La Gastroteca de Santiago – Una nueva joya en el Madrid de los Austrias

¿Qué es La Gastroteca de Santiago?

Es un restaurante/gastroteca/taller donde bordan una cocina de autor variada e internacional. Ubicado en la Plazuela de Santiago, muy cerca de la Plaza de Ramales y de la Plaza de Oriente. El restaurante es pequeño y tranquilo, por lo que es muy recomendable para cenas en pareja o con grupos reducidos. Dispone de terraza y seguro que está genial para las noches de verano.

¿Qué se come?

Os decía que su oferta es variada porque tienes desde platos de cocinal tradicional como las croquetas de jamón hasta otros mas sofisticados como el carpaccio de carabineros. E internacional porque puedes disfrutar de embutidos, verduras y arroces españoles, pastas italianas e incluso platos japoneses. Todo hecho con un gusto excelente y con una calidad muy destacable. Os recomendamos que antes de decidir, preguntéis por las sugerencias del chef. A nosotros nos convencieron y fue todo un acierto.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – La Pizarra

Como aperitivo nos sacaron un paté de ave realmente bueno.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Aperitivo de paté

Nosotros comenzamos con unas croquetas de jamón. Un clasicazo que en La Gastroteca de Santiago bordan. Croquetas sabrosas con su nuez moscada y estupendo sabor a jamón.

También como entrante pedimos el carpaccio de carabineros, con sus cabezas preparadas en tempura y por lo tanto comestibles. El carpaccio es fresco, ligero y sabroso. Las cabezas le dan un toque original y mas que a una tempura a mi me recuerdan a una tortillitas de camarones.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Carpaccio de carabineros

Y de ahí a los principales. Todos de nivelón. Comenzamos por el cabracho preparado al estilo japonés. Un lomo de cabracho perfectamente limpio y preparado a la romana acompañado de arroz, huevo crudo y salsa de sukiyaki. Un platazo jugoso y lleno de sabor.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Cabracho al estilo japonés

Después pasamos al plato del día que fue un cordero asado con especias como la salvia y un trufa. Realmente bueno. Cordero de calidad y preparado en su punto. Las especias le dan un toque fresco que contrasta genial con sabores tan definidos como el del cordero y la trufa.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Cordero con especias y trufa

Otro dos platos excelentes son los espárragos en escabeche y la pasta del día. En esta gastroteca tienen una mano excelente para seleccionar buenas materia primas y cocinarlas con preparaciones fuera de lo convencional. Es de esos sitios que se puede ir casi que semanalmente con total garantía de que los platos del día van a ser originales, diferentes y realmente buenos.

la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Espárragos
la gastroteca de santiago fotos
La Gastroteca de Santiago – Pasta con trufa

Por último, comentar que también tienen arroces y que los que pasaron por nuestro lado tenían una pinta estupenda.

¿Relación calidad precio?
Nos invitaron a comer unos amigos así que el precio exacto no lo se. Pero estimo que saldríamos a unos 45€ por persona. Pero vamos que merece muchísimo la pena.

The Market Madrid – Un nuevo restaurante que os va a alegrar el 2014

DSCF2615

Muy buenas de nuevo,

Hoy os traemos un restaurante que inaguraron hace apenas un mes. Se llama The Market Madrid y en nuestra primera visita salimos realmente contentos. Y es que es un restaurante pequeño, apenas 6 mesas, que ha montado Jaime junto a su mujer. Jaime ha estado colaborando, y colabora, con uno de nuestros restaurantes favoritos. El gran Viridiana del genio Abraham García. La última vez que estuvimos en Viridiana, hace ya casi un año, nos atendió él y ya echamos un muy buen rato. Así que como os podéis imaginar, la atención que da a sus clientes en su propio restaurante es estupenda y su dedicación es total. Platos, vinos, proveedores, decoración… todo se lo han currado ellos con el máximo cariño. Desde aquí le damos todo nuestro ánimo para que su restaurante sea un exitazo. Aunque no nos cabe duda que así va a ser.

Una de las cosas que más me ha gustado es su carta. Cocina de autor a mitad de camino entre España y Latinoamérica. O sea que tienes desde callos hasta tiraditos. Una buena variedad de entrantes de los que puedes pedir media ración. Y en los principales, pues un par de referencias de pescados y carnes que parten de una cocina de mercado tradicional, pero incluyendo algún ingrediente que le da el toque de innovación y originalidad al plato. En estos platos también puedes pedir medias raciones, lo cuál considero un acierto y hace que puedas ir tanto a darte un homenaje como a comer de diario.

Pero bueno, pasemos a contaros lo que tomamos para que empecéis a salivar. Empezamos por unas croquetas estupendas que fueron el aperitivo de la casa, mientras nos tomábamos una cerveza Brabante.

Restaurante The Market Madrid - Croquetas de aperitivo
Restaurante The Market Madrid – Croquetas de aperitivo

Como entrantes pedimos, media ración de canelones de setas y una ración completa del tiradito de corvina. Los canelones estaban estupendos. Bechamel muy suave y el sabor a setas muy definido y limpio. Y el tiradito pues estupendo. Pescado muy bueno, fresco y preparado con un punto de acidez y picante que nos encantó.

Restaurante The Market Madrid - Tiradito de Corvina
Restaurante The Market Madrid – Tiradito de Corvina

A estas alturas ya estábamos tomando un botella de vino de Jumilla estupendo. Se llama Carchelo. La carta de vinos es corta, pero cada referencia ha sido seleccionada muy cuidadosamente. Como no puede ser de otra manera, te recomendamos que te dejes aconsejar por Jaime en tu elección.

Restaurante The Market Madrid - Carchelo - Jumilla
Restaurante The Market Madrid – Carchelo – Jumilla

Y respecto a los principales, ambos son la ración entera. Comenzamos con el lomo de dorada al horno con guarnición de tomate y puré de achiote (pimiento). La dorada preparada en su punto. Muy sabrosa. La verdad es que es un plato ligero y muy muy bueno.

Restaurante The Market Madrid - Lomo de dorada con tomate y puré de achiote
Restaurante The Market Madrid – Lomo de dorada con tomate y puré de achiote

Por otro lado, unas carrilleras de ibérico glaseadas con chocolate y acompañadas con cebada que estaba de lujo. Nos gustaron muchísimo por lo buenas que estaban las carrilleras, el suave toque dulce del glaseado y el puntito de innovación de la cebada. Todo un platazo.

Restaurante The Market Madrid - Carrillera de ibérico al chocolate con cebada
Restaurante The Market Madrid – Carrillera de ibérico al chocolate con cebada

Pero todavía quedaban cosas por decir. Para el postre, Jaime ni nos dejó elegir. Nos trajo directamente, por parte de la casa, el brownie de chocolate con helado de mango y crema de chocolate blanco. Por favor, no os vayáis sin probarlo. Tan obligado casi como la carrillera. Cada cosa por separado está estupenda y mezclados pues ya ni te digo.

Restaurante The Market Madrid - Brownie de chocolate con helado de fruta de la pasión
Restaurante The Market Madrid – Brownie de chocolate con helado de sorbete de mango

Y para rematar, pues un café, una copa de Grey Goose (también a precio amigo) y unas golosinas muy muy buenas.

Restaurante The Market Madrid - Golosinas y galletas
Restaurante The Market Madrid – Golosinas y galletas

Conclusión: Estoy deseando volver. Nuevo restaurante de excelente cocina de mercado, con algunos toques internacionales y de autor. Local pequeño y atención excelente. En nuestra primera visita, todo lo que comimos nos gusto mucho. En especial la carrillada ibérica con glaseado de chocolate y cebada y el brownie con heldado de sorbete de mango. De la mayoría de sus platos se pueden pedir medias raciones. Buenos vinos y cerveza Brabante. Os recomendamos reservar con antelación.

Precio: 44€ por persona. Os dejamos la cuenta.
Camera 360

Ubicación:

Ticolet (Baqueira), cómo comer bien en una estación de esquí

Muy buenas. Voy a ver si saco unas cuantas entradas atrasadas, que hay bastante que contar. En febrero, aprovechando las súper nevadas que hubo por el norte, nos fuimos Carmen y yo como kamikazes a Baqueira, a ver si se podía esquiar algún día, pero sobre todo a disfrutar de la zona del Valle de Arán totalmente nevada, que ya de por sí es preciosa en cualquier estación.

Uno de los días fuimos a cenar al Ticolet, por recomendación de nuestro amigo Mol, que se conoce Baqueira estupendamente. El Ticolet es uno de los sitios más clásicos de Baqueira, ya que tiene casi tanta historia como la estación. Cuando en 1964 se inauguraba la estación, la familia Clodie decidió abrirse un hueco allí para alimentar bien a los primeros esquiadores. Fueron probando varios negocios y en 1976 abrieron por fin el Ticolet, y desde entonces son una una referencia en la estación. Con el tiempo han abierto además otros restaurantes de la “cadena”, como son La Raclette o la Pierrade, donde ofrecen otros tipos de comida, más informales, pero igualmente recomendables para esas noches  de invierno cuando sales a cenar con más hambre que el perro de un ciego. Están todos situados en la misma plaza, en pleno 1500.

comedor (foto de la web)
comedor (foto de la web)

El comedor como podéis ver es muy agradable, con mucha madera y mantel de tela en las mesas. Nosotros nos sentamos junto a la ventana y el espectáculo de ver neva a saco mientras cenas es genial e hipnótico (lo único malo es que entraba un poco de fresqui). Tienen una carta bastante amplia, pero mucha gente, como nosotros, suele optar por el menú de noche (36€), en el que pruebas bastantes cosas a un precio muy ajustado, y con un plato principal muy digno.

De beber pedimos un Waltraud 2011, un Riesling de bodegas Torres con D.O. Penedés que nos encantó. Para cenar la uva Riesling me encanta, por su sabor afrutado pero no demasiado dulce.

sss
Coca y chupito de gazpacho

Nada más empezar nos trajeron un par de aperitivos para romper el hielo (nunca mejor dicho), que consistían en unas cocas con pipas de girasol y un gazpacho dulce. Tras eso, el menú incluía cuatro snacks a modo de entrante. El primero, riquísimo, fue  el mini-sandwich de seta shitake con mozarella. Podéis apreciar en la foto que el pan es fino finísimo y muy tostadito riquísimo, y sin quitarle el protagonismo al interior.

sand
Mini-sandwich de sitake con mozarela

Tras los sándwiches, un par de huevos pasados por agua con crema de patata y mantequilla de tartufo. Viene ya todo mezclado y listo para comer con la cucharita. Importante hacerlo rápido antes de que se enfríe. El sabor magnífico con su toque de trufa.

huevo
Huevos pasados por agua

El tercer snack era una copita de coulis de tomate con helado de aguacate, rematado con unos piñones. Es el típico plato que no sabes cómo va a combinar, pero que al probarlo todo junto te encanta. Por ahora la cena iba viento en popa, porque además fueron muy rápidos trayendo los platos y en ningún momento pierden el ritmo.

gaz
Coulis de tomate con aguacate

El último entrante la verdad es que sí nos pareció flojo y casi de relleno. Eran unas tartaletas con espuma de queso de cabra, que apenas sabían casi y la espuma, casi insípida, no aportaba nada. Malo no estaba pero es casi para llenar estómago.

tarta
Tartaletas de tomate y queso de cabra

De segundo nos dieron a elegir entre cordero, pluma ibérica, merluza y esturión. Carmen eligió la merluza y yo me arriesgué con el esturión, que no es fácil de encontrar y nunca lo había probado.

merluza
Merluza al aceite virgen

Ambos platos estaban buenos, pero como podéis ver en las fotos, van a compañados de un festival de complementos y salsas, lo que hace que más que un plato parezca un circo de cinco pistas. Los pescados eran de primera, y el esturión pescado en el propio valle, pero todo lo que los acompaña no estaba bien acompasado y resultaba excesivo. Es imposible tomar a la vez todas las salsas y verduras con el pescado, así que acabas haciendo como mini platos y todos saben diferentes según los vas combinando, y se echa en falta una armonía de sabor en el plato. Aparte de eso a mí no me gustó mucho el esturión, pero reconozco que era más por el sabor del propio pescado, que por que estuviera mal preparado. La verdad es que los pescados de río al horno y yo no encajamos del todo. Ahumados sin embargo me encantan.

esturión
Esturión del valle con salsa de soja y puré de limón

De postre hay dos opciones más una poco llamativa de bombones helados. Pedimos cada uno una, para probarlo todo.  Uno era una tartaleta de chocolate con helado y salsa de fruta de la pasión. Nada del otro mundo.

postre
Tartaleta de chocolate

El otro sí me pareció espectacular, una copa de plátano y cassis con espuma de yogurt. Para meter la cuchara hasta el fondo y disfrutar!

copa
Copa de plátano y cassis.

En resumen, la cena estuvo muy bien, si bien es cierto que la parte de los pescados nos dejó un poco fríos. A nuestro parecer es un sitio que se preocupa mucho por las apariencias y al final la calidad de los platos tampoco es como para su fama, aunque para comer bien y en un sitio elegante yo creo que es la mejor opción de Baqueira. El precio, además, no es nada alto para el tipo de comida. Yo quizá agradecería algún que otro guiño a la cocina aranesa, que me encanta.

Web: ticolet.com

Precio: 50€

Aprovecho para poneros unas fotos de Baqueira hasta arriba de nieve y os invito a visitarla en cualquier momento del año. En esa zona se puede hacer un montón de turismo rural y hay una iglesias románicas espectaculares.

Baqueira nevada
Baqueira nevada

Telesilla Baqueira

Baqueira

Baguergue

Web: ticolet.com

Precio: 50€