Mesón del Tío Aquilino – El Zalacaín de Vallecas

Hoy traemos un sitio de los que si te gusta la cocina tradicional, no puedes perderte. El Mesón del Tío Aquilino es un restaurante que lleva dando calidad desde 1972 en Vallecas. Es todo tradición y dedicación y eso se aprecia tanto es su cocina como en el excelente servicio.

Mesón del Tío Aquilino - Desde 1972
Mesón del Tío Aquilino – Desde 1972

Tiene bastante capacidad y dispone de salones privados que están realmente bien. Nosotros éramos 8 y estuvimos en uno de ellos la mar de a gusto. La decoración era bastante curiosa con elementos como una colección de relojes de bolsillo antiguos, una caja registradora del año de la pera, o una colección de planchas antiguas también bastante curiosa. Todo muy rústico y con buen gusto.

Pero bueno, vayamos a lo importante. En lo que respecta a comida, la carta tanto de comida como de vino es bastante variada. Tenéis un amplio abanico de platos tradicionales entre los que elegir pero también os podéis decantar por el siguiente menú de 27€.

Mesón del Tío Aquilino - Especialidades
Mesón del Tío Aquilino – Especialidades

Nosotros comenzamos con unas buenas cervezas acompañadas de una aperitivo de aceitunas y paté casero.

Mesón del Tío Aquilino - Aperitivo con paté casero
Mesón del Tío Aquilino – Aperitivo con paté casero

Como entrantes, tomamos dos de las cosas más típicas de León. Por un lado la morcilla de la Tía Irene. Una morcilla de León estupenda y con un toque picante suave. Y por el otro, la cecina. Que para mi es un manjar que tenemos un poco olvidado y no valoramos como se merece.

Mesón del Tío Aquilino - Morcilla de la tía Irene
Mesón del Tío Aquilino – Morcilla de la tía Irene

Mesón del Tío Aquilino - Cecina
Mesón del Tío Aquilino – Cecina

De platos principales, yo me tiré de cabeza a por unos Callos con Garbanzos. Realmente buenos. La visita mereció muchísimo la pena y en gran parte fue por su culpa. Un guiso estupendo, potente pero muy cuidado. Entra sólo. Es todo sabor y quedé encantado. Y más si lo acompañas con un buen Rioja que en nuestro caso fue un Campillo.

Mesón del Tío Aquilino - Callos con garbanzos
Mesón del Tío Aquilino – Callos con garbanzos

Y también muy bueno, pero en otro nivel, estaba el cochifrito. Cochinillo frito, dorado en su punto, con ajos fritos. Estaba muy bueno aunque no eran los mejores trozos del lechón. Mucho hueso y poca chicha.

Mesón del Tío Aquilino - Cochifrito
Mesón del Tío Aquilino – Cochifrito

Otro de los platos que son típicos del Mesón del Tío Aquilino y que también probamos fueron los arroces. Uno de perrechicos (setas) con almejas y el otro de pollo de campo. Muy buenos los dos aunque si tengo que elegir me quedo con el de pollo de corral. Muy sabroso.

Mesón del Tío Aquilino - Arroz con perrechicos y almejas
Mesón del Tío Aquilino – Arroz con perrechicos y almejas

Los postres albergaban una de las mejores sorpresas de la comida. Un flan de queso que está de muerte. Merece la pena dejar hueco para el postre o hacer un sobre esfuerzo. Como vosotros queráis pero no dejéis de probarlo.

Mesón del Tío Aquilino - Flan de queso
Mesón del Tío Aquilino – Flan de queso

Lo dicho que un sitio estupendo para ir a comer ese día que te levantas con hambre y te apetece comer algún plato tradicional. Lo que más nos gustó fue la morcilla de la tía Irene, los callos con garbanzos y ese pedazo de flan de queso que es una maravilla.

Valoraciones
Google Maps: 3,8 de 12 reseñas
Yelp: 3,5 de 3 comentarios
11870: 3 de 31 opiniones
TripAdvisor: 4 de 10 opiniones

Precio: Menos de 40 euros por persona.

Ubicación:

Restaurante Alabaster – Un sitiazo elegante y válido para todos los públicos

Hola a todos,

El otro día fuimos a probar el nuevo restaurante Alabaster y es una auténtica pasada. Estuvimos en la zona de barra y todo los que probamos nos encantó. El sitio está a estrenar y lo han decorado con mucho gusto. Y es apto para todos los públicos porque vais a ver que podéis disfrutar de platos sofisticados y de cocina tradicional que clavan con la perfección de una abuela gallega. Eso da mucho juego y hace que sea un sitio perfecto para ir con amigos, con tu pareja, con la familia y hasta con los suegros. Hay variedad, el servicio es estupendo y todo está de cojonudo para arriba.

Restaurante Alabaster - Zona de barra y mesas altas
Restaurante Alabaster – Zona de barra y mesas altas

Y al ser gallego, empezamos con una Estrella de Galicia bien fría acompañada de una buenas patatas fritas.

Restaurante Alabaster . Estrella de Galicia
Restaurante Alabaster . Estrella de Galicia

La carta de la zona de barra es bastante variada y la completan con 3 o 4 platos del día que sirven por medias raciones a unos 8-10 euros.

Restaurante Alabaster - Carta de la zona de barra
Restaurante Alabaster – Carta de la zona de barra

Y empezamos con la tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado. Un mal comienzo porque creo que fue de lo que más nos gustó de la comida. Una pasada de tosta. La sardina está deliciosa y el acompañamiento es perfecto. Cuando vayáis al restaurante Alabaster no dejéis de pedirla. Una por cabeza mínimo. Han entrado a mi lista de sardinas favoritas junto con las del restaurante Viavelez.

Restaurante Alabaster - Tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado.
Restaurante Alabaster – Tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado.

Continuamos con un par de platos un pelín sofisticados pero que respetan al máximo las materias primas. El primero es el carpaccio de gambón con erizo y el segundo la cigala con rebozado japonés y mayo de soja. El carpaccio está muy sabroso, el gambón muy meloso y bueno, con el toque del erizo que le da mucha personalidad al plato. Sobre las cigalas, pues un producto de primera calidad, sabroso y fresco, el rebozado es muy ligero y la salsa suave. Ninguno de ellos le quita protagonismo a la cigala que está estupenda.

Restaurante Alabaster - Carpaccio de gambón y erizo
Restaurante Alabaster – Carpaccio de gambón y erizo

Restaurante Alabaster - Cigalas con rebozado japonés y mayo de soja
Restaurante Alabaster – Cigalas con rebozado japonés y mayo de soja

Y tras estos entrantes nos fuimos a dos clásicos. Pedimos medias raciones y la verdad es que la cantidad es perfecta. Las presentan en unas tarteras molonas que, por suerte, son más hondas de lo que parecen a simple vista. Empezamos con unas verdinas con almejas de caldo trabado y potentes de sabor. Y las almejas eran estupendas. Por supuesto que nada de tierra, cocinadas en su punto y bien de tamaño. Muy jugosas. Un plato estupendo.

Restaurante Alabaster - Media ración de verdinas con almejas.
Restaurante Alabaster – Media ración de verdinas con almejas.

Y, como no, una de callos. También de sabor intenso. Un guisazo clásico que hacen de maravilla. Me gustaron muchísimo y los acompañamos con un par de copas del Rioja Sierra de Cantabria. Muy buen vino que cada vez veo en más sitios.

Restaurante Alabaster - Media ración de callos
Restaurante Alabaster – Media ración de callos

Y de postre, el arroz con leche. Un plato totalmente renovado. Un arroz con leche muy líquido y al que le añaden helado, frambuesas secas, chocolate blanco. Un arroz con leche diferente que estaba bueno pero no me convenció al 100%.

Restaurante Alabaster - Arroz con leche
Restaurante Alabaster – Arroz con leche

Conclusión: Un sitiazo que os tenéis que apuntar en vuestra lista de visitas pendientes con prioridad alta. Yo tengo pendiente sentarme en el restaurante y probar su carta. Si tengo la oprotunidad de ir, ya os contaré.

Ficha de Google

Precio: 25€ por persona

Ubicación:

Restaurante La Cabaña de Soto (del Real) – Culto al cerdo y mucho más

Menudo sitiazo que visitamos el otro día en Soto del Real. Especial para hacerse una escapada en un día soleado. Respiras aire puro, que ensancha el estómago, y después te das un buen homenaje. En nuestra última escapada fuimos al restaurante La Cabaña de Soto por recomendación del gran Antonio, un excelente conocedor de la zona y que disfruta comiendo de verdad.

