Huerta de Carabaña – Jorge Juan

Más que encantados hemos salido de nuestra primera visita a Huerta de Carabaña. Un restaurante de la siempre animada calle Jorge Juan en el que de primeras te vas a encontrar dos ambientes de aspecto muy diferente, pero que basan su cocina en una materia prima excelente.

Un restaurante de alta categoría, con platos sofisticados y un salón realmente elegante. A la que se accede por Lagasca 32. Y una zona más informal con una carta más corta y con raciones y platos más sencillos. A la que se accede por Jorge Juan 18. Nosotros fuimos a la parte más informal y disfrutamos de lo lindo. Con un servicio muy atento y realmente amables.

Aperitivos de la casa

Éramos 6 y comenzamos con un par de aperitivos de parte de la casa. Una crema de chirivia, dulce y sabrosa, y una croqueta suave que era una delicia.

Entrantes variados

Después pasamos a una ensaladilla rusa buena buena de verdad. De esas que te comías un par de raciones de una sentada. También pedimos hummus. Un gran acierto. Un plato muy bien presentado, sabrosísimo y con un toque diferente que merece mucho la pena. Y también al centro, unas alcachofas fritas. Buenas, pero no imprescindibles.

Huerta de Carabaña - Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña – Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña - Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña – Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña - Hummus
Huerta de Carabaña – Hummus

Carta Cava de vinos

Tras unas primeras cervezas de aperitivo, pasamos a los vinos. En Huerta de Carabaña no tienen carta de vinos. Son mucho más cucos y lo que hacen es que te “encierran” en su estupenda cava de vinos para que elijas. Esto es muy muy goloso. Como podéis ver, cada botella lleva su precio con tiza. Nosotros nos decantamos por un par de botellas de ese estupendo Pintia 2011 que tenéis en la foto. Muy destacable el precio de los vinos. El Pintia que veis a 38€ en su restaurante en Uvinum, por ejemplo, está a 30,5€ más gastos de envío. No hace falta que es un vinazo que está para llorar de bueno. Así sí que se puede tomar vino de calidad. Olé por Huerta de Carabaña.

Huerta Carabaña - Cava de vinos
Huerta Carabaña – Cava de vinos

Momento Carabinero

Lo que os traemos a continuación fue la triunfada de la noche. Mi amigo Paco dijo que quería carabineros y el resto nos “sacrificamos” por darle el capricho. El primer detalle es que en carta la ración era por unidad, y nos sirvieron dos por persona. Sin cambiar el precio. Decían que esta vez no eran tan grandes como otras veces. Vale que no eran carabineros tamaño torpedo, pero estaban de fábula y por 12 € la ración merece muchísimo la pena.

Huerta de Carabaña - Carabineros 1
Huerta de Carabaña – Carabineros 1

Mar y montaña

Todos los platos los pedimos a compartir, menos los carabineros. La verdad que por el tamaño de las raciones y lo bueno que está todo, es muy buena opción. El siguiente plato fue un mero de órdago. Excelente materia prima, tratada con mimo y bien presentada. El mero estaba simplemente extraordinario.

Huerta de Carabaña - Mero a la plancha
Huerta de Carabaña – Mero a la plancha

Por último, la mayor delicia del mundo mundial. Sus callos con pata y morro. Como nos gustan! Si no fuese por los callos, estoy seguro que habría muchos más veganos en este mundo.

Un guisazo suave, sabroso, con unos callos tiernos y el compango justo. Y con un poco de cebollino por encima. Que a todo le queda bien. Toda una obra de arte que no podéis dejar de probar.

Huerta de Carabaña - Callos, pata y morro
Huerta de Carabaña – Callos, pata y morro

 

Postres y copas

Pedimos dos postres a compartir. Arroz con leche y pannacota de melocotón. Muy original la presentación del arroz con leche. Y estupendo sabor. La panacotta estaba estupenda. Fresca y con una textura deliciosa.

Huerta de Carabaña - Arroz con leche
Huerta de Carabaña – Arroz con leche
Huerta de carabaña - Pannacota
Huerta de carabaña – Pannacota

Acabamos con un par de copas de las buenas. Buena selección de whiskeys. Probamos el Knockando 12 años y nos convenció. Para mi gusto, más barato y mejor que el Black Label.

Huerta de Carabaña - Whiskazo
Huerta de Carabaña – Whiskazo

Conclusión: Por menos de 45 € por persona, nos dimos el homenaje que os he contado. Me parece una relación calidad precio excelente. Y más por la ubicación del local. Nos verán en breve de nuevo por su restaurante seguro.

Lucio, ese sitio de calidad eterna

lucio

Bienvenidos a uno de los restaurantes al que tengo más cariño: Casa Lucio. No solo porque es un sitio acogedor y agradable, en el que te hacen sentir como en casa, sino porque llevo yendo con mis familia y también con amigos desde que tengo uso de razón. A pesar de haber estado decenas de veces todavía no me había lanzado a escribir sobre él, pero aprovechando una cena la semana pasada, esto queda solucionado.

Lucio lleva abierto ya casi 40 años, siempre bajo la atenta dirección de su dueño Lucio Blázquez, que además de ser una magnífica persona es un trabajador nato y para mí forma parte de la historia de la gastronomía madrileña. Lucio, con sus 80 años ya, sigue regentando su restaurante, donde le puedes ver todos los días saludando a los clientes, dirigiendo el servicio e incluso ayudando a servir o recoger las mesas. Lucio lleva en este restaurante desde que tenía 12 años, cuando era el Mesón del Segoviano, donde trabajaba para su dueña, y a quien le compró el restaurante varios años después para continuar el negocio.

amigosdelucio
Fotos de la web

Lucio, además de por su comida, es famoso por la gente que lo visita, siempre de lo más variopinta. Es extraño que cuando vas no veas a algún famoso o persona importante. El otro día estaba la entrada llena de policía y seguridad, porque estaba comiendo allí el Presidente de Austria en una mesa grande, y también vimos a algún famosete de la tele.

Lucio tiene una carta que yo creo que no ha cambiado casi nada en toda su historia. Es cocina tradicional, con la calidad y el esmero llevados al extremo. Siempre es buena costumbre empezar la comida con una cervecita bien tirada en la barra, donde te pondrán un platillo de boquerones tremendos, acompañados de aceituna. Me vuelven loco.

Luego ya en la mesa pedimos unos entrantes y un plato para cada uno. De primero una ensalada de la casa, bien hermosa y bien aliñada. En Lucio es bueno hasta el pan, en forma de rosca, de toda la vida.

Ensalada
Ensalada

El segundo entrante son los obligatorios huevos rotos de Lucio, que no sé si inventó él, pero está claro que los perfeccionó y no conozco ningún sitio que los haga tan bien como él, en su perfecto punto, con la patatita blandita y rebosando yema. Otras sugerencias para empezar son las verduras, el mejor jamón ibérico, los callos, o (cuando las hay) las mejores angulas.

Huevos rotos
Huevos rotos

De vino pedimos siempre el tinto de la casa, que es un Rioja Marqués de Cáceres 2009 embotellado para Casa Lucio. Yo de segundo normalmente no innovo mucho: me muevo entre tres platos, que son para mí las tres estrellas de la casa después de los huevos, y que poca gente en Madrid o España puede igualar: el steak tartare, el filete especial y la merluza a la romana.

Mi hermana en este caso pidió el Filete Tártaro, que ya sabes que no falla. Perfectamente cortado a cuchillo y aliñado. Antiguamente lo traía el propio Lucio a la mesa y te lo aliñaba delante tuya a tu gusto. Hoy en día te lo traen preparado desde cocina, aunque si lo pides seguramente te lo pueden aliñar en la mesa igualmente, aunque no por el maestro.

