Soul Kitchen, hamburguesas con alma al carbón

(entrada actualizada a 5 de mayo, al final del post)

Muy buenas, hoy presento la segunda hamburguesería de la semana. Últimamente están muy de moda, y a mí una hamburguesa buena me encanta así que aunque no quiera, las acabo probando todas. En este caso hablamos de Soul Kitchen, una reciente adición a la oferta de Sanchinarro y que está causando sensación entre los que lo visitan. El nombre recuerda el restaurante de soul de la canción de The Doors, en Venice Beach, LA.

Fachada (foto de 11870)
Fachada (foto de 11870)

Su estética es moderna en el interior, si bien uno de sus alicientes en temporada de primavera-verano es su amplia terraza, pero que en este caso tiene mobiliario de plástico de marca de refrescos, dando un aspecto bastante menos atractivo. Nosotros comimos allí 5 personas un mediodía de domingo, y al solecito se estaba genial. Hay también una zona con toldos para cuando pegue el Lorenzo.

Su principal fuerte son la carne y las hamburguesas preparadas en horno de leña, lo que les da un sabor característico a carbón que marca la diferencia con otras hamburgueserías preparadas en plancha, y el resultado es mucho menos sabroso. De entrantes hay una amplia variedad además de las ensaladas, que también pueden servir de plato principal a quienes no sepan disfrutar de una buena hamburguesa.

Nosotros comenzamos los entrantes con unos tomates verdes fritos (7,2€). Muy ricos, no tan bien fritos como los del Gumb0 pero nos gustaron mucho igualmente. Vienen con una salsa barbacoa un poco fuerte pero que les va bien. De beber pedimos copas de cerveza y tintos de verano. Ambas las cosas las sirven magníficamente, heladas, y en el caso del tinto, en una copa enorme llena de hielo.

Tomates verdes fritos
Tomates verdes fritos

También probamos la ensalada de canónigos con vinagreta de yogur y mostaza (10,20€), y quitándole los gajos de naranja, que no nos convencían mucho. La ensalada fue claramente lo que menos mereció la pena, porque es cara para el tamaño que tiene y no aporta nada especial.

Ensalada de canónigos
Ensalada de canónigos

También pedimos los fingers de pollo (11,2€), con la misma salsa BBQ que los tomates, aunque puedes pedirla agripicante. Un poquito caros pero fantásticos, muy jugosos, y el empanado estupendo.

Fingers de pollo
Fingers de pollo

El último entrante fue un provolone a las brasas (10,20€), con su tomate y orégano, bien bueno.

Provolone con tomate
Provolone con tomate

Las hamburguesas fueron lo mejor, como era de esperar. Su sabor intenso a carne a la brasa hace que se coloquen en un puesto muy alto de mi escala de hamburguesas madrileñas, quizá entre las mejores. Las preparaciones las tienes más básicas y más elaboradas (Mexicana, Hindú, Ibérica), pero siempre dejando el protagonismo a la carne, que es lo importante. Puedes pedirlas de 160g y de 250g, y los precios van entre 7,5€ y 12,2€

Hamburguesa de bacon y queso
Hamburguesa de bacon, cebolla brasa y queso

Nosotros pedimos una Do it Yourself (bacon, queso y lo que quieras, en este caso cebolla a la brasa), dos French y dos Italianas. Las de 250g tienen para mí el tamaño ideal, pero si tienes menos hambre una de 160g también hace su labor. Las French van con salsa de champiñones y nata, para el que le guste un sabor fuerte con la carne.

French burger
French burger

Yo tomé la Italiana y me pareció espectacular, con tomate confitado, queso granna padano y salsa césar con rúcula. Como digo, los complementos le daban un sabor muy rico a la carne, pero esta era la protagonista. De acompañamiento patatas muy buenas y una ensalada de col digna de competir con Alfredo’s. Por un extra se pueden pedir patatas al plomo, que son al horno.

Hamburguesa italiana
Hamburguesa italiana

Aunque no sea la foto más ortodoxa, podéis apreciar que el punto de la carne (al punto) es en mi opinión clavado. Marroncita por fuera y rosita por dentro, pero sin que quede cruda.

Corte de hamburguesa
Corte de hamburguesa

De postre café, un chupito de la casa y brownie de chocolate blanco y jengibre. Sabe más a caramelo que a otra cosa y viene con helado de vainilla y nata montada. Nos gustó bastante. Otras tartas a probar son la de zanahoria, queso, limón o dulce de leche. Todas a 6,2€.

Brownie de chocolate blanco
Brownie de chocolate blanco

En resumen: id a conocer este sitio. Está en Sanchinarro, por lo que para los que no vivan cerca es un poco incómodo, pero merece la pena. A muchos ya les parecen las mejores hamburguesas de Madrid. El servicio en general bueno, aunque como suele pasar, cuando la terraza está atestada, se les nota que van con la lengua fuera.

Web: soulkitchenrestaurante.es

Precio: 26€

4 de mayo

Ayer, coincidiendo con el comienzo de la promoción de las Jornadas Burger Tablas de Gastroplan nos pasamos por allí, para disfrutar de una buena comida en la terraza. Probamos los aros de cebolla, que son muy diferentes de lo que puedes estar acostumbrado en otros sitios. Son grandes y con una fritura muy fina y crujiente, para nada aceitosa. El acompañamiento es una crema agria muy rica, aunque cuesta untar los aros si no es con ayuda del cuchillo.

Aros de cebolla
Aros de cebolla

De nuevo los fingers de pollo, enormes y jugosos, con salsa BBQ.

Fingers de pollo
Fingers de pollo

Tanto Gallego como yo pedimos la hamburguesa suiza, que es una de nuestras favoritas, con cebolla a la plancha y un queso crema suavísimo.

Hamburguesa suiza
Hamburguesa suiza

20130604_143910

Carol probó la americana, la más auténtica, con cheddar, cebolla y beicon.

Hamburguesa americana
Hamburguesa americana

De postre un café y a correr. Qué sitio más bueno el Soul Kitchen para cenar, pero para comer entre semana en la terraza, no tiene precio.

Precio: 21€

Gumbo, viva la cocina criolla y cajún

El viernes pasado, aprovechando que salíamos del teatro en Malasaña, fuimos a probar el Gumbo, que ya tenía apuntado en mi lista por recomendación de Matoses, como uno de los mejores restaurantes de comida americana fuera del fast food, y las omnipresentes hamburguesas. Tiene un buen punto, además, y es que abren la cocina hasta muy tarde (nosotros llegamos a las 23.30), y al estar situado en plena Calle Pez, al salir las opciones de tomar copas son todas.

logoSmall2

El sitio está especializado en cocina de Nueva Orleans, y de primera mano, porque su dueño, Matthew Scott, es oriundo de allí, y además de conocer expertamente su gastronomía, conoce la nuestra, puesto que lleva en España desde 1996, trabajando en muchos restaurantes, como el Pedro Larumbe, hasta que montó Gumbo hace justo 10 años. Es por tanto un sitio de calidad probada, como podéis imaginar.

La decoración del lugar es excelente, con un comedor de tamaño medio, bastantes mesas y un ambiente distendido. El propio Matthew suele tomar la comanda y asegura que el servicio es estupendo y muy rápido.

Comedor (foto de la web)
Comedor (foto de la web)

Al llegar tuvimos que esperar en la barra 5 minutos, tiempo que aprovechamos para pedirnos un bloody mary (6,75€), bien hermoso como veis en la foto. Lo cierto es que lo tienen hecho en una jarra y de ahí van sirviendo, pero eso no quita que esté magnífico y el nivel de pique esté perfecto.

Bloody Mary
Bloody Mary

Éramos cuatro y al ver la carta nos empezó a apetecer todo, pero como no podíamos probarlo todo nos decantamos sobre todo por las especialidades que recomiendan. Aparte de un pequeño aperitivo de pescado que ponen con la bebida, pedimos un par de entrantes y luego un plato por cabeza.

Empezamos con un gumbo al centro, que es el plato más típico de Lousiana, consistente en un guiso muy especiado de carne o marisco y muchas verduras. Este en concreto era de pollo, andouille y okra. La andouille le daba un toque ahumado riquísimo. A mí que me chiflan las sopas me pareció una delicia.

Gumbo de marisco
Gumbo de pollo

El otro entrante, que me gustó aún más si cabe, fueron los tomates verdes fritos. A pesar de ser muy famosos por la peli, no es un plato que puedas probar normalmente en España, y por tanto no pude resistir pedirlos. Qué ricos! Un tomate verde pero jugoso y sabroso, si bien un poquito ácidos, claro, con un rebozado gordo pero nada pesado, y cubiertos de una salsa muy especiada y un poco picante que me encantó. Hay que probar este plato.

Tomates verdes fritos
Tomates verdes fritos

De beber tomamos una botella de Enate (17,5€) muy bueno y que acompañó muy bien toda la comida. De plato yo tomé el pollo, un picantón de granja, inyectado con una salsa especial, marinado y frito entero. Muy bueno y muy contundente, como a mí me gusta. Yo normalmente no pido pollo en los restaurantes porque no suele merecer la pena, pero normalmente en Inglaterra o sitios donde saben darle vidilla al pollo con salsas y especias, si te arriesgas, puedes tomar verdaderas maravillas. En  este caso el pollo estaba bastante jugoso a la vez que crujiente por fuera y muy sabroso gracias al marinado y la salsa. El puré de patatas muy rico, llevaba algunas verduras mezcladas.

Picantón de granja
Picantón de granja

Otro plato estrella fue el cangrejo con caparazón blando. No sé si se distingue en la foto, pero te lo sirven entero y bien rebozado y frito, sin contemplaciones. Un éxito de punto, fritura y sabor. Lo que le fallaba al plato era el arroz, que estaba un poco pasado y sin mucha gracia. No era lo más importante, pero hubiera estado mejor alguna salsilla rica.

Cangrejo de caparazón blando
Cangrejo de caparazón blando

Mi hermano tomó bonito ennegrecido, con especias a la plancha fuerte. Quzá en la foto desmerezca, pero estaba sublime. Jugoso por dentro y muy muy sabroso por fuera, con un marinado/especiado que me dejó loco, acidito y suave a la vez. Puede parecer quemado pero no lo es, son las especias.

Bonito ennegrecido
Bonito ennegrecido

De postre elegimos unas cuantas de las tartas americanas que hay para elegir, aunque nos quedamos con ganas de probar más cosas. Yo elegí la tarta de mantequilla de cacahuete, uqe es de las más pedidas, y estaba muy rica. Dulce y azucarada como solo los americanos saben, pero a mí personalmente me el sabor a cacahuete no me vuelve loco, y aunque me pareció buena, no me triunfó del todo.

Tarta de peanut butter
Tarta de peanut butter

Las otras dos que probamos fueron la de zanahoria, que creo que es la mejor. Una pasada en todos los sentidos. Híper dulce, jugosa y un poco cremosa, mmmm. Creo que la mejor tarta de zanahoria que he probado. La otra, también muy recomendada era la de banana cream. Excelente, tremenda, con un sabor enorme a plátano y azúcar, aunque yo creo que no llegó al nivel de la de zanahoria.

Tartas de zanahoria y banana
Tartas de zanahoria y banana

Quiero decir que este sitio me encantó desde el principio hasta el final. Fenomenal servicio, precio ajustado, platos excelentes, ricos y muy novedosos en comparación con la mayoría de cosas que puedes encontrar por Madrid. Y lo mejor de todo es que te sientes como en tu casa! Ya tengo ganas de volver!

Web: gumbo.es

Precio: 33€