Ronda 14 – Japón, Perú y Asturias en uno

El restaurante Ronda 14 es un sitiazo informal que tienes que conocer si o si. Todo el mundo habla maravillas de él y no es para menos. Nosotros nos decidimos tras la reseña de Food Storming y para allá que fuimos una noche de verano.

Ahora os enseño lo que comimos, pero ya os anticipo que todo lo que probamos estaba realmente bueno. Destacando el tiradito sobre crema de ají amarillo y las gyozas de anticucho. Raciones para compartir con la cantidad perfecta para probar varias cosas y que las cenas sean muy entretenidas.

Y también un pequeño impedimento. En fines de semana las cenas, por lo menos, van por turnos. Una pena porque de no ser así habría probado dos o tres platos más sin problema. Ah! Local muy bien decorado pero NO ACCESIBLE para minusválidos (dos escalones en la puerta y baño en la planta de abajo). Servicio muy joven y con muchas ganas de agradar. Intentarán ayudarte en todo lo que puedan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y comenzamos con los platos que probamos. El primero fue el tiradito con crema de ají amarillo. Estupendo. Con este plato arrancas bien sobre seguro. Es uno de los de obligado cumplimiento.

ronda14 tiradito
Ronda 14 – Tiradito a la cremá de ají amarillo

Continuamos con un par de rolls y niguiris. El mejor fue el niguiri de hamburguesa. Seguido del roll de mar y montaña, el gunkan de huevo trufado y el roll de salmón acevichado.

ronda14 roll
Ronda 14 – Roll de mar y montaña
ronda14 hamburguesa
Ronda 14 – Niguiri de hamburguesa
ronda14 gunkan
Ronda 14 – Gunkan de huevo trufado
ronda14 salmon
Ronda 14 – Roll de salmón acevichado

Y todo esto acompañado de un vino de garnacha pura. El Pispa de la bodega de Codorniú & Raventós (D.O. Montsant).

ronda14 vino
Ronda 14 – El Pispa Montsant

De aquí pasamos al mejor plato de toda la noche. Las gyozas de anticucho. Una auténtica delicia muy potente y que no os podéis perder. Además, un plato muy colorido que se merece dos fotazos.

ronda14 gyozas
Ronda 14 – Gyozas de anticucho

ronda14 anticucho
Ronda 14 – Gyozas de anticucho

Como último plato, pedimos el bao de chicharrón con crema de rocoto. También muy potente y bueno.

ronda14 chicharron
Ronda 14 – Bao de chicharrón

ronda14 bao bao
Ronda 14 – Bao Bao de chicharrón

De postre, un helado de castaña muy bueno. Merece la pena dejar hueco.

ronda14 helado
Ronda 14 – Helado de castaña

Precio: Pues pagamos unos 45€ por persona. Pero podéis ver que no nos privamos de nada. Sólo nos faltarón un par de copas para rematar. Pero es lo malo de los turnos. Eso sí, por la zona tenéis un montón de alternativas.

Esto es nuevo, si queréis dejadnos feedback… pues os lo agradecemos de antemano.

Y aquí os dejamos un formulario para lo que se os ocurra.

Surtopía – Excelente cocina andaluza en el barrio de Salamanca

Menudo crack que está hecho José Calleja. Lleva más de 5 años comandando el restaurante Surtopía y va a toda vela. Con un equipo jovén se ha hecho un huecazo en el barrio de Salamanca a base de mucho trabajo y, sobre todo, mucho arte.

En nuestra última visita disfrutamos de lo lindo con un menú degustación con muy buena relación calidad precio. Déjense aconsejar por José y prepárense para disfrutar de lo lindo.

Comenzamos con tres aperitivos de la casa. Bloody Mary, croqueta y manteca colorá. Para mojar pan. Tres cositas muy breves y buenas para empezar a abrir boca.

Continuamos el paseo con su sardina marinada en fino, con tartar de tomate y espinaca. Un entrante que se merece un premio.

Seguimos con un plato que mezcla tradición andaluza con un toque diferente. La carne mechá con helado de tres pimientos. Rico rico rico.

Y aquí no se para. Lo siguiente fueron sus calamarcitos sucios en aceite de manzanilla. Con esa cebolla cruda que le aporta sabor. Como podéis ver, son medias raciones, muy diferentes y realmente buenas.

El siguiente platazo fue un tataki de tiburón en adobo con piriñaca de zanahoria, también adobada. Una delicia. Fresco, con sabor más ligero que los anteriores. El aliño de zanahoria le va como anillo al dedo.

Ahora viene el que más me gustó de la cena. Corvina de caña con pil pil de manzanilla. Pura delicia. Un pilpil trabado y sabrosísimo. Y la corvina en su punto. Muy jugosa.

El ultimo plato del menú fue un platazo como la copa de un pino. Un taco de rabo de toro guisado que también es un todo un triunfo. Textura tierna y sabor muy muy potente.

Y aquí os dejamos el postrazo con el que acabamos el menú.

Por último, os dejamos la carta completa por si le queréis echar un ojo. Podéis ver que hay medias raciones de casi todo. no obstante, como os decía al principio, os recomiendo que os dejéis aconsejar, que lo hacen de maravilla, y a disfrutar.

 

Huerta de Carabaña – Jorge Juan

Más que encantados hemos salido de nuestra primera visita a Huerta de Carabaña. Un restaurante de la siempre animada calle Jorge Juan en el que de primeras te vas a encontrar dos ambientes de aspecto muy diferente, pero que basan su cocina en una materia prima excelente.

Un restaurante de alta categoría, con platos sofisticados y un salón realmente elegante. A la que se accede por Lagasca 32. Y una zona más informal con una carta más corta y con raciones y platos más sencillos. A la que se accede por Jorge Juan 18. Nosotros fuimos a la parte más informal y disfrutamos de lo lindo. Con un servicio muy atento y realmente amables.

Aperitivos de la casa

Éramos 6 y comenzamos con un par de aperitivos de parte de la casa. Una crema de chirivia, dulce y sabrosa, y una croqueta suave que era una delicia.

Entrantes variados

Después pasamos a una ensaladilla rusa buena buena de verdad. De esas que te comías un par de raciones de una sentada. También pedimos hummus. Un gran acierto. Un plato muy bien presentado, sabrosísimo y con un toque diferente que merece mucho la pena. Y también al centro, unas alcachofas fritas. Buenas, pero no imprescindibles.

Huerta de Carabaña - Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña – Ensaladilla rusa
Huerta de Carabaña - Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña – Alcachofas fritas
Huerta de Carabaña - Hummus
Huerta de Carabaña – Hummus

Carta Cava de vinos

Tras unas primeras cervezas de aperitivo, pasamos a los vinos. En Huerta de Carabaña no tienen carta de vinos. Son mucho más cucos y lo que hacen es que te “encierran” en su estupenda cava de vinos para que elijas. Esto es muy muy goloso. Como podéis ver, cada botella lleva su precio con tiza. Nosotros nos decantamos por un par de botellas de ese estupendo Pintia 2011 que tenéis en la foto. Muy destacable el precio de los vinos. El Pintia que veis a 38€ en su restaurante en Uvinum, por ejemplo, está a 30,5€ más gastos de envío. No hace falta que es un vinazo que está para llorar de bueno. Así sí que se puede tomar vino de calidad. Olé por Huerta de Carabaña.

Huerta Carabaña - Cava de vinos
Huerta Carabaña – Cava de vinos

Momento Carabinero

Lo que os traemos a continuación fue la triunfada de la noche. Mi amigo Paco dijo que quería carabineros y el resto nos “sacrificamos” por darle el capricho. El primer detalle es que en carta la ración era por unidad, y nos sirvieron dos por persona. Sin cambiar el precio. Decían que esta vez no eran tan grandes como otras veces. Vale que no eran carabineros tamaño torpedo, pero estaban de fábula y por 12 € la ración merece muchísimo la pena.

Huerta de Carabaña - Carabineros 1
Huerta de Carabaña – Carabineros 1

Mar y montaña

Todos los platos los pedimos a compartir, menos los carabineros. La verdad que por el tamaño de las raciones y lo bueno que está todo, es muy buena opción. El siguiente plato fue un mero de órdago. Excelente materia prima, tratada con mimo y bien presentada. El mero estaba simplemente extraordinario.

Huerta de Carabaña - Mero a la plancha
Huerta de Carabaña – Mero a la plancha

Por último, la mayor delicia del mundo mundial. Sus callos con pata y morro. Como nos gustan! Si no fuese por los callos, estoy seguro que habría muchos más veganos en este mundo.

Un guisazo suave, sabroso, con unos callos tiernos y el compango justo. Y con un poco de cebollino por encima. Que a todo le queda bien. Toda una obra de arte que no podéis dejar de probar.

Huerta de Carabaña - Callos, pata y morro
Huerta de Carabaña – Callos, pata y morro

 

Postres y copas

Pedimos dos postres a compartir. Arroz con leche y pannacota de melocotón. Muy original la presentación del arroz con leche. Y estupendo sabor. La panacotta estaba estupenda. Fresca y con una textura deliciosa.

Huerta de Carabaña - Arroz con leche
Huerta de Carabaña – Arroz con leche
Huerta de carabaña - Pannacota
Huerta de carabaña – Pannacota

Acabamos con un par de copas de las buenas. Buena selección de whiskeys. Probamos el Knockando 12 años y nos convenció. Para mi gusto, más barato y mejor que el Black Label.

Huerta de Carabaña - Whiskazo
Huerta de Carabaña – Whiskazo

Conclusión: Por menos de 45 € por persona, nos dimos el homenaje que os he contado. Me parece una relación calidad precio excelente. Y más por la ubicación del local. Nos verán en breve de nuevo por su restaurante seguro.

Restaurante Fuku – Cocina japonesa de calidad y buen precio

2013-05-02 00.27.01

El restaurante Fuku es otro de los excelentes restaurantes japoneses de los que podemos disfrutar en Madrid. Lo visitamos recientemente y nos gustó mucho. El local y el servicio es muy bueno, pero por lo que realmente nos parece muy recomendable es por la relación calidad precio. Las raciones que probamos nos parecieron muy buenas, raciones generosas y a buen precio. Pero bueno, nada mejor que mostrároslo con imágenes.

Empezamos con una cerveza y un maki de aperitivo muy bueno.

Cerveza y maki de aperitivo
Cerveza y maki de aperitivo

El primero de los platos fue el sashimi de 3 variedades y 9 cortes… que por cortesía fueron 4 variedades y 10 cortes. Teníamos salmón, palometa, vieira y pez mantequilla con trufa. Realmente buenos y sabrosos los 4. Y cada uno totalmente diferente. El nabo rallado nos encanta y muchos sitios pecan de acompañar el sashimi con un nabo industrial. En este caso el nabo era natural y estaba muy bueno.

Sashimi de salmón, lubina, vieira y pez mantequilla.
Sashimi de salmón, lubina, vieira y pez mantequilla.

El siguiente fue el danzzing maki. Es el maki que tienen con anguila y me encantó. Y es que es generoso en anguila y en aguacate, como podéis ver en la foto. De mis makis favoritos.
2013-05-01 23.28.37

Danzzing maki: aguacate y muuucha anguila
Danzzing maki: aguacate y muuucha anguila

Todo lo que nos estaba gustando hasta el momento, pronto se iba a quedar en nada. Y es que la ventresca de atún con yuzu y setas que venía a continuación… fue el plato ganador de la noche. La ventresca sabrosa y jugosa con un acompañamiento simple. Un plato estupendo y por supuesto muy recomendable.

Ventrsca con yuzu y setas
Ventrsca con yuzu y setas

Y por último pedimos el Yakimeshi, que es un arroz con mariscos que también estaba muy bueno. De este no tenemos foto pero cuando visitéis este restaurantes, si os apetece un arrocito oriental, no dudéis en pedirlo.

De postre pedimos el flan de sésamo y el té verde. Éste último nos gustó mucho.

Flan de sésamo y té verde
Flan de sésamo y té verde

De bebida pedimos Kirin, que la tienen de grifo, y Sapporo. Me quedo con la Kirin,

Cómo os decía al principio, el local está muy bien. Tiene varios ambientes y un salón privado en el que puedes hacer comidas en grupo. Por la noche, tienen servicio de aparcacoches. Que también se agradece mucho.

Conclusión, me remito al párrafo inicial. Pero vamos que si os apatece comida japonesa y no conocéis este sitio, pasaros que os va a gustar.

Web: http://www.fuku.es

Precio: 39 € por persona

Ubicación:

Oter Epicure – Elegancia y buena materia prima

images

Si trabajas, vives o frecuentas el Barrio de Salamanca, tienes que conocer este establecimiento del Grupo Oter. El Oter Epicure es un sitio elegante y con una cocina en la que juntan materias primas de muy buena calidad y elaboraciones sencillas y agradables. El coste va a la par pero en nuestra opinión la relación calidad precio es positiva.

Pero independientemente de cual sea tu presupuesto, te animamos a que lo visites aunque sólo sea para tomarte una buena caña en la zona de barra, acompañada de una ración de la ensaladilla rusa clásica con merluza. O también puedes hacer un picoteo más serio en las mesas altas con taburetes. Que la verdad es que son nuestra preferidas para ir en paeja. Pero en nuestra última visita, decidimos sentarnos a cenar y la verdad es que salimos muy satisfechos.

Empezamos con un aperitivo de parte de la casa realmente bueno. Un guiso de pulpo que entraba de maravilla con la buena cerveza que nos estábamos tomando. Sabor excelente y la verdad es que merece la pena pedir media ración para probarlo.

Cerveza y aceitunas
Cerveza y aceitunas

Aperitivo de guiso de pulpo
Aperitivo de guiso de pulpo

De ahí pasamos a la ensaladilla rusa con merluza. Esta ensaladilla es una de nuestras favoritas por la zona. Buena ensaladilla y el toque de la merluza le da ese plus de calidad.

Ensaladilla rusa con merluza.
Ensaladilla rusa con merluza.

Continuamos con otro de los clásicos de Oter Epicure, las alcachofas al horno. Como os decía al principio, el producto es de primera calidad pero es que además las preparan de lujo. Muy tiernas. Si os gustan las alcachofas es obligatorio que las pidáis para probarlas.

Alcachofas al horno
Alcachofas al horno

Ya a estas alturas nos habíamos pasado al vino. La bodega del Oter Epicure también es muy destacable por su variedad y precio. También puedes pedir vinos por copas.

Como plato principal nos recomendaron el mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca. Cada vez pedimos con más frecuencia este pescado. Y es que bien preparado es una delicia. Y en este caso, estaba de lujo con el acompañamiento suave.

Mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca
Mero sobre tomate confitado y aceite de albahaca

De postre pedimos el tatín de manzana con helado de vianilla de Tahití. Otro clásico de la casa que es muy recomendable. El tatín no es muy fino y la verdad que se agradece porque está esponjoso y con un sabor extraordinario.

Tatín de manzana con helado de vainilla de Tahití
Tatín de manzana con helado de vainilla de Tahití

Y para terminar un café acompañado de las tejas de almendra tradicionales.

Tejas de almendra
Tejas de almendra

Conclusión: Un sitio de garantía al que puedes ir tanto en pareja como si tienes algún compromiso con el que quieras ir sobre seguro. El servicio es muy correcto y la cocida es de mucha calidad. En otras visitas, hemos probado el risotto, el pulpo a la brasa y el changurro y también estás realmente buenos.

web: http://www.oterepicure.com
Precio: 40-45€ por persona

Taberna Puerto Lagasca – Medias raciones buenísimas y muy variadas

Segunda visita – Octubre 2012

Otro de los sitios que hemos vuelto a visitar recientemente ha sido la Taberna Puerto Lagasca. Un sitio al que vas con la intención de picar algo y sales dándote cuenta que has comido como Dios manda. La fachada es pequeña, y entras por una escaleras que da a la zona de barra donde hay varias mesas altas para un máximo de cuatro personas. Al fondo hay un salón con más mesas así que también hay espacio para grupos más numerosos pero es necesario reservar con antelación.

Bueno pues nada más sentarte, con la cerveza te ponen un buen aperitivo de tomate y albahaca.

Aperitivo de tomate y albahaca

En la carta se pueden encontrar entrantes y platos principales muy variados y todos basados en una cocina de mercado. Lo que hemos probado son todos platos con poca elaboración pero con buenas materias primas y, sobre todo, muy bien preparados. La sencillez es una de las mejores cualidades de este sitio.

Empezamos con unos filetes de sardinas ahumados con escalibada. Era media ración y entran tres lomos de sardinas. Muy buenas y sobre una cama de salmorejo suave.

Lomos de sardina ahumados

Éstos los acompañamos con una ensalada de tomate con melva, que venía acompañada de lechuga morada. Buenísima la melva y buena ración para ser media. El tomate sí que me pareció un poco más soso.

Tomate con melva

Tras las dos primeras entradas pasamos a unas berenjenas fritas con miel de palma que nos encantaron. Las berenjenas las cortan muy finas, el rebozado es ligero y la miel de palma está buenísima. Lo acompañan con un poquito de salmorejo bueno también y suave. Muy buenas.

Berenjenas con miel de palma

Como han visto, las “medias raciones” anteriores no son pequeñas y para dos personas están más que bien. Para terminar pedimos el lomo de cebón. Carne jugosa. En su punto y con unas patatas fritas muy finas. Plato sencillo, sabroso y muy bueno.

Lomo de cebón

Y con esto, un café y poco más acabamos una comida rápida y muy agradable. El servicio es correcto y muy atento.

Conclusión, este sitio es un as en la manga. Buena variedad de platos en un sitio muy agradable y bien atendido. Y sobre todo, con una relación calidad precio muy alta y varorable.

Recomendable, por las razones anteriores, para ir con la familia, con los amigos o en pareja. Y tanto a comer como a cenar. Da gusto estar en un sitio y ver que la gente sale del restaurante haciendo una reserva para el día anterior. Eso es que se van encantados y el dueño puede estar contento. Eso sí, la próxima vez probaremos la Taberna Los Gallos para ver si cambia mucho la carta.

Primera visita – Mayo de 2012

Una entrada rápida para destacar un sitio al que entramos a cenar el otro día de casualidad y salimos más que satisfechos.

La taberna-restaurantes se llama Puerto Lagasca y está en la misma calle Lagasca número 81. La verdad que puedes pasar por la puerta sin darte cuenta que hay un restaurante porque la fachada es bastante pequeña. Pero vimos que había gente y entramos a ver si había mesa. Estaba lleno pero nos pusieron en una mesa alta en la zona de la barra. Creo que dentro hay un salón más grande pero la verdad es que ni pasamos a mirar.

De primeras, camarero majete y la carta molaba bastante porque había una buena variedad de platos y de la mayoría se puede pedir medias raciones. Así que nos decantamos por las medias raciones para probar un poquillo y pedimos lo siguiente.

1.- Taco de atún en escabeche con pimientos asados. Escabeche suave y bastante bueno.
2.- Ensaladilla rusa con lagostinos. Estaba bien aunque demasiada mayonesa para mi gusto. Eso sí, no se puede comparar con las del Oter Epicure, que además de langostinos va bastante cargada de merluza y está muy cerca del Puerto Lagasca.
3.- De ahí pasamos al 1ª de los segundos platos. Era una especie de carpaccio pero la carne estaba cocina y presentada en tiras finas. Venía acompañada de su rúcula y queso.
4.- De la carne fina… a la carne gruesa. Carne roja fileteada con piquillo asado. También pedimos media ración y nos trajeron medio entrecotte muy apañado para el precio que tiene.

De postres… el camarero nos “obligó” a que pidiéramos el tartín de manzana. La verdad es que soy muy cateto para los postres y… sólo pido tartín o tarta de queso. Este estaba bueno pero para mi es prescindible.

De vino, pedimos el de la casa y nos trajeron una botellita de Beronia Crianza a 15€. Nos supo muy bueno y nos entró muy bien. Esto, unos cafés y unos chupitos y salimos por 62 euretes. Es un sitio cojonudo para una cea informal con amigos antes de salir.

Os dejo una fotillo de la entrada para que no se os pase de largo!! Tampoco es que sea muy buena pero para que vayáis sobre aviso.

Ruta de bares por el Barrio de Salamanca en Agosto

El pasado miércoles, aprovechando que Madrid está tranquilo y nosotros bastante ociosos, decidimos salir de tapeo por el Barrio de Salamanca, una de las mayores concentraciones gastronómicas de Madrid. Gallego es un experto en estas lides y fue quien nos guió.

Queríamos empezar en el Jurucha, ya que yo no lo conocía, pero estaba cerrado por vacaciones. Un problema de este barrio es que baja muchísimo la actividad en verano, más que en cualquier otro, y cierran muchos sitios. El comienzo y punto de encuentro fue por tanto en el Biotza.

Biotza (corazón en eusquera) es un restaurante-bar de pinchos vascos que lleva ya unos años. Merece la pena sobre todo por los pinchos. El restaurante es más caro y más corriente. Empezamos el recorrido con un par de cañas grandes bien puestas, unas bravas y unas hamburguesitas. Las bravas estaban estupendas, muuuy jugosas y un poco crujientes por fuera. Las hamburguesitas lo mejor sin duda. La carne gordita, poco hecha y tierna como la mantequilla. Lleva una especie de salsa barbacoa pero sin el dulzor excesivo que suele tener.

Tras esto quisimos ir al Sula, que también estaba cerrado, así que acabamos en frente en la Colonial de Goya. Este no lo conocíamos y pedimos al azar una ración de setas gratinadas con jamón en tacos y torta del casar. Qué manjar dios mío! La verdad es que acertamos e intuimos que el resto de platos también podían haber estado bien. Con las cañas, tamaño pequeño, nos pusieron unos canapés de jamón y de salmón un poco resecos.

Pagamos y nos fuimos a O Cruzeiro, un mesón gallego que aparenta tener mucha solera y un poco rancio. Nosotros nos quedamos en la barra, que estaba vacía, con la compañía de un camarero cubano bastante dicharachero. Ofrecían muchas raciones típicas, todas a precios altitos (12-14€) y una variedad de tostas en torno a 3,5€. Nos decantamos al final por una ración de lacón y por supuesto una o dos cañas que cayeron. El lacón estaba bien bueno y los cachelos estupendos, aunque se hubiera agradecido un pelín más de cantidad. Sí estuvo bien que nos puso de tapita a cada uno un platito de ensaladilla rusa.

Para terminar la cena bajamos de nuevo a Velazquez y fuimos a conocer el nuevo local de Edulis, mucho mejor situado y mucho más amplio que el primero. Nos quedamos, como nos gusta, en la barra, cosa que se ve que no es lo normal, pero es que es la forma de no apalancarnos. Lo malo fue que el aire acondicionado de la barra estaba estropeado y pasamos bastante calor. Seguimos con el cañeo y pedimos para los cuatro media ración de tartare y rabo de toro con puré de melón cantalupe. El tartare estaba inmenso. Súper bien aliñado, fresco y con una mostaza verde alrededor para untar que le daba un toque excelente. El rabo muy bueno también pero más empalagoso. Creo que estaba demasiado caramelizado y tenía un sabor demasiado intenso.

Como aún nos quedaba algo de hambre pedimos ya lo último para rematar la cena: croquetas Edulis y arroz de butifarra y cigalas. El arroz inmenso de sabor, pero poquita cantidad. Las croquetas fue lo que menos me gustó. Eran de chistorra o algo así y la bechamel no estaba nada conseguida.

Rabo de toro

Con esto nos fuimos a hacer la digestión con una copita, pero como estaba el barrio un poco desolado, nos decantamos por un binguito Canoe que muchos no conocíamos. Menudas risas para terminar la noche!

Webs: http://www.biotzarestaurante.com/

http://www.lacolonialdegoya.com/

http://www.ocruceiro.com/

http://restauranteedulis.es/

Precio de la ruta: 37€/persona (10€, 6€, 6€ y 15€ respectivamente), bingo aparte.