Filete Tártaro
Filete Tártaro

Mi hermano esta vez se aventuró y pidió rabo de toro, y la verdad es que no acertó. Creo que es la primera cosa que pruebo que Lucio no borda, y eso es raro. Aunque no estaba malo, el sabor, con pimentón, recordaba más a ragú que al típico rabo de toro.

Rabo de Toro
Rabo de Toro

Mi padre y yo pedimos el filete especial, un filete de entrecot sobre una cama de patatas, que está para quitarse el sombrero. Con un grosor perfecto para que esté jugosa la carne, pero no poco hecha, y un sabor impresionante, es una gozada. Eso sí, al ser lomo alto es siempre un poco más dura la carne que por ejemplo un solomillo, pero eso depende de gustos. El solomillo por supuesto también lo bordan aquí.

Filete Especial
Filete Especial

Apreciad en esta foto el color de la carne, que no estaba cruda.

Filete Especial
Filete Especial

De postre la gran estrella de la casa es el arroz con leche, y a mí también me vuelven loco sus natillas. El día de la cena probamos también el pan perdido, un pudin de torrijas muy muy rico y que acaban de introducir en la carta. Y por último para rematar, un plato de picotas. En Lucio tienen también de la mejor fruta, y siempre unas picotas enormes que da gusto comerlas. Eso sí, las cobran caritas, ojo.

Pan perdido
Pan perdido

Tras la comida cayó la copita de la casa, que es imprescindible para hacer bien la digestión. En conclusión: si queréis conocer una verdadera taberna ilustrada, con producto de la mejor calidad y el mejor servicio, formado por camareros que llevan toda su vida en el sector, pero siempre llenos de ganas de agradar, no dejéis de acudir a Lucio, que os acogerá con los brazos abiertos. Recomendación: si es posible, que os den mesa en los salones de abajo. Y reservad, porque no hay día que Lucio no llene!

Lucio tiene otros tres restaurantes: El Landó y el Viejo Madrid, donde podéis disfrutar casi de la misma carta y servicio, y la Taberna los Huevos de Lucio, de la misma calidad pero algo más informal.

Precio: 48€

Web: casalucio.es

Ficha Google+

<br /><small>Ver <a href=”https://www.google.es/maps/ms?msa=0&amp;msid=209612217098806631390.0004c1435dff316b0d193&amp;hl=es&amp;ie=UTF8&amp;t=m&amp;ll=40.412883,-3.709114&amp;spn=0.001961,0.003433&amp;z=18&amp;iwloc=0004de4dd42199ed0861a&amp;source=embed&#8221; style=”color:#0000FF;text-align:left”>Salivando Mapa</a> en un mapa más grande</small>

 

 

Restaurante Arce – Iñaki Camba es el genio de la lámpara

restaurante_arce

El restaurante Arce es uno de esos sitios que si no has visitado, te lo tienes que apuntar en tu lista de sitios a conocer y darle prioridad máxima. Un restaurante en el que al sentarte a comer, te vas a sentir como debió hacerlo Aladino al frotar la lámpara. Y es que cuando estés tomándote el aparitivo, va a aparecer Iñaki Camba, el genio de la lámpara, para concederte los deseos gastronómicos que te plazcan.

Iñaki Camba te recibe en la puerta del local vestido de faena y te lleva a tu mesa. Más tarde se pasará y empezará con su primera pregunta para confeccionarte el menú a medida. “¿Venimos con gana, apetito o hambre?”. El objetivo, como es lógico, es medir la longitud del menú. Además en sus preguntas imprime una pausa sosegadora que te va tranquilizando, después del estrés que supone aparcar por la zona. La siguiente pregunta ya va orientada a elegir el plato principal. A base de preguntas sobre la materia, la guarnición y la preparación confeccionas el plato que te vas a tomar. Y del principal a los entrantes, y de los entrantes a los aperitivos. Pero por mucho que os cuente, es imposible reproducir este proceso de elaboración del menú y si no lo conocéis… pues como os decía, lo tenéis que poner en los primeros puestos de vuestra lista de deberes culinarios.

Antes de nada os dejo unas fotos de la fachada del local, que si vas por Augusto Figueroa te lo puedes pasar por alto. Y de la sala, que tiene diferentes alturas, decoración clásica y la verdad es que es muy agradable.

Fachada (foto de minube.com)
Fachada (foto de minube.com)

Sala (foto de restaurantearce.com)
Sala (foto de restaurantearce.com)

Pasando a lo que tomamos de menú, empezamos con unos ahumados caseros de mar y monte. Podéis diferenciar el salmón, el pulpo, el bacalao y también el carpaccio de carnes. Todo con un aceite excepcional. Un entrante fresco y ligero para empezar a salivar.

Ahumados caseros de Mar y Monte
Ahumados caseros de Mar y Monte

De ahí, a la gamba roja espalmada sobre corugas. Bueno espalmada, esparracada o esparruchada, como queráis decirlo. La cuestión es que la gamba roja está aplastada y la hacen estilo tortillita de camarones. Está realmente buena y con las corugas es un aperitivo excepcional.
2013-04-13 15.55.13

Tortillita de gamba roja espalmada con corugas
Tortillita de gamba roja espalmada con corugas

El siguiente entrante también fue fabuloso, la ensalada de habitas con carne de cangrejo. También con alguna coruga que se había escapado del plato anterior. Las habas tiernas y sabrosas, y la carne de cangrejo que le da un toque diferente pero sin quitar sabor ni relevancia a las habas. El aliño llevaba un toque cítrico suave que contrastaba genial con el resto.

Habas tiernas con carne de cangrejo
Habas tiernas con carne de cangrejo

Y el siguiente entrante, lo pedimos por separado. Por un lado unos perrechicos realmente deliciosos. De pequeño tamaño pero sabrosos. Y por otro lado uno de los platos que más me gustaron, el arroz con caracoles. Un arroz de sabor excelente, potenciado por los caracoles. Nos encantó y seguramente lo vuelva a pedir en mi próxima visita.

Perrechicos
Perrechicos

Arroz con caracoles
Arroz con caracoles

Y de aquí pasamos al plato principal. Nos decantamos por un ceviche de pescados azules y por un ragut de corzo. El ceviche de caballa muy bueno. Con generosa verdura y el toque ácido justo que permite saborear todos los ingredientes del plato.

Ceviche de pescados azules
Ceviche de pescados azules

El ragut de corzo es una joya. Un estofado de sabor estupendo y el corzo sabroso y tierno.

Ragout de Corzo
Ragut de Corzo

Después de una comida como la anterior, no solemos pedir postres, pero de verdad que esta vez estábamos tan a gusto y nos estaba gustando tanto lo que estábamos probando que optamos por probar un par. El primero, el arroz con leche. No es la preparación tradicional. Es una variante sólida que se presenta en forma de tarta. Muy bueno aunque soy más fan del original.

Arroz con leche
Arroz con leche

Y después, la torrija de pan de roscón de reyes. Una maravilla. Una torrija diferente pero realmente de lujo que os recomiendo pedir para acompañar el café. En este caso sí que me gusta más la torrija de Iñaki Camba que la torrija tradicional.

Torrija de pan de roscón de reyes
Torrija de pan de roscón de reyes

Y por último, el café y los minardises caseros. También muy buenos.
2013-04-13 17.11.13

Café y minardises caseros
Café y minardises caseros

Conclusión, ahora tengo hasta remordimientos porque este restaurante es un sitiazo que hay que conocer y hemos tardado demasiado en tener una reseña en Salivando. Una comida enfocada totalmente en el producto, con elaboraciones tradicionales y alguna variante con el toque personal de Iñaki. Es altamente recomendable este restaurante por su cocina, pero la atención de Iñaki y de su equipo, hace que la experiencia sea totalmente única y que la visita pase a ser obligada. De lo que tomamos, tenéis que probar el arroz con caracoles y la torrija. Pero vamos que habéis podido ver que el resto también es de categoría.

Web: http://www.restaurantearce.com

Precio: 58€ por persona con el club kviar

Ubicación: