Restaurante Arce – Iñaki Camba es el genio de la lámpara

restaurante_arce

El restaurante Arce es uno de esos sitios que si no has visitado, te lo tienes que apuntar en tu lista de sitios a conocer y darle prioridad máxima. Un restaurante en el que al sentarte a comer, te vas a sentir como debió hacerlo Aladino al frotar la lámpara. Y es que cuando estés tomándote el aparitivo, va a aparecer Iñaki Camba, el genio de la lámpara, para concederte los deseos gastronómicos que te plazcan.

Iñaki Camba te recibe en la puerta del local vestido de faena y te lleva a tu mesa. Más tarde se pasará y empezará con su primera pregunta para confeccionarte el menú a medida. «¿Venimos con gana, apetito o hambre?». El objetivo, como es lógico, es medir la longitud del menú. Además en sus preguntas imprime una pausa sosegadora que te va tranquilizando, después del estrés que supone aparcar por la zona. La siguiente pregunta ya va orientada a elegir el plato principal. A base de preguntas sobre la materia, la guarnición y la preparación confeccionas el plato que te vas a tomar. Y del principal a los entrantes, y de los entrantes a los aperitivos. Pero por mucho que os cuente, es imposible reproducir este proceso de elaboración del menú y si no lo conocéis… pues como os decía, lo tenéis que poner en los primeros puestos de vuestra lista de deberes culinarios.

Antes de nada os dejo unas fotos de la fachada del local, que si vas por Augusto Figueroa te lo puedes pasar por alto. Y de la sala, que tiene diferentes alturas, decoración clásica y la verdad es que es muy agradable.

Fachada (foto de minube.com)
Fachada (foto de minube.com)

Sala (foto de restaurantearce.com)
Sala (foto de restaurantearce.com)

Pasando a lo que tomamos de menú, empezamos con unos ahumados caseros de mar y monte. Podéis diferenciar el salmón, el pulpo, el bacalao y también el carpaccio de carnes. Todo con un aceite excepcional. Un entrante fresco y ligero para empezar a salivar.

Ahumados caseros de Mar y Monte
Ahumados caseros de Mar y Monte

De ahí, a la gamba roja espalmada sobre corugas. Bueno espalmada, esparracada o esparruchada, como queráis decirlo. La cuestión es que la gamba roja está aplastada y la hacen estilo tortillita de camarones. Está realmente buena y con las corugas es un aperitivo excepcional.
2013-04-13 15.55.13

Tortillita de gamba roja espalmada con corugas
Tortillita de gamba roja espalmada con corugas

El siguiente entrante también fue fabuloso, la ensalada de habitas con carne de cangrejo. También con alguna coruga que se había escapado del plato anterior. Las habas tiernas y sabrosas, y la carne de cangrejo que le da un toque diferente pero sin quitar sabor ni relevancia a las habas. El aliño llevaba un toque cítrico suave que contrastaba genial con el resto.

Habas tiernas con carne de cangrejo
Habas tiernas con carne de cangrejo

Y el siguiente entrante, lo pedimos por separado. Por un lado unos perrechicos realmente deliciosos. De pequeño tamaño pero sabrosos. Y por otro lado uno de los platos que más me gustaron, el arroz con caracoles. Un arroz de sabor excelente, potenciado por los caracoles. Nos encantó y seguramente lo vuelva a pedir en mi próxima visita.

Perrechicos
Perrechicos

Arroz con caracoles
Arroz con caracoles

Y de aquí pasamos al plato principal. Nos decantamos por un ceviche de pescados azules y por un ragut de corzo. El ceviche de caballa muy bueno. Con generosa verdura y el toque ácido justo que permite saborear todos los ingredientes del plato.

Ceviche de pescados azules
Ceviche de pescados azules

El ragut de corzo es una joya. Un estofado de sabor estupendo y el corzo sabroso y tierno.

Ragout de Corzo
Ragut de Corzo

Después de una comida como la anterior, no solemos pedir postres, pero de verdad que esta vez estábamos tan a gusto y nos estaba gustando tanto lo que estábamos probando que optamos por probar un par. El primero, el arroz con leche. No es la preparación tradicional. Es una variante sólida que se presenta en forma de tarta. Muy bueno aunque soy más fan del original.

Arroz con leche
Arroz con leche

Y después, la torrija de pan de roscón de reyes. Una maravilla. Una torrija diferente pero realmente de lujo que os recomiendo pedir para acompañar el café. En este caso sí que me gusta más la torrija de Iñaki Camba que la torrija tradicional.

Torrija de pan de roscón de reyes
Torrija de pan de roscón de reyes

Y por último, el café y los minardises caseros. También muy buenos.
2013-04-13 17.11.13

Café y minardises caseros
Café y minardises caseros

Conclusión, ahora tengo hasta remordimientos porque este restaurante es un sitiazo que hay que conocer y hemos tardado demasiado en tener una reseña en Salivando. Una comida enfocada totalmente en el producto, con elaboraciones tradicionales y alguna variante con el toque personal de Iñaki. Es altamente recomendable este restaurante por su cocina, pero la atención de Iñaki y de su equipo, hace que la experiencia sea totalmente única y que la visita pase a ser obligada. De lo que tomamos, tenéis que probar el arroz con caracoles y la torrija. Pero vamos que habéis podido ver que el resto también es de categoría.

Web: http://www.restaurantearce.com

Precio: 58€ por persona con el club kviar

Ubicación:

Restaurante Asgaya – Nuevo asturiano de lujo en Madrid

El restaurante Asgaya (abierto en julio 2012) se encuentra en la calle Doctor Fleming número 52, en un barrio repleto de grandes sitios y donde la competencia es muy dura. Pero también es una zona de mucha afluencia y, cómo pudimos contrastar hace poco, gracias al nivelazo que tienen se han hecho un buen hueco en muy poco tiempo. Fuimos a cenar un viernes noche y estaba hasta arriba. Hay pocas críticas pero son muy buenas, por ejemplo, la de Los Cinco Mejores.

El local es nuevo y la decoración está muy cuidada. Mucha madera con tonos claros y oscuros. Ya la fachada del restaurante con planchas de metal anticipan que no han escatimado en interiorismo y decoración y que el proyecto de este restaurante es bien grande.

Elegante sala

Respecto a los fogones, pues he leído que el chef es Koldo Sanmartín pero que también está involucrado Andrés Madrigal como asesor, que siempre es garantía de platos renovados a partir de buenas materias primas y recetas tradicionales.

Y el resto del personal, pues gente joven servicial y atenta y muy correctos en los servicios. Nos trataron de maravilla y lo pasamos genial. Nos juntamos un grupo de seis amigos, con buen saque, así que por suerte pudimos probar bastantes cosas.

Empezamos en la barra con unas cañas mientras llegaban todos. Ya de primeras, lo que comentábamos, sitio chulo y con una buena zona de barra en la que puedes cenar sin problema si vas en pareja. La barra no es muy grande pero hay una esquina estratégica que debe estar muy cotizada los jueves y viernes noche. Bueno pues pedimos las cañas y nos sacaron un primer aperitivo de categoría, las albóndigas de la foto. Cuanto hace que no me comía unas buenas albóndigas!! Bolitas pequeñas de carne con una salsa sabrosa.

Albóndigas de aperitivo

Devoradas las albóndigas y unas almendras que nos puesieron de acompañamiento, nos fuimos a la mesa para comenzar el festín. Aquí nos recibieron con una cóctel de Campari, Martini y soda que entraba solo. Además, lo acompañaron de otro aperitivo riquísimo. Una vichyssoise templada con wakame.

Segundo aperitivo y segunda alegría. Vichyssoise con wakame.

Tan bien surtido da gusto ver la carta. Pero es que según vas leyendo vas salivando a más no poder. En mi opinión, la carta tiene la medida justa. Variada y con unos 4 o 5 pescados y carnes para elegir. Pedimos unos entrantes a compartir y después un segundo por persona y todo esto lo acompañamos con una sidrita fresca muy buena.

Empezamos con una lasaña de centolla. Excelente. Poca pasta y mucha carne de centolla. De sabor potente y sabroso. Y la ración para compartir entre dos está bien de cantidad. Las piparras cortadas que le echan por encima le dan un toque especial picantito que me encantó.

Lasaña de centolla

El siguiente plato fueron los huevos de corral rotos al cabrales con cebolletas y puerros tiernos, con una base de hojaldre crujiente por debajo. Ummm te esperas cabrales y huevo en vena pero lo que te sirven es un plato muy muy suave. Para mi gusto, en exceso.

Huevos de corral con cabrales, cebolleta y puerros. Suave!

Y para finalizar con los entrantes, un plato que Borja ya sabía que iba a pedir desde que reservó: las verdinas con berberechos y mejillones. Cosa rica y reconfortante en estos días de frío. Me parecieon uno de los mejores platos de la noche y raro será si cuando vuelva no las pido otra vez.

Verdinas con berberechos y mejillones.

Tras los entrantes, comenzó el carrusel de principales. Por recomendación del jefe de sala, tres de nosotros pedimos los lardones de buey. QUÉ COSA MÁS BUENA!! Carne jugosa y sabrosa con unas setas por encima que forman un plato de verdadero lujo. En cierta manera me recordaba un poco al de La Finca de Susi Díaz. Pero si hay que elegir me quedo con éste.

Lardones de buey. Una delicia.

Eso sí, no se si me gustaron más los lardones, o la presa ibérica que pidió Carol. Muy tierna y jugosa y con un acompañamiento de patata y carne realmente bueno. Y muy generoso de cantidad.

Presa ibérica de 10

y por último el pixín que pidió María que cómo podéis ver tenía una pinta estupenda y gustó a todo el mundo.

Pixin!! No podía faltar en un asturiano

Tras el festival pedimos un par de postres, a los que tuvieron el detalle de invitarnos, y unas copas que ya era viernes noche!! Las copas bien de precio y los postres a la altura del resto de platos. Unas mousse de chocolates estupendas y una torrija con helado para empapar las copas.

Mousse de chocolate
Torrija para finiquitar cómo es debido

Por último, el detalle del dueño acercándose a la mesa a preguntarnos cómo había ido todo y muy agradecido por nuestras felicitaciones por el sitiazo que ha montado.

Conclusión, un asturiano de 10. Sala, producto, preparación, servicio y, para mi, sobre todo en relación caliad precio. Acaba de abrir y sería mucho decir que le puede hacer sombra a El Paraguas en cuanto al asturiano number one en Madrid. Pero tiempo al tiempo. Aunque bueno una velada en El Paraguas es algo más serio y formal y la verdad es que si vas con amigos… mejor el Asgaya. Hay que ir y dejarse llevar.

Recomendable, lo dicho, para ir con amigos. Nosotros disfrutamos un montón y hay variedad para todos. Platos que gustán y servicio ágil que lidia bien con grupos. Para ir en pareja todo depende. Si se busca intimidad y tranquilidad no es el mejor sitio. Pero si se busca algo más animado y disfrutar de la comida pues es perfecto.

Precio: 45€ copas incluidas