The Market Madrid – Un nuevo restaurante que os va a alegrar el 2014

DSCF2615

Muy buenas de nuevo,

Hoy os traemos un restaurante que inaguraron hace apenas un mes. Se llama The Market Madrid y en nuestra primera visita salimos realmente contentos. Y es que es un restaurante pequeño, apenas 6 mesas, que ha montado Jaime junto a su mujer. Jaime ha estado colaborando, y colabora, con uno de nuestros restaurantes favoritos. El gran Viridiana del genio Abraham García. La última vez que estuvimos en Viridiana, hace ya casi un año, nos atendió él y ya echamos un muy buen rato. Así que como os podéis imaginar, la atención que da a sus clientes en su propio restaurante es estupenda y su dedicación es total. Platos, vinos, proveedores, decoración… todo se lo han currado ellos con el máximo cariño. Desde aquí le damos todo nuestro ánimo para que su restaurante sea un exitazo. Aunque no nos cabe duda que así va a ser.

Una de las cosas que más me ha gustado es su carta. Cocina de autor a mitad de camino entre España y Latinoamérica. O sea que tienes desde callos hasta tiraditos. Una buena variedad de entrantes de los que puedes pedir media ración. Y en los principales, pues un par de referencias de pescados y carnes que parten de una cocina de mercado tradicional, pero incluyendo algún ingrediente que le da el toque de innovación y originalidad al plato. En estos platos también puedes pedir medias raciones, lo cuál considero un acierto y hace que puedas ir tanto a darte un homenaje como a comer de diario.

Pero bueno, pasemos a contaros lo que tomamos para que empecéis a salivar. Empezamos por unas croquetas estupendas que fueron el aperitivo de la casa, mientras nos tomábamos una cerveza Brabante.

Restaurante The Market Madrid - Croquetas de aperitivo
Restaurante The Market Madrid – Croquetas de aperitivo

Como entrantes pedimos, media ración de canelones de setas y una ración completa del tiradito de corvina. Los canelones estaban estupendos. Bechamel muy suave y el sabor a setas muy definido y limpio. Y el tiradito pues estupendo. Pescado muy bueno, fresco y preparado con un punto de acidez y picante que nos encantó.

Restaurante The Market Madrid - Tiradito de Corvina
Restaurante The Market Madrid – Tiradito de Corvina

A estas alturas ya estábamos tomando un botella de vino de Jumilla estupendo. Se llama Carchelo. La carta de vinos es corta, pero cada referencia ha sido seleccionada muy cuidadosamente. Como no puede ser de otra manera, te recomendamos que te dejes aconsejar por Jaime en tu elección.

Restaurante The Market Madrid - Carchelo - Jumilla
Restaurante The Market Madrid – Carchelo – Jumilla

Y respecto a los principales, ambos son la ración entera. Comenzamos con el lomo de dorada al horno con guarnición de tomate y puré de achiote (pimiento). La dorada preparada en su punto. Muy sabrosa. La verdad es que es un plato ligero y muy muy bueno.

Restaurante The Market Madrid - Lomo de dorada con tomate y puré de achiote
Restaurante The Market Madrid – Lomo de dorada con tomate y puré de achiote

Por otro lado, unas carrilleras de ibérico glaseadas con chocolate y acompañadas con cebada que estaba de lujo. Nos gustaron muchísimo por lo buenas que estaban las carrilleras, el suave toque dulce del glaseado y el puntito de innovación de la cebada. Todo un platazo.

Restaurante The Market Madrid - Carrillera de ibérico al chocolate con cebada
Restaurante The Market Madrid – Carrillera de ibérico al chocolate con cebada

Pero todavía quedaban cosas por decir. Para el postre, Jaime ni nos dejó elegir. Nos trajo directamente, por parte de la casa, el brownie de chocolate con helado de mango y crema de chocolate blanco. Por favor, no os vayáis sin probarlo. Tan obligado casi como la carrillera. Cada cosa por separado está estupenda y mezclados pues ya ni te digo.

Restaurante The Market Madrid - Brownie de chocolate con helado de fruta de la pasión
Restaurante The Market Madrid – Brownie de chocolate con helado de sorbete de mango

Y para rematar, pues un café, una copa de Grey Goose (también a precio amigo) y unas golosinas muy muy buenas.

Restaurante The Market Madrid - Golosinas y galletas
Restaurante The Market Madrid – Golosinas y galletas

Conclusión: Estoy deseando volver. Nuevo restaurante de excelente cocina de mercado, con algunos toques internacionales y de autor. Local pequeño y atención excelente. En nuestra primera visita, todo lo que comimos nos gusto mucho. En especial la carrillada ibérica con glaseado de chocolate y cebada y el brownie con heldado de sorbete de mango. De la mayoría de sus platos se pueden pedir medias raciones. Buenos vinos y cerveza Brabante. Os recomendamos reservar con antelación.

Precio: 44€ por persona. Os dejamos la cuenta.
Camera 360

Ubicación:

Restaurante Piñera, cocina de mercado y honesta

Bueno, pues por fin he conocido el Piñera, y ya me tocaba porque vivo muy cerca y estoy harto de pasar por delante… La verdad es que desde fuera no te esperas la calidad que contiene.

Piñera nace hace cinco años de la mano de dos hermanos Marrón, naturales de Piñera (Asturias) con la colaboración del gran Benjamín Urdiaín, el chef navarro que consiguió en 1987 la tercera estrella michelín para Zalacaín, el primero en conseguirlo de España. Hasta hace poco también destacaba su servicio gracias a Jorge Dávila, que fue premiado michas veces como mejor jefe de sala en Piñera. El restaurante Piñera fue según los premios Metrópoli el mejor restaurante de 2009, que fue cuando abrió sus puertas.

Pero basta de nombres y reconocimientos, vayamos a lo importante. Piñera tiene un par de comedores amplios y luminosos. Su decoración es algo extraña y para mí un poco fea, pero tampoco es intrusiva. Su cocina es de mercado, con el mejor producto que encuentran y según ellos, una cocina honesta, sin subterfugios, e intentando destacar siempre la materia prima.

comedor
comedor

De aperitivo pedimos una cervecita y nos trajeron unas aceitunas gordales aliñadas que cayeron en breves instantes de lo buenas que estaban, de modo que tuvieron que traernos una segunda ración. Empezar así, sin lugar a tiempo ocioso es de buena mesa. También nos trajeron el pan que luego fueron reponiendo durante toda la comida, ya que había cuatro diferentes (aceitunas, tomate, blanco e integral) y fuimos probando todos. De vino nos trajeron la carta que es extensísima, y a destacar la parte de champagnes. Pedimos un Artadi 2010 (28€) que resultó perfecto para la ocasión.

Aceitunas
Aceitunas

Como digo, es importante que te tengan entretenido mientras esperas la comida, porque si no la gente se desespera. En Piñera se portaron bien y nos trajeron dos miniaperitivos para ir calentando. Uno fue un vasito de crema de boletus, muy sabroso, y el otro una cucharita de salmón marinado. Gracias!

Aperitivos
Aperitivos

De comer, aprovechando que las raciones no son pequeñas, pedimos todo para compartir entre dos: dos primeros y dos segundos. Amablemente se ofrecieron a traernos todo ya dividido en dos y emplatado, para no tener que andar peleándonos por la comida, que queda feo. Por eso tened en cuenta en las fotos que son todas de medias raciones.

El primer primero fueron las alcachofas con almejas y porrusalda ligera… Ahí ya nos dimos cuenta de que la calidad de la cocina era algo espectacular. Las alcachofas en su punto perfecto, consistentes pero no duras, sin hebra ninguna; las almejas sabrosas, frescas, de buen tamaño, y todo ligado con una crema ligerita de puerro exquisita.

Alcachofas con almejas
Alcachofas con almejas

El segundo primero fueron chipirones encebollados y tuétano. Sencillo, delicioso, perfecto. Creo que podéis ver en la foto que el punto del chipirón es perfecto, la fritura del calamar igual, finísima, y lo que nos remató en este caso fue el tuétano, que está debajo pero hay bastante, y según lo más juntando con lo demás, hace que el sabor general del plato sea sublime.

Chipirones encebollados
Chipirones encebollados

Llegamos a los segundos. El primero de ellos fue merluza de pincho, con calabacín, aceituna negra y salsa de lima. Para mí este fue el plato rey de la noche, porque la merluza estaba que se salía, de fresca, de blanca, de bien hecha, de todo. Además el contrapunto de la aceituna (que parecía soja) y la lima, un poco ácida nos sorprendió y nos encantó.

Merluza a la lima
Merluza a la lima

Y finalmente el plato que todo el mundo alaba de esta casa, y no es para menos: Steak Tartare al gusto, con patatas soufflé. Lo pedimos picantito, que nos gusta a los dos y la verdad es que lo bordaron. Para mí lo mejor es la carne, que se puede ver en el color y en el corte que es de primerísima calidad; y desde luego el aliño también es buenísimo, porque es abundante y liga fenomenal. De acompañamiento unas tostadas de pan y las patatas, que te las comes sin enterarte de ser tan ligeras.

Steak tartare
Steak tartare

Terminamos muy bien de cantidad, pero un postre no hace daño a nadie, así que decidimos probar algo. Las recomendaciones de la casa fueron las crepes suzette y la tarta de manzana, que llevan en la carta cinco años sin cambiarlas, pero por llevar la contraria pedí la creme brulée con frambuesas. He de decir que estaba muy rica, pero que no era la mejor que he probado (como las de Francia no estaba, lo siento) y por tanto no me pareció tan especial como el resto de la cena. Quizá para otra vez les hago caso y pido las crepes!

Creme brulee
Creme brulee

Tras el postre nos trajeron unos petit fours ricos y nos fuimos a tomar la copa a otro sitio de la zona, pero si os apetece tomarla con la sobremesa os lo recomiendo también, pues tienen un buen carro, bien surtido.

En conclusión, Piñera hace honor a su fama conseguida en poco tiempo, aunque también es cierto que no ha conseguido todavía hacerse un nombre entre los que no siguen el mundillo gastronómico, y desde luego no tiene nada que envidiar a sus vascos vecinos con los que compite.

Lo que sí noté y es algo que deberían mejorar, es que el nuevo servicio no me resultó nada acogedor. Fue correcto, sin nada raro pero para un sitio como este, con sus precios y calidad, entiendes que por parte del maitre y el sumiller, hace falta algo más que te haga sentir como en casa, no como un extraño… Quizá al haberme hecho expectativas de que la fama de Jorge Dávila hubiera dejado rastro por eso me decepcionó un poco este aspecto. En cualquier caso los camareros fueron atentos, precisos y rápidos, por lo que de su función no me puedo quejar.

Precio: 50€ (incluido 30% de descuento clubkviar)

Web: restaurantepinera.com

Ficha Google+

Localización:

 

 

 

El Babero, un comedor agradable

Hola, hoy hemos comido muy cerca del trabajo, en el Babero. Lo teníamos apuntado como uno de los sitios buenos de las Tablas y he decidido probar suerte. También estoy probando a escribir desde el editor del móvil para ver si saco rápido algunos artículos más cortitos.

El babero es un sitio bastante elegante y de cocina de mercado, muy formal en apariencias pero con una carta más informal de lo que esperas. El servicio no está mal pero un poco desaliñado, y no excesivamente rápido.

Para beber una cerveza rica, una copa de vino y agua. De entrantes han caído pimientos de cristal, pulpo a la brasa y ensaladilla de ventresca.

20130723-004341.jpg

20130723-004428.jpg

20130723-004438.jpg

Los pimientos muy ricos pero no eran más que eso, pimientos rojos con lascas de sal crujiente. Un poco de ventresca les habría subido el ánimo, u la verdad es que por 20€ es de esperar. El pulpo muy bueno, a mi me pareció o mejor que probé, entre jugoso y crujiente por fuera en algunas partes. Y la ensaladilla buena, con buen aceite pero mucha patata. Se podía pedir con caviar de trufa en lugar de ventresca.

De segundo Álvaro y Juan Carlos han pedido las albóndigas y yo chuletillas de cordero.

20130723-004724.jpg

20130723-004735.jpg

Ambas cosas realmente buenas, las albóndigas eran albóndigas pero de carne estupenda y una salsa magnífica. Las chuletitas presentadas casi estilo fast food listas para comer y con un paquete de patatas. Me encantaron, muy sabrosas y jugosas. No tomamos postre, aunque sí café.

En conjunto el sitio bueno pero no espectacular y muy caro para comer entre semana. Esperarías que haya algún menú para comer lo mismo por la mirad casi. De noche pues bueno, casi todo cabe.

Precio: casi 50€

Ficha Google+

Web: elbabero.es

Restaurante LAKASA – Cocina de mercado con nombre propio: Cesar Martín

Hoy la entrada es sobre un sitio relativamente nuevo y lo comentaremos por duplicado, ya que tanto Gallego como yo (BorjaEugui) estuvimos este fin de semana.

Lakasa abrió el enero en Raimundo Fernández Villaverde y su creador se llama César Martín (aquí os dejamos un link a su biografía), que os recibirá y os atenderá estupendamente con su delantal de guerra. El local está decorado en tonos oscuros y es bastante resultón. También podéis seguir el blog de este restaurante o seguirlos en twitter en @R_lakasa.

(borja) El estilo del sitio es parecido al del Puerto Lagasca, en el sentido de que puedes pedir medias raciones de cualquier plato, incluidos los postres, aunque la cocina es más de mercado si cabe. Tienes la carta, ya de por sí muy apetecible y original, y luego te traen una hojita con 8-10 platos de temporada o incluso del día, los cuales yo creo que hay que aprovechar y probar, ya que no sabes si la próxima vez tendrás esa oportunidad. Otra singularidad encomiable es que tienes también unos 10 vinos diferentes por copas, de todos los colores y regiones, y a un precio estupendo! Yo opté por una caña grande al llegar para quitar la sed, una copa de Paco y Lola (2,90€), ese albariño tan simpático, con los mejillones y luego pasé junto con el resto de la mesa a Condado de Haza 2008, ribera del grupo Pesquera, estupendo y con muy buen precio (18€), del cual cayeron dos botellas y media.

(gallego) Durante la cena del sábado probamos el Ribera de Duero “de la casa”, Terrible 2010. Aunque el nombre eche un poco para atrás, el precio no estaba mal (16€) y la verdad que el vino está bueno. Un poco fuerte para mi gusto pero nos vino genial para acompañar la hamburguesa y las carrilleras de cerdo con curry.

(borja) Nosotros fuimos cinco a comer por el día de la madre y pedimos para compartir los espárragos blancos de navarra a la plancha, la ensalada mixta de la casa, media de croquetas de calçots con romesco, media de cecina de waigu y una de mejillones al vapor con vino blanco y cebolla. A destacar sin duda los mejillones (haced barquitos!!) y las croquetas, hechas con leche de oveja. La cecina también me sorprendió porque estaba mucho más blandita de lo que es normal, y el sabor enorme.

(gallego) En la cena que nos dimos el sábado, también éramos cinco pero comimos muy poco. De hecho al llegar a casa tuve que recenar!! Para compartir pedimos las croquetas, los espárragos, el risotto de boletus y foie gras y la pizza de mojo picón. De los entrantes destacaría las croquetas (que son un must!!) y el risotto.

(borja) De segundo yo tomé dos medias raciones, para aprovechar la variedad. Primero media de tagliatelle con torreznillos y luego media de solomillo Wellington. La pasta estaba fresquísima y aldente. Solo recomendable para viciosos de la panceta! El solomillo fue algo espectacular, creo que lo mejor de la comida. Me parece que es un plato que preparó César exclusivamente para ese día e incluso iba él mesa por mesa con un carrito, tenedor de trinchar y cuchillo afilado en mano, sirviéndolo a los comensales. Nunca he probado uno tan rojito y jugoso y la cebolla caramelizada que lo acompañaba estaba de lujo.

Otros platos que probamos en la mesa fueron la raya desespinada al vino tinto, la hamburguesa de carne de la sierra de Guadarrama cortada a cuchillo, imprescinble y sabrosísima, con un punto extremadamente perfecto, y las vieiras, también buenísimas, aunque ese día no las pudieron acompañar de pez mantequilla, cosas del directo.

(gallego) En la cena del sábado, además de la hamburguesa pedimos las carrilleras de cerdo. Y a mí me gustaron incluso más que la hamburguesa y si te pones a comparar hasta más que las de su vecino el Sudestada!

(borja) De postre yo tomé la panacotta de pimienta de Sechuan, aunque la estrella fue sin duda la crema catalana, desbordante.

(borja) Para terminad aprovechad y hacedlo con una buena copita. Yo lo hice con un Beefeater-schweppes (8€), aunque por algo más tienes cócteles más exclusivos. (gallego) El sábado le dimos a los gyns de Xoriguer (ginebra mallorquina) y al Belvedere (13€) una pena que no tengan Grey Goose.

A destacar por último el servicio; todos los camareros estupendos y muy atentos, con César como gran director. Aunque tardaron un poquito más de la cuenta en tomarnos la comanda, luego la velocidad en traerla lo compensó con creces.

Precio: 25€ cena, 40€ comida, más la copa, dependiendo de la gula del momento.

Web: http://lakasa.es/

Yo sin duda volveré todo lo que pueda, porque me impresionó la calidad y la variedad, y me encanta poder probar cosas nuevas en cada visita.