Kabuki Presidente Carmona – Festival veraniego

¿Que es el restaurante Kabuki Presidente Carmona?

Es uno de los dos restaurante de Kabuki que podemos disfrutar en Madrid. En Kabuki Presidente Carmona tienes un local mucho más íntimo que el Kabuki de Velázquez. Así que la atención es totalmente personalizada y lo hace mucho más divertido y recomendable.

¿Qué comimos?

Chelo, la jefe de sala, nos confeccionó un menú degustación sencillamente extraordinario. Nos dimos el mayor homenaje de niguiris de nuestra vida acompañados de un par de entrantes estupendos. De veras que os recomiendo que si vais a visitar el Kabuki, os imprimáis este post y se lo deis al llegar. Que disfrutéis todo lo que disfrutamos nosotros. Todo esto lo acompañamos de un Cava Rimarts, que también nos recomendó Chelo y que estaba estupendo.

Comenzamos con una cerveza Ámbar y con un aperitivo de atún y sésamo negro.

Kabuki
Kabuki Presidente Carmona – Aperitivo de atún y sésamo negro

El siguiente entrante fueron unas ostras con pimienta y salsa ponzu. Un aliño estupendo que le dan más potencia, si cabe, a unas ostras muy sabrosas.

Kabuki ostras
Kabuki Presidente Carmona – Ostra con pimienta y ponzu

Pasamos a un sashimi de pez lorito. El pez lorito es uno de los más cotizados en la gastronomía española y es muy raro encontrarlo en restaurantes fuera de Baleares o la costa. Esto no es que lo digo yo, es que podéis leerlo ene este artículo de las gastronotas de Capel. Un pescado con un sabor definido y ligero. La presentación del plato es sensacional. Se aprovecha todo. De hecho tras el sashimi, completaron el plato con unos niguiris de su piel frita. Una auténtica delicia.

Kabuki lorito 1
Kabuki Presidente Carmona – Sashimi de pez lorito

Kabuki lorito 2
Kabuki Presidente Carmona – Sashimi de pez lorito

Kabuki niguiri lorito
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de piel de pez lorito

Otra de las sugerencias del día que nos hizo Chelo fue el tataki de bonito con corugas y huevas de mujol. Los tres elementos son por sí solos son argumento más que suficiente suficiente para que no dejes pasar este platazo. El resultado es una «ensalada» de auténtico lujo. Muy recomendable. Este plato y el siguiente Ankino son los dos únicos que elegimos de todo el menú.

Kabuki tataki de bonito
Kabuki Presidente Carmona – Tataki de bonito con corugas y huevas de mujol

Y de platazo en platazo. El siguiente fue el ankino o higado de rape al vapor. Excelente! Que cosa más buena, de verdad. Sabor intenso, textura delicada. Servido con cebolleta tierna y salsa ponzu. Toda una delicia que no debéis dejar de probar.

Kabuki ankino 1
Kabuki Presidente Carmona – Ankino

Kabuki ankino 2
Kabuki Presidente Carmona – Ankino

Pero si hay un plato imprescindible en esta santa casa, es el tartar de toro. Chelo nos trajo media ración que fue suficiente para disfrutar de un plato único.

Kabuki tartar 1
Kabuki Presidente Carmona – Tartar de toro

Kabuki tartar 2
Kabuki Presidente Carmona – Tartar de toro

Y comenzamos con el festival de niguiris veraniegos. Un total de 12 deliciosos niguiris que disfrutas de principio a fin. Empezamos con dos niguiris 100% marinos y mediterráneos. El niguiri de espardeña y el niguiri de sepionet. Sabrosísimos y realmente peculiares.

Kabuki espardeña
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de espardeña

Kabuki sepionet
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de Sepionet

El siguiente fue el niguiri más espectacular de toda la cena. Dos gambas rojas de Denia de calibre y sabor exquisito. Sin lugar a dudas este es uno de los mejores niguiris que he probado. Por favor, no dejéis de probarlo.

Kabuki gamba roja 1
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Kabuki gamba roja 2
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Kabuki gamba roja 1
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Vamos a por el cuarto niguiri. El de parrochita ahumada. Sabor y textura inigualables. Cosa rica y fina. Es la primera vez que pruebo un niguiri de boquerón y hay que patentarlo. Los espetos están buenos pero esto no se queda atrás para nada.

Kabuki parrocha
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de parrocha ahumada

Y llegan dos niguiris más. De toro. Estos por ser más conocidos , no dejan de estar ealmente buenos. Está claro que en Kabuki clavan los niguiris tradicionales. Y en los que innovan, lo hacen de maravilla.

Kabuki
Kabuki Presidente Carmona –

Kabuki toro
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de toro

Os estoy contando niguiri a niguiri pero merece la pena que os muestre alguna foto de como traen las bandejas. Con varios niguiris que se te hace la boca agua. Todo un espectáculo.

Kabuki bandeja
Kabuki Presidente Carmona – Bandeja de niguiris

El siguiente niguiri ya es más convencional. Niguiri de boletus con huevo de codorniz. Bomba de sabor con el boletus y la trufa junto con la untosidad de una buena yema de huevo. Una delicia de las que te hacen adicto a restaurantes japoneses.

Kabuki trufa
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de boletus y huevo de codorniz

No podían faltar niguiris carnívoros. Aquí venimos con el de hamburguesa. Más sabrosa imposible. Hecha en su punto y con una salsa de tomate estupenda.

Kabuki hamburguesa
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de hamburguesa

Otro clasicazo, el niguiri de pez mantequilla con trufa. Tan bueno como la pinta que tiene. Lo único malo que tiene probar este niguiri es que toooodos los niguiris de pez mantequilla que pruebes a partir de ahora, los vas a comparar con este. Y ya te digo yo que van a salir perdiendo.

Kabuki pez mantequilla
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de pez mantequilla

Bueno, ya sólo nos quedan tres. Pero qué tres. Como es lógico se guardan lo mejor para el final. Así que comenzamos con la traca final. Está claro que os recomendamos que pidáis los siguientes tres niguiris en cualquier circunstancia.

El primero es el de steak tartar. Potencia pura. Muy intenso y con un sabor de 10. No está muy picante así que los amantes del tabasco… pedidlo más cargado que el que hacen por defecto.

Kabuki steak tartare
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de Steak tartare

Ahora el de anguila. Excepcional. La textura de la anguila es única y este niguiri tiene un sabor estupendo. También un niguiri simple pero de nivelón. Difícil encontrar uno de su nivel.

Kabuki anguila
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de anguila

Y el último, de verdad, es el super niguiri de tuétano. Para mi, ninguno como este. Bueno, junto con el de gamba roja. Si os gusta el tuétano, esto es el mayor chute en vena que te puedes meter. En nuestra próxima visita, lo pediremos pero ya le diré a Chelo que no se lo guarde para el final. Que lo saque al principio porque si no el resto me va a saber a poco.

Kabuki tuetano
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de tuétano

Por fin llegamos a los postres. Aquí ya sí que teníamos poca consciencia para parar de comer. Probamos la panacotta de Matcha y el Doriyaki de tofu. Los dos muy buenos, pero lo que sí que nos claro es que nos quedamos con el segundo. Un bizcocho suave y ligero acompañado de un helado muy muy bueno.

Kabuki panacotta
Kabuki Presidente Carmona – Panacotta de Matcha

Kabuki doriyaki
Kabuki Presidente Carmona – Doriyaki de tofu

Conclusión:
El restaurante Kabuki Presidente Carmona es de los restaurantes que hay que visitar una vez en la vida. En este homenaje, salimos a unos 120€ por persona. Tiene que ser una ocasión especial pero de veras que vais sobre seguro.

Alaska: salmón y bacon

Buenas a todos después de varias semanas sin publicar apenas. Para que sepáis qué he estado haciendo en mis vacaciones y por qué he vuelto con 3 kilos más, os he preparado un reportaje sobre la gastronomía de Alaska. O al menos, sobre lo que comimos nosotros, y creo que tampoco ofrece mucho más.

Alaska_in_United_States_(US49+1).svg

Hay que decir que Alaska es territorio estadounidense, y por tanto la comida es en su mayor parte típicamente americana, tanto en sus platos como en su tamaño. Como añadido podemos encontrar mejor pescado de lo normal, especialmente en halibut (fletán) y el salmón, en todas sus variedades.

Es importante decir que aunque el verano es bastante bueno allí, dura lo que dura, y el resto del año es un invierno insufrible, y por tanto, no hay cosechas ni vimos ganado pastando en ningún lado, a excepción de alguna granja de yaks o bueyes almizceros.

1x1x1 Bacon, tortita y huevos
1x1x1 Bacon, tortita y huevos

En EEUU es muy típico es darse un gran desayuno, comer muy ligeramente y finalmente cenar normal, prontito. Los desayunos para ellos son una verdadera comilona, tanto dulces como salados.

De lo más típico son las tortitas con huevo y bacon, bien embadurnadas de mantequilla y sirope de arce. También muy típico el french toast. En general toda su cocina está basada en la mantequilla, o si no tienes suerte, en la manteca de cerdo.

Hummus
Hummus

En los primeros días fuimos una pizzería con terraza muy hippie, donde tomamos un hummus muy rico y una pizza gigante. Descubrimos que las pizzas en Alaska pueden venir con red sauce (tomate y especias) o con white sauce (ajo y aceite) como base. La nuestra era de base blanca. Muy buena pero el ajo cansa al final!

Pizza con base de alioli
Pizza con base de alioli

Otro desayuno tremendo fueron estas tostadas con patatas y verduras, bacon y huevo. A reventar. Yo pedí las tortitas con bayas. En general en Alaska las tortitas, y mucho del pan que te ponen están hechas de sourdough (masa madre, se pronuncia «sordo»), que es una masa hecha con levaduras naturales, no las de panadero, por lo que la fermentación es mucho más lenta y tiene saborcillo un poco más fuerte. Históricamente se ha usado mucho por los exploradores y prospectores que descubrían nuevo territorio, ya que las condiciones para el otro tipo de pan no eran propicias, y muchas veces a esas personas les llaman «Sourdoughs»

Tostadas, bacon, huevo y patatas
Tostadas, bacon, huevo y patatas

En Estados Unidos muchas veces la comida rebosa del plato. Un zumo que pedí mucho fue el de cranberry (arándano rojo), que es parecido al de granada. Es como una frambuesa pero con un sabor mucho más seco, un poco amargo. Me pareció riquísimo.

Tortitas de arándanos y franbuesas
Tortitas de arándanos y franbuesas

Otro clásico que probamos fue el Philly Steak Sandwich, que viene a ser un bocata de filete con queso fundido. En este caso además llevaba algo de pimientos. Todo un clásico. En USA todo además tiene repleto de patatas fritas, por si te quedas con hambre.

Philly Steak Sandwich
Philly Steak Sandwich

Un día nos mandaron a un sitio que nos recomendaron como el mejor de la zona, de «fine dining«, o sea, que no era fast food. El sitio no era nada glamuroso y el calor terrible (en Alaska no se lleva mucho el aire acondicionado, y cuando el calor aprieta no hay mucha escapatoria).

Midnight Sun
Midnight Sun

La cerveza Midnight Sun nos pareció muy rica, muy fría, turbia. Además de los entrantes probamos el salmón y el halibut. En Alaska hay varios tipos de salmón, más grandes, más rosados, según el tipo. Lo que está claro es que al estar pescados en el río tienen mucha menos grasa (a mí de otro modo me parece un pescado muy empalagoso a menos que sea ahumado), y una frescura extrema. Aquí venía hecho a la sartén, con patatas y ensalada césar.

Salmón salvaje
Salmón salvaje

El otro plato fue halibut (fletán), que en España llega como congelado como sucedáneo de merluza, pero allí lo puedes tomar sin problema, recién pescado y es exquisito, con una carne durita y blanquita. Y unas pedazo de lascas! En este sitio lo preparaban con una salsa de soja y wasabi y unas judías verdes.

Halibut fresco
Halibut fresco

De postre estábamos deseando algo de fruta, pero en Alaska es mala y cara, así lo que más parecido fue una tartaleta de moras, frambuesas y arándanos, con crema.

Tartaleta de bayas
Tartaleta de bayas

Otro componente importante de los desayunos en américa es el sausage, que normalmente en España se traduce como salchicha, pero en EEUU lo utilizan más para denominar a unas hamburguesas de carne de cerdo, que normalmente toman con el desayuno.

Desayuno
Huevos, tostada, hamburguesa de cerdo, bacon y patatas

Dados nuestros desayunos, normalmente intentábamos comer ligeramente, algún sandwich de algún tipo (que casi siempre son grandes te pongas como te pongas), una ensalada, fruta, o bien nos comprábamos algo de pan y lo rellenábamos con los embutidos que trajimos desde España. Hicimos varias comidas en route, en el coche o durante alguna excursión. Y más de un día nos saltamos la comida para cenar directamente, prontito, sobre las 6pm.

Hamburguesa
Hamburguesa de pollo
Sandwich de jamón y otros
Sandwich de jamón y otros

En EEUU el helado estándar es el de vainilla blanco que te ponen en los McDonald’s. En casi todas las heladerías te ponen este helado, que luego puedes convertir en Sundae (añadiendo todo tipo de toppings enormes y jugosos) o en Float (un vaso de un root beer (es un refresco dulce, no cerveza) con helado dentro)

Sundae
Sundae

El peligro que tiene Alaska es que está por explorar, o en el mejor de los casos, por poblar. Anchorage y Fairbanks son las ciudades más grandes, y son rídiculas, porque ni siquiera tienen estructura de ciudad. Y ya si te vas a los pueblos, suelen ser casa sueltas en medio del bosque, unidas por caminos de tierra. El caso es que yendo por la carretera de un punto a otro mucha veces es imposible encontrar un sitio para parar a comer en condiciones. A lo más que puedes optar es a un trading post o una gasolinera, que tenga comida para calentar en microondas, y al propio microondas que suele haber en estos sitios. Cuidado porque si vais de viaje y os descuidáis acabaréis comiendo en sitios muy cutres como opción última. Por ejemplo comida thai de furgoneta al sol.

IMG_0199

En Alaska la hamburguesa es la reina de la mesa. Las puedes tomar todo lo grande que quieras y casi siempre de muy buena calidad, aunque a veces cara porque el ganado vacuno seguramente lo tienen que traer de otros estados. Encontrarás también hamburguesa de otros animales como yak, búfalo o bisonte. Los aliños siempre ketchup Heinz y mostaza amarilla French’s

Hamburguesa de búfalo
Hamburguesa de yak

Otro almuerzo rápido: Cerveza rejuvenecedora, una ensalada César, que es la que mejor suelen hacer por allí, aunque esta en concreto regular… Y un sandwich de pollo con queso y champis. Me encanta cuando «rebozan» las patatas fritas. El no va más del engorde.

Ensalada César
Ensalada César con pan de ajo
dfg
Sandwich de pollo y champiñones

Una vez llegamos de nuevo a la costa, los menús cambiaron bastante para incluir todo tipo de marisco y pescado. Decidimos compartir tanto una brocheta marina, con todo tipo de cosas y bien grande, y luego una gigantesca pizza mediana. Estaba buena, pero la masa era la típica americana gorda del Pizza Hut y lo cierto es que sabía exactamente igual. Rica y golosa, pero reconozco que ahora soy más de masa fina y crujiente, al estilo italiano. Durante el viaje estuvimos intentando probar el king crab, que es como un centollo gigante, pero el precio al que lo venden no nos pareció que mereciera la pena.

Brocheta de mar
Brocheta de salmón, halibut, vieira y gamba
Gran pizza americana
Gran pizza americana

Uno de mis sitios favoritos del viaje fue restaurante en un antiguo vagón de tren, con comida americana mex criolla, grandes cantidades, muy sabrosa y servicio estupendo. La pega: no dan cerveza.

Gumbo de carne
Gumbo de carne

Probamos el Gumbo, guiso de carne y verduras que me gustó mucho. De segundo tacos con frijoles y una gran hamburguesa kahuna, con bacon, queso y verduras, acompañada de judías. Tenían unas salsas entre picantonas y sabrosas que me encantaron.

Taco de halibut
Taco de halibut
Hamburguesa chipotle
Hamburguesa chipotle
Hamburguesa!
Hamburguesa!
Restaurante en un vagón
Restaurante en un vagón

Al día siguiente, cena informal de nuevo, también mezcla de mex con producto local, un sitio famoso por tacos y burritos enormes y una estupenda colección de botellas de salsa picante.

Quesadilla de pollo
Quesadilla de pollo
Burrito gigante de cerdo
Burrito gigante de cerdo

La cerveza más típica de allí es la Alaskan, de Juneau, aunque hay otras locales en otras ciudades. De la Alaskan hay muchas variedades (APA, IPA, Stout, etc), pero las mejores son la Amber (lager) y la White (de trigo). Deliciosas!

Una gran cerveza
Una gran cerveza
Colección de salsas picantes
Colección de salsas picantes

Otra cena buena fue en un sitio con música en directo, donde probamos a medias un bisque de langosta, que venía con su pan con bien de mantequilla por si te parecía liviana la crema. Luego yo tomé un filete de halibut riquísimo, pero algo escaso para no hacer comido ese día. Por suerte venía acompañado de mucha verdura y patata que ayudaron.

Bisque de langosta
Bisque de langosta
Halibut a la sartén
Halibut a la sartén

Cayó también fish & chips alasqueño, con halibut buenísimo, muy fresco.

Fish and chips (de halibut)
Fish and chips (de halibut)

Y de postre una tarta de queso descomunal.

Tarta de queso
Tarta de queso

Al día siguiente para desayunar probé los biscuits and gravy, que es un desayuno muy típico americano, tremendo. En América como sabéis las galletas son cookies, y los biscuits son unos bollitos entre scone y madalena, que suelen tomar por la mañana. A veces rellenos de carne o huevo, y normalmente embadurnados de gravy blanco. El nombre de biscuit le viene por estar cocido dos veces, y el gravy es casi siempre una salsa de carne de algún tipo. En este caso la blanca es bechamel con jugo y trocitos de carne de cerdo (sausage). Una bomba.

Biscuits and gravy
Biscuits and gravy
Desayuno básico
Desayuno básico

Esa noche nos dimos una de nuestras mejores cenas, con vino! Tomamos una ensalada césar muy muy completa, con pollo, mucha anchoa y pimienta, y luego una pizza estupenda, tamaño descomunal, y que gracias a que ese día tampoco habíamos comido, cayó enterita y aún quedó hambre para el postre.

Ensalada César con pollo a la pimienta
Ensalada César con pollo a la pimienta
Pizza gigante
Pizza gigante de pepperoni

El postre fue una de las tartas más ricas de la historia, un turtle pie de nueves de macadamia. Las nueces eran gigantescas e iban enteras. Con el chocolate un manjar de dioses (dioses obesos). Por lo visto este tipo de tartas se caracterizan siempre por llevar caramelo, chocolate y nueces y lleva el nombre de The Velvet Turtle, el sitio que las puso de moda.

Macadamia turtle pie
Macadamia turtle pie

De nuevo un desayuno en un café y bakery muy famoso. Hay que alimentarse bien!

Huevos, pan y patatas
Huevos, pan y patatas

Escena típica de desayuno.

Café de desayuno
Café de desayuno

De las mejores tortitas que probé. Lo negro que lleva al lado es sirope de abedul, más caro y mucho más amargo que el de arce, con un sabor muy parecido al azúcar quemado.

Megatortitas con huevo y bacon
Megatortitas con huevo y bacon

Como comentario importante, si te gusta el café espresso o italiano, EEUU no es tu país, y mucho menos Alaska. Los sitios con café de máquina que vimos fueron contados y caros. Lo que ponen siempre es un café de puchero muy muy flojito, del que te tomas fácilmente 2 o 3 tazas para enterarte, y generalmente ni así hace efecto. Cuando llevas jet lag es un problema. Tampoco vimos leche en casi todo el tiempo que estuvimos. Allí se lleva echarle nata al café, o como mucho half-and-half, que es mitad leche mitad nata. Sanísimo.

En EEUU los dulces son siempre a tope de mantequilla y el doble de azúcar. Típicamente donuts, scones, muffins, fudge y tartas.

No violéis a los donuts
No violéis a los donuts

Y la cena final del viaje, ya un poco empachados…

Clam chowder
Clam chowder

Probamos el clam chowder, que es un guiso de almejas y marisco con nata, y que tradicionalmente se come con crackers. Rica de sabor pero muy pesada con toda la mantequilla que lleva. Carmen tomó un filete de pescado a la plancha, que fue de lo más ligero que probamos en el viaje. Con patatas fritas enormes.

Halibut sencillito
Halibut sencillito

A mí, sin mucha hambre, me pudieron la gula y un camarero chalado, que me recomendó un elk meatloaf (pastel de carne de ciervo) con puré de patatas y cebolla frita. No estaba mal, pero era enorme y también sabía mucho a mantequilla! Imposible terminarlo.

Meatloaf de ciervo
Meatloaf de ciervo

En Alaska la mayoría de gente va a pescar como hobbie, sobre todo halibut, que llega a unos tamaños descomunales. Está bien porque habilitan unas mesas donde la gente puede limpiar su pescado y llevarse los lomos ya preparados en una nevera a casa. Pero hay mucha otra gente, sobre todo nativos, que viven y comen de la pesca. En cualquiera de los casos, donde veais que la pesca abunda, apuntaros al carro y pedid lo más fresco que tengan, que no os arrepentiréis.

Ah, y se me olvidaba, si os justa la carne especiada o el embutido, no dejéis de probar el salmon jerky, que son tiras de salmón muy ahumadas y pimentadas que venden al vacío. Tienen un sabor súper intenso y para llevar en la mochila vienen genial.

Halibut recién pescado!
Halibut recién pescado!
Despiezando salmón recién pescado
Despiezando salmón recién pescado

Y bueno, para convenceros de que deberíais ir a Alaska si os gusta la naturaleza (ya que su gastronomía no es precisamente lo que os hará recorreros medio mundo), os invito a echar un ojo a sus paisajes. No son fotomontajes, son así de verdad.

Nuestro desayunos rondaban los 20$, las comidas algo parecido y las cenas 30-40$, por persona, pero lo que sí os quier decir que paisajes y experiencias como las que hay allí no tienen precio.