D’Stage Madrid

Sin duda, D’Stage es uno de los mejores restaurantes de Madrid. Que además cada día va a más. Esta es nuestra segunda visita. De la primera salimos encantados. De la última totalmente rendidos a sus pies.

Un local de aspecto industrial realmente chulo. Un servicio joven, profesional y muy atento. Y por encima de todo, un menú degustación que es un puro viaje de placer. A destacar lo bueno que nos estuvo todo y la presentación y servicio tan original de todo. Y eso que elegimos el menú más corto de los tres que tienen actualmente.

dstage coctel
D’Stage – Cocktails

No me enrollo más. Os cuento lo bien qué comimos con su menú corto DTASTE (12 pasos).

Aaaarrancamos con un aperitivo muy sabroso. Su boquerón presumido. Un boquerón rebozado sobre alga. Presentado sobre bandeja de espejo.

dstage boqueron
D’Stage – Boquerón presumido

México lindo. Calavera total. Un jugo de tomate michelado con un pequeño snack suave y bueno.

dstage mexico
D’Stage – México
dstage calavera
D’Stage – México calavera

Tomate con garum. Un plato que viene de los mismísimos romanos. Un preparado de pescado que acompañan de tomates marinados. Muy buen contraste. Todo servido sobre una cerámica congelada. Otro plato llamativo y sabroso.

dstage tomate garum
D’Stage – Tomate Garum
dstage servicio
D’Stage – Servicio

Tuétanos de ciervo asados con navajas en escabeche. El túetano está de moda y en D’Stage siempre van un paso por delante. Estos tuétanos de ciervo son más suaves que los de vaca. La navaja le da su toque pero pasa un pelín desapercibida. Otra vez con una puesta en escena genial.

dstage tuetano
D’Stage – Tuétano de ciervo con navaja escabechada
dstage ciervo
D’Stage – Tuétano de ciervo

Cigala con ajo y kombu. Aquí la cosa se pone más seria. Una cigala con una tempura muy especial. Un bocado delicioso que te dejará con muchas ganas de repetir.

dstage cigala
D’Stage – Cigala, ajo y kombu
dstage cigala kombu
D’Stage – Cigala con ajo y kombu

Morcilla de Beasain, puerro joven y ceniza. Aquí es donde uno empieza a jugar. El plato lo presentan con la morcilla en trozos. Al echar el caldo, te van a pedir que lo vayas agitando suavemente para que deshaga. Con esto te quedará la mezcla que veis en la foto. La morcilla esta buenísima. Y el plato queda con un toque ahumado estupendo.

dstage morcilla
D’Stage – Morcilla de Beasain, puerro joven y ceniza

Crispy Pork bun. Éste fue uno de los platos más sabroso de toda la noche. Un panecillo bun buenísimo que hay que mojar en un guiso de cerdo. Una vez empapado, lo rebozamos sobre una cortezas de cerdo cortada en pequeños dados. Está de muerte.

dstage crispy pork
D’Stage – Crispy Pork Bun

Salmonete curado en salmuera de cebolla roja fermentada. Y del más potente al más elegante. Una delicia de pescado.

dstage salmonete
D’Stage – Salmonete curado

dstage salmonete fermentado
D’Stage – Salmonete fermentado en salmuera

Y con este plato finiquita el menú antes de los postres. El cordero con cogollo, kombu y piparra. Un guiso que presentan en capas. Lo rematan con la piel del cordero crujiente en el que, no se aprecia muy bien, pero han estampado el nobre de D’Stage. Super jugoso y muy bueno.

dstage navaja
D’Stage – Navaja albaceteña
dstage cordero
D’Stage – Cordero, cogollo y piparra
dstage cogollo
D’Stage – Cordero, cogollo y kombu

Comenzamos con los dos postres que incluye el menú degustación corto. El primero es un super-refrescante polo de sandia y remolacha fermentada. Con la mezcla del sabor de la remolacha queda realmente curioso y bueno. Lo sirven sobre un cubo de hielo macizo. Más frío no puede estar.

dstage polo sandia
D’Stage – Polo de sandia y remolacha fermentada

Y por último, un postre realmente espectacular. El algodón de maíz con panchineta de zanahoria. Aquí hay que utilizar el algodón para coger la panchineta. Ya os digo que tanto el algodón como la panchineta están realmente buenos.

DStage maiz
D’Stage – Maíz y panchineta de zanahoria
dstage algodon
D’Stage – Algodón de maíz

Con el postre anterior, pone un broche de oro a una cena con todas las de la ley. Tiene dos estrellas Michelin pero eso es lo de menos. Hay sitios que también las tienen y después de haberlos visitado no pienso volver. Como os decía, para nosotros D’Stage es de los mejores restaurantes de Madrid. No se puede ir todos los días pero si te puedes permitir una cena de 100€ por persona, mejor gastados que en D’Stage no se me ocurre ningún sitio.

Accesible: Lo único que le falla. Tiene un escalón para entrar y el baño se encuentra en la planta de abajo.

Precio: El menú más corto son 90€ por persona. Veis que para cenar es más que suficiente. Con esto, la bebida (aperitivos y botella de cava) y el café sales a unos 110€ por persona.

Restaurante Cuenllas – Excelente barra de canapés

El restaurante Cuenllas es todo un clásico del barrio de Argüelles. Situado al principio de la calle Ferraz, justo pegado al Templo de Debod, llevan desde 1939 sirviendo delicatessen en mesa y en tienda.

Pero no os creáis que es un sitio anclado en la cocina tradicional. Todo lo contrarío. En su barra puedes disfrutar de unos canapés de mercado realmente sorprendentes.

Comenzamos por la ensaladilla rusa. Aquí si que respetan los cánones más ortodoxos de la ensaladilla rusa a la madrileña. Guisantes, zanahoria y unas gambas excelentes.

cuenllas ensaladilla rusa
Restaurante Cuenllas – Ensaladilla Rusa

Pasamos a una ensalada de arenque ahumado con remolacha, queso, manzana… aderezada con una salsa de miel y mostaza. Muy muy potente, sabrosa y original.
cuenllas arenque

Restaurante Cuenllas – Ensalada de arenque

A continuación, la sorpresa más grata de nuestra visita. Sus canapés. El primero es el de pez mantequilla con huevo revuelto. Una pasada. El segundo es de tuétano asado con alcaparras. También excelente.

cuenllas pez mantequilla
Restaurante Cuenllas – Canapé de pez mantequilla sobre huevo revuelto
cuenllas canapés
Restaurante Cuenllas – Canapés

Por último, algo caliente para acabar con un almuerzo extraordinario. Pedimos media ración de callos y nos supieron a gloria.

cuenllas callos
Restaurante Cuenllas – Callos a la madrileña

Conclusión: Una de las mejores barras de Madrid y de las menos conocidas. Nosotros volveremos pronto para seguir probando sus canapés y el resto de la carta. Aquí os dejamos su web para que vayáis viendo su carta.

Kabuki Presidente Carmona – Festival veraniego

¿Que es el restaurante Kabuki Presidente Carmona?

Es uno de los dos restaurante de Kabuki que podemos disfrutar en Madrid. En Kabuki Presidente Carmona tienes un local mucho más íntimo que el Kabuki de Velázquez. Así que la atención es totalmente personalizada y lo hace mucho más divertido y recomendable.

¿Qué comimos?

Chelo, la jefe de sala, nos confeccionó un menú degustación sencillamente extraordinario. Nos dimos el mayor homenaje de niguiris de nuestra vida acompañados de un par de entrantes estupendos. De veras que os recomiendo que si vais a visitar el Kabuki, os imprimáis este post y se lo deis al llegar. Que disfrutéis todo lo que disfrutamos nosotros. Todo esto lo acompañamos de un Cava Rimarts, que también nos recomendó Chelo y que estaba estupendo.

Comenzamos con una cerveza Ámbar y con un aperitivo de atún y sésamo negro.

Kabuki
Kabuki Presidente Carmona – Aperitivo de atún y sésamo negro

El siguiente entrante fueron unas ostras con pimienta y salsa ponzu. Un aliño estupendo que le dan más potencia, si cabe, a unas ostras muy sabrosas.

Kabuki ostras
Kabuki Presidente Carmona – Ostra con pimienta y ponzu

Pasamos a un sashimi de pez lorito. El pez lorito es uno de los más cotizados en la gastronomía española y es muy raro encontrarlo en restaurantes fuera de Baleares o la costa. Esto no es que lo digo yo, es que podéis leerlo ene este artículo de las gastronotas de Capel. Un pescado con un sabor definido y ligero. La presentación del plato es sensacional. Se aprovecha todo. De hecho tras el sashimi, completaron el plato con unos niguiris de su piel frita. Una auténtica delicia.

Kabuki lorito 1
Kabuki Presidente Carmona – Sashimi de pez lorito

Kabuki lorito 2
Kabuki Presidente Carmona – Sashimi de pez lorito

Kabuki niguiri lorito
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de piel de pez lorito

Otra de las sugerencias del día que nos hizo Chelo fue el tataki de bonito con corugas y huevas de mujol. Los tres elementos son por sí solos son argumento más que suficiente suficiente para que no dejes pasar este platazo. El resultado es una “ensalada” de auténtico lujo. Muy recomendable. Este plato y el siguiente Ankino son los dos únicos que elegimos de todo el menú.

Kabuki tataki de bonito
Kabuki Presidente Carmona – Tataki de bonito con corugas y huevas de mujol

Y de platazo en platazo. El siguiente fue el ankino o higado de rape al vapor. Excelente! Que cosa más buena, de verdad. Sabor intenso, textura delicada. Servido con cebolleta tierna y salsa ponzu. Toda una delicia que no debéis dejar de probar.

Kabuki ankino 1
Kabuki Presidente Carmona – Ankino

Kabuki ankino 2
Kabuki Presidente Carmona – Ankino

Pero si hay un plato imprescindible en esta santa casa, es el tartar de toro. Chelo nos trajo media ración que fue suficiente para disfrutar de un plato único.

Kabuki tartar 1
Kabuki Presidente Carmona – Tartar de toro

Kabuki tartar 2
Kabuki Presidente Carmona – Tartar de toro

Y comenzamos con el festival de niguiris veraniegos. Un total de 12 deliciosos niguiris que disfrutas de principio a fin. Empezamos con dos niguiris 100% marinos y mediterráneos. El niguiri de espardeña y el niguiri de sepionet. Sabrosísimos y realmente peculiares.

Kabuki espardeña
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de espardeña

Kabuki sepionet
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de Sepionet

El siguiente fue el niguiri más espectacular de toda la cena. Dos gambas rojas de Denia de calibre y sabor exquisito. Sin lugar a dudas este es uno de los mejores niguiris que he probado. Por favor, no dejéis de probarlo.

Kabuki gamba roja 1
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Kabuki gamba roja 2
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Kabuki gamba roja 1
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de gamba roja

Vamos a por el cuarto niguiri. El de parrochita ahumada. Sabor y textura inigualables. Cosa rica y fina. Es la primera vez que pruebo un niguiri de boquerón y hay que patentarlo. Los espetos están buenos pero esto no se queda atrás para nada.

Kabuki parrocha
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de parrocha ahumada

Y llegan dos niguiris más. De toro. Estos por ser más conocidos , no dejan de estar ealmente buenos. Está claro que en Kabuki clavan los niguiris tradicionales. Y en los que innovan, lo hacen de maravilla.

Kabuki
Kabuki Presidente Carmona –

Kabuki toro
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de toro

Os estoy contando niguiri a niguiri pero merece la pena que os muestre alguna foto de como traen las bandejas. Con varios niguiris que se te hace la boca agua. Todo un espectáculo.

Kabuki bandeja
Kabuki Presidente Carmona – Bandeja de niguiris

El siguiente niguiri ya es más convencional. Niguiri de boletus con huevo de codorniz. Bomba de sabor con el boletus y la trufa junto con la untosidad de una buena yema de huevo. Una delicia de las que te hacen adicto a restaurantes japoneses.

Kabuki trufa
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de boletus y huevo de codorniz

No podían faltar niguiris carnívoros. Aquí venimos con el de hamburguesa. Más sabrosa imposible. Hecha en su punto y con una salsa de tomate estupenda.