Además en el restaurante La Cabaña de Soto, están rindiendo culto al cerdo hasta el mes de marzo y tienen un montón de platos tradicionales buenísimos y a precios estupendos (6€ los entrantes y en torno a 10€ los principales). Así que es la excusa perfecta para ir a conocerles.

Comenzamos con una buena cerveza, unos aceitunas aliñadas y un aperitivo de brandada de bacalao que estaba buenísimo. Una brandada suave y sabrosa que anticipaba una comida en la que bordan las recetas tradicionales pero cuidando que no sean platos pesados.

Restaurante La Cabaña de Soto - Aperitivo de brandada de bacalao
Restaurante La Cabaña de Soto – Aperitivo de brandada de bacalao

Entre los entrantes de la carta normal y los de las jornadas del cerdo tienes una gran selección donde elegir. Y todo con muy buena pinta. Nosotros nos decantamos por unas patatas revolconas con torreznos y unos huevos revueltos con picadillo de matanza. Ambos platos muy muy buenos y a 6€ unas raciones muy generosas. Los huevos revueltos estaban sencillamente extraordinarios. Unos huevos muy buenos y un picadillo sabroso pero sin ser muy cargante. Las revolconas también estaban muy buenas. Con unos torreznos que eran una delicia.

Restaurante La Cabaña de Soto - Huevos revueltos con picadillo de matanza
Restaurante La Cabaña de Soto – Huevos revueltos con picadillo de matanza
Restaurante La Cabaña de Soto - Patatas revolconas con torreznos
Restaurante La Cabaña de Soto – Patatas revolconas con torreznos

Y también como entrante nos pedimos media racioncita de callos a la madrileña. Pura delicia. Una de las especialidades de la casa y que no podíamos dejar de probar. Y la verdad que están deliciosos. Unos callos suaves y realmente sabrosos que os recomendamos al 100%. Incluso no descartéis pedir la ración completa como plato principal porque os aseguro que están tan suaves que no se te van a repetir.

Restaurante La Cabaña de Soto - Callos
Restaurante La Cabaña de Soto – Callos

Y como plato principal, lomo de buey gallego a la brasa. Carne preparada en su punto y con muy muy buen sabor. Acompañada de pimientos asados, patatas asadas con alioli y tres sales diferentes. Está muy bien presentado, pero vamos que lo importante es el sabor de la carne y os aseguro que está estupenda.

Restaurante La Cabaña de Soto - Lomo de buey gallego
Restaurante La Cabaña de Soto – Lomo de buey gallego

De postre, pedimos tatín de manzana con helado de vainilla. No es una tarta de manzana fina pero la verdad es que casi que la prefiero así. Manzana asada con el toque del helado. Un postrazo ideal para acompañar con un buen café.

Restaurante La Cabaña - Tarta de manzana con helado
Restaurante La Cabaña – Tarta de manzana con helado

Conclusión: Ir a comer a este restaurante es la excusa perfecta subir a la sierra. Y si además, tienen las jornadas del cerdo, pues te garantizo que vas a comer de lujo por un precio bastante bueno. Si te gustan los callos, no dejes de probarlos. Son muy muy buenos. Los huevos rotos con picadillo de matanza también están genial. Y por 6€ la ración es para pedirse un par. Una para comer y otra para llevar. La carne la preparan muy bien. Además, es un sitio bien puesto y con muy buen servicio por lo que es muy buena opción para ir con la familia. Le va a gustar hasta a tu suegro.

Precio: 36 € por persona con cervezas y botella de vino de la casa (Coto de Hayas de D.O. Campo de Borja).

Web: La Cabaña de Soto

Puntuación en Google Local: 4,4 sobre 5.

Ubicación:

El Mesón de Doña Filo – Aire puro y cocina excelente

El Mesón de Doña Filo es un sitiazo altamente recomendable. Está a unos 40 kms de Madrid pero el paseo te lo va a agradecer tu cuerpo con creces. La verdad es que le tengo que dar las gracias a mi amigo Victor que me lo diese a conocer y me llevase de la mano junto con otro compañero y nuestras familias.

El local es pequeño, muy acogedor y cómodo. Muy luminoso y con decoración clásica. Es la apuesta más tradicional de Julio Reoyo que también gestiona otros restaurantes como Villena en Segovia, también con estrella Michelín, La Casa Verde en Torrelodones o El Original en Chueca.

Fachada del restaurante
Fachada del restaurante

Pues yendo al grano, nada mas sentarnos con la cerveza nos sacaron unas aceitunas artesanales realmente buenas (arbequina, morada y camporeal).

Aceitunas de la zona
Aceitunas de la zona

El primer aperitivo fue una espuma de queso con langostino y crujiente de jamón. Muy buen comienzo.

Espuma de queso con langostino
Espuma de queso con langostino

Después pasamos a unas pochas con carpaccio de pulpo y aceite de chorizo. Suaves y reconfortantes. Estaba muy bueno pero creo que mejorarían si las presentan en un cuenco más pequeño para que mantenga mejor el calor.

Pochas con carpaccio de pulpo
Pochas con carpaccio de pulpo

El siguiente entrante fue de lo mejor de la comida. Las lentejas con lengua de cerdo. Espectaculares de sabor y una presentación genial!! Las minicazuelas metálicas son todo un acierto. La verdad es que visten muchísimo y para platos de cuchara son perfectas.

Lentejas con lengua de cerdo
Lentejas con lengua de cerdo

Bueno la verdad que el siguiente plato también iba en la línea magistral de las lentejas anteriores. El taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos era para quitarse el sombrero. La hamburguesa de ibéricos mezclada con la salsa de callos es puro sabor. Y como acompañamiento del taco de bacalao pues les queda un plato completísimo y que te da ganas de decir que te saquen otra ración. Supongo que las estrellas y soles viene por cosas como esta!

Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos
Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos

La verdad es que en este sitio se está muy a gusto y además del menú degustación pedimos un par de raciones de callos para acompañar. Me sorprendieron mucho porque son diferentes al guiso de callos más tradicional. Va muy especiado e incluso me atrevería a decir que lleva algo de clavo. Merece muchísimo la pena probarlos por bueno y por diferentes.

Callos
Callos

Y siguiendo con el menú, pues ya sólo nos faltaba la carne. Nos sacaron un carré de cordero asado con cherry, también asado, y crema de pimiento de padrón. Sabor contundente y bueno pero no me pareció tan espectacular como los anteriores. Eso sí, la crema de pimiendo de padrón original y buena. Viendo lo bien que se maneja con los guisos, seguro que en este sitio platos como la carrillera los bordan.

Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado
Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado

Y el menú degustación, por si fuera poco, también incluía quesos. Los que probamos fueron Camporeal, Montenebro y crema de parmesano. Todos acompañados de miel o mermelada. Muy bueno y me parece genial que lo incluyan en el menú degustación.

Camporeal, montenebro y crema de parmesano
Camporeal, montenebro y crema de parmesano

Y de postre, unas perrunillas “desmigás” con helado de aguardiente. Y de aguardiente de verdad. Potente que te quita arregla el cuerpo en un momento. Y el plato pues muy bien presentado.

Perrunillas con helado de aguardiente
Perrunillas con helado de aguardiente

Conclusión, un menú completísimo, exquisito y con una relación calidad precio excepcional. Al nivel del restaurante Lieu. Que la distancia no os suponga un impedimento porque si eres aficionado a la gastronomía vas a valorarlo de verdad. Un sitiazo.

Recomendable, para ir en grupo de 6 ó 7 personas tanto con amigos o en familia a disfrutar de una buena comida.

Restaurante Casa Pedro – Guisos y asados. La mejor receta para entrar en calor

2011022195img-casa-pedro_i300

Segunda reseña – Diciembre 2012

Madre mía, ya era hora de actualizar la reseña de este gran sitio. Casi dos años después de la primera. La verdad es que desde entonces hemos ido varias veces y siempre salimos muy contentos.

El restaurante Casa Pedro es de esos restaurantes que son lo primero que te viene a la cabeza el día que hace un frío pelón y te apetece un buen guiso acompañado de un buen asado.

Se encuentra en el camino de Nuestra Señora de Valverde, así que a los que vivimos en la zona norte nos viene genial. Y es una suerte porque es algo totalmente diferente a la oferta de bares nuevos que tenemos en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro… que no están mal pero no es lo mismo!! La profesionalidad y experiencia que tienen es totalmente incuestionable. Sólo hay que ver el horno antiguo que tienen a la entrada para dar por buena la visita.

Horno antiguo en Casa Pedro
Horno antiguo en Casa Pedro

En esta reseña os voy a mostrar lo que comimos en nuestra última visita. Pero tengo que decir que esta vez nos quedamos sin cochinillo asado. Que a mí es lo que más me gusta. Os recomiendo que si vais con idea de cordero o cochinillo asado llaméis con antelación para reservar el asado porque si vais a última hora no suele quedar nada.

Empezamos con una foto de la buena rosca de pan que te sirven.

Roscaza de pan
Roscaza de pan

De entrantes pedimos unas alcachofas que cultivan ellos con unos boletus recién cogidos. Un plato realmente espectacular. Sabor intenso en la alcachofa y aun más en los boletus.

Alcachofas y boletus deliciosos!!
Alcachofas y boletus deliciosos!!

Otro entrante que pedimos fue una sopa de cocido. Esto sí que es especial para días de frío. La sopa está sabrosa pero muy suave. Supongo que le darán un par de colados. Realmente buena.

Sopa de cocido
Sopa de cocido

Y ya pasando a los segundos, Carol se pidió su paletilla de cordero asado. Buenísima. En la foto sale bien, pero al natural gana muchísimo.

Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro
Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro

Y yo como no había cochinillo pues, ohh pobre de mí, tuve que pedirme unos callitos. Muy buenos aunque tengo que reconocer que para un persona… la ración es demasiada cantidad!! El guiso es de sabor contundente. Los callos, del tamaño perfecto. Y el compango muy bueno aunque la morcilla era durilla.

Callazos tradicionales
Callazos tradicionales

Y para acabar, la tarta de queso. Con su nata montada artesanal. Jugosa y rica. Se me olvidó la foto pero… algo hay que dejar para la sorpresa!!

Conclusión, de las mejores opciones para comer asado en la zona norte. Junto con el Asador El Molino es de los sitios que más garantía me dan de comida tradicional. La ventaja de Casa Pedro es que está a 5 minutos en coche.

Recomendable, para sorprender a tu familia o a tu pareja con una comida buena buena de verdad en un día de invierno. Aunque tengo que visitar su terraza en verano!

Primera reseña – Enero de 2011

Hola de nuevo y feliz año,

Mucho tiempo después del último post os presento un restaurante ideal para todos los que somos vecinos de los nuevos PAU’s de la zona norte (Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro, etc) y diferente a los nuevos restaurantes que están abriendo por nuestros barrios.

Según ellos es el restaurante más antiguo de Madrid ya que data del 1702 y forma parte de los restaurantes centenarios de Madrid, los cuales tienen una web bastante chula y son sitios que están bien para llevar a algún colega Guiri (www.restaurantescentenarios.es).

Centrándonos en el Casa Pedro, es restaurante que tiene unos guisos y unos asados estupendos. Carol y yo siempre que vamos pedimos cordero o cochinillo según nos recomienden y algo de entrante en plan judias con jabalí (la foto de abajo), o verdinas con pulpo, etc. También hemos probado los boquerones en vinagre que están cojonudos.

El precio medio ronda los 45-50 € por cabeza comiendo a tutiplen. Como podéis ver en el link de google, las opiniones en general son muy buenas.

Restaurante Ananias – Un lujo de producto y de servicio

El restaurante Ananias es un sitio un restaurante tradicional, lleva allí desde 1939, con una gran variedad de platos de temporada y donde siempre sales satisfecho. Además, el servicio es muy atento y entre tanto plato apetitoso lo mejor es dejarse aconsejar por ellos. En el link de google podéis ver la localización y como todas las opiniones son muy buenas.

Platos: de entrantes los que más nos gustan son los huevos estrellados y las alcachofas y setas en temporada. Respecto a los segundos, para nuestro gusto lo mejor son los pescados y los guisos. A Carol le encanta la ventresca de bonito y el rodaballo a la gallega y yo creo que en ese sitio he comido uno de los mejores callos con garbanzos y las fabes tb están muy buenas. De postre, lo que más solemos pedir es la mouse de yogur y la crema catalana.

Ambiente: como os decía antes es un sitio clásico, de ambiente taurino, donde la mayoría son matrimonios mayores y familias del barrio. Está genial para ir con la familia o algún día a cenar el plan tranquilo.

Precio: pues con lo estándar de 2 entrantes, 2 segundos, cervezas, vinos y postres puedes rondar los 35 – 40€ por cabeza.

Os dejo impresa la factura de una visita reciente que hicimos con Alon, Bugui, Carol, Paco, Tania y… Jaime de 3 meses ya.
Factura_Ananias_Artistas_ICAI