La Cuadrilla Montecarmelo – Un Asturiano muy bien puesto

Qué tal llévais este caluroso mes de julio? Nosotros bastante bien gracias a restaurantes como La Cuadrilla en Montecarmelo. Un restaurante asturiano en el que se come de maravilla. Platos tradicionales y alguno más actual que están realmente buenos. Y todo en un local muy cómodo, accesible y bien decorado. Echad un ojo a su web para que os hagáis una idea.

En este artíclo os mostramos alguno de los platos que hemos probado en nuestras visitas a La Cuadrilla, que en el último mes pueden haber sido tres o cuatro fácilmente. La carta es muy variada y todo lo que hemos probado nos ha estado de muy bueno en adelante. Pero aquí se viene a comer cachopo y algo más. Porque su plato estrella es de los mejores que he probado en Madrid.

Pero para ir de menos a más, comenzamos con un entrante que siempre pedimos. La ensalada de tomate con burrata, rúcula y pesto. Muy fresco, sabroso y ligero.

La Cuadrilla Montecarmelo - Ensalada de tomate, burrata, rucula y pesto
La Cuadrilla Montecarmelo – Ensalada de tomate, burrata, rucula y pesto

Otro entrante que nunca falla son las croquetas. Las tienen variadas: jamón, compango y cabrales. Y están todas igual de buenas. Si queréis algo más ligero, os recomiendo los espárragos trigueros con parmesano. Bien aliañados con aceite de oliva, pimienta y sal gorda. Sabroso y digestivo.

La Cuadrilla Montecarmelo - Espárragos con parmesano
La Cuadrilla Montecarmelo – Espárragos con parmesano

Para estos días calurosos, antes del entrar a por el cachopo solemos pedir un tartar. Tienes tartar de atún rojo aderezado con soja y un toque de wasabi. Muy sabroso y uno de los platos favoritos de mi mujer.

La Cuadrilla Montecarmelo - Tartar de atun
La Cuadrilla Montecarmelo – Tartar de atún

O también os podéis decantar por el steak tartare, que a mí sinceramente me gusta mucho más. Muy bien preparado y aliñado. Con pan de cristal. Una delicia. Las cantidades son moderadas. Que se agradece porque son platos contundentes y si no… serían incomplatibles con su cachopo.

La Cuadrilla Montecarmelo - Steak Tartare
La Cuadrilla Montecarmelo – Steak Tartare

Y llegamos a la joya de la corona. Su CACHOPO. Tenéis el tradicional, que es el que nosotros solemos pedir, o el de cecina y queso de La Peral. El de cecina os lo recomiendo mucho, pero para la segunda visita. El cachopo tradicional está realmente bueno. Una carne estupenda, con jamón y queso en abundancia. Bien hecho y sin exceso de empanado ni aceite. Eso sí, son bastante grandes. Para compartir entre tres personas normales o dos como nosotros.

La Cuadrilla Montecarmelo - Cachopo
La Cuadrilla Montecarmelo – Cachopo

Y la verdad es que nosotros no solemos llegar a los postres. Pero sí a las copas. El ambiente del local dentro y en su terraza de fuera da pie a una buena sobremesa.

Conclusión: Uno de los mejores sitios de la zona norte para cenar con amigos. Por el local, servicio y su carta variada. Probar el cachopo es obligatorio. Y os recomendamos acompañarlo de la ensalada de tomate y el steak tartare.

Precio: unos 35€ por persona.

Restaurante Slow – Comer buenas mollejas en Montecarmelo, SÍ es posible

2013-09-08 13.21.48

Bueno bueno bueno! Pero que alegría me he llevado al visitar el restaurante Slow en el barrio de Montecarmelo. Y es que Slow se desmarca del resto de la oferta en el barrio, con una cocina basada en el producto de mercado preparado al momento y cuidando la presentación.

La verdad es que lo que hemos probado nos ha sorprendido muy gratamente. La carta es muy variada y con un diseño chulo. Las primeras hojas son de tapas y después vienen platos más elaborados. Respecto a las tapas, puedes pedir una degustación de 3, 6, 9 ó 12 tapas o pedirlas de forma indivual. Si es degustación cada tapa sale a unos 3€ y si las pides individuales son más caras pero también traen más cantidad. Nosotros estamos pidiendo un degustación de 3 tapas y uno de sus platos principales para cenar y la verdad es que está bien de cantidad.

Empezamos con un ejemplo de tres tapas. El primero es el pulpo braseado sobre puré de patatas. Realmente bueno. Sabroso y con unos toppings de almendras que quedan genial. Los tallarines de calabacines son otra de las tapas que os recomendamos. Son tiras de calabacín muy bien preparadas y presentadas. Con pesto y piñones en abundancia. Y en el centro, las croquetas. Las puedes pedir de jamón o de boletus. Nosotros pedimos de jamón y la verdad es que están buenas pero si visitáis el restaurante Slow consideramos que hay otros platos que deberías probar antes que las croquetas.

Pulpo braseado, croquetas de jamón y tallarines de calabacín - Slow Montecarmelo
Pulpo braseado, croquetas de jamón y tallarines de calabacín – Slow Montecarmelo

Otra tapa curiosa es el queso frito sobre puré de calabaza y membrillo. Al puré de calabaza le daría un poquito más de intensidad. Pero vamos que el queso frito es el protagonista de esta tapa y la verdad es que lo dejan en su punto.

Queso frito sobre puré de calabaza y membrillo - Restaurante Slow Montecarmelo
Queso frito sobre puré de calabaza y membrillo – Restaurante Slow Montecarmelo

Y una de las mejores sorpresas que nos hemos llevado ha sido el risotto verde. Buenísimo. De espinacas y acompañado de trigueros y una lámina de jamón tostado. Una tapa obligatoria.

Risotto verde - Restaurante Slow Montecarmelo
Risotto verde – Restaurante Slow Montecarmelo

Respecto al servicio, los camareros son muy agradables. Son atentos, rápidos e incluso si les haces alguna coña, tienen respuesta y dan juego. La primera vez que fuimos, el camarero que nos atendió nos dijo que en nuestra próxima visita, teníamos que pedir los calamares verdes fritos. Que eran de sus platos favoritos. Le hicimos caso y, desde entonces, siempre que vamos los pedimos. Calamares rebozados y encebollados. Muy muy buenos. Ésta sí que es de las tapas que tenéis que probar.

Calamares verdes fritos - Restaurante Slow Montecarmelo
Calamares verdes fritos – Restaurante Slow Montecarmelo

Otras tapas que hemos probado son la cazuelita con pisto, huevo y jamón que está muy buena y es generosa en cantidad. Y también otra de morcilla que nos ha convencido menos.

Y pasando a los platos principales, pues comenzamos con un tartar de atún rojo que está estupendo. Fresco y con sabor. Muy bien preparado y con un acompañamiento que le da un toque suave pero sin matar el sabor del atún.

Tartar de atún - Restaurante Slow Montecarmelo
Tartar de atún – Restaurante Slow Montecarmelo

Si te apatece más algo de carne ligera, a veces tienen fuera de carta un carpaccio de ternera muy recomendable. Aderezo potente y bien de queso. Es poca cantidad así que lo podéis tomar casi que como una tapa. No dudéis en pediros algún principal más, como el tataki que viene a continuación.

Carpaccio de ternera - Restaurante Slow Montecarmelo
Carpaccio de ternera – Restaurante Slow Montecarmelo

El tataki de atún es otro de los platos que merecen mucho la pena. El atún que utilizan es bueno y sabroso. Tanto el tartar como el tataki, lo bordan. Si tengo que elegir entre ambos me quedaría con el tataki por ese toque de plancha que lo deja tan bueno.

Tataki de atún - Restaurante Slow Montecarmelo
Tataki de atún – Restaurante Slow Montecarmelo

Para finalizar os presentamos dos platos más contundentes. El primero es la carrillera al vino tinto acompañada de puré de patatas. Soy un amante de la carrillera. Me encanta su textura gelatinosa y su sabor. Y la verdad que la que probamos se perdía un poco en el guiso de vino. Es muy buen plato y por supuesto que está bueno, pero creo que rebajaría un poco el acompañamiento y daría más importancia a la carrillera.

Carrilleras al vino tinto - Restaurante Slow Montecarmelo
Carrilleras al vino tinto – Restaurante Slow Montecarmelo

Y por último, el plato que más nos ha gustado. Las mollejas con boletus y su torrezno. Un platazo que nos ha encantado. Mollejas perfectamente limpias y de sabor definido pero suave. En un guiso con los boletus que hace que sea toda una delicia. No te cansas de alternar entre molleja y boletus. Y además, con un torrezno encima de esos que sabes que lapidan los esfuerzos realizados en dos o tres días de deporte. Pero que una vez que lo pruebas, te das cuenta que merece la pena comérselo si o si.

Mollejas con boletus y torrezno - Restaurante Slow Montecarmelo
Mollejas con boletus y torrezno – Restaurante Slow Montecarmelo

El apartado de los postres lo dejamos pendiente para próximas actualizaciones. Con lo que solemos pedir nos vamos siempre satisfechos. En la siguiente visita intentaremos hacer un “esfuerzo”.

Conclusión: Una alegría. Un sitio que da un pasito adelante y ofrece una comida más elaborada y con mejor producto que la mayoría de los sitios del barrio de Montecarmelo. Resumiendo las recos que os hemos hecho, en una primera visita yendo en pareja pediría: Una degustación de tres tapas (ellos lo llaman quarter) con calamares verdes fritos, pulpo braseado y risotto verde. Y unas mollejas. Si preferís algo más light, me iría a un tataki de atún. Si vais con hambre y pedís el tataki a lo mejor os parece poco. Así que probad alguno de los postres y nos contáis que tal.

Precio: 15€ por persona

Web: http://www.slowmadrid.es

Ubicación:

Restaurante Casa Pedro – Guisos y asados. La mejor receta para entrar en calor

2011022195img-casa-pedro_i300

Segunda reseña – Diciembre 2012

Madre mía, ya era hora de actualizar la reseña de este gran sitio. Casi dos años después de la primera. La verdad es que desde entonces hemos ido varias veces y siempre salimos muy contentos.

El restaurante Casa Pedro es de esos restaurantes que son lo primero que te viene a la cabeza el día que hace un frío pelón y te apetece un buen guiso acompañado de un buen asado.

Se encuentra en el camino de Nuestra Señora de Valverde, así que a los que vivimos en la zona norte nos viene genial. Y es una suerte porque es algo totalmente diferente a la oferta de bares nuevos que tenemos en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro… que no están mal pero no es lo mismo!! La profesionalidad y experiencia que tienen es totalmente incuestionable. Sólo hay que ver el horno antiguo que tienen a la entrada para dar por buena la visita.

Horno antiguo en Casa Pedro
Horno antiguo en Casa Pedro

En esta reseña os voy a mostrar lo que comimos en nuestra última visita. Pero tengo que decir que esta vez nos quedamos sin cochinillo asado. Que a mí es lo que más me gusta. Os recomiendo que si vais con idea de cordero o cochinillo asado llaméis con antelación para reservar el asado porque si vais a última hora no suele quedar nada.

Empezamos con una foto de la buena rosca de pan que te sirven.

Roscaza de pan
Roscaza de pan

De entrantes pedimos unas alcachofas que cultivan ellos con unos boletus recién cogidos. Un plato realmente espectacular. Sabor intenso en la alcachofa y aun más en los boletus.

Alcachofas y boletus deliciosos!!
Alcachofas y boletus deliciosos!!

Otro entrante que pedimos fue una sopa de cocido. Esto sí que es especial para días de frío. La sopa está sabrosa pero muy suave. Supongo que le darán un par de colados. Realmente buena.

Sopa de cocido
Sopa de cocido

Y ya pasando a los segundos, Carol se pidió su paletilla de cordero asado. Buenísima. En la foto sale bien, pero al natural gana muchísimo.

Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro
Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro

Y yo como no había cochinillo pues, ohh pobre de mí, tuve que pedirme unos callitos. Muy buenos aunque tengo que reconocer que para un persona… la ración es demasiada cantidad!! El guiso es de sabor contundente. Los callos, del tamaño perfecto. Y el compango muy bueno aunque la morcilla era durilla.

Callazos tradicionales
Callazos tradicionales

Y para acabar, la tarta de queso. Con su nata montada artesanal. Jugosa y rica. Se me olvidó la foto pero… algo hay que dejar para la sorpresa!!

Conclusión, de las mejores opciones para comer asado en la zona norte. Junto con el Asador El Molino es de los sitios que más garantía me dan de comida tradicional. La ventaja de Casa Pedro es que está a 5 minutos en coche.

Recomendable, para sorprender a tu familia o a tu pareja con una comida buena buena de verdad en un día de invierno. Aunque tengo que visitar su terraza en verano!

Primera reseña – Enero de 2011

Hola de nuevo y feliz año,

Mucho tiempo después del último post os presento un restaurante ideal para todos los que somos vecinos de los nuevos PAU’s de la zona norte (Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro, etc) y diferente a los nuevos restaurantes que están abriendo por nuestros barrios.

Según ellos es el restaurante más antiguo de Madrid ya que data del 1702 y forma parte de los restaurantes centenarios de Madrid, los cuales tienen una web bastante chula y son sitios que están bien para llevar a algún colega Guiri (www.restaurantescentenarios.es).

Centrándonos en el Casa Pedro, es restaurante que tiene unos guisos y unos asados estupendos. Carol y yo siempre que vamos pedimos cordero o cochinillo según nos recomienden y algo de entrante en plan judias con jabalí (la foto de abajo), o verdinas con pulpo, etc. También hemos probado los boquerones en vinagre que están cojonudos.

El precio medio ronda los 45-50 € por cabeza comiendo a tutiplen. Como podéis ver en el link de google, las opiniones en general son muy buenas.

Restaurante Front-on – Para darse una alegría en Montecarmelo!!

Vaaaamos que ya estaba bajando otra vez el ritmo de escribir posts!! Menos mal que Borja es más constante que yo.

En esta entrada os quería hablar de un sitio que me ha salvado más de un día la papeleta de querer salir a cenar fuera entre semana pero a un sitio donde 1) se coma bien y la carta sea variada, 2) se esté tranquilo y te atiendan bien y 3) se aparque fácil y tengas alternativas por si esta lleno. Parece sencillo pero os puedo asegurar que hay veces que no lo es. Y la verdad que todo esto lo reune este sitio, el Front-on.

La entrada la estructuro desarrollando cada uno de estos tres puntos. Pero primero aclarar que, aunque creo que el dueño guarda algun parentesco con los del Asador Fronton de toda la vida (Tirso de Molina y Muguruza) este restaurante no es de tanto nivelon. Pero mejor, porque esta claro que el precio es mas barato y la carta… más humilde y asequible!!

Vayamos punto a punto:

1.- La comida. Pues como os podeis imaginar… la especialidad es carne de la buena. La verdad q las veces que hemos ido siempre ha caído o chuletón o lomo bajo. Y como no, acompañado de pimientos de piquillo. De los entrantes recomiendo el carpaccio de atun. Muy bueno. Ademas va fenomenal como anticipo del chuletón. La verdad es que la carta es bastante amplia. Tienes tapas, ensaladas, hamburguesas, raciones (también medias raciones) y los platos principales de carne y pescado con variedad de guarniciones. En el página web del sitio tenéis toda la carta. También están muy buenas lo que llaman las piruletas de langostinos con salsa romescu y de postre los sorbetes (el otro día probé el de limón con vodka y es muy recomendable).

El otro día estuvimos comiendo con unos amigos y la verdad es que nos dimos una buena mano de carne. Ahí os dejo una foto que se te hace la boca agua.

Festival de carne

2.- A parte de que el local esta chulo y es amplio, el servicio es muy majete y atento. Y de verdad que eso en Montecarmelo ya es un logro. En verano, o sea ya, ponen terraza y se esta genial. Lo unico malo es que queda cerca del carril bici y da un poco de remordimientos ver a la gente correr mientras tu te estas chutando un chuleton.

3.- Por último, pues eso que no hay problemas para aparcar y… si esta lleno, pues con la excusa de que esta allí te metes en el Trasomontano, que esta pegado, a comer bacalao del bueno.

Y… si la cosa se ha dado bien. Pues tambien se curran bastante las copas aunque de vodkas andan algo escasos. Ni Grey Goose, ni Belvedere. Grasso error

Restaurante Tras’Os Montes y Trasomontano – BACALAO de lujo en el norte de Madrid

Estos dos restaurantes del norte de Madrid (Tras Os Montes en Mirasierra y Trasomontano en Montecarmelo) son de visita obligada si te gusta el bacalao y andas por Madrid. Tienen más platos a parte de los de bacalao pero la verdad es que ni me he plantado pedir algo que no fuese bacalao en este sitio.

En total creo que habré visitado este restaurante unas 4 o 5 veces y siempre ha estado genial. De hecho tienes una extraña sensación porque el bacalao siempre me parece que está mejor que la última visita realizada.

El menú consta de más de diez preparaciones diferentes de bacalao típicas portuguesas. Éstas las podéis consultar en su página web. pero vamos que os las pongo a continuación para que vayáis abriendo boca y os pongo algún comentario sobre las que hemos probado. si vas con hambre, lo ideal es pedir tres platos diferentes a compartir. Con eso y un postre comes o cenas de maravilla.

Ensalada de bacalao (tomate, bacalao crudo macerado con aceite de oliva). Pedir este plato es IMPRESCINDIBLE. Siempre que he ido lo he pedido como entrante y es realmente espectacular. Es obligado mojar sopas.

Bacalao dorado (revuelto de huevo, bacalao y patata paja). También buenísimo y de los que solemos pedir. El huevo y las patatas le gustan a todo el mundo y con el bacalao están de muerte.

Bacalao Minhota (con sofrito de cebolla, tomate y pimiento).

Bacalao a la nata (gratinado al horno, 50% bechamel y 50% nata).

Hojaldre de bacalao con salsa de pimientos

Bacalao Alentejano (con hongos boletus edulis y gambones) Muy bueno. La salsa es un poco fuerte para mi gusto y desvirtua un pelín al bacalao.

Delicias de bacalao (trocitos de bacalao rebozado)

Bacalao a la brasa (lomo de bacalao a la barbacoa con sofrito de ajo y cebolla). Este junto con la ensalada son obligados!! Soy poco de salsas y este es tu tronco de bacalao en estado puro con unas patatas y cebolla pochadas y para de contar. Os dejo una foto… aunque tiene mejor pinta en persona.

Bacalao Fragateiro (bacalao confitado con marisco)

Bacalao Trasmontano (rebozado con patatas pochadas con azafrán). Este no le he probado pero le tengo ganas!!

Bacalao al queijo da Serra

Bacalao Espiritual (estofado con chalota y zanahoria con claras de huevo gratinado con queso – de encargo) También muy bueno y merece la pena probarlo.

Os dejo un artículo de Vanitatis en el que hablaban del restaurante.

Y buscando un poco de información en wikipedia sobre este sabroso pescado sorprende el hecho de que haya ejemplares que lleguen a medir hasta casi dos metros y pesar 100kg. Lo que es menos sorprendente es que el origen etimológico del nombre proceda del esukera, bakailao, y es que esta claro que en lo que es en gastronomía… los vascos van por delante.

Aquí os dejo un link al blog del gran David de Jorge en el que recomienda una casa de bacalao en Legutiano que debe ser la leche, Bacalao Giraldo. Madre mía que ganas de ir ya al País Vasco a comer de verdad y curarme del espanto gastronómico que me ha supuesto el viaje a Australia.