Kabuki hamburguesa
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de hamburguesa

Otro clasicazo, el niguiri de pez mantequilla con trufa. Tan bueno como la pinta que tiene. Lo único malo que tiene probar este niguiri es que toooodos los niguiris de pez mantequilla que pruebes a partir de ahora, los vas a comparar con este. Y ya te digo yo que van a salir perdiendo.

Kabuki pez mantequilla
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de pez mantequilla

Bueno, ya sólo nos quedan tres. Pero qué tres. Como es lógico se guardan lo mejor para el final. Así que comenzamos con la traca final. Está claro que os recomendamos que pidáis los siguientes tres niguiris en cualquier circunstancia.

El primero es el de steak tartar. Potencia pura. Muy intenso y con un sabor de 10. No está muy picante así que los amantes del tabasco… pedidlo más cargado que el que hacen por defecto.

Kabuki steak tartare
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de Steak tartare

Ahora el de anguila. Excepcional. La textura de la anguila es única y este niguiri tiene un sabor estupendo. También un niguiri simple pero de nivelón. Difícil encontrar uno de su nivel.

Kabuki anguila
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de anguila

Y el último, de verdad, es el super niguiri de tuétano. Para mi, ninguno como este. Bueno, junto con el de gamba roja. Si os gusta el tuétano, esto es el mayor chute en vena que te puedes meter. En nuestra próxima visita, lo pediremos pero ya le diré a Chelo que no se lo guarde para el final. Que lo saque al principio porque si no el resto me va a saber a poco.

Kabuki tuetano
Kabuki Presidente Carmona – Niguiri de tuétano

Por fin llegamos a los postres. Aquí ya sí que teníamos poca consciencia para parar de comer. Probamos la panacotta de Matcha y el Doriyaki de tofu. Los dos muy buenos, pero lo que sí que nos claro es que nos quedamos con el segundo. Un bizcocho suave y ligero acompañado de un helado muy muy bueno.

Kabuki panacotta
Kabuki Presidente Carmona – Panacotta de Matcha

Kabuki doriyaki
Kabuki Presidente Carmona – Doriyaki de tofu

Conclusión:
El restaurante Kabuki Presidente Carmona es de los restaurantes que hay que visitar una vez en la vida. En este homenaje, salimos a unos 120€ por persona. Tiene que ser una ocasión especial pero de veras que vais sobre seguro.

Restaurante Piñera, cocina de mercado y honesta

Bueno, pues por fin he conocido el Piñera, y ya me tocaba porque vivo muy cerca y estoy harto de pasar por delante… La verdad es que desde fuera no te esperas la calidad que contiene.

Piñera nace hace cinco años de la mano de dos hermanos Marrón, naturales de Piñera (Asturias) con la colaboración del gran Benjamín Urdiaín, el chef navarro que consiguió en 1987 la tercera estrella michelín para Zalacaín, el primero en conseguirlo de España. Hasta hace poco también destacaba su servicio gracias a Jorge Dávila, que fue premiado michas veces como mejor jefe de sala en Piñera. El restaurante Piñera fue según los premios Metrópoli el mejor restaurante de 2009, que fue cuando abrió sus puertas.

Pero basta de nombres y reconocimientos, vayamos a lo importante. Piñera tiene un par de comedores amplios y luminosos. Su decoración es algo extraña y para mí un poco fea, pero tampoco es intrusiva. Su cocina es de mercado, con el mejor producto que encuentran y según ellos, una cocina honesta, sin subterfugios, e intentando destacar siempre la materia prima.

comedor
comedor

De aperitivo pedimos una cervecita y nos trajeron unas aceitunas gordales aliñadas que cayeron en breves instantes de lo buenas que estaban, de modo que tuvieron que traernos una segunda ración. Empezar así, sin lugar a tiempo ocioso es de buena mesa. También nos trajeron el pan que luego fueron reponiendo durante toda la comida, ya que había cuatro diferentes (aceitunas, tomate, blanco e integral) y fuimos probando todos. De vino nos trajeron la carta que es extensísima, y a destacar la parte de champagnes. Pedimos un Artadi 2010 (28€) que resultó perfecto para la ocasión.

