El Brote, amor por las setas

La semana pasada, aprovechando una comida periódica que organizamos un grupo de amigos, salió como propuesta El Brote, de la calle Chile. Es un sitio relativamente reciente y que rápidamente se ha hecho con un pequeño sitio en Madrid, e incluso con la mención de honor a mejor restaurante de comida tradicional de Madrid de los premios Metrópoli 2012.

El Brote
Portada (foto de G+)

El brote es un sitio especializado en setas. Es una cosa que hay que saber cuando vas porque realmente no vas a comer otra cosa. Dado que las setas son un alimento de temporada, no hay carta fija y van teniendo unas u otras setas en función de las setas que tengan. Hay setas todo el año, traídas de todas partes de la península, pero cada mes suele cambiar la oferta, por lo que depende de cuándo vayas a El Brote probarás unas cosas u otras. Lo que está claro es que tienen una pasión tremenda y muy atractiva. Al sentarte el encargado te lee la comanda que tiene apuntada en un papel, y te recomienda lo mejor del día, que suele ser todo. Nosotros elegimos unas ensaladas seguidas de varios platos de setas y una carne para terminar.

Carpaccio de champiñones
Carpaccio de champiñones

En la barra, esperando a la gente tomamos unas copas de Viñas del Vero Gewürztraminer, que es un vino blanco que conocí hace poco en su propia bodega y no me canso de pedir. Realmente bueno, sobre todo si te gusta el sabor un poco afrutado. Con la comida, nos recomendaron el vino de la casa, un crianza Torrederos 2009 estupendo (16€). De aperitivo el carpaccio de champiñones con un poco de aceite y un parmesano buenísimo.

Tras eso, empezamos con lo sano. Tomate del mejor que puedas probar y unas pamplinas, que son unos berros chiquititos un poco crujientes y tremendamente sabrosos. Solo los había probado en otro sitio y me flipan.

Tomates y pamplinas
Tomates y pamplinas

Después llegaron las flores de calabacín (4,5/ud) rellenas de rebozuelo. Un auténtico manjar acompañado de los propios pistilos de la flor, una compota y frutos.

Flore de calabacín rellena de
Flores de calabacín rellenas de rebozuelo

Luego las alcachofas rellenas de boletus (3,5€/ud). Otro plato tremendamente rico lleno de sabor y que enlaza genial con la alcachofa, entre dulce y amargo. Tendríamos que haber pedido al menos un par por cabeza.

Alcachofas rellenas de
Alcachofas rellenas de boletus

Entrando ya  en la materia auténtica, llegó el marzuelo al pedro ximénez, salteado con espárragos verdes y otras verduras, y con un langostino estupendo que remata el plato. Esto fue la bomba. El marzuelo me pareció de levantarte el sombrero.

Solomillo con rebozuelo
Marzuelos al PX

Para no quedarnos con hambre pedimos unos solomillitos, que decidieron ponernos con un rebozuelos exquisitos. La carne muy bien hecha y tiernísima. En esta casa lo importante es el producto. El mejor.

Solomillo con rebozuelo
Solomillo con rebozuelo

Para finalizar la comida pedimos un par de postres para compartir, pero siento decir que no nos parecieron a la altura. Era un helado de trufa (la seta) y una mousse de rebozuelos (2,2 y 3€). que tenían el sabor realmente conseguidos pero no nos pareció que supiera bueno para un postre. Es quizá rizar el rizo.

Postres de trufas y boletus
Postres de trufas y rebozuelo

En resumen, salimos muy contentos, con dos pequeños peros. El primero los postres, que no están a la altura del resto de carta. El segundo fue el precio de las ensaladas (24€en total). Si bien, como habéis visto, los precios de los platos no están mal, son ajustados, 12€ por un plato de tomate nos pareció excesivo. Lo demás estupendo: la comida, la experiencia, el servicio, el local muy agradable, sencillo. Espero volver para probar nuevos platos.

Precio: 35€

Casa Ananías – El valor de la experiencia y del servicio

descarga (1)

Casa Ananías es uno de mis restaurantes preferidos en Madrid. La primera vez que fui, fue hace unos 7 u 8 años y desde entonces no he dejado de visitarlo con la frecuencia que he podido. Es una casa tradicional de comidas en la que la carta te la sabes casi de memoria, más las especialidades según la temporada de mercado. Mantel y servilleta de tela.

Antes que nada hay destacar el servicio de este restaurante. Larga experiencia y gran profesionalidad. En el tiempo que llevo visitando este restaurante juraría que los camareros son los mismos. Eso es muy buena señal. Al igual que los camareros, la verdad es que hay algunos clientes que también son fijos. Y siempre que vas te los encuentras. Otra buena señal.

La decoración es muy castiza con dos salones diferenciados. Uno a la entrada con mesas de marmol y azulejo azul y otro salón al fondo más grande. El salón de entrada está cargado de motivos taurinos que le dan un aire muy cañí. Sí te gusta la tauromaquia, te recomiendo que te tomes tu tiempo viendo fotos porque lo vas a disfrutar.

Fachada de Casa Ananías
Fachada de Casa Ananías
Sala de Ananias
Sala de Ananias

Pasando a la carta, yo lo que os recomiendo es que os dejéis aconsejar por Antonio, que seguramente será el que os tome nota. Si vamos con la familia o con amigos, solemos pedir dos o tres entrantes a compartir y un principal por persona.

Uno de los entrantes que más pedimos son las alcachofas con jamón. Muy buenas y un entrante bien sano.

Alcachofas con jamón
Alcachofas con jamón

Si hay setas, os recomiendo que probéis la que más os gusten. El otro día pedimos unos níscalos muy buenos y unas llanegas con una salsa de tomate y piñones espectaculares.

Excelentes níscalos
Excelentes níscalos

Llanegas con salsa de tomate y piñones
Llanegas con salsa de tomate y piñones

También son muy recomendables los guisos de la casa que alguna vez hemos pedido de entrantes. Un guiso realmente bueno es el de garbanzos con langostinos. Sabroso y reconfortante.

Garbanzos con langostinos. Plato empezado.
Garbanzos con langostinos. Plato empezado.

Otros entrantes que nos han gustado mucho son las setas rebozadas, los huevos rotos con picadillo y también los callos! Si vas con frío, pídete una sopa de cocido que te va a arreglar el cuerpo.

Y pasando a los principales, si te gusta el rabo de toro o las carrilleras estofadas no dudes en pedirlas. El cordero asado también está muy bueno. Aquí os dejo una foto de la paletilla que me comí el otro día. La traen de Burgos y está realmente bueno.

Paletilla de cordero asada.
Paletilla de cordero asada.

Y si quieres carne pues siempre tienes el entrecotte, como el de la siguiente foto. Pero a mi me parece que el rabo de toro o novillo merece más la pena.

Entrecotte
Entrecotte

Y por otro lado, tienes los pescados. La merluza, al horno o a la gallega, el bacalao con tomate o, cuando hay, la ventresca. Muy buena. También tenéis los chipirones en su tinta tradicionales, rodaballo y un rape frío alangostado.

Merluza al horno
Merluza al horno

Y si eres goloso déjate un hueco para los postres. La mousse de yogur con frambuesas y la crema catalana están muy buenas. Y la milhoja de crema, la tarta de queso y si eres valiente, el ponche segoviano. Éste último es uno de mis favoritos.

Conclusión, una casa de comidas de toda la vida en la que encontrarás muy buena materia prima, preparaciones tradicionales, y un servicio muy profesional que te va ayudar a que lo disfrutes de verdad. La relación calida precio me parece muy buena. Eso sí, si buscas cocina sofisticada… huye.

Recomendado, muy bueno para ir con la familia o con amigos. O con tu pareja el día que queráis comer como en casa. También tienen menú del día a unos 13 euros que me parece una genial oportunidad para conocer este restaurante.

Web: http://www.casa-ananias.com/website/global/g_inicio.html
Precio: 35-40€

Noviembre 2010- Restaurante Ananias – Un lujo de producto y de servicio

El restaurante Ananias es un sitio un restaurante tradicional, lleva allí desde 1939, con una gran variedad de platos de temporada y donde siempre sales satisfecho. Además, el servicio es muy atento y entre tanto plato apetitoso lo mejor es dejarse aconsejar por ellos. En el link de google podéis ver la localización y como todas las opiniones son muy buenas.

Platos: de entrantes los que más nos gustan son los huevos estrellados y las alcachofas y setas en temporada. Respecto a los segundos, para nuestro gusto lo mejor son los pescados y los guisos. A Carol le encanta la ventresca de bonito y el rodaballo a la gallega y yo creo que en ese sitio he comido uno de los mejores callos con garbanzos y las fabes tb están muy buenas. De postre, lo que más solemos pedir es la mouse de yogur y la crema catalana.

Ambiente: como os decía antes es un sitio clásico, de ambiente taurino, donde la mayoría son matrimonios mayores y familias del barrio. Está genial para ir con la familia o algún día a cenar el plan tranquilo.

Precio: pues con lo estándar de 2 entrantes, 2 segundos, cervezas, vinos y postres puedes rondar los 35 – 40€ por cabeza.

Os dejo impresa la factura de una visita reciente que hicimos con Alon, Bugui, Carol, Paco, Tania y… Jaime de 3 meses ya.
Factura_Ananias_Artistas_ICAI