El Landó – Desde 1977 en Las Vistillas

Uno de los restaurantes que más me sorprende que poca gente conozca es El Landó. Un clasicazo de la cocina tradicional madrileña que lleva muchísimos años apostando siempre a la misma carta. Platos clásicos que sólo la experiencia de todos los años que llevan pueden hacer que estén tan buenos. Perfecto para cuando quieras comer de verdad sin arriesgar. Aquí se viene a comer cosas tan sofisticadas como jamón, tomate, huevos fritos, callos… os contamos en este post nuestra última visita.

Comencemos con el local. Situado en la Plaza de las Vistillas tienes un local con unas pocas mesas de terraza. Si tienes problemas de movilidad lo mejor es que reserves mesa en la terraza o en una de las dos mesas que tienen en la zona de barra. Para acceder al resto de mesas, hay que bajar escaleras.

Arrancamos con dos platos que no pueden faltar. El tomate y el jamón. Un tomate sensacional loncheado y aliñado en su justa medida. Y del jamón hay poco que decir. Un manjar que nunca está de más.

El Landó - Jamón ibérico de bellota
El Landó – Jamón ibérico de bellota
El Landó - Ensalada de tomate
El Landó – Ensalada de tomate

Otro de sus platos más conocidos es el salmón ahumado. 100% casero. “Lingotes” de salmón muy buenos que te van a encantar.

El Landó - Salmón ahumado casero
El Landó – Salmón ahumado casero

Nuestra última visita fue para cenar y con los platos anteriores y el siguiente lomo alto al punto íbamos más que de sobra. Estupenda carne para rematar la faena. Todo esto acompañado de su vino de la casa: Contino Reserva. Todo un vinazo.

El Landó - Lomo alto al punto
El Landó – Lomo alto al punto

Por último, probamos unos de sus postres. Una especie de torrija bien empapada en leche que estaba estupenda. Muy muy recomendable.

El Landó - Postre
El Landó – Postre

Conclusión: Uno de los restaurantes de Madrid que tienes que conocer. Para cuando no quieras arriesgar y te apetezca comer bien. Cocina 100% tradicional sin florituras. El precio ronda los 60€ pero están más que bien pagados pero la calidad y el servicio. Y un 4,6 en Google Maps los corroboran.

Pepa, sin qüenco


pepa

Hace unos días estuve cenando en Pepa, el nuevo restaurante de Pepa Muñoz, que hasta ahora conocíamos por su restaurante El Qüenco de Pepa, en la cercana Henri Dunant. Pepa creó su propio Qüenco hace años, escindiéndose del original de su madre (El Qüenco, Alberto Alcocer). Otros hermanos Muñoz han hechos sus propios pinitos (Menta y Canela de Aurora y su marido; Por fin de Pepe) y los que no, han pasado todos por la cocina del Qüenco. Pepa es un restaurante en la tranquila calle de Juan Ramón Jiménez, zona que esconde muchos otros restaurantes de calidad. El local es amplio y moderno, con una terraza aceptable. Nosotros fuimos una noche calurosa por lo que optamos mejor por una mesa alta del interior.

20130802-163353.jpg
Interior del local, bodega

La cocina de Pepa se caracteriza en ambos restaurantes por su buena verdura, de las huertas que tienen en Ávila y las mejores carnes y pescados, siempre compradas en origen y traidas desde Cantabria, Ávila o Galicia. En el caso del nuevo “Pepa”, la estrella de la carta son sus extraordinarios tomates, de su propia huerta y utilizando semillas recuperadas de una generación a otra durante 50 años. Esto hace que los tomates sean de los de calidad, enormes, sabrosos y todo pulpa, de los que no verás en casi ninguna otra parte de España o del mundo. En la foto podéis ver unos pintones que tenían expuestos en una mesa mientras que se ponían maduros como para servirlos.

20130802-163404.jpg
Tomates pintones

Empezamos por un ligero aperitivo, sencillo pero excelente: una cañita bien tirada, taquitos de queso con picos y una coca suave de queso, y un platito de aceitunas, aparentemente picual,  tan bien aliñadas que repetimos del mismo tres veces.

20130802-163257.jpg
Aperitivo

De vino ordenamos una botella de blanco: Gran Feudo chardonnay. Un gran acierto a muy buen precio, bien frío y en cubitera.

Como primer entrante, el plato fuerte de la casa: tomate en rodajas. Creo que se aprecia en la foto que el tomate es espectacular. Todo carne y sabor y descomunal de tamaño. Nosotros pedimos una ración únicamente con flor de sal y aceite picual (11€), porque no necesita más, pero ofrecen otras raciones con cebolleta y ventresca o anchoas, o bien con burrata fresca del día, por 16-20€, según.

20130802-163305.jpg
Tomate con sal y aceite

El segundo entrante fue un antojo, porque para dos el tomate ya casi nos dejó listo de papeles, del tamaño que tienen las buenas raciones aquí. A mí es que me encanta pedir ensaladilla rusa, sobre todo en verano y me cuesta privarme. Pedí media ración (8€) pero ya veis que el tamaño  es sobrado. Una de las mejores que he probado, con todo el sabor del mundo, su huevo y su gamba troceada, y la proporción perfecta de mayonesa.

20130802-163313.jpg
Ensaladilla

Otros entrantes con buena pinta que vimos en la carta: jamón ibérico con tomate y pan de cristal, callos de Ávila, anchoa frita o croquetas caseras.

De segundos la carta se divide en verduras, concha, pescados y carne. La verdad es que hay mucho donde elegir y creo que no hay nada malo. Mi padre pidió media ración de acelgas rellenas de chipirones al ajillo. Un gran triunfo de Pepa es la de apuntarse a la nueva moda de ofrecer en casi todos sus platos tanto raciones como medias raciones, lo que permite acomodarse, al hambre, al bolsillo o a las flexibilidad. Estas acelgas estaban estupendas y el chipirón de dentro picadito y muy rico.

20130802-163320.jpg
Acelgas con chipirones (a la familia)

Yo tomé el atún rojo a la plancha, en su punto, con salmorejo. Qué buenísimo el atún. Tamaño generoso y perfectamente hecho. El sabor del salmorejo le da un toque interesante, aunque como viene en un recipiente aparte, no estás obligado a tomarlo si no quieres. Te ponen también soja que le va también muy bien. Yo probé incluso a mojarlo en ambas salsas, logrando un sabor interesante. Aunque yo creo que como mejor estaba era solo!

20130802-163331.jpg
Atún con salmorejo

Y como colofón final, un requesón con nata y miel para chuparse los dedos. El requesón nada pesado, casi como mousse. Magnífica preparación que nos encantó.

20130802-163342.jpg
Requesón con nata y miel

La cena la terminamos con un par de gintonics de Beefeater con tónica, preparados con el mejor esmero y en una copa de balón de calidad y con una rodaja de corteza de limón verde. Un aroma que alimentaba. Me encantó, uno de los mejores gintonics del verano.

Como resumen: Pepa lleva ya bastantes años triunfando en la mesa y en la cocina, y este nuevo local no es sino otro pequeño trampolín hacia el éxito. No me cabe duda de que se puede convertir en uno de los clásicos de la zona. Quiero resaltar el servicio, que es educado a más no poder y sabe muy bien lo que hace: chapó.

Precio: 50€ más copa

Ficha Google+ (antiguo local del Olivo)

Web: pepa.com.es