JAM – El Mercado de Montecarmelo

JAM es un pequeño mercado que lleva un par de años abierto en el barrio de Montecarmelo (Avenida del Monasterio del Escorial 84). Aquí os dejamos un link a nuestro mapa. En mi opinión, desde el principio era una apuesta arriesgada. En los barrios nuevos es difícil que negocios de toda la vida, que no sean un bar, salgan adelante. Pero JAM se ha hecho un hueco a base de productos de primera, variedad, buen precio y una excelente atención.

Como os decía, JAM es un pequeño mercado. Es como una galería de alimentación de toda la vida pero en miniatura. Tiene 5 puestos diferentes: pescadería, carnicería, charcutería, frutería y panadería. Os cuento lo que os vais a encontrar en cada uno de ellos.

Pescadería (y marisquería)

La joya de la corona. Julian es un pescadero como la copa de un pino. Siempre con diferentes productos y diferentes calidades. Por ejemplo, tienes diferentes tipos de merluza (volanta y de pincho), diferentes tipos y tamaños de doradas y lubinas (de criadero o salvajes) o almejas según tamaño. Y si no lo tiene, no dudes en encargárselo que lo encuentra.  Ah! Y hace unos boquerones en vinagre para quitarse el sombrero.

Pero por encima de todo lo que hay que destacar es la mano que tiene para preparar el pescado. Cortes limpios, aprovechando el máximo posible y dejando el pescado listo para cocinar. Para los que tenemos niños pequeños, es una gran ayuda.

Os traigo una galería de fotos que hicimos en nuestra última visita. Un viernes del mes de febrero a primera hora. Son un total de 12 fotos en las que vais a encontrar de todo. Percebe gallego, carabineros, nécoras, pulpo cocido, bichitos camarones, rape al corte, bogavante y buey de mar vivos, salmonetes, lubinas salvajes, merluza, lenguados de miga, choco freso, calamar de potera, cocochas de bacalao, bígaros… y faltan un par de especialidades de las que soy muy fan. La ventresca de atún y los erizos (en temporada claro).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Charcutería

Siguiendo las mismas pautas que la pescadería, en la charcutería de Luismi es imposible que no te lleves dos o tres cosas más de las que tenías en la lista. Todo productos de origen certificado. Podemos diferenciar cuatro secciones: ibéricos, quesos, ahumados y resto de embutidos.

En los ibéricos encuentras de productos de Joselito a ibéricos del Valle de los Pedroches. En quesos tienes bastantes quesos internacionales (Comte, Stilton, Pecorino, Bethmale…) y muy buena selección de quesos curados nacionales. También tienes Torta del Casar y quesos frescos de cabra que están realmente buenos. Con los ahumados no se la juegan. Salmón ahumado de Ahumados Dominguez. También tienes sardinas ahumadas por unidades o anchoas de priemra categoría.

Como podéis ver es una charcutería de primera categoría a la que da gusto ir a comprar. Entre mis básicos está un jamón cocido 100% natural y unos mini fuets de La Selva que son puro vicio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Frutería

La frutería de Jero está creciendo día a día. Parece que el stand es pequeño pero engaña. Además de frutas y verduras de temporada, tienen legumbres, frutos secos, ensaladas preparadas, especias, gominolas naturales y alguna exoticidad más. De mis favoritos, los pepinillos agridulces que tiene. Geniales para la ensaladilla rusa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carnicería 

La carnicería de Santiago y su mujer, no tiene nada que envidiar a las carnicerías más famosas de Madrid. Todo productos con denominación de origen certificada. Terneras gallegas y asturianas, cerdos salmantinos y aves de granja. Además tiene una sección de preparados con unas croquetas de jamón deliciosas. Son todo un salvavidas en un montón de ocasiones.

Y esto es lo de siempre, un cocido es un cocido. Pero no sabe igual si le echas un buen morcillo, tocino ibérico, hueso de ternera fresco y gallina de corral. Es otra cosa.

El otro día me llevé un hígado de ternera que es toda una delicia que te hace volver a la infancia. También muy buenos los preparados de cerdo que tiene. La mejor morcilla de Burgos, dicho por mis amigos arandinos, y unos callos a la madrileña casi casi casi tan buenos como los que hago yo ;D.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Panadería y encurtidos

Por último, pero no por menos, la panadería de Lorena. También muy variada. Tienes panes tradicionales y panes más sofisticados como de masa madre, con semillas y pan de cristal. Además de variedad de picos de pan andaluces.

En la parte de pastelería, tienes tartas y pasteles muy ricos. También bollería artesanal y productos seleccionados. Comos unos sobaos pasiegos que son puro sabor.

También tienes encurtidos de calidad. Aceituna Kalamata, de Camporeal o aceitunas «de la abuela» que tienen un aliño sensacional. Ajos crudos en vinagre y pimientos rellenos de queso.

Por otro lado, tenemos unas empanadas gourmet que son una obra de arte. Totalmente artesanas y con materias primas de primera. La de gulas es una delicia. Cada día trae más variedad y siempre triunfan de aperitivo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conclusión

No dudéis en venir hasta Montecarmelo para visitarles. Es una suerte que tengamos un mercado de tanta calidad en nuestro barrio. Así que tenemos que aprovecharlo.

 

Le Pain Quotidien, desayuno placer

Le Pain Quotidien es uno de mis sitios favoritos para desayunar por todo el mundo. Lo descubrí hace unos años en París cuando iba allí de vez en cuando por trabajo, y casi siempre que podíamos íbamos allí a desayunar para tomar fuerzas antes de la reunión. Pensaba que era de allí, pero luego descubrí que era belga (y de hecho se fundó mucho antes, en 1990). Posteriormente he estado también varias veces en uno que hay en Londres cerca de St Paul’s, y recientemente, con la apertura de uno muy cerca de mi casa en Madrid, decidimos ir un día a desayunar en plan brunch. En Madrid lleva ya cerca de dos años funcionando, sobre todo por el centro, aunque poco a poco van apareciendo más por otros barrios.

logo

Le Pain Quotidien es principalmente una panadería y pastelería que trata de volver a los orígenes, a las cosas bien hechas, con ingredientes de verdad. Casi todos los alimentos que usan o venden son lo que llamamos hoy en día orgánicos, ecológicos y sanos, combinado además con el mayor esmero en la elaboración por lo que todo está muy rico. Además los locales son característicamente muy acogedores, con mucha madera, muy abiertos y luminosos y siempre con una o varias mesas corridas donde sentarte a desayunar, muchas veces compartiéndola con gente que no conoces.

pain

Su especialidad, como digo, es el pan. Lo tienen blanco, negro, y con todo tipo de cereales. Lo puedes pedir para llevar o para comer allí. También la pastelería es una delicia: cruasanes, napolitanas (pain-au-chocolat), scones, pastelillos, de la máxima calidad. La pastelería debo decir que la que ofrecen en España no es tan buena ni tan variada como la que he probado en Francia o Inglaterra, lo que por otro lado es normal. Además de esto puedes tomar un café orgánico muy rico, zumos naturales, infusiones propias, huevos orgánicos, fruta fresca del día, y para comer o la hora del brunch, algunos platos más suculentos pero igualmente sanos como ensaladas, quiches o tortillas.

panes

También está genial del sitio que hace de almacenillo, y puedes comprar todo para llevar: aceite, sal, mermeladas, compotas, tés, la propia vajilla…

Para mí uno de los imprescindibles de Le Pain es la Cesta del Pan (6€). Es una cesta de varias rebanadas de panes variados, pensada para dos personas. Debo advertir que el pan nunca lo tuestan en este sitio, pero realmente no hace falta, por lo bueno que está. Mi favoritos son el pan blanco chapata y la flauta, con cereales y pasas. Otra de las gracias del restaurante son las mermeladas, que están distribuidas por las mesas y tienes que ir buscando cuál coger. Son todas tremendamente buenas, así que yo normalmente pruebo todas las que pillo (fresa, frambuesa, 4 frutos rojos, ruibarbo, albaricoque, naranja, ciruela, etc). También hay distribuidas cremas de cacao tipo nocilla/nutella, de tres tipos: negra, blanca y parda. Probadlas y volveréis a vuestra infancia. Una pasada.

Cesta del pan y scone de avena
Cesta del pan y scone de avena

También me encanta el café con leche de Le Pain, servido un un tazón enorme si asas, te recordará a Heidi seguro. El otro día desayunando pedimos a medias una cesta, como veis, sendos cafés y Carmen pidió un scone de avena (2,5€) con queso fresco batido. El scone está bastante mejor el de Londres, pero también estaba rico.

Huevos benedict
Huevos benedict

Yo pedí también unos huevos Benedict (8,3€), que ellos llaman benedictinos en España. Es la forma en la que más me gusta tomarlos, y siempre que voy a Londres o Nueva York lo hago, pero aquí en Madrid los podéis tomar muy buenos en varios sitios. En este caso estaban muy buenos, con la salsa holandesa riquísima, aunque el punto de los huevos no estaba logrado 100%. Un poco demasiado hechos.

En conclusión, es un sitio genial para desayunar y empezar el día con buen pie. Yo lo recomiendo para cualquier mañana tonta de fin de semana que tengáis, lo agradeceréis, y si veis alguno por el extranjero, con más razón. Haréis turismo con el estómago alegre. También quiero decir que me llevé una pequeña decepción en el Le Pain Quotidien de Madrid, porque aunque sigue siendo un sitio especial, no llega a la altura de los otros que había visitado. El servicio fue lento y desordenado; los baños pequeños y sin el encanto que tienen en otras ciudades, hay escasez de mermeladas en las mesas… No sé; nada de eso quita que sea uno de mis sitios favoritos para desayunar, pero creo que tienen que mejorar.

Web y twitter: lepainquotidien.es – @le_pain_q_es

Precio: 11€