El Taller de la Hamburguesa, carne picada de lujo

Este miércoles fui con unos amigos a cenar al Taller de la Hamburguesa, con ganas de probarlo desde hace tiempo y más desde el otro día que vi una foto impresionante en un articulo.

Está en la ampliación de la plaza de la Moraleja, un enclave estupendo lleno de restaurantes modernos de mucha calidad. Tiene además una terraza junto a la fuente, muy agradable para cenar en verano, aunque justo ese día hizo hasta fresquillo.

La carta es muy informal, tipo burger, impresa en el propio salvamanteles de papel. Otro toque demasiado informal para mi gusto es la vajilla y vasos de IKEA. No me pareció que le pegase demasiado, puesto que su oferta es de buena materia prima y platos de calidad, dentro del tipo de comida elegida, claro.

Me llamó la atención que además de las hamburguesas, entrantes, sides y ensaladas tenían algunos platos de parrilla con no mala pinta.

De beber elegimos unas cervezas Brabante y coca colas (33cl). Incluso esto tiene un toque cuidado.

Como entrantes prometía mucho el guacamole, que viene con sus nachos para mojar, pero debido a los gustos especiales de uno de nosotros nos decantamos al final por fingers de pollo y un tuétano a la parrilla.

Los fingers vienen cuatro por 7€, de un tamaño doble a lo acostumbrado. El pollo jugoso, bien empanado y frito y con una salsa muy buena de curry y mango, aunque no descartamos que fuera de bote. Lo único malo fue que de las cuatro porciones una era injustificadamente pequeña, como un 40% de las otras. Maricón el último.

A la vez llegó el tuétano, dos mitades del hueso abiertas y muchas tostaditas pequeñas con una gota de aceite sobre las que untarlo. Estaba bueno, crudito, aunque a mí me supo un poco mucho a grasa para mi gusto delicado.

Como plato principal pedimos por supuesto Hamburguesa, con mayúsculas. En la carta puedes elegir hamburgesas de tres carnes diferentes (buey, ternera, o wagyu de León) cada una con sus propias variedades, y luego entre tres tamaños (100, 200 o 300 gramos). Todos nosotros pedimos buey (el wagyu cuesta casi el doble) de 300g, que rondan los 14-15€.

Yo pedí la del Taller y la Montañesa, compartiendo con un amigo para catar ambas.

Ese momento en que te ponen la pedazo de hamburguesa delante es una gozada. Impresiona, de verdad. No sé esta gente cómo mide la carne, pero por tamaño se parece más a la monstruosidad de la 500g de La Vaca Picada que a la de 250g. Una hamburguesa brutal y elegante al mismo tiempo. Para señores.

La del Taller estaba estupenda, con un saborcillo peculiar del alioli de romero, y el remate de los quesos brie y gouda con cebolla confitada y bacon. La Montañesa viene abierta y es prácticamente imposible comerla con las manos porque no se puede cerrar. También me encantó por el queso raclette y el pepinillo, acompañados por tomate fresco y los hongos confitados, aunque estos podrían darle más sabor.

Me quedé con las ganas de probar la hamburguesa de steak tartare y la de wagyu. De postre no pedimos nada porque ya íbamo servidos, pero tenían lo típico de restaurante americano (brownie, cheesecake, etc). Me llamó la atención el batido XXL, aunque se pasan con el precio (7,5€).

Web: http://www.tallerdelahamburguesa.com/

Precio: 21€, sin postre


2 thoughts on “El Taller de la Hamburguesa, carne picada de lujo

  1. Tengo curiosidad por saber qué os cobraron por el tuétano… sí, sí, eso que se comían mis abuelas en la guerra y la posguerra a falta de la carne que recubría el hueso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s