Casa Adriano – Santiaguiños y lamprea en el barrio de Tetuán

(Entrada actualizada con segunda visita)

 

2ª visita octubre 2013 – Borja

Yo estuve comiendo el otro día con mi madre y hermano y la verdad es que nos encantó desde el primer momento hasta el fin. La comida es de una calidad impresionante, la carta completa y variada, y el servicio lo mejor de todo: muy simpático, muy profesional y muy atento. Paso a poneros la galería de fotos y luego comento un poco las novedades.

Bígaros de aperitivo
Bígaros de aperitivo
Percebes de los gordos
Percebes de los gordos
Navajas
Navajas
Empanada de vieiras
Empanada de vieiras
Buey de mar
Buey de mar
Callos con garbanzos
Callos con garbanzos
Postres
Postres

Bueno, pues como podéis ver empezamos con los bígaros que nos pusieron junto con la cerveza como aperitivo. También de la casa nos pusieron un salpicón pequeñito y una tacita de caldo caliente por cabeza ya que hacía frío. De beber primero Estrella Galicia y de vino dos botellas de albariño Villa del Corpus (17€) que estaba muy muy bueno.

Pedimos un poco precipitadamente, pensando en completar con algo más pero finalmente dado el tamaño de las raciones fue más que suficiente. De marisco tomamos percebes de los gordos (120€/kg, los normales salen a la mitad), navajas plancha y un buey de mar. Para completar un poco de empanada de vieiras y los callos.

Los percebes, como se pueden ver, de los mejores que he probado, recién cocidos y jugosos y sabrosos como no los hay igual. Las navajas igualmente estaban en su punto perfecto, con todo el sabor del mundo y jugosas pero para nada crudas. El buey, de buen tamaño también estaba de muerte. La empanada me flipó, muy muy suelta y repleta de relleno. Y los callos tremendos, abuela, nos pusimos las botas y de un tamaño estupendo para el precio.

De postre pedimos la fillora, que estaba brutal, un poco crujiente por fuera, la leche frita, que también me gustó mucho, aunque también las he probado mejores, y la tarta de orujo que realmente no me gustó mucho, pero porque sabía úinicamente a orujo, que no me gusta… De todos ellos yo me quedaba con la filloa sin duda.

Luego de la casa nos pusieron los consabidos licores de la casa y a correr.

Precio: 63€

Ficha Google+

Localización:

1ª visita marzo 2013 – Gallego

Qué alegría te da cuando descubres un sitio de estos en los que la comida se disfruta de verdad. Nadie me había hablado de él pero lo había visto un par de veces en Google Local, donde las valoraciones son realmente buenas. Y ahora ya tienen la mía como una más.

El restaurante Casa Adriano es un restaurante gallego en el que los mariscos son de muy buena calidad. Tres veces por semana los compran en Galicia y se los traen para Madrid. Y como buenos gallegos, en temporada preparan la lamprea del río Arbo y no nos resistimos a probarla.

Lo primero de todo es avisar de dos aspectos a tener en cuenta. El primero que si vais en fin de semana hay que reservar. Y es que se pone hasta arriba. Y el segundo es que no tienen pago con tarjeta. Así que hay que ir con dinero en metálico. Disponen de aparcacoches.

Y tras la información de servicio vayamos a lo importante. Empezamos con un par de fotos de la zona de barra. Donde de tapa nos sacaron unos bígaros realmente buenos. Eso es una tapa de lujo y lo demás es tontería.

Vitrina de la fachada
Vitrina de la fachada
Bígaros de tapa
Bígaros de tapa
Primer plano de los bígaros
Primer plano de los bígaros

La comida fue muy sencilla. Empezamos con un poquito de marisco y después pasamos a la lamprea. De marisco estaban muy buenas las nécoras y los percebes. De lujo las cigalas y realmente excelentes los santiaguiños. Una delicia.

All together
All together
Primer plano de los Santiaguiños
Primer plano de los Santiaguiños
Nécoras y Santiaguiños
Nécoras y Santiaguiños
Percebes y cigalas
Percebes y cigalas
Cigalas y Santiaguiños
Cigalas y Santiaguiños

Y de ahí pasamos a la lamprea. Este “parásito” es toda una joya. La carne es de una textura excelente y por supuesto de un sabor que a nosotros nos encanta. La preparan en su jugo y la sirven junto a la manzana asada. Y todo esto regado de un buen ribeiro que entraba sólo pese al frío de la calle.

Lamprea en su jugo
Lamprea en su jugo
Manazana asada de acompañamiento
Manazana asada para acompañar la lamprea

Y de postre… pues no podía seer otro cosa que una filloa. Canutillo fino relleno de buena crema. Muy recomendable. La tarta de queso nos convenció menos.

Filloa y tarta de queso
Filloa y tarta de queso

Conclusión: Si eres un gallego en Madrid y sientes la necesidad de darte un homenaje y rememorar la gastronomía y los buenos productos de tu tierra no dudes en ir a Casa Adriano. Y si no eres gallego… pues tienes que ir con más razón a probar las delicias de estas tierras como los santiaguiños y la lamprea.

Precio: 50 € por persona

 

La Penela – Gallego de primer nivel

(artículo de octubre 2012. Segunda visita: mayo 2013 al final)

Desde hace unos meses La Penela se ha mudado a la plaza de la Estafeta. En un local amplio y espectacular. Perfecto para ir con familia o amigos.

Fuimos animados por la buenas valoraciones que podéis ve en Google Local y éstas nos sirvieron para saber, ya de antemano, que teníamos que probar la tortilla y la ternera asada. Bueno, pues después de nuestra visita ratificamos que estos platos son espectaculares y no se puede ir uno sin probarlos.

Es un sitio excelente no sólo por la calidad de la comida, sino que también lo es por lo atento del servicio y por un local amplio y elegante. Con espacio entre mesas, bien situado y con servicio de aparcacoches. El único inconveniente es que el baño está en el piso de abajo y para personas con problemas de movilidad es más incómodo.

Respecto a la comida, pues fuimos tres personas y de aperitivo con la cerveza nos sacaron un salpicón de pulpo muy bueno y que se agradeció mucho porque llegamos hambrientos.

Aperitivo de salpicón de pulpo

Como entrantes, pues marchamos una tortilla de patatas de dos raciones y una de almejas a la marinera especialmente recomendadas por el encargado. Las fotos hablan por si solas. Si tiene buena pinta, pues mejor sabe. Y ya el golpe de aliñar la tortilla con un poco de la salsa de las almejas. Pues la bomba.

2012-10-12-15-50-32.jpg
Tortilla de patatas gallegas. El cuaje perfecto!
Almejas marinera

Ya con los segundos, los platos siguen siendo una delicia y además en cantidades perfectas. Generosos pero sin pasarse. Comenzando de menos a más, empezamos con los callos con garbanzos, que estaban buenos pero con un pelín de pimentón de más para mi gusto.

Callos con garbanzos… y pimentón

Después las costillas de cordero, que estaban muy buenas. Con muy buen sabor y hechas en su punto. Jugosas y para nada secas. Las patatas fritas también son dignas de mención. Sí, son simples patatas fritas pero es que están realmente buenas.

Chuletillas de cordero. Muy buenas

Y por último el plato estrella de la casa, la ternera asada. Como se puede ver, es un buen taco de ternera y se pueden imaginar que la carne está jugosa y casi se deshace al partirla. Seguro que se toman su tiempo para que les quedé así. Muy buena. Muy recomendable.

Ternera asada. Plato estrella.

Todo esto lo acompañamos con una botella de La Montesa 2008 que acompañaba a la perfección.

Conclusión, un restaurante gallego estupendo por la calidad de la comida y el servicio y donde vas con todas las garantías de disfrutar. La primera visita nos gustó mucho y volveremos para probar los pescados.

Recomendable para ir con amigos gallegos que residan en Madrid y tengan morriña de sua terra galega. Eso sí, les tiene que gustar comer y no tener problema en gastarse unos 45-50€ por cabeza.

Segunda Visita (marzo de 2013) – Borja Eugui.

Hace un par de mesecillos estuve con Carmen y una amiga cenando algo rápido en la Penela, y lo que pensaba ser un picoteo se volvió a convertir en un banquete magnífico. Para empezar, lo de siempre, una buena caña. En este caso yo pedí el bock, que es como le llaman a la copa grande, yo creo que de 50 cl. Con ella nos trajeron un mejillón tigre a cada uno.

Bock de cerveza y tapita
Bock de cerveza y tapita

Empezamos el picoteo con una ración de salicón de rape (19€). La ración es gigante, y para las chicas fue lo mejor que cenamos esa noche. La verdad es que es una pasada. Tiene pescado a rebosar y fresquísimo, de la mejor calidad. Nos pusimos las botas.

Salpicón de rape
Salpicón de rape

Después de eso la sempiterna tortilla de Betanzos. Siempre que voy la pido, pero es que es muy difícil resistirse! Para mí la mejor tortilla de Madrid, aunque te tiene que gustar muy poco hecha. Los huevos son un lujo, de corral y amarillo intenso.

Tortilla
Tortilla

Para terminar, lo que a mí más me gustó de esa noche: los chipirones fritos. Veis en la foto que eran enorme, pero lo mejor de todo era su sabor, perfecto. Y además tiernos tiernos , se partían con el tenedor. Cuando crees que conoces lo mejor de la Penala, te vuelve a sorprender.

Chipirones fritos
Chipirones fritos

Y de postre probamos las cañitas rellenas, que son un hojaldre relleno de crema muy ricas, aunque vienen frías de nevera y creo que nos hubieran gustado más templaditas. El colofón final fue un chupito de pacharán de la casa.

Cañitas rellenas
Cañitas rellenas

Conclusión: volveremos.

 

Precio: 24€

Ficha Google+

Web: lapenela.com

 

 

Orense – Ribera Sacra – Por Dios que carne!!

A ver si soy capaz de trasladaros el pedazo de fin de semana que pasamos por Orense. La verdad es que me he extendido bastante pero os recomiendo que aunque no os queráis leer la chapa… por lo menos vez las fotos para que os hagáis una idea de los manjares de la zona y os animéis a ir para allá.

De primeras ya pintaba bien porque fuimos a una boda de un amigo que se casaba en el Parador Monasterio de Santo Estevo. La bomba de sitio. Una pasada pero es muy recomendable llegar de día, que la carretera para llegar desde Orense es de aupa.

Llegamos al Parador con la hora justa para cenar y con un hambre de la leche así que nos bajamos al restaurante y cuando empezamos a ver el nivel de los platos que se marchaban, la cosa nos empezó a gustar mucho. De entrante pedimos un pulpo a la parrilla buenísimo de sabor aunque alguna parte era un poco más fibrosa. Pero realmente bueno. Y el pan… pues de diferentes tipo a cada cual mejor. Ahí os dejo un par de fotos.

Pulpazo a la parrilla
“Degustación” de pan gallego!

Y cómo estábamos fuertes, pues yo me pedí un poquito de cordero asado y Carol solomillo de ternera con setas. Ambos espectaculares.

Cordero asado. Un poco fuerte para cenar pero todo es ponerse.

Solomillo de ternera a la parrilla. En su punto. Pura mantequilla.

Y todo acompañado de una buena ensalada que se agradece. Sobre todo si tiene esta pinta.

Ensalada fresca fresca

Y por último un filloón con helado de castañas. Esto si que no nos lo pudimos acabar.

Filloón de perfil

Después de este homenaje, durmimos como niños y al día siguiente nos levantamos y nos cogimos el coche para ver los miradores al Sil de la Ribera Sacra, que hacía un día estupendo. Carreteras por las que da gusto conducir. Os dejo un par de fotos.

Carretera de las buenas. Y día perfecto.

Mirador del Sil
Monasterios medievales

Y después del último monasterio, ya teníamos hambre y nos metimos, de coña, en un sitio espectacular. Se llama A Mirada Maxica y es de flipar. El sitio está más o menos por la zona de este link. La carta sencilla, unos cuantos entrantes con productos de la zona como las castañas y después carnes y pescados. Preguntamos por el chuletón y nos dijerón que eran de 1,500 gr. y que estaban muy buenos. Así que encargamos uno y lo acompañamos con una ensaladita y para de contar. Aquí os dejo una ristra de fotos para que apreciéis la magnitud del amigo.

Increible!! Tómese como referencia el tercio de estrella de fondo.

Poquito a poco. Pim pam, toma Lacasitos!!
Y esa buena patata gallega que no falte!
Requiem por un sueño.

Os dejo un par de fotos de la parrilla donde los preparan y otro chuletón para que veáis que son fieles a su garantia de que te vas a comer un buen chuletón.

A la parrilla!!
Marchando otro escalope

Y de ahí, a dormir una siestaza para dejar trabajar al estómago y coger fuerzas para la boda.

La boda realmente increible. Si te vas a casar busca cualquier excusa para hacerlo en este sitio. Emplazamiento ideal y comida espectacular. Y además, bastante bien de cantidad nada realmente exagerado.

Sitiazo

Y a la mañana siguiente, otro día de tiempo espectacular que lo celebramos desayunando una cerveza y una tapita de pulpo de pulpeira típica típica.

Pulpeiros
Una razón más para no volver a Madrid. 4 euros la media de pulpo.

Conclusión, fin de semana para recordar por siempre jamás!!