MORE, alta cocina, pero como en tu casa

El otro día fuimos a conocer More (se pronuncia en español, es el nombre del dueño), una nueva apertura en el barrio de Salamanca, con cocina de la mano de Ivan Saez (Lágrimas Negras). more logo salivando   El restaurante es más grande de lo que parece, ya que dispone de bastantes ambientes diferenciados, como varios salones privados y una especie de terracilla interior, barra, y una mini terraza. La decoración es del estilo Zara Home que se lleva demasiado ahora, pero al menos es limpia y acogedora.

mesa en privado (foto de madridalacarta.com)
mesa en privado (foto de madridalacarta.com)

Éramos seis y cenamos en el privado de la foto. Nada más llegar nos recibieron efusivamente e incluso la dueña pasó a darnos la bienvenida. Hay que decir que el servicio fue inmejorable durante toda la cena. Empezamos la velada con unas cervezas (tercio de mahou) y un gintonic en uno de los casos. De picar aparecieron dos terrinitas de foiegras, pan variado (qué bueno el de cereales) y dos tipos de aceite; yo pedí picual.

Foie gras, pan, aceite picual
Foie gras, pan, aceite picual

El somelier que nos atendió se llamaba Alessandro, del grupo Lavinia, que colabora con MORE para conseguir que sus clientes encuentren exactamente el vino que andaban buscando, aunque no lo supieran. Alessandro nos recomendó con los primeros tomar un blanco de Castilla y León: Cienfuegos 2011 (30€), un albariño con un toque muy interesante. Nos los sirvieron no demasiado frío y lo cierto es que resultó excelente. Como segundo aperitivo de la casa nos llegó un vasito de crema de calabaza con trufa y espuma de patata. Bastante buena, aunque tenía un sabor de fondo a alguna hierba que no me cuadró del todo.

more crema de calabaza entrante
Crema de calabaza

Para picotear pedimos las Almitas de Soria, una versión característica de los torreznos manchegos de toda la vida, realmente muy limpios y muy conseguidos. Fueron devorados en seguida. También cayó la Ensaladilla More, con vestresca mezclada, lo que le daba un sabor muy intenso y buenísimo. Me pareció súper jugosa y tampoco duró nada.

salivando more almitas de soria torreznos
Almitas de Soria

salivando more ensaladilla

Ensaladilla More

Para finalizar los primeros, nos trajeron dos raciones de burratina de la casa, que viene con albahaca, tomate y abundante lámina de trufa. La foto es de un tercio de ración, lo justo para probarla y disfrutarla, pero también para quedarte con ganas de más. A mí me chifla la burrata.

De segundos la mayoría tomamos carne, por lo que Alessandro nos trajo un tinto italiano para acompañar. En principio fuimos un poco reacios, pero al final nos conquistó porque se bebía solo. Un Barbera 2010 de G.D. Vajra de la región de Barolo, en Piamonte. Alessandro nos los preparó con todo su cariño, decantándolo y avinando las copas! Como ya digo solo uno pidió pescado, pero fue muy buena elección: un salmonete con crujiente de escamas y mejillones de roca, regado con una salsa de bogavante que le daba un sabor tremendo.

salivando more burratina trufa
Burratina

salivando more salmonete bogavante

Salmonete y salsa de bogavante

De carnes cayeron la molleja de ternera, dos pichones, el steak tartare y un cochinillo confitado. Yo pedí la molleja de la foto. Si os atrevéis, probadla porque estaba buenísima, en su punto, poquito hecha y un poco curruscante por fuera, de la brasa. Llevaba una salsa ahumada de porrusalda que le dio un toque magnífico.

salivando more molleja ternera
Molleja de ternera

El Pichón de Bresse, región conocida por sus aves de corral y sus palomas fue el otro éxito de la noche. Venía perfectamente preparado en crapaudine (despanzurrada) y en su punto. Rosadito y jugoso, perfecto. Es arriesgado hacer la caza rosita si no es realmente buena, y en este caso resultó ser todo un espectáculo. De acompañamiento tenía patatas risoladas y cebollitas.

salivando more pichon bresse
Pichón de Bresse

El filete tártaro bastante bueno, aliñado al gusto y fresco. Bueno pero tampoco especialmente destacable. El cochinillo también muy rico, confitado y preparado con ragout de oreja, compota de manzana y rabito asado. Una suave delicia nada pesada incluso para cenar.

salivando more steak tartare
Steak tartare

salivando more cochinillo confitado

Cochinillo confitado

El postre ya lo habíamos elegido junto con el resto platos, ya que tardan 20 minutos en hornearlo. Un par de deliciosas tartas de manzana casera, servidas con helado de especias (sobre todo canela). Ya veis que tienen un pintón y estaban riquísimas.

salivando more tarta de manzana
Tarta de manzana

El otro postre que probamos fue un milhojas de plátano con dulce de leche y helado de nata. Rico rico, pero algo escaso. También disfrutamos de unos mignardises de chocolate y fruta al final, un broche perfecto.

salivando more petit fours
petit fours

Como conclusión, un sitio nuevo totalmente recomendable que nos sorprendió por la variedad de la carta, no porque fuera muy extensa (estaba en el punto justo), sino porque ofrecía varias cosas que se salen de lo típico de hoy en día en los sitios de moda, como un poco de caza y casquería. El servicio es una pasada y si tenéis oportunidad de cenar en los reservados, disfrutaréis de la velada el doble. El precio no es especialmente ajustado, pero dentro de lo razonable dada la calidad de la comida , el vino y el servicio. Quería dejaros la última foto porque el formato de la cuenta y su cofre me parecieron lo más.

salivando more cuenta

Precio: 55€

Web: restaurantemore.com

Ficha Google+: N/A

Localización:

La Bomba Bistrot, arroces y otras delicias

Hace unas semanitas fuimos a probar una de las grandