Rocacho Madrid – Carne de El Capricho y unos buñuelos de escándalo

Hola de nuevo, hoy os traemos un post muy breve de Rocacho Madrid. Un restaurante que hay que tener de referencia para cuando te apetezca comer buena carne.

Situado en la calle Padre Damían 38, enfrente del Eurobuilding, tiene una ubicación genial para comidas de negocios o para pre/post partidos en el Bernabeu.

El local está muy bien decorado. Con un zona amplia de terraza. Un servicio muy entusiasta. Pero no es accesible. Tiene escaleras para acceder y no hay baños adaptados.

Comimos poca variedad pero muchísima cantidad. Os recomendamos pedir dos entrantes como mucho y después atacar un buen corte de carne. Que la traen de El Capricho (Jiménez Lamuz – León).

Arrancamos con un aperitivo de la casa y media ración de cecina. Que está de maravilla.

Rocaho - Aperitivo de la casa
Rocaho – Aperitivo de la casa
Rocacho Madrid – Medía de cecina

De aquí pasamos a unos buñuelos de bacalao. Es una de las especialidades de la casa y os recomendamos encarecidamente que lo pidáis.

Rocacho - Buñuelos de bacalao
Rocacho – Buñuelos de bacalao

Pero la joya de la corona de esta casa es su carne. Y es a lo que veníamos. Nos comimos una excelente chuleta de buey de unos 1.300 gramos. Toda una delicia. Preaprada en su punto y acomñada de una ensalda fresca y un buen vinazo.

Rocacho - Chuleta cruda
Rocacho – Chuleta cruda
Rocacho - Chuleta poco hecha
Rocacho – Chuleta poco hecha

Conclusión: Esté festival carnivoro nos costó en torno a 80€ por persona. Pero muy bien pagados por lo buena que estaba la carne y lo bien que nos trataron.

Restaurante La Chimenea Guadarrama – Croquetas, carne de buey y mucho encanto

¿Qué te vas a encontrar en el Restaurante La Chimenea Guadarrama?

Un restaurante clásico de la sierra Norte de Madrid de esos en los que sabes que vas a comer de maravilla desde que entras por la puerta. Manteles a cuadros blancos y rojos, salón con chimenea y pocas mesas. De hecho, en fin de semana tenéis que reservar con antelación.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Salón
¿Qué comimos?
Pues fuimos seis personas. Pedimos varios entrantes y después carne de buey para todos. Empezamos con los aperitivos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Chorizo frito
El siguiente es una de las estrellas de la casa. Las croquetas. Pedimos 3 de jamón y 3 de queso. Muy buenas las dos. Tened en cuenta que son de buen tamaño y contundentes. Os recomiendo que pidáis una croqueta por cada dos para poder probar más cosas.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Croquetas de jamón y croquetas de queso
Pero el entrante que más nos gustó fueron unas anchoas al horno que estaban de maravilla. Muy recomendables y las priorizaría antes que las croquetas.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Anchoas al horno
También probamos un revuelto de morcilla sabroso y generoso.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Revuelto de morcilla
Y por último, media ración de callos. Que nunca están de más. Picantes y muy buenos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Callos a la madrileña
Estos fueron los entrantes que compartimos antes del plato principal. Carne de buey para todos. Una carne realmente buena y bien preparada. Para ponérselo difícil, pedimos diferentes puntos y los clavaron todos. Unos cracks de la parrilla. Os dejo diferentes fotos de los entrecotes que disfrutamos.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Entrecotte muy hecho

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Entrecote de buey (punto medio)

la chimenea guadarrama
La Chimenea – La Chimenea – Entrecotte de buey (poco hecho)
Y de postre, pues una tarta de queso y una crema catalana casera muy buenas. Sobre todo la última.

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Tarta de queso

la chimenea guadarrama
La Chimenea – Crema catalana
Conclusión

Un sitiazo en toda regla en la sierra de Madrid. No dudéis en hacerles una visita porque merece realmente la pena. Eso sí, como os decía al principio, reservad con antelación.

Restaurante La Cabaña (Finca Buenavista Murcia) – Cocina, servicio y entorno de lujo

14284.src

En las afueras de Murcia se encuentra La Cabaña de La Finca Buenavista. Un restaurante que concentra todo lo bueno de la región y le saca el máximo partido. Y esto no se limita a una materia prima excepcional, sino que el entorno, decoración, vajilla y servicio van a la par y han conseguido un restaurante completísimo y de máximo nivel.

Todo esto lo dirige la mano de Pablo González, el cual es omnipresente durante la comida, con el objetivo de constatar en primera persona las reacciones y sensaciones de los clientes. Nos contó que su público es casi exclusivamebte gente de Murcia y es que el restaurante cierra el fin de semana. Debido a que su cocina es de mercado pero con un alto componente de creatividad, el hecho de que los clientes sean asiduos, le supone la obligación de renovar platos y aperitivos con realmente poca frecuencia.

Centrándonos en lo que te vas a encontrar si tienes la suerte de visitar este restaurante, pues lo primero decir que el sitio te va a sorprender nada mas salir del coche. Se encuentra ubicado en las afueras de Murcia, 10 minutos en coche desde el centro, dentro de la Finca Buenavista. Es un entorno muy cuidado ya que es uno de los mejores sitios de Murcia para celebrar bodas.

Entrada a La Cabaña. Foto del establecimiento.
Entrada a La Cabaña. Foto del establecimiento.

Exteriores desde la sala de La Cabaña
Exteriores desde la sala de La Cabaña

Y vamos a empezar con el menú porque cómo vais a ver es extenso y espectacular. Hay que destacar que nosotros nos decidimos por el menú degustación (65€ por persona) pero la carta me pareció realmente asequible para la categoría del sitio. Aperitivos y entradas en torno a 10 €, guisos y arroces del día por unos 12€ y después platos que como mucho alcanzan los 35€. La carta de vinos también es extensa y con gran variedad de vinos internacionales.

Mientras tomaba un vermut Perucchi, jamás lo había probado y está genial, llego el primer aperitivo que ya nos dejó con la boca abierta. Y así hasta el final de la comida. El nombre es La Cala del Pino de La Manga. La presentación es increible. Del plato lo comestible es un sandwich de cosmopolitan gelatinizado y un mejillón con verduras en escabeche.

2013-02-01 14.36.40

2013-02-01 14.36.51

La cala del mar menor
La cala del mar menor

De ahí pasamos a otro aperitivo original: De pesca en el Polo. Totalmente “interactivo” porque hay que enrollar la caña para recoger la ganancia. La pesca en sí es salmón marinado con wasabi, acompañado de cebolla caramelizada y con un cubito de sake con naranja. Curioso como poco.

Pesca en el Polo em La Cabaña.
Pesca en el Polo em La Cabaña.

El servicio de pan también es de categoría. Acompañado con aceite de La Rioja. Las fotos hablan por si solas.
2013-02-01 14.30.59

Servicio de pan y aceite en La Cabaña
Servicio de pan y aceite en La Cabaña

Y no veo el momento de presentaros el siguiente plato. La nevera en la mesa de La Cabaña. Muestra perfectamente la línea de innovación y ganas de sorprender de este restaurante. Como podéis ver en la siguiente foto, sirven una nevera por persona con varios entrantes. Al abrir la nevera, sale el humo que consiguen con carbónico y… te dan ganas de aplaudir. Y eso que todavía no has probado bocado.

2013-02-01 14.55.00

La nevera en la mesa. La Cabaña
La nevera en la mesa. La Cabaña

Os enumero los aperitivos que contiene la nevera empezando por la balda de arriba. El platillo cubierto es una tortilla de patatas poco hecha y bien sabrosa. Después pasamos a un bocatín de queso con jamón, genial. Y al fondo, casi no se ve en la foto, toda una exquisitez. Bola de crema de queso Murcia al vino, con envolvente de vino Monastrell. Una delicia.

En la siguiente balda nos encontramos un nabo relleno con un guiso de bacalao y después la lata de base de ensaladilla con caviar de anchoas. Este último aperitivo es muy sabroso y de los que más nos gustó.

Ensaladilla rusa con caviar de anchoas. Genial.
Ensaladilla rusa con caviar de anchoas. Genial.

Y en la última balda, las mini pizzas de La Cabaña. Una de jamón y la otra de cebolla. Ésta última buenísima! La masa es una lámina crujiente y el sabor es realmente bueno.

2013-02-01 15.05.52

Mini pizza de La Cabaña
Mini pizza de La Cabaña

Cómo resumen de la nevera, que merece una reseña sólo para ella, decir que los aperitivos no sólo entran por los ojos sino que están realmente buenos. Todos son unos bocados extraordinarios.

Pero esto no ha acabado aquí, ahora llega el último aperitivo con un lujo de presentación. Es el caldero con arroz salvaje. Toda una oda al plato murciano. En la foto podéis alucinar con la presentación. En un cubo metálico con su logo y de donde el caldero coge temperatura a partir de la llama de una vela. Este me pareció muy original pero en cuanto a sabor, el aperitivo en sí no me pareció del nivel de los anteriores. Esta bueno pero es que la nevera nos dejó alucinados.

2013-02-01 15.17.16

Caldero murciano con arroz salvaje
Caldero murciano con arroz salvaje

Aunque no os lo creáis, lo que hemos contado hasta ahora sólo son los aperitivos. Ahora comenzamos con los entrantes. El primero, carpaccio de quisquilla con un alioli de mango. Brutal. La quisquilla era de un sabor bueno y potente y además de buen calibre y el alioli de mango le iba como anillo al dedo. Además, lo acompañaban de un guiso que le daba un golpe más de intensidad. El plato se divide en las quisquillas enteras en la “plataforma arácnida” de arriba y por otro lado la parte del plato donde están laminadas y mezcladas con el alioli.
2013-02-01 15.20.39-1

Carpaccio de quisquilla con alioli de mango
Carpaccio de quisquilla con alioli de mango

Siguiendo con el menú, el siguiente entrante fue uno de los platos que más me gustaron. Las verduras a la parrilla sobre crema de… creo que ñoras. En la foto podéis ver la gran variedad de verduras que forman el plato. Calabaza, endivia, zanahoria, judias verdes… incluso un par de palomitas. Todo realmente bueno y un plato natural a más no poder y sobre todo que promociona el producto de la comarca. La presentación, como el resto de los platos, cuidada y genial. La crema muy buena, con bastante ñora que hace buen contraste con las verduras.

Verduras a la parrilla con crema de verduras
Verduras a la parrilla con crema de verduras

Hasta este momento estuve bebiendo Sortius de 2007, puro syrah de Bullas, bien afrutado y bueno de Bodegas Contreras. Con la entrada de los principales pasamos a Juan Gil de Jumilla. Poderoso de verdad.

Y continuamos con el carrusel de platazos. El siguiente, Otoño en el plato. Una cama de puré de champiñones con cous cous, trompetillas amarillas y codorniz confitada. Ésta es una delicia y al confitarla consiguen que se la carne esté jugosa y se desprenda del hueso sin esfuerzo. Plato genial que lo culmina con un huevo de codorniz que podéis ver a la izquierda.

Otoño en el plato
Otoño en el plato

Y después de este último, ya pasamos al pescado. Lubina del Mar Menor al horno con caracoles. El pescado suave y los caracoles guisados sabrosísimos. Un plato arriesgado pero muy bueno. Y la cantidad justa, porque llegado este momento y la cantidad de cosas buenas que te has comido, uno empieza a estar medio lleno.

Lubina del Mar Menor con caracoles
Lubina del Mar Menor con caracoles

Y llegó la carne. Lomo de Kobe con sal de carbón. Con la edad, me estoy volviendo un poquito talibán respecto a que comamos productos de nuestra tierra, que son estupendos, los producimos nosotros y están las cosas como para importar lo menos posible. Y cuando oí lo de buey de Kobe… pues la verdad es que prefería haber oído ternera gallega pero… madre mía que bueno estaba. Espectacular! Tierno y con un sabor contundente. Riquísimo.

Lomo de Kobe con sal de carbón
Lomo de Kobe con sal de carbón

Y cuando decimos que en La Cabaña no falta detalle es porque no se dejan un vuelco sin dar. Tras la carne, el carrito de quesos. El prepostre ideal. A destacar un Stilton cubierto con arándanos. Acompañado con pan de cristal y con una copita de vino dulce. Así da gusto.

Tabla de quesos
Tabla de quesos

Y por último el postre. El primero era una espuma de caqui con frutas de temporada. Ligero y muy sabroso. Acabarte el plato después de todo el menú que te acabas de tomar es señal de que está muy bueno.

Espuma de caqui con frutas de temporada
Espuma de caqui con frutas de temporada

Y el último plato, unos bombones de piña colada con chocolate blanco. O algo así. Porque a estas alturas de la comida ya estábamos para retener poco!

Piña colada con chocolate blanco
Piña colada con chocolate blanco

Y por si nos habíamos olvidado de los “aparejos” que les hace el herrero, llegaron los petit fours. Jamás he visto cosa igual. Murcia es especial.

Petit fours para todos
Petit fours para todos

Conclusión, yo creo que no es necesaria. Creo que este sitio tiene una estrella Michelin pero pocas son. Como decimos en el título, tanto el entorno, la cocina y el servicio es de máximo nivel. Y además a un precio que me parece muy ajustado. Los detalles en vajilla y cubertería son de nivelón.

Precio: 80€ por persona
web: http://www.restaurantelacabana.com/