Gastroterapia, una terapia agradable

Hace unas semanitas fui con mi familia a probar el Gastroterapia, un local en chamberí de José Gorines, antes el chef de Cilantro y quien le daba casi su razón de ser. Yo hace unos años probé en Cilantro la que me pareció la mejor hamburguesa de Madrid, pero ahora que no está José me dicen que no vale nada.

El sitio es bastante pequeño, con 5 0 6 mesas altas y una barrita. La oferta es la de una carta de gastotapas muy curradas y a buen precio, vinitos baratos y copichuelas si se requieren. Nosotros bebimos cerveza, vino y agua, según el momento.

Mi madre empezó tomando un salmorejo cordobés retocado (3,5€). Rico rico, y sabroso.

Salmorejo
Salmorejo

Mi hermana pidió el tartar de langostinos japo-mex con guacamole casero y totopos (5,25€). El tartar estaba estupendo, si bien sabía casi únicamente a mostaza. El guacamole estaba aún mejor y juntos eran un manjar. Totopos vienen en un gran bol, por lo que hay más que de sobra para las salsas. Podéis ver que los precios son bastante ajustados.

Tartar de langostinos
Tartar de langostinos

Lo otro que pidió mi madre, que es de gustos andaluces, fue el pintxo moruno de cordero, hummus y miel (4,75€). Una mezcla arabesca de sabores pero con calidad vasca. Muy recomendable, si bien es para picar, no un plato completo.

Pinchito moruno
Pinchito moruno

Los pinchos llenan una hoja completa y luego hay otros 5 platos más contundentes (ensaladas, bravas, huevos…), de los cuales el mejor de todo y yo creo que es imprescindible es la Grandburguesa, una enorme hamburguesa de lomo de buey de Angus, aliñada con salsa BBQ especial, hojas frescas, queso americano y patatas gajo especiadas. Está tan sabrosa que ponerle ketchup te parecerá un sacrilegio. De tamaño es enorme y su precio fantástico (10€)

Granburguesa
Granburguesa

De postre hay varias cositas ricas, pero nosotros nos decidimos por la tarta asada de queso fresco y compota de cerezas (4,5€). Realmente rica, porque me encanta este tipo de tarta de queso tipo quesada, si bien podría estar un poquito más jugosa.

Tarta de queso
Tarta de queso

En conclusión un sitio muy completo, que recomiendo para comer en plan informal bien, pero nada caro. Si además quieres tomar una hamburguesa de llorar de buena, no lo dudes.

Cenamos muy bien y eso que llegamos algo tarde. Conseguimos reservar, pero yo creo que es un sitio más bien de llegar y hacerse un hueco. La verdad es que era un poco ruidoso el espacio y el servicio, al menos ese día, dejó que desear. Solo había una chica para la barra y las mesas, visiblemente agobiada y no sobrada de amabilidad. Espero que normalmente haya alguien más ayudando porque de hecho el chef tenía que salir de vez en cuando a servir él mismo el plato, pero aún así no daban abasto.

Precio: 18€

Web: N/A

Ficha Google+

Localización:

 

 

Mercatbar (Valencia), Quique Dacosta de tapas

Hace un par de semanas estuvimos en Valencia y aprovechando la visita intenté visitar el Poblet, que es el segundo restaurante de Quique Dacosta, al que justo hace nada le han dado una estrella Michelín. Como resultó que estaba cerrado ese día por un evento privado, decidimos ir a probar Mercatbar, también de Quique Dacosta pero más informal, basado en una gran barra y cocina de mercado, mucha de la cual preparada ante tus ojos. La carta se compone en su mayor parte de platos pequeños y tapas, muchos de ellos siendo pequeños homenajes a famosos chefs del estrellato gastronómico. El símbolo del restaurante de una de las gárgolas del Puente del Reino de Valencia.

foto de la barra (facebook de mercatbar)
foto de la barra (facebook de mercatbar)

En Mercatbar hay también un comedor amplio, pero nosotros pensamos que la mejor forma de conocerlo era encontrar un hueco en la barra e improvisar. Fuimos un sábado, por lo que al llegar nos costó un poco encontrar un hueco y que nos hicieran caso, pero la verdad es que luego todo fue como la seda. Tanto el cocinero que teníamos delante en la barra como los camareros eran unos profesionales como la copa de un pino. Lo único que me incomodó un poco era que no te dejaban quedarte la carta para seguir mirando por si querías pedir más. Pero bueno, al final hicimos un pedido y luego pedimos la carta de nuevo para hacer otro. Nada más llegar, mientras mirábamos la carta nos pedimos una cervecita: una Cruzcampo helada y muuuy bien tirada. De compañía una bolsa de patatas fritas caseras con un toquecillo de pimienta que tardó segundo en caer.

