Restaurante Hispano (Murcia)

El Restaurante Hispano es uno de los clásicos de Murcia. Y lo será siendo durante muchísimo tiempo gracias a que saben renovarse sin prisa pero sin pausa. Y es lo que te vas a encontrar nada más entrar por la puerta. Un local renovado hace un par de años y una carta en la que no falta ni un clasicazo de la gran cocina murciana.

Así que arrancamos con lo que disfrutamos en nuestra última visita.

Marineras y aperitivos. Donde vayas en Murcia, no se puede empezar de otra manera que no sea con una marinera.

hispano murcia marineras
Restaurante Hispano – Marineras y aperitivos

Buñuelos de bacalao. Riquísimo. Un bocado sabroso que no puedes dejar de probar.

hispano murcia bocaitos de bacalao
Restaurante Hispano – Buñuelos de bacalao

Sashimi de salmón. Con soja y sal de San Pedro del Pinatar. Un plato que se sale de lo tradicional pero que también está muy bueno. Aquí la materia prima se cuida muchísimo.

hispano murcia salmon
Restaurante Hispano – Sashimi de salmón con soja y sal de San Pedro del Pinatar

Ensalada murciana. Ésta es una ensalada murciana un pelín diferente a las más tradicionales. Está buenísima. Con un aceite y un tomate de categoría.

hispano murcia ensalada murciana
El Hispano – Ensalada murciana

Mero con pisto. Sensacional. Aquí ya nos ponemos más serios. Un platazo estupendo. El mero jugoso y sabroso. Acompañado de un pisto que es una pasada.

hispano murcia mero
Restaurante Hispano – Mero

Manitas de cerdo gratinadas con jamón de Jabugo. Todavía se me saltan las lagrimas. Qué cosa más rica. Me lo recomendó expresamente el cocinero y fue todo un acierto. Plato contundente que te va a dejar satisfecho para un par de días.

hispano murcia manitas
Restaurante Hispano – Manitas de cerdo gratinadas con Jabugo

Carro de postres. Fieles a la tradición, los postres se presentan en carro. Nosotros probamos un merengue de 10.

hispano murcia postres
Restaurante Hispano – Carro de postres
hispano murcia merengue
Restaurante Hispano – Soufflé

Precio: Unos 45€ por persona. Muy bien pagados.

Accesible: Totalmente accesible. Rampa en la entrada, ni un escalón en el local y baño habilitado. Chapó.

Restaurante De la Riva – Gastronomía y servicio de toda la vida

¿Qué es el restaurante De la Riva?
Si eres madrileño y todavía no sabes responder a esta pregunta, sólo te recomiendo una cosa. Que te dejes de buscar la última novedad foodie de nuestra ciudad y te pares a conocer los estaurantes que llevan más de 30 años trabajando en nuestra ciudad. Que si han sobrevivido será por algo. Y un gran ejemplo es el restaurante De la Riva. La falta de posicionamiento Seo la suplen con producto, arte y servicio.

¿Qué se come en De la Riva?
Recetas de toda la vida. Preparadas a la perfección y con materías primas de primera. Os cuento lo que comimos, pero ya os anticipo que os traigo un zancarrón de los que hacen época.

Comenzamos con su ensaladilla rusa. Tradicional y estupenda.

de la riva ensaldilla
Restaurante De La Riva – Ensaladilla Rusa

Después unos mejillones con una salsa picante. Mejillones muy sabrosos y de buen tamaño.

de la riva emjillones
Restaurante De La Riva –

También muy buenas las almejas. En su punto. Nada secas. Acompañadas de una arroz blanco con cayena que le iba muy bien.

de la riva almejas
Restaurante De La Riva – Almejas

En De la Riva suelen tener un guiso del día. Y lo puedes pedir como entrante a compartir. En nuestro caso fueron unas patatas con costillas adobadas.

de la riva patatas con costillas
Restaurante De La Riva – Patatas con costillas

Y ahora ya pasamos a cosas más serias. El siguiente entrante es un verdadero lujo. Sesos de cordero rebozados. Un manjar que en De la Riva preparan a la perfección. Muy muy recomendable.

de la riva sesos de cordero
Restaurante De La Riva – Sesos de cordero

Por último, sus callos. Como os podéis imaginar, en un restaurante con este señorío, los callos no se descuidan. Unos callos de órdago que tenéis que pedir para compartir.

de la riva callos
Callos

Pasamos a los segundos, os presento dos pescados muy buenos. Congrio en salsa verde, que es una de sus recetas más clásiscas, y la ventresca. Muy buena materia prima preparada de forma tradicional.

de la riva congrio
Restaurante De La Riva – Congrio
de la riva ventresca
Restaurante De La Riva – Ventresca

Pero si hay que quedarse con un pescado, yo os recomendaría sus excelentes sardinas asadas. Las presentan limpias con sus lomos. La sardina es una delicia y aquí se disfrutan al máximo.

de la riva
Sardinas asadas

Por último, la estrella de esta casa. El zancarrón. Guiso de morcillo de ternera. Hecho con calma. Gracias a la paciencia, consiguen una carne extremadamente tierna y sabrosa. Buscando información, acabo de ver que es una receta típica del País Vasco. Aupa! Un plato que justifica la visita.

de la riva zancarron
Restaurante De La Riva – Zancarrón

Restaurante Juan Mari San Pedro del Pinatar

¿Qué es el Restaurante Juan Mari?
Este restaurante situado en San Pedro del Pinatar (Murcia) es un restaurante clásico y elegante al que se viene a disfrutar de una cocina de mercado con algún toque de innovación. Todo con una materia prima y un servicio estupendo. En un local acogedor perfecto para cenas tranquilas en pareja. La verdad es que es de los restaurantes con más categoría que conocemos por la zona. Es de los pocos incluidos en la guía Michelín. Ésta ha sido nuestra primera visita pero seguro que no la última.

¿Qué se come?
Te vas a encontrar con una carta variada en la que te va a costar decidirte. Para dos personas, nosotros pedimos dos entrantes para compartir, un plato principal por persona y un postre a compartir y cenamos de maravilla.

Antes de nada, pan tradicional con aceite.

juan mari san pedro pan
Restaurante Juan Mari – Pan con aceite

Comenzamos con un tartar de salmón, que sirven en una cama de tomate y algas. Un plato ligero y bueno, muy recomendable para comenzar una cena.

juan mari san pedro tartar de salmon
Restaurante Juan Mari – Tartar de salmón

Pero si te gustan los sabores intensos, el entrate que no puedes dejar de pedir es la ensalada de pimientos asados con bacalao y alioli. Realmente buena.

juan mari san pedro ensalada
Restaurante Juan Mari – Ensalada de pimientos

Uno de los platos principales que tomamos fue el entrecote de ternera con salsa de mostaza Dijón. La carne estaba estupenda. Muy buena categoría, tierna, sabrosa y preparada en su punto. La salsa está suave pero os recomiendo pedirla en un cuenco para que la añadáis la cantidad a vuestro gusto.

juan mari san pedro entrecote
Restaurante Juan Mari – Entrecote de ternera

El otro plato principal que probamos fue la lubina al horno con verduras. Es un plato muy suave y jugoso muy recomendable para quién quiera tomar algo más ligero.

juan mari san pedro lubina
Restaurante Juan Mari – Lubina

Por último, la tarta casera de queso. Otra maravilla muy bien presentada.

juan mari san pedro tarta de queso
Restaurante Juan Mari – Tarta de queso

¿Qué tal la relación calidad precio?
Pagamos unos 35€ por persona tomado varias copas de vino por persona más los aperitivos y café. Considero que la relación calidad precio es muy positiva.

Restaurante El Sordo – Tapas gourmet y cocina tradicional en el Valle de Ricote

Aquí os traemos un post de un restaurante por el que merece la pena darse el viaje hasta el Valle del Ricote y pasarse el fin de semana entero. Y más, en estas fechas primaverales. Antes de que el calor apriete de verdad, que en esta zona se despacha a gusto.

Como os decimos, este restaurante tiene una oferta realmente variada. En la carta se pueden encontrar desde una gran variedad de canapés originales (Sorditos, Noches de Moscú, Julen Guerrero, etc.) hasta la cocina más tradicional como los callos con garbanzos o el cocido con pelota, sin olvidar otros manjares como los asados, la chuleta de vaca, el gazpacho manchego de caza menor y lo que probamos en nuestra última visita, las gachas. Os recomiendo visitar su web www.elsordo.es en la que os podéis hacer una idea de la gran oferta gastronómica que abarca este restaurante.

Y tan polífacética como su carta es su local. Tienes barra, tienda y varios salones. La zona de barra es pequeña pero si no sois muchos os podéis apañas. El salón sí que es muy amplio y con capacidad para bastante gente. Es elegante y está muy bien atendido.

El sordo - Sala
El sordo – Sala

Sin mas, os contamos nuestra última visita. Comenzamos con una buena cerveza, Estrella de Levante o A.K. Damm, acompañada de unas aceitunas autóctonas. De estas aceitunas te puedes llevar a casa una buena ración. Si os interesa, preguntadles porque os las preparan envasadas al vacío.

El Sordo - Aceitunas
El Sordo – Aceitunas

Y de ahí a la primera ronda de canapés. Empezamos con unas pateras murcianas. Un canapé con base de fritada y sardina en aceite muy bueno. La fritada es sensacional. Yo incluso le quitaba la sardina.

El Sordo - Pateras murcianas
El Sordo – Pateras murcianas

A la par, nos sacaron los Julen Guerrero. Su conocido canapé en pan de molde tostado con sardina ahumada sobre una crema de aceitunas estupenda. Es uno de los clásicos del restaurante y para mí uno de los canapés imprescindibles si les haces una visita.

El Sordo - Sorditos
El Sordo – Julen Guerrero

Como novedad probamos las berenjenas baby aliñadas. El aliño es para amantes y buenos tolerantes del picante. Pero vamos que superado el trance del picante, las berenjenas baby son estupendas. Tiernas y jugosas.

El Sordo - Berenenas Baby
El Sordo – Berenenas Baby

El siguiente canapé son los sorditos. Otro de sus canapés estrella. Un canapé de solomillo de cerdo con una salsa estupenda. La verdad es que tengo que averiguar de qué es porque me tiene intrigadísimo. Pero lo dicho, que está buena a rabiar.

El Sordo - Julen Guerrero
El Sordo – Julen Guerrero

Y como última tapa, una de las novedades de este año, el guacamole con salmón coagulado. Una mezcla original y estupenda. El salmón coagulado es parecido al marinado, o sea que está mediocrudo, pero en ningún momento destaca un punto de sal, azucar o eneldo. Sabor definido de salmón que al mezclarlo con un fantástico guacamole hacen una tapa sofisticada, elegante y realmente sabrosa.

El Sordo - Guacamole con Salmón
El Sordo – Guacamole con Salmón

Y de las tapas pasamos a un plato tradicional donde los haya que en El Sordo hacen de manera magistral. Son las gachas en las que ellos utilizan unos ajos tiernos excelentes. De verdad que merecen la pena y junto con el gazpacho de caza menor es de lo más espectacular que he probado en El Sordo.

El Sordo - Gachas
El Sordo – Gachas

El sordo - Gachas 2
El sordo – Gachas 2

Y de lo que también tenéis buen surtido es de postres. La tarta de tres chocolates es de lo más demandado pero yo me quedo con estas natillazas a la vieja usanza que están entre buenas y mejor. Bien generosas de canela.

El Sordo - Natillas
El Sordo – Natillas

Os dejamos algunas fotos más de nuestras anteriores visitas. La primera es de otra de las joyas de la corona del rey Sordo, el gazpacho de caza menor. Con sus caracoles. Un guisazo que es una maravilla. La segunda foto es de otro de sus canapés más populares que son las noches de Moscú. Una ensalada de remolacha también estupenda.

El Sordo Gazpacho de caza menor
El Sordo Gazpacho de caza menor
El Sordo - Noches de Moscú
El Sordo – Noches de Moscú

Precio: Este día salimos a unos 20€ por persona. Pero el ticket medio con vino ronda los 30-35€.

Ubicación:

Restaurante Norte y Sur – La mejor plancha de Madrid

Pues eso, al restaurante Norte y Sur hay que ir y no pedir ni la carta. Que te digan lo que tengan bueno del día y que te lo pongan a la plancha. Ya está. Así de sencillo.

Fuimos un día con los compañeros de trabajo y os cuento rápidamente lo que comimos. Empezamos con unos erizos y unas ostras.

Erizo de mar fresco

De ahí a unos langostinos plancha que vista la foto no es necesario decir nada más.

Langostinazos plancha

Y después un poquito de carne bien acompañada. Lomo alto con boletus plancha. Rico rico rico.

2012-10-04-14-40-221.jpg
Carne excepcional!
Boletus sabrosos. Carne pura.

Y sin más. Un café y más contentos que un arbusto. Volveremos seguro.

Zona Laurel en Logroño – Espartanossss Au Au Au!

Bueno bueno bueno perdón de veras por la tardanza pero… vais a ver los dos post, pintones de verdad, de nuestra visita a Logroño con los que nos vamos a desmarcar. Este primero es de la zona de tapas. Y el siguiente que estamos cocinando es sobre un templo: El Portal de Echauren.

He tenido la suerte de haber visitado recientemente Logroño con una compañía imbatible. No eramos 300 si no solo 3 pero hicimos de la calle Laurel nuestro Estrecho de las Termopilas y nos intentamos defender lo mejor que pudimos. La visita nos dio para una noche que sirvio de toma de contacto y un día entero que fue cuando le sacamos más partido. De todas maneras, antes de ir creo que es recomendable consultar la página web oficial de la zona.

La primera noche, de los 4 o 5 sitios que estuvimos yo destacaría el pincho de foie fresco de la Taberna del Tío Blas (Calle del Laurel 1) y la tapa que nos tomamos de merluza y el pimiento relleno de bacalao del Bar Sebas (Albornoz 3).

Y ya pasando al día serio que echamos de tapeo… pues empezamos con el chorreo de bares en los que estuvimos. En cada uno os pongo lo que tomamos, y con alguna fotillo. Pido perdón porque no son de mucha calidad, pero lo importante es que os hagáis una idea.

Buen acompañamiento para el carpaccio de hongo

El primer sitio fue el Laurus en la calle Laurel. Pedimos unas cervezas para desengrasar un poco el cuerpo pero después pasamos a unos riojas muy buenos. Este sitio está bien puesto, de estos de cocina de autor con buena musiquilla y tapas resultonas. Y la verdad es que se veía a bastantes autoctonos entrando a comer. De tapas pedimos una carrillera al vino tinto (buena), un bacalao en tempura con cebolla y puerro (mejor) y… lo que más nos gustó, un carpaccio de hongos que estaba realmente bueno. Con buen aceite y pimienta. Además, estábamos un poco perjudicados del día anterior y entraba fresco y suave que te daba una sensación de “depuración” necesaria en aquellos momentos.

Matrimonio con gananciales

De ahí, pasamos a unos de los que más me gustó. El Blanco y Negro. Al entrar, bar antiguo con mucha madera y autóctonos del lugar. Atraídos en parte por la tradición y … por la camarera!! Sólo había que ver cómo se despedían de ella. Habíamos leido que en este sitio había que pedir la tapa de anchoa y boquerón (matrimonio) y a mí me encantó. Buen calibre de boquerón, buena salmuera de la anchoa… perfecto!! Nos animamos a pedir otro pincho de la buena pinta que tenían. Borja tiró de bonito desmigado con cebolla, Alex de anchoa de oro y yo pues otro matrimonio! Catetismo puro y duro. La verdad que en este sitio la cerveza también la ponían bien fresca y en tu vaso grande. Nos tomamos unas cuantas al ritmo de una charanga callejera que estaba rondando la zona muy muy buena.

Entrecotte de La Canilla

Cuando salimos del Blanco y Negro ya estaban empezando a cerrar los sitios y nos refugiamos en el tonel de una pulpería. El pulpo muy bueno pero también pedimos gazpacho y… estaba matador de vinagre. Fue una buena parada antes de ir a un sitio en el que la tapa recomendada era el Entrecotte!! Es el Bar La Canilla. Cuando llegamos quedaba todavía algún rezagado pero el sitio tenía toda la pinta de ser de los que se ponen hasta la bandera en hora punta. Nos pedimos la prometida tapa de entrecotte que es bastante asequible en cantidad y la carne muy buena. Tenían buena selección de riojas fresquitos y nos fuimos al Azpilicueta y a La Vendimia. Este último me gusta bastante y la etiqueta es de estas chulas. Me lo recomendaron en la Vinoteca de al lado de mi casa y desde entonces donde voy lo pido.

Con ese bar dimos por terminada la sesión matinal y empezamos la búsqueda de un sitio donde tomarnos un buen refresco. Fuimos para la calle, Bretón de los Herreros y de suerte dimos con el café La Luna. Buena música, buenas copas y unos Bloody Mary’s que nos prepararon muy buenos. Además, con su futbolín de hierro que nos sirvió para movernos un poro y digerir los alimentos.

Confraternizador 2.0
Setas de Ovidio Campeador

Tras reposar un poco volvimos a la carga con la calle Laurel. Esta vez empezamos entrando por El Cid. Al llegar estábamos solos. Bueno, solos no. Allí estaba el gran Ovidio con el qe empezamos a hablar de lo mal que están las cosas en todos los lados. La verdad es que no teníamos mucho hambre pero por eso de la curiosidad le preguntamos que tenía de tapa. Ovidio nos dijo que en esa santa casa sólo se marchaban setas. Y setas que pedimos. Sólo una palabra: espectaculares. Entre vino y vino no se la de setas que nos pudimos comer. Pero es que oigan, miren la pinta con las que las sacan. Para mí, ha cambiado completamente la imagen que se me viene a la cabeza cuando mencionan al Cid. Antes Rodrigo Diaz de Vivar. Ahora, setas.

Y después de El Cid, al otro templo de la micología de esta zona: El Soriano. A tomar otra de las tapas que no te puedes marchar sin probar, El champiñon con gamba a la plancha. El bar es pequeño y la barra suele estar hasta arriba pero son muy rápidos atendiendo y sobre todo sacando manos y manos de champiñones. Y además a buen precio.

Oreja de cordero para valientes

Y de ahí y ya por último para dar por terminado este glorioso día, al Bar El Perchas. Un colchonero de pro que pone unas orejas de cordero rebozadas buenísimas. Eso sí, igual que los champiñones son más aceptados por todos los paladares, la oreja es más “exclusiva” de paladares finos y no a todo el mundo le gusta. Pero vamos que para un día de valientes fue un final digno y nos sirvió para darnos los últimos golpes en el pecho!