Alduccio, déjate seducir por un italiano con historia

Hace una semanillas volví con mi padre y mis hermanos al restaurante italiano Alduccio, que es uno de los mayores referentes en cocina italiana de Madrid, tanto por su calidad como por su solera, ya que lleva varias décadas frente al Bernabeu, con su estupenda terraza de verano y su interior un poco recargado de fotos con todos los famosos que han pasado por allí durante estos años. Su carta, además, no atiende a modas pasajeras y lleva ofreciendo la misma calidad desde siempre. Tiene además una sección de recomendaciones del chef que sí va cambiando de vez en cuando, con lo que sí encontraréis cierta variación que también es buena.

alduccio_pxl_9ce3d416394a5c9a29756027ff8cb37a
foto de 11870

El servicio es magnífico, con camareros expertos y mesas cómodas con manteles y servilletas de tela. Es un poco más caro que el italiano medio, pero se entiende porque ofrecen calidad. Empezamos con unas cervezas y unas aceitunas y parmesano en lascas como aperitivo. Cómo me gusta ese queso! Tras eso pedimos un Viña Salceda de 2008 para acompañar la comida, y cayeron dos botellas.

Salón (foto 11870)
Salón (foto 11870)

Como primeros pedimos dos pizzas para compartir. Como podéis ver la masa no es de las más finas, pero está estupenda, muy crujiente y sabrosa.

Pizza
Pizza capricciosa

La segunda pizza fue una calzone,  muy sencilla, solo con huevo y jamón de york, pero a la vez mi calzone favorita de Madrid, súper suave.

Pizza calzone
Pizza calzone

De segundo mi hermano pidió unos tortelloni rellenos de calabaza, estupendos y la pasta de la mejor calidad. Mi padre también pidió pasta, unos fetuccine Alduccio, con mantequilla, crema y parmesano. Tan simples como exquisitos.

Tortelloni rellenos
Tortelloni rellenos

Yo ese día quería probar algo nuevo, y me pedí el ossobucco, que me pareció espectacular. Uno de los mejores aciertos de los últimos tiempos. El ossobucco (hueso hueco) es un corte transversal del jarrete de ternera, asado hasta que la carne se queda tiernísima. Cubierto de salsa de tomate, una delicia.

Osobucco
Ossobucco

Mi hermana probó la lasagna napolitana, con salsa de carne, bechamel y mucho parmesano. Estaba muy rica, pero no me parece el fuerte del sitio.

Lasagna
Lasagna

Al llegar al postre estábamos llenísimos, así que nos conformamos con compartir una panna cotta cubierta de chocolate y tras eso un gintonic rico. La panna cotta me gustó mucho, pero no está tan buena como el tiramisú que tienen.

Pana cotta
Panna cotta

En resumen, si buscas un sitio nuevo y fashion, el Alduccio no es para ti, pero si buscas la mejor cocina italiana tradicional y buen servicio, no puedes pasar sin cenar una noche en Alduccio, sobre todo en su terraza cuando hace bueno.

Precio: 38€

Menú de domingo 1 – Guacamole, alboronía, mini lasaña de berenjenas y ossobuco estofado

Después de un fin de semana bastante movido el domingo por la mañana no había mucha mejor opción que encerrarse en la cocina para preparar algo bueno.

Empezamos con un poco de guacamole que acompañamos con nabo recién rallado. Muy buen aperitivo, y muy sano, para abrir boca con una cervecita. La receta del guacamole la tradicional pero sin cítricos por mandato de mi mujer. Aguacate maduro triturado y mezclado después con cebolleta, tomate picado, cilantro. Un poquito de un buen aceite y una pizca de sal. El nabo rallado y con un poquito de soja y wasabi para acompañar. Esto lo emplatamos en una misma placa de pizarra con un timbal.

Después continuamos con una alboronía con huevo frito. Ya más contundente y para empezar a entrar en calor. La receta la cogí de esta web pero añadí comino que le va genial. Brevemente, os traslado la receta. Este plato es sencillo, sano y muy saboroso.

Para la alboronía necesitamos dos berenjenas, un calabacín, ajo, cebolla, 3 tomates, pimentón, vinagre y comino.
Se comienza poniendo la berenjena pelada y partida a hervir durante 15 minutos. Al mismo tiempo se doran el ajo, la cebolla y el calabacín en la cazuela en la que vamos a hacer nuestra alboronía. Cuando estén dorados añadimos el pimentón y un chorrito de vinagre de vino blanco. Dejamos que se haga un poco más, mientras vamos pelando los tomates y quitándoles las semillas. Se añade el tomate picado, se mezcla todo bien y a continuación se añade la berenjena y se deja cocer 10 minutos a fuego medio. Por último se añade el comino y se sal-pimienta al gusto. Un huevito frito por encima y unas hojas de rúcula recién cortada de la maceta.

Alboronía con huevo

Después, continuamos con una lasaña de berenjenas y calabacín siguiendo la receta de El Aderezo. La receta está explicada genial y como podéis ver es perfecta para hacer lasañas pequeñas y son un muy buen entrante caliente. Nosotros, añadimos también unas espinacas al sofrito.
Y por último el ossobuco. Buenísimo. Carne gelatinosa y muy rica. Y siempre con el premio del tuétano. Los preparamos al horno fácil fácil siguiendo la receta del libro de La Comida en la Familia de Adrià.
Ingredientes: dos ossobucos de ternera, 5 zanahorias, 34 dientes de ajo, 1 cebolla y 4 cucharadas de salsa de tomate. Harina, sal, pimienta, nuez moscada, perejil y cebollino.
Preparación:
En la misma fuente que vayamos a utilizar para el sofrito, echamos aceite, enharinamos los ossobucos y los pasamos bien hasta que queden dorados. En el mismo aceite echamos las zanahorias en rodajas finas. Dejamos un par de minutos y añadimos la cebolla picada y los dientes de ajo pelados y enteros. Dejamos que se rehogue todo tranquilamente. Pasados 10 minutos añadimos la salsa de tomate y dejamos otros 5 minutos removiendo para que todo se mezcle bien. Probamos y rectificamos con azucar si el tomate está muy ácido.
En una fuente para horno, ponemos en el fondo los ossubucos y vertemos el sofrito por encima. Echamos un dedo de agua en la fuente con un chorrito de vino oloroso, tapamos con papel de aluminio y lo metemos al horno a 200ºC durante 1 hora y media.
Pasado ese tiempo, quitamos el papel de aluminio, y echamos el perejil y cebollino picado. Dejamos otros 10 minutos.
Os mando la foto del resultado. Muy muy bueno y es perfecto para el tupper semanal.

Ossobuco estofado

Ahí os dejo otra opción buena para pasar una buena mañana en la cocina y disfrutarlo en la mesa.