Cruzcampo y bolsa patatas
Cruzcampo y bolsa patatas

Empezamos el ejercicio con unos pulpitos con pimentón y aceite sobre un puré de patatas. Tan sencillo como delicioso, y ración generosa.

Pulpitos
Pulpitos

También probamos las gildas, que nos parecieron de lo más rico de la noche. Rebosantes de sabores avinagrados y deliciosos, y mucho más generosa de tamaño que la gilda vasca. Los tomatitos cherry que veis eran una pasada. Maduritos, jugosos y en su punto de sabor, no como los que sueles tomar que son plástico y acidez.

Gildas
Gildas

Siguiendo en la tónica del picoteo frío llegaron dos tostitas de pan de cristal crujiente con anchoa del Cantábrico, tomatito y escarola. De las anchoas más desbordantes e impresionantes que he tomado. Qué hermosura!!

Anchoas
Anchoas

Y para terminar lo frío, la ensaladilla con picos. Qué buenas ambas cosas. Los picos son los típicos que vimos por Valencia, pero súper crujientes y muy saladitos pues llevaban granos de sal gorda pegados. La ensaladilla tan buena como se podía esperar, no la dejéis de pedir!

Ensaladilla
Ensaladilla

Y ahora un par de platos con consistencia extra. Pedimos dos hamburguesitas diferentes. La primera es de presa ibérica, con foie y setas. Muy muy buena, pero quizá lo menos original de la cena. Mucho mejor estaba la hamburguesita de figatell y patatas paja (homenaje a Ferrán Adriá). El figatell es una especie de embutido valenciano hecho con hígado de cerdo picado y otras cosas. El ketchup y la salsa barbacoa eran caseros!

Hamburguesitas
Hamburguesitas
Hamburguesita con foie
Hamburguesita de presa con foie
Hamburguesita
Hamburguesita de figatell

Para rematar la jugada pedimos un plato que se llama “La Pizza”. No le pones un nombre tan rotundo si no pretendes que sea buena. Era una sencilla margarita con un poco de tomate seco y aceitunas, pero absolutamente deliciosa. La masa de las más finas que puedas probar.

La pizza
La pizza

De cantidad la verdad es que pedimos muy bien, acabamos casi llenos, lo perfecto para tomar un postrecito, que nos apetecía. Probamos tanto el milhojas noisette como el souflé de chocolate. El milhojas no tenía tantas como mil, pero era crujiente preparado al momento, con su cremita caramelizada y avellana… Enorme!

Milhojas
Milhojas

El souflé era tipo los coulant que tomas últimamente en todas partes, pero totalmente casero y muy rico. Llevaba de acompañamiento unas bolitas de chocolate, caramelo líquido y lascas de manzana, que al ser cruda tampoco combinada del todo bien, pero vamos que si las hubieran asado un poquito eso hubiera sido un festival.

Coulant de chocolate
souflé de chocolate

En conclusión, un sitio para comer de muerte a base de racioncitas que te mueres de buenas y todas apetecibles 100%. La carta además es muy amplia y puedes volver muchas veces sin tener que repetir si no quieres. Y lo mejor es que el precio nos pareció súper ajustado. Creo que si volvemos a pasar por Valencia volveremos por allí, nos encantó.

Precio: 33€

Web: mercatbar.es

Ficha Google+

Localización:

Vi Cool, tapas Arola

Buenas. Tenía esta entrada por ahí olvidada que pensaba que había publicado y ya veis que no. Me he acordado con la noticia del nuevo Vi Cool en Jorge Juan, así que vamos a ello.

Vi-Cool-en-Madrid

Vi Cool es uno de los tantos proyectos en los que ha estado o está metido Sergi Arola. Entre la Broche y el Gastro (ahora simplemente “Sergi Arola”), siempre ha tenido un buque estrella con varias michelín, pero el verdadero negocio Sergi lo hace con los gastrobares y las gastrotapas. Y es que Sergi Arola tiene colaboraciones por bares de casi todo el mundo, desde París a Bombay, pero por lo que he podido observar, el producto con el que se abre camino al exterior es un producto estilo “tapa” de autor, que es lo que más llama la atención en el extranjero de la cocina española.

Vi Cool en principio es un proyecto personal suyo y de su familia, no una colaboración despegada, por lo que en principio su implicación es mayor, aunque ya veremos luego que en realidad necesitaría un poco más de atención de primera mano.

El nombre es un juego de palabras entre “Be Cool” y “vi” que es vino en catalán. De ahí también los elementos del logo. A mí estos nombres con cierto ingenio, aunque sea un poco, me gustan. El Vi Cool original abrió en 2007 en Roses (Gerona). y hace un par de añitos en 2011 abrieron el nuevo local en Madrid. La verdad es que vistos los otros proyectos fugaces de Arola en Madrid, no le tenía mucha confianza, pero leyendo bastantes cosas buenas y viendo que recibió la mención de honor de Metrópoli al mejor bar de tapas de 2011, me entraron ganas de ir. Está bastante bien situado en la calle Huertas, a un paso de la plaza de Santa Ana y el Teatro Español.

Al llegar nos intentaron convencer de que pidiéramos el menú de tapas por 20€, aunque no nos pareció que ponía cosas que no valían demasiado y decidimos elegir nosotros a la carta. El primer problema que tuvimos es que de las cosas que pedimos, hubo como 4 o 5 que no tenían, no sé si es que por ser domingo noche ese día el cocinero estaba de huelga o que solo cocinan por la mañana, pero el caso es que parecía que solo quedaban las sobras de la semana. En fin, luego cenamos bien, pero ya digo que el servicio…

Cruzcampo Gran Reserva
Cruzcampo Gran Reserva

Empezamos con una cervecita fría Cruzcampo Gran Reserva, que es del estilo de la Alhambra 1925 y muy buena opción. Luego con la cena optamos por un clarete navarro de uva Gewurztraminer, que estaba muy bueno. De aperitivo probamos el pan tumaca, que en principio no tiene mucha ciencia, pero este estaba muy cuidado, con su buen pan de coca bien tostado y su buen aceite, su ajito…

Pan tumaca
Pan tumaca

De primero tomamos la terrina de foie gras caramelizado, con chutney de tomate y frutos secos. Una locura de plato, lo mejor de todo. Ese sabor intenso y suave del foie nos pareció una pasada.

Foie caramelizado
Foie caramelizado

Después probamos las albóndigas fritas con chimichurri, acompañadas de fondue de queso de cabra para mojar. Siendo albóndigas, me parecieron magníficas, muy poco hechas por dentro pero frititas por fuera, y el chimichurri les da un toque bestial. El mojarlas en queso le daba un toque interesante pero para mí no era necesario. El queso además creo que venía frío.

Albóndigas con chimichurri
Albóndigas con chimichurri

Luego ya de “segundo” pedimos otro plato de los estrella: la berenjena a la llama, con piñones tostados y balsámico. Nuestras sensaciones con este plato fueron encontradas. Por un lado la berenjena y los piñones estaban tremendos, con el toque dulce del balsámico, y el ahumado le sentaba bien, pero por otro lado el sabor ahumado al final resultaba demasiado dominante porque era MUY intenso y acababa cansando. De todas formas sí que nos pareció bueno en general.

Berenjena ahumada
Berenjena ahumada

Y por último, la coca pizza. Cómo se puede ir a un sitio de Sergi Arola y no pedir una de sus famosas coca pizzas…. No creo yo que sea un invento especialmente suyo, pero lo cierto es que a base de venderlos en todos sus restaurantes se han convertido en una de sus marcas de autor. En este caso pedimos la Cocalivada (Coca y Escalivada), que estaba muy buena, pero después de la berenjena estábamos un poco cansados de verdura asada y quizá hubiéramos acertado más con la atún ahumado y guindilla, la de patatas fritas, huevos y trufa, o la de sardinas con salsa romesco y puerro, que todas pintaban fenomenal.

Cocalivada
Cocalivada

Y ya no dio más de sí esta cena. No pedimos las famosas Bravas Arola, porque me parecen muy sobrevaloradas y ya probé las de Roncero; nos quedamos también sin probar las hamburguesas, los platos de cuchara, y las lascas de Bull Negre, que sonaba todo bien.

Por último comentar lo que ya he dicho. El servicio muy regular, podría haber estado perfectamente en el VIPS. Nos sentaron abajo y apenas nos hicieron caso, y además tuvimos que soportar cómo un par de camareros que estaban en un rincón despotricaban de su jefe y de cómo curraban muchas horas… Creo que cuando fuimos acababa de cambiar la jefa de sala, pero espero que ahora haya mejorado la cosa y de verdad se cuide con esmero el trato al cliente. Al final es un sitio divertido, tiene cosas originales y todo lo que tomamos estaba bueno, así que es probable que vaya a probar el nuevo de Jorge Juan, para resarcirme.

Precio: 30€

Web: vi-cool.com

Ficha Google+

Localización: