Lakasa – El restaurante de César Martín

El restaurante Lakasa, del cocinero César Martín, es lo que se viene a conocer como… un triunfazo de sitio. Es una apuesta segura que además tiene una excelente relación calidad precio. En su web ya te avisan “El lugar donde quieres volver”. Y ya os digo yo que sí.

Un local elegante y muy práctico. Techos altos, muy buena decoración, zona de barra, terraza tanto de barra como de restaurante. Ubicada en un pleno Cahmberí pero aislada de todo el bullicio de la calle Ponzano. Totalmente adaptado para personas con movilidad reducida.

lakasa carta
Lakasa – Carta

Servicio supercercano y profesional empezando por el propio César. Con una carta variada que acompañan con sugerencias de temporada. Como dicen ellos… “siempre atendiendo la oferta del mercado”. Mantienen su formato de Lakasa original de ofrecer casi todo por medias raciones. Con steak tartare sólo viernes y sábados comida y solomillo Wellington sólo los sábados al mediodía.

No me enrollo más. Queda claro que aquí se viene a sentarse y disfrutar. Nosotros es lo que hicimos y salimos encantados. Ahora os muestro lo que comimos. Todos los platos son medias raciones.

Comenzamos con un aperitivo con el que acompañamos las cervezas de recién llegar. Salmón ahumado. Cojonudo.

lakasa aperitivo salmon
Lakasa – Salmón ahumado

Fiambre de callos con pipas de calabaza. Ojo. Este plato fue un capricho mío, que acabó devorando mi mujer. Hay que probarlos.

lakasa fiambre callos
Lakasa – Fiambre de callos

Valtosca V’15. Vinazo de Jumilla. Viva Murcia. Muy recomendable.

lakasa valtosca
Lakasa – Valtosca Jumilla

Tantaratelo de bonito con tomate y cherry. El cherry bueno, el tarantelo de bonito jugoso y rico, pero el tomate frito que acompaña al tantarelo… excepcional. Platazo de temporada que no podéis dejar escapar.

lakasa tantarelo de bonito
Lakasa – Tantarelo de bonito

Coca de verduras. Recomendación muy acertada de César para tocar todos los palos en nuestra cena. Verduras en su punto, sabrosas acompañadas de una masa fina y crujiente.

lakasa coca de verduras
Lakasa – Coca de verduras

Raya velouté con miso. De cabeza. Si os gusta la raya, sabréis apreciar lo que es un buen producto y bien preparado. La raya, a la mantequilla negra está muy buena pero de las cosas buenas que tienes en Lakasa son preparaciones diferentes bordadas como si llevasen toda la vida haciéndolas.

lakasa raya
Lakasa – Raya Velouté

Revolconas Adolfo con mollejas, setas y papada. Visitad Lakasa aunque sólo sea para probar este plato. Revolconas nivel Marathon. Y las mollejas están para hacerse un bocata con ellas. Os dejo tres fotos para que las admiréis desde todos los perfiles.

lakasa herramienta
Lakasa – Herramienta
lakasa mollejas
Lakasa – Revolconas Adolfo con Mollejas
lakasa revolconas
Lakasa – Revolconas y mollejas
lakasa mollejitas
Lakasa – Mollejas Stand Alone

Tarta de queso. Colofón perfecto. Una tarta de queso que sorprendentemente… sabe a queso.

lakasa tarta de queso
Lakasa – Tarta de queso
lakasa queso
Lakasa – Tarta de queso
lakasa tarta
Lakasa – Tarta de queso

Precio: Lo que sí que es sorprendente es que te metas una cena de primerísimo orden, con vino, por 45€. Que está claro que es dinero, pero es de lejos de los mejores sitios por relación calidad precio. Y más por esta zona.

Accesible: Totalmente accesible. Rampa para acceder al local y después todo en una planta.

Si queréis dejadnos feedback… pues os lo agradecemos de antemano.

Y aquí os dejamos un formulario para lo que se os ocurra.

Restaurante Kappo – Sushi a raudales

Pues sí! Yo también confirmo que el restaurante Kappo de Mario Payán es un sitiazo en toda regla. Restaurante pequeño y con una decoración minimalista donde destaca la gran barra tras la que trabaja este fenómeno de cocinero.

Aquí se viene a disfrutar de su menú degustación Super Mario. Un menú con dos fases muy marcadas. Una primera con varios platos de cocina kaikesi (pequeñas raciones de platos variados) y una segunda parte en la que se centra 100% en el sushi. El precio es 65€ por persona y ya os digo que merece la pena pagarlos.  La carta de vinos es variada y asequible. Con botellas desde 16€.

Sin más, os mostramos el menú degustación. Comenzamos un aperitivo de mantequilla de té verde.

kappo aperitivo mantequilla verde
Restaurante Kappo – Mantequilla verde

Aquí tardan poco en ponerse serios. Sin más dilación, nos sacaron este tartar de tarantelo con cebolleta y ponzu.

kappo tartar de atun
Restaurante Kappo – Tartar de atún

El siguiente plato fue un dumpling de pollo. Muy muy bueno. Un dumpling tierno y sabroso.

kappo dumpling pollo
Restaurante Kappo – Dumpling de pollo

Llegamos a uno de los platos que más nos gustaron. La kokotxa de bacalao cocinada con miso blanco. Excelente sabor y textura.

kappo kokotxa miso
Restaurante Kappo – Kokotxa de bacalao con miso blanco

Como podéis ver, son pequeños platos muy jugosos y que sorprenden. El siguiente es el Daikon, nabo asado japonés, con carne y salsa ponzu. Super sabroso.

kappo nabo asado
Restaurante Kappo – Nabo Asado

Pero todo llega a su fin. El siguiente plato es una brocheta de pintada con pepino y shisho. Muy buena. Refrescante y ligera.

kappo pintada brocheta
Restaurante Kappo – Brocheta de pintada

Y aquí os traemos un carrusel con todos los platos de sushi. Una maravilla de cortes que Marío va sacando midiendo los tiempos. Todos son geniales. Por destacar alguno me quedaría con el de melva o con el de pez lorito. O el de vieira con ventresca flambeada. Ah y el de erizo. Cosa fina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después del sushi, un plato de soba que entra solo. Sabroso y superfino.

kappo tempura
Restaurante Kappo – Tempura y noodles

Acabamos el menú con un postre cítrico fresco y digestivo. Perfecto para ayudar con este espectacular menú!

kappo citricos
Restaurante Kappo – Cítricos

Chifa, chinoperuano a escena

En navidades por fin pude probar el Chifa, uno de los nuevos restaurantes de 2012 que más ha dado que hablar en la escena gastronómica. Es una nueva propuesta de los argentinos Estanis Carenzo y Pablo Giudice que trajeron Sudestada a Madrid hace unos años. Tal como el propio nombre indica, es una cocina fusión chino-peruana. En Perú hay una importante población inmigrante de China y ha establecido allí una comida propia china con ingredientes peruanos, que llaman chifa.

chifa

Lo han abierto en el antiguo local de Modesto Lafuente, ligeramente reformado, aunque sigue siendo tan diminuto como cuando estaba allí Sudestada. Caben aproximadamente 20 personas, en unas cuantas mesas pequeñas de 2 y 4 personas. El local es sobrio y moderno, pero a la vez acogedor por el uso extensivo de madera en todos sus acabados. Para comer ponen únicamente tenedores y palillos, y lo que sí echamos de menos fue un mantelillo, aunque fuera de papel, para no tener que apoyar pan, cubiertos, etc. en la propia mesa.

Interior del local
Interior del local

Al igual que en Sudestada, la carta de bebidas está muy cuidada, con una breve pero estupenda selección de vinos, unas cervezas muy especiales que ellos mismos producen en Las Rozas (4€), y EL cóctel de la casa: batida mojitada (9€) – cachaça, lima, maracuyá y menta. Nosotros pedimos las cervezas, y aunque son bien caras, merecen la pena porque son tremendamente ricas. Creo que ya os hablaré de ellas en un post dedicado.

Para compartir pedimos un escabeche filipino de bonito, que fue probablemente lo mejor de la comida. Es un escabeche con un bonito blanquísimo en vinagre de frutas, con verduras y tomate. Estuvimos dudando si pedir esto o el cebiche y no nos equivocamos. Viene además con un bollito de pan de sal, que es una delicia solo y mojado en el escabeche. Ojo que en la foto el plato ya estaba a medias, no es escaso.

Escabeche filipino de bonito
Escabeche filipino de bonito

De segundo Carmen pidió un arroz chaufa pekinés, que viene con huevo, cebolla frita, mucho cilantro y bastantes lonchas de pato. Chaufa es una variación de la palabra china para arroz frito, y es como lo llaman en la cocina chifa de perú. El arroz estaba súper rico, genialmente hecho y además abundante.

Arroz chaufa pekinés
Arroz chaufa pekinés

Por mi lado pedí un cuadril saltado, que es carne de cadera madurada 60 días, cortada en tiras muy gorditas y salteado, con sillau (soja) y vinagre. Viene además con unas papas fritas riquísimas que recomiendo mojar un poco en la salsita antes de comerlas. La carne, que como viene debajo no se ve mucho, es también bastante en cantidad y está riquísima. Las tiras, al ser gorditas, permiten que la carne no se haga demasiado y conserve un sabor estupendo.

Cuadril saltado
Cuadril saltado

De postre nos intentaron convencer para que tomáramos un postre combinado de crema de vainilla quemada con una cerveza artesanal negra, pero nos decantamos mejor por la mousse de chocolate con orejitas de chancho, que son un par de galletas cubiertas de azúcar glas. Chancho es cerdo en sudamérica, por cierto. La mousse súper buena y al tener debajo una capa de dulce de leche, el sabor es sublime. Cuidado con el azúcar de la orejita porque mancha cantidad. Luego un café y a correr.

Mousse de chocolate y orejitas de chancho
Mousse de chocolate y orejitas de chancho

Nos pareció un sitio magnífico, muy moderno y cómodo para comer, con los posibles peros del precio de la bebida, que me pareció cara, y el del local, que no permite grandes mesas y hace un poco difícil conseguir sitio. El servicio muy atento.

Web: N/A

Precio: 30€

Restaurante Lakasa de Cesar Martín – Cocina de mercado con una relación calidad precio excelente

Segunda Visita – Noviembre 2012

Esta es la segunda visita al Restaurante Lakasa. Esta vez fuimos un día de diario al mediodía y daba gusto ver que el local, que no es pequeño, estaba hasta arriba. Y es que realmente lo que Cesar Martín prepara está genial. Y a todo el mundo le gusta. La variedad de la karta es realmente amplia. Tienen medias raciones de casi todos sus platos, lo que permite compartir varios platos y probar toooooodo lo que puedas. Y es que la verdad que de lo que hemos probado hasta el momento todo nos ha gustado mucho. Además de la carta, también tienen platos del día, en función del mercado, y estos suelen ser los más recomendables.

Y por encima de todo, es muy destacable el servicio. Muy atentos y sobre todo muy entusiastas. Esto se contagia y hace que la experiencia tenga más probabilidad de ser muy satisfactoria. Además, se cuidan todos los detalles. Por ejemplo el pan con mantequilla.

Pan con mantequilla

En nuestra última visita, pedimos cuatro medias raciones diferentes. Empezamos con unas setas variadas con queso. Las setas eran trompetillas de la muerte, boletus y alguna variedad más. La verdad es que estaban realmente buenas.

Setas con láminas de queso

Después pasamos a los mejillones de Bouchot encebollados. Nos comentaron que estos mejillones crecen alrededor de un palo. Como os decía anteriormente la atención es un punto destacable y siempre están dispuestos a darte explicaciones sobre el plato, origen de ingredientes, etc. Los mejillones son pequeños, te los comes como pipas, y realmente sabrosos. Y el caldo de vino con la cebolla está para mojar pan.

Mejillones Bouchot encebollados

El siguiente plato fue el buey bourguignon. Guisazo de carne de buey con zanahorias y vino que lo dejan haciendo a fuego lento durante toda la noche. Jugos y la carne tierna. De lujo.

Boeuf bourguignon – realmente bueno

Por último, otro guiso bueno, el de liebre con níscalos. También muy bueno y servido en una mini cazuela muuuuy chula.

Guiso de liebre y níscalos

Conclusión, un sitio en el que me van a ver bastante. Excelente en su conjunto. Decoración, atención, comida y sobre todo variedad en su oferta gastronómica.Y con una relación calidad precio muy buena. Recomendable para todos los públicos. Y no excluyo a nadie. De niños a abuelos.

Primera Visita – Mayo 2012

Hoy la entrada es sobre un sitio relativamente nuevo y lo comentaremos por duplicado, ya que tanto Gallego como yo (BorjaEugui) estuvimos este fin de semana.

Lakasa abrió el enero en Raimundo Fernández Villaverde y su creador se llama César Martín (aquí os dejamos un link a su biografía), que os recibirá y os atenderá estupendamente con su delantal de guerra. El local está decorado en tonos oscuros y es bastante resultón. También podéis seguir el blog de este restaurante o seguirlos en twitter en @R_lakasa.

(borja) El estilo del sitio es parecido al del Puerto Lagasca, en el sentido de que puedes pedir medias raciones de cualquier plato, incluidos los postres, aunque la cocina es más de mercado si cabe. Tienes la carta, ya de por sí muy apetecible y original, y luego te traen una hojita con 8-10 platos de temporada o incluso del día, los cuales yo creo que hay que aprovechar y probar, ya que no sabes si la próxima vez tendrás esa oportunidad. Otra singularidad encomiable es que tienes también unos 10 vinos diferentes por copas, de todos los colores y regiones, y a un precio estupendo! Yo opté por una caña grande al llegar para quitar la sed, una copa de Paco y Lola (2,90€), ese albariño tan simpático, con los mejillones y luego pasé junto con el resto de la mesa a Condado de Haza 2008, ribera del grupo Pesquera, estupendo y con muy buen precio (18€), del cual cayeron dos botellas y media.

(gallego) Durante la cena del sábado probamos el Ribera de Duero “de la casa”, Terrible 2010. Aunque el nombre eche un poco para atrás, el precio no estaba mal (16€) y la verdad que el vino está bueno. Un poco fuerte para mi gusto pero nos vino genial para acompañar la hamburguesa y las carrilleras de cerdo con curry.

(borja) Nosotros fuimos cinco a comer por el día de la madre y pedimos para compartir los espárragos blancos de navarra a la plancha, la ensalada mixta de la casa, media de croquetas de calçots con romesco, media de cecina de waigu y una de mejillones al vapor con vino blanco y cebolla. A destacar sin duda los mejillones (haced barquitos!!) y las croquetas, hechas con leche de oveja. La cecina también me sorprendió porque estaba mucho más blandita de lo que es normal, y el sabor enorme.

(gallego) En la cena que nos dimos el sábado, también éramos cinco pero comimos muy poco. De hecho al llegar a casa tuve que recenar!! Para compartir pedimos las croquetas, los espárragos, el risotto de boletus y foie gras y la pizza de mojo picón. De los entrantes destacaría las croquetas (que son un must!!) y el risotto.

(borja) De segundo yo tomé dos medias raciones, para aprovechar la variedad. Primero media de tagliatelle con torreznillos y luego media de solomillo Wellington. La pasta estaba fresquísima y aldente. Solo recomendable para viciosos de la panceta! El solomillo fue algo espectacular, creo que lo mejor de la comida. Me parece que es un plato que preparó César exclusivamente para ese día e incluso iba él mesa por mesa con un carrito, tenedor de trinchar y cuchillo afilado en mano, sirviéndolo a los comensales. Nunca he probado uno tan rojito y jugoso y la cebolla caramelizada que lo acompañaba estaba de lujo.

Otros platos que probamos en la mesa fueron la raya desespinada al vino tinto, la hamburguesa de carne de la sierra de Guadarrama cortada a cuchillo, imprescinble y sabrosísima, con un punto extremadamente perfecto, y las vieiras, también buenísimas, aunque ese día no las pudieron acompañar de pez mantequilla, cosas del directo.

(gallego) En la cena del sábado, además de la hamburguesa pedimos las carrilleras de cerdo. Y a mí me gustaron incluso más que la hamburguesa y si te pones a comparar hasta más que las de su vecino el Sudestada!

(borja) De postre yo tomé la panacotta de pimienta de Sechuan, aunque la estrella fue sin duda la crema catalana, desbordante.

(borja) Para terminad aprovechad y hacedlo con una buena copita. Yo lo hice con un Beefeater-schweppes (8€), aunque por algo más tienes cócteles más exclusivos. (gallego) El sábado le dimos a los gyns de Xoriguer (ginebra mallorquina) y al Belvedere (13€) una pena que no tengan Grey Goose.

A destacar por último el servicio; todos los camareros estupendos y muy atentos, con César como gran director. Aunque tardaron un poquito más de la cuenta en tomarnos la comanda, luego la velocidad en traerla lo compensó con creces.

Precio: 25€ cena, 40€ comida, más la copa, dependiendo de la gula del momento.

Web: http://lakasa.es/

Yo sin duda volveré todo lo que pueda, porque me impresionó la calidad y la variedad, y me encanta poder probar cosas nuevas en cada visita.