Aceitunas
Aceitunas

Como digo, es importante que te tengan entretenido mientras esperas la comida, porque si no la gente se desespera. En Piñera se portaron bien y nos trajeron dos miniaperitivos para ir calentando. Uno fue un vasito de crema de boletus, muy sabroso, y el otro una cucharita de salmón marinado. Gracias!

Aperitivos
Aperitivos

De comer, aprovechando que las raciones no son pequeñas, pedimos todo para compartir entre dos: dos primeros y dos segundos. Amablemente se ofrecieron a traernos todo ya dividido en dos y emplatado, para no tener que andar peleándonos por la comida, que queda feo. Por eso tened en cuenta en las fotos que son todas de medias raciones.

El primer primero fueron las alcachofas con almejas y porrusalda ligera… Ahí ya nos dimos cuenta de que la calidad de la cocina era algo espectacular. Las alcachofas en su punto perfecto, consistentes pero no duras, sin hebra ninguna; las almejas sabrosas, frescas, de buen tamaño, y todo ligado con una crema ligerita de puerro exquisita.

Alcachofas con almejas
Alcachofas con almejas

El segundo primero fueron chipirones encebollados y tuétano. Sencillo, delicioso, perfecto. Creo que podéis ver en la foto que el punto del chipirón es perfecto, la fritura del calamar igual, finísima, y lo que nos remató en este caso fue el tuétano, que está debajo pero hay bastante, y según lo más juntando con lo demás, hace que el sabor general del plato sea sublime.

Chipirones encebollados
Chipirones encebollados

Llegamos a los segundos. El primero de ellos fue merluza de pincho, con calabacín, aceituna negra y salsa de lima. Para mí este fue el plato rey de la noche, porque la merluza estaba que se salía, de fresca, de blanca, de bien hecha, de todo. Además el contrapunto de la aceituna (que parecía soja) y la lima, un poco ácida nos sorprendió y nos encantó.

Merluza a la lima
Merluza a la lima

Y finalmente el plato que todo el mundo alaba de esta casa, y no es para menos: Steak Tartare al gusto, con patatas soufflé. Lo pedimos picantito, que nos gusta a los dos y la verdad es que lo bordaron. Para mí lo mejor es la carne, que se puede ver en el color y en el corte que es de primerísima calidad; y desde luego el aliño también es buenísimo, porque es abundante y liga fenomenal. De acompañamiento unas tostadas de pan y las patatas, que te las comes sin enterarte de ser tan ligeras.

Steak tartare
Steak tartare

Terminamos muy bien de cantidad, pero un postre no hace daño a nadie, así que decidimos probar algo. Las recomendaciones de la casa fueron las crepes suzette y la tarta de manzana, que llevan en la carta cinco años sin cambiarlas, pero por llevar la contraria pedí la creme brulée con frambuesas. He de decir que estaba muy rica, pero que no era la mejor que he probado (como las de Francia no estaba, lo siento) y por tanto no me pareció tan especial como el resto de la cena. Quizá para otra vez les hago caso y pido las crepes!

Creme brulee
Creme brulee

Tras el postre nos trajeron unos petit fours ricos y nos fuimos a tomar la copa a otro sitio de la zona, pero si os apetece tomarla con la sobremesa os lo recomiendo también, pues tienen un buen carro, bien surtido.

En conclusión, Piñera hace honor a su fama conseguida en poco tiempo, aunque también es cierto que no ha conseguido todavía hacerse un nombre entre los que no siguen el mundillo gastronómico, y desde luego no tiene nada que envidiar a sus vascos vecinos con los que compite.

Lo que sí noté y es algo que deberían mejorar, es que el nuevo servicio no me resultó nada acogedor. Fue correcto, sin nada raro pero para un sitio como este, con sus precios y calidad, entiendes que por parte del maitre y el sumiller, hace falta algo más que te haga sentir como en casa, no como un extraño… Quizá al haberme hecho expectativas de que la fama de Jorge Dávila hubiera dejado rastro por eso me decepcionó un poco este aspecto. En cualquier caso los camareros fueron atentos, precisos y rápidos, por lo que de su función no me puedo quejar.

Precio: 50€ (incluido 30% de descuento clubkviar)

Web: restaurantepinera.com

Ficha Google+

Localización: