimos allí.

Bienmesabe - Salmorejo
Bienmesabe – Salmorejo
Bienmesabe - Patatas Alioli
Bienmesabe – Patatas Alioli
Bienmesabe - Bienmesabe
Bienmesabe – Bienmesabe
Bienmesabe - Salmorejo
Bienmesabe – Salmorejo – Foto de Patricia

Y por último, todo un sitiazo como el Bar Alonso. En Salivando, Borja ya escribió este artículo tras su primera visita. Lo recomendaba encarecidamente y podemos dar fe de que no exageraba para nada. El bar Alonso es de esos sitios en los que se disfruta de una buena cerveza, una excelente comida y buena conversación con quien vayas o con cualquiera de los camareros. Buena gente. Muy simpáticos pero sobre todo grandísimos profesionales. Hacen unas bravas, unos callos y unos calamares que son una maravilla.

Bar Alonso - Fachada
Bar Alonso – Fachada
Bar Alonso - Las mejores Bravas de Madrid
Bar Alonso – Las mejores Bravas de Madrid
Bar Alonso - Unos callos de muerte
Bar Alonso – Unos callos de muerte
Bar Alonso - Calamares tiernísimos
Bar Alonso – Calamares tiernísimos
Bar Alonso
Bar Alonso – Foto de Patricia
Bar Alonso - Tapas variadas
Bar Alonso – Tapas variadas – Foto de Patricia

Y por último, una foto que es toda una joya. Las reglas del cañeo en Bar Alonso. Esto es para tatuarselo en el pecho.

Bar Alonso - Reglas del tapeo
Bar Alonso – Reglas del tapeo

Pues esta fue nuestra tercera ruta #SalvaTabernas por Madrid de la mano de los amigos de Google Local Madrid. Como siempre, os recomendamos que les sigáis ya sea en su cuenta de Google Plus o en Twitter. Y es que los eventos públicos que montan son siempre originales, didácticos y muy muy profesionales.

Un abrazo a todos y no dudéis en visitar las tabernas de la ruta que son patrimonio cañí y no podemos perderlas. Y si os gustan, valorarlas en los links que os hemos dejado de Google Local para que ganen relevancia y estén por delante de Sureñas, Montaditos y Gambrinus varios.

Ruta:

Ver Salivando Mapa en un mapa más grande

Restaurante Slow – Comer buenas mollejas en Montecarmelo, SÍ es posible

2013-09-08 13.21.48

Bueno bueno bueno! Pero que alegría me he llevado al visitar el restaurante Slow en el barrio de Montecarmelo. Y es que Slow se desmarca del resto de la oferta en el barrio, con una cocina basada en el producto de mercado preparado al momento y cuidando la presentación.

La verdad es que lo que hemos probado nos ha sorprendido muy gratamente. La carta es muy variada y con un diseño chulo. Las primeras hojas son de tapas y después vienen platos más elaborados. Respecto a las tapas, puedes pedir una degustación de 3, 6, 9 ó 12 tapas o pedirlas de forma indivual. Si es degustación cada tapa sale a unos 3€ y si las pides individuales son más caras pero también traen más cantidad. Nosotros estamos pidiendo un degustación de 3 tapas y uno de sus platos principales para cenar y la verdad es que está bien de cantidad.

Empezamos con un ejemplo de tres tapas. El primero es el pulpo braseado sobre puré de patatas. Realmente bueno. Sabroso y con unos toppings de almendras que quedan genial. Los tallarines de calabacines son otra de las tapas que os recomendamos. Son tiras de calabacín muy bien preparadas y presentadas. Con pesto y piñones en abundancia. Y en el centro, las croquetas. Las puedes pedir de jamón o de boletus. Nosotros pedimos de jamón y la verdad es que están buenas pero si visitáis el restaurante Slow consideramos que hay otros platos que deberías probar antes que las croquetas.

Pulpo braseado, croquetas de jamón y tallarines de calabacín - Slow Montecarmelo
Pulpo braseado, croquetas de jamón y tallarines de calabacín – Slow Montecarmelo

Otra tapa curiosa es el queso frito sobre puré de calabaza y membrillo. Al puré de calabaza le daría un poquito más de intensidad. Pero vamos que el queso frito es el protagonista de esta tapa y la verdad es que lo dejan en su punto.

Queso frito sobre puré de calabaza y membrillo - Restaurante Slow Montecarmelo
Queso frito sobre puré de calabaza y membrillo – Restaurante Slow Montecarmelo

Y una de las mejores sorpresas que nos hemos llevado ha sido el risotto verde. Buenísimo. De espinacas y acompañado de trigueros y una lámina de jamón tostado. Una tapa obligatoria.

Risotto verde - Restaurante Slow Montecarmelo
Risotto verde – Restaurante Slow Montecarmelo

Respecto al servicio, los camareros son muy agradables. Son atentos, rápidos e incluso si les haces alguna coña, tienen respuesta y dan juego. La primera vez que fuimos, el camarero que nos atendió nos dijo que en nuestra próxima visita, teníamos que pedir los calamares verdes fritos. Que eran de sus platos favoritos. Le hicimos caso y, desde entonces, siempre que vamos los pedimos. Calamares rebozados y encebollados. Muy muy buenos. Ésta sí que es de las tapas que tenéis que probar.

Calamares verdes fritos - Restaurante Slow Montecarmelo
Calamares verdes fritos – Restaurante Slow Montecarmelo

Otras tapas que hemos probado son la cazuelita con pisto, huevo y jamón que está muy buena y es generosa en cantidad. Y también otra de morcilla que nos ha convencido menos.

Y pasando a los platos principales, pues comenzamos con un tartar de atún rojo que está estupendo. Fresco y con sabor. Muy bien preparado y con un acompañamiento que le da un toque suave pero sin matar el sabor del atún.

Tartar de atún - Restaurante Slow Montecarmelo
Tartar de atún – Restaurante Slow Montecarmelo

Si te apatece más algo de carne ligera, a veces tienen fuera de carta un carpaccio de ternera muy recomendable. Aderezo potente y bien de queso. Es poca cantidad así que lo podéis tomar casi que como una tapa. No dudéis en pediros algún principal más, como el tataki que viene a continuación.

Carpaccio de ternera - Restaurante Slow Montecarmelo
Carpaccio de ternera – Restaurante Slow Montecarmelo

El tataki de atún es otro de los platos que merecen mucho la pena. El atún que utilizan es bueno y sabroso. Tanto el tartar como el tataki, lo bordan. Si tengo que elegir entre ambos me quedaría con el tataki por ese toque de plancha que lo deja tan bueno.

Tataki de atún - Restaurante Slow Montecarmelo
Tataki de atún – Restaurante Slow Montecarmelo

Para finalizar os presentamos dos platos más contundentes. El primero es la carrillera al vino tinto acompañada de puré de patatas. Soy un amante de la carrillera. Me encanta su textura gelatinosa y su sabor. Y la verdad que la que probamos se perdía un poco en el guiso de vino. Es muy buen plato y por supuesto que está bueno, pero creo que rebajaría un poco el acompañamiento y daría más importancia a la carrillera.

Carrilleras al vino tinto - Restaurante Slow Montecarmelo
Carrilleras al vino tinto – Restaurante Slow Montecarmelo

Y por último, el plato que más nos ha gustado. Las mollejas con boletus y su torrezno. Un platazo que nos ha encantado. Mollejas perfectamente limpias y de sabor definido pero suave. En un guiso con los boletus que hace que sea toda una delicia. No te cansas de alternar entre molleja y boletus. Y además, con un torrezno encima de esos que sabes que lapidan los esfuerzos realizados en dos o tres días de deporte. Pero que una vez que lo pruebas, te das cuenta que merece la pena comérselo si o si.

Mollejas con boletus y torrezno - Restaurante Slow Montecarmelo
Mollejas con boletus y torrezno – Restaurante Slow Montecarmelo

El apartado de los postres lo dejamos pendiente para próximas actualizaciones. Con lo que solemos pedir nos vamos siempre satisfechos. En la siguiente visita intentaremos hacer un “esfuerzo”.

Conclusión: Una alegría. Un sitio que da un pasito adelante y ofrece una comida más elaborada y con mejor producto que la mayoría de los sitios del barrio de Montecarmelo. Resumiendo las recos que os hemos hecho, en una primera visita yendo en pareja pediría: Una degustación de tres tapas (ellos lo llaman quarter) con calamares verdes fritos, pulpo braseado y risotto verde. Y unas mollejas. Si preferís algo más light, me iría a un tataki de atún. Si vais con hambre y pedís el tataki a lo mejor os parece poco. Así que probad alguno de los postres y nos contáis que tal.

Precio: 15€ por persona

Web: http://www.slowmadrid.es

Ubicación:

Gastroplan – Ruta básica de cañas por Ponzano

ponzanoFLYER
Hola de nuevo a todos,

En esta ocasión desde Gastroplan os queremos hacer la crónica de la ruta #SalvaTabernas que hicimos recientemente con Google Plus Local Madrid. Ésta es la segunda ruta que hacemos por tabernas antiguas de Madrid. Visitando sus locales con solera y probando la especialidad de cada casa.

La primera ruta #SalvaTabernas la hicimos por La Cara B de La Latina. Es decir, los alrededores de la calle Toledo y de la calle Calatrava. Nos lo pasamos genial y fue todo un éxito como podéis ver en las crónicas que escribieron Luisete en profundidad.net y Magdalena en Gastronomia y una pizca de algo más. De nuevo, muchísimas gracias a los dos!!

En esta segunda ruta, visitamos los 4 establecimientos que para nosotros son más representativos de la zona de la calle Ponzano, en el madrileño barrio de Chamberí. Estos bares son La Ardosa, El Doble, Fide y Sylkar y clicando sobre cada uno accedéis a su página de Google Plus, dónde tenéis toda la información y las valoraciones de los usuarios. A continuación os contamos lo que tomamos en cada uno de ellos y la historia de los sitios y curiosidades que nos contaron los camareros.

Y antes de nada, queremos dar las gracias a las autoras de las fotos que vamos a utilizar en esta entrada. Son cuatro #SalvaTabernas incondicionales que hacen fotazos de lujo. Son Claudia, Lili, Magdalena y Patricia. Os dejamos sus perfiles de Google Plus para que las sigáis. Muuuchas gracias chicas!!

Primera Parada – Bodega de la Ardosa

Fachada de Bodegas La Ardosa (foto de Paty Criter)
Fachada de Bodegas La Ardosa (foto de Patricia)

Pues comenzamos con todo un clásico que hay que visitar. La Bodega de la Ardosa se encuentra en la calle Santa Engracia 70. Es una de las muchas bodegas La Ardosa que se abrieron desde finales del siglo XIX en Madrid. Actualmente las más conocidas son la de la calle Colón en Malasaña y ésta, pero su gestión es totalmente independiente.

El establecimiento de la calle Santa Engracia, sigue siendo una bodega de las de toda la vida, en las que se vende la bebida a granel y se pueden probar las tapas más castizas como las bravas, la oreja o los zarajos. Acompañan las cañas con la banderilla tradicional y unas buenas patatas fritas.

Interior de La Ardosa
Interior de La Ardosa (foto de Lili)

Además, os recomendamos mucho visitar la web del establecimiento de la calle Colón www.laardosa.com, porque cuentan la historia de esta cadena de bodegas con mucho detalle. Os dejo la introducción para que os animéis a seguir leyendo.

“En 1892, D. Rafael Fernández Bagena creó y fundó la famosa Cadena de Bodegas LA ARDOSA de Madrid. Propietario de la comarca vitivinícola llamada “La Ardosa” y ubicada en tierras de Toledo, D. Rafael decidió comercializar sus vinos en Madrid creando esta popular cadena que llegaría a pasar de la treintena.”

En esta primera parada empezamos probando sus archiconocidas patatas bravas. Muy buena salsa, potente de sabor sin ser picante. Como nos decía Juanjo, otro #SalvaTabernas, La Ardosa de Santa Engracia siempre ha sido el sitio estratégico para tomarse la primera caña con los amigos. Es económico y picas algo para no ir con el estómago vacío.

Patatas Bravas (foto de Patricia)
Patatas Bravas (foto de Patricia)
Bravas en La Ardosa
Bravas en La Ardosa

Es importante destacar que si eres un aficionado al vermú, en esta ruta te recomendamos que lo pides en cada uno de los sitios. Son unos expertos y sirven un vermú de calidad.

Vermú con banderillas (foto de Patricia)
Vermú con banderillas (foto de Patricia)

Segunda Parada El Doble

Desde la calle Santa Engracia, ya nos metemos en la calle Ponzano. Y en el número 17, esquina con José Abascal, encontramos una de las sucursales de El Doble.

Fachada de El Doble (foto de Lili)
Fachada de El Doble (foto de Lili)
Fachada de El Doble (foto de Magda)
Fachada de El Doble (foto de Magdalena). Lo dicen bien claro: Cerveza Tirada con Sistema Antiguo
Porcelana (foto de Lili)
Porcelana (foto de Lili)

Respecto a la historia del establecimiento, en el blog Mis Tabernas Favoritas nos cuentan los siguiente:

“La familia Puerto tenía una marisquería en el barrio del Pilar pero su ilusión era dirigir una taberna clásica y eligieron el barrio de Chamberí. Fundaron su primer establecimiento en la calle Ponzano, 58 en 1987 y el de Ponzano esq. José Abascal en 1990. La fachada es de cerámica de Talavera pintada a mano. El nombre de El Doble se debe al tamaño del vaso, que recomiendan porque la cerveza coge mejor cuerpo.”

En esta cervecería puedes tomar conservas, mariscos, embutidos, encurtidos, canapés y sobre todo… boquerones en vinagre. En nuestra ruta nos decantamos por ellos. De buen calibre y aliñados en su justa medida. Realmente buenos.

Interior de El Doble (foto de Patricia)
Interior de El Doble (foto de Patricia)
Boquerones con vermú
Boquerones con vermú (foto de Patricia)

Tercera parada – FIDE

Fachada de Fide (foto de Claudia)
Fachada de Fide (foto de Claudia)

Y de clásico en clásico, llegamos al FIDE que está en la calle Ponzano esquina Bretón de los Herreros. Este establecimiento tiene una antigüedad de unos 15 años, pero debido a su éxito, se podría decir que es el centro neurálgico de la calle Ponzano. Una marisquería en la que siempre encontrarás marisco fresco y de calidad. Además de embutidos de primera.

Alacena de conservas en Fide (foto de Claudia)
Alacena de conservas en Fide (foto de Claudia)

En nuestra ruta tomamos su espectacular ensaladilla con pulpo y gambas. A mi me encanta. Una ensaladilla nada pesada y de un sabor extraordinario.

Ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE
Ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE

Y para la próxima visita tenemos pendiente probar las sardinas en salazón. Hará 3 ó 4 años ganaron un concurso de tapas con esta sardina por lo que seguro que es una maravilla.

Cuarta parada – Sylkar

Fachada de Sylkar (foto de Claudia)
Fachada de Sylkar (foto de Claudia)

Y para terminar esta ruta de clásicos, fuimos a probar la tortilla de patatas de Sylkar. Es toda una delicia y, para los que nos pirra la tortilla poco cuajada, es una de las mejores de Madrid. Este local se encuentra en la calle Espronceda 17.

En la foto podéis ver un pincho de tortilla en todo su esplendor. La puedes pedir con o sin cebolla. Yo soy de CON cebolla pero que cada uno pida la que más le convenza. En la segunda foto, podéis ver que a veces el pincho viene… “deconstruido”.

Pincho de tortilla de Sylkar (foto de Claudia)
Pincho de tortilla de Sylkar (foto de Claudia)
Pincho de tortilla en Sylkar
Pincho de tortilla en Sylkar

El local es relativamente nuevo y desde que abrió ha sido una referencia en la zona, no sólo por su tortilla sino también por sus callos, su ensaladilla y sus extraordinarias torrijas.

Torrijas increibles de Sylkar (foto de Magdalena)
Torrijas increibles de Sylkar (foto de Magdalena)

Y también es muy destacable su oferta de vinos. Muy variada y de buena relación calidad / precio. Aquí recomendamos pasar del vermut al vino… o directamente a algún combinado.

Y en Sylkar nos despedimos de esta ruta básica por la zona de Ponzano. Desde Gastroplan, ya estamos preparando una ruta más especializada por la zona para los #SalvaTabernas pro.

Por último agradeceros sincerente a todo el grupo #SalvaTabernas el buen rato que pasamos. Aquí os dejamos una foto del equipo en la puerta de Fide. La foto es para enmarcarla!!

#SalvaTabernas Power
#SalvaTabernas Power

Si os queréis animar a próximas rutas que organicen Google Plus Local Madrid sólo tenéis que crearos el usuario en esta red social en este enlace y seguirles clicando en este otro link.

GastroPlan 1 – Cañas por la calle Ponzano

gastroplan_logo_3

Empezamos con el primer GastroPlan por una zona muy castiza de Madrid: La calle Ponzano en el barrio de Chamberí. La ruta que aquí os presentamos es fundamentalmente de cañas, tapas y raciones mezclando establecimientos históricos que todo madrileño debe conocer, con nuevos bares abiertos recientemente. Primero os presentamos cada una de las paradas propuestas y después os resumimos la información en la ficha del GastroPlan. En esta entrada describimos la ruta completa pero también hemos hecho un pdf por si queréis descargároslo. Éste es el enlace: GastroPlan_Ponzano.

Antes de nada… por favor si os decidís a hacer este Gastroplan no dudéis en tuitear vuestras impresiones utilizado el hastag #Gastroplan o hacednos referencia en vuestros tuits con @Gastroplan .Habrá merchandising molón y rutas gratis para los más activos.

Primero un poquito de historia. En este link a wikipedia podéis leer una extensa biografía del barrio de Chamberí.

Primera parada: Bodega de La Ardosa (Santa Engracia 70). Fundada en 1892 es una reliquia que hay que visitar. En su página web http://www.laardosa.com tenéis un montón de información acerca de sus orígenes y los diferentes dueños y familias que la han regentado, así como su oferta actual y especialidades. La fachada de azulejo es realmente bonita. Tenéis raciones variadas pero yo recomiendo probar la ración de bravas (3€) y una copa de vino (1,2€) o ración de bravas y mini de cerveza (5€). El botellín de Águila (1,5€) sale caro.

Bravas en La Ardosa
Bravas en La Ardosa

Segunda parada: Y ya entrando en Ponzano, encontramos el un restaurante con el mismo nombre. El bar – restaurante Ponzano (Ponzano 12) es una casa de comidas espectacular, con una barra en la que puedes degustar guisos y escabeches de lujo. Aquí vais a probar unos callos estupendos para entrar en calor. Con un par de copas de vino o cañas. Lo que prefiráis. Y será difícil que os resistáis a los pinchos que tienen en su barra o, como decíamos, a sus escabeches. Si no conocíais antes este sitio… esperamos que pase a ser una visita fija cada vez que vayáis a la calle Ponzano.

Fachada del restaurante Ponzano
Fachada del restaurante Ponzano

Tercera parada: Siguiendo en la calle Ponzano, el primero es un clásico. El Doble (Ponzano 17-19). Cerveza bien tirada (1,5€ la caña y 2,5€ el doble) y con su tapa. La especialidad son los boquerones en vinagre con unas buenas patatas fritas (9€ entera y 5€ media) y los canapés también están bien buenos (3,3€). El de salmón ahumado, el de sardina ahumada, el de atún en escabeche.

El doble - Media de boquerones en vinagre
El doble – Media de boquerones en vinagre
Canapé de Salmón. El Doble
Canapé de Salmón. El Doble

Cuarta parada: cruzando la calle José Abascal llegamos a la parte de la calle que es propiedad de Alipio Ramos. Tiene varios bares como El Rincón de Alipio o el Vagalume pero recomendamos ir a la Taberna de Alipio Ramos (Ponzano 30), que es la original. Con la consumición os sirven una buena tapa. La atención es muy buena y las raciones están bien de precio. Recomiendo tomarse unos huevos rotos.

Quinta parada: En la siguiente manzana nos encontramos un par de sitios muy buenos. Por un lado está la cervecería marisquería Fide (esquina de Ponzano con Bretón de los Herreros). Todo un lujo. Las cañas bien frías (1,5€ la caña, 2.5€ el doble y 3€ la jarra) y buenos vinos desde 2,4€ la copa. Siempre acompañado de su tapa. Recomendamos acompañarlas con una media ración de ensaladilla rusa con gambas y pulpo (8€) o la ración entera (15€). A 15€ tienes raciones buenísimas de salpicón, berberechos al vapor, cigalas, gambas al ajillo, etc. También tienen buena variedad de conservas, raciones, canapés (3€) y embutidos ibéricos.

Media ración de ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE
Media ración de ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE

Sexta parada: Continuando por Ponzano y a escasos metros del FIDE, llegamos a La máquina de Chamberí (Ponzano 39), un sitio muy bueno. Éste es el sitio nuevo que ha abierto el Grupo La Máquina donde antes estaba Alborán. Está más orientado a cocina de mercado en pequeñas raciones. Tienes tapas, pinchos, mariscos, carnes… una variedad muy extensa. Todo con la garantía en la materia prima del Grupo La Máquina. Muy recomendable el pincho de steak tartare y el de ensaladilla (ambos a 2,9€). La caña cuesta 1,7€ y tienes copas de vino desde 2,5€. Además, en este sitio ya podéis empezar con la primera copa, para bajar tooooodo lo que habéis comido.

Pincho de Steak Tartare en La Máquina de La Moraleja
Pincho de Steak Tartare en La Máquina de Chamberí

Séptima parada: Y una de las mejoras paradas para el final. Bajando por la calle Espronceda se llega a Sylkar (Espronceda 17) uno de los mayores referentes de la zona. Es obligado probar la tortilla de patatas por ser una de las más valoradas de Madrid (pincho a 2,9€). También muy recomendables la ensaladilla y los callos (eso sí 10 € media ración pero bien generosa). Todo bien acompañado de buenos vinos (copa Ribera joven 2,6€). Es importante destacar que cierra sábados noche y domingos.

Pincho de tortilla en Sylkar
Pincho de tortilla en Sylkar

… y si la cosa se anima: Un sitio de copas baratas y buen ambiente es Elcano Tavern (Alonso Cano 57) que queda muy cerca de ambos sitios de la última parada. Gran variedad de ginebras. Poca de vodkas.

A continuación, os presentamos la ficha de la ruta:

ponza

Y por si os interesa, os montamos un pack en plan experiencia gourmet canalla con los vales para que toméis estas delicias en cada uno de los establecimientos. Eso sí, no es necesario que hagáis la ruta en un sólo día ya que los vales los podéis gastar cuando queráis. Os lo montamos todo en un estuche chulísimo que nos han montado nuestros amigos de Krisalyum. Si estáis interesados, rellenad el siguiente formulario y os pasamos un presupuesto y más detalle de su funcionamiento.

Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Portada
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Portada
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Interior 1
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Interior 1
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Interior 2
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Interior 2
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Certificado Krisalyum
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Certificado Krisalyum

Esperamos que os parezca interesante y que nos mandéis vuestras opiniones, alternativas, información… todo lo que consideréis relevante. Os dejamos también el mapa de Google por si os es útil.

Mapa de Google:

Casa Mono – Un comodín en la zona de Argüelles

logo
El otro día fuimos a Casa Mono, un sitio al que le teníamos muchas ganas por la cantidad de veces que lo hemos visto en las listas de novedades en Madrid y porque Carol antes vivía al lado y teníamos curiosidad por ver que habían montado en los bajos de los apartamentos Muralto.

Y la verdad es que nada más entrar ya impresiona. Menuda reforma que le han dado. Han dejado un local realmente impresionante. Techos altísimos, con grandes ventanales que dejan entrar un montón de luz y con un interiorismo muy currado. Además, tienes diferentes zonas dentro del restaurante. Zona de barra, mesas altas para picar algo, mesas bajas para grupos más numerosos y mesas más aisladas con un poco más de intimidad. Y después también está la zona de copas. Y también tiene una zona privada que puedes reservar. Todo esto lo podéis comprobar en la página que hay un montón de información. En resumen, un sitio muy chulo y muy polivalente. Aquí os dejo unas cuantas fotillos que echamos.

Local desde la zona de barra
Local desde la zona de barra

Pared con botellas
Pared con botellas

20121201_155059

Nosotros fuimos a comer y nos sentamos en las mesas altas porque el resto estaba hasta arriba. Empezamos con una ensalada “verde” que viene con atún, vinagreta de tomate, palomitas!! y lo aún más sorprendente bacon crujiente!! O sea que ojo a los vegetarianos que asuman que se pueden comer esta ensalada! Eso sí, estaba bien buena.

Ensalada... VERDE??
Ensalada… VERDE??

Al mismo tiempo, nos tomamos el risotto de sémola con jamón y champiñones portobello. Este si que estaba realmente bueno y fue de los platos que más nos gusto. Sabroso y muy bueno.

Risotto con jamón y portobello
Risotto con jamón y portobello

Y de segundo tomamos la lubina en teppanyaki con verduras crujientes. La verdad es que nos pareció un pelín flojilla porque estaba un poco seca. Yo la serviría con un pelín de soja o alguna salsa.

Lubina al teppanyaki con verduras
Lubina al teppanyaki con verduras

También probamos la carrillera de ternera estofada. También muy buena. Tierna y la salsa del estofado suave y muy buena. Y acompañada con patatas gajos que tampoco estaban nada mal.

Carrillera de ternera. Muy muy buena
Carrillera de ternera. Muy muy buena

Y con las necesidades cubiertas nos fuimos a dar una vuelta. Eso sí, serían las 17:00 de la tarde y la gente seguía entrando al local a picar algo. Creo que tienen la cocina abierta durante todo el día.

Conclusión, un sitio que hay que conocer por el pedazo de local que han montado. La oferta es muy variada y la comida está muy buena y la relación calidad precio es muy positiva. Además, el servicio es bastante bueno. Correctos y espabilados.

Recomendable para ir con amigos porque vas a empezar tomando cañas, después vas a comer cosas ricas y variadas y vas a acabar tomando copas seguro. El sitio les va a impresionar y con eso ya tienes muchos puntos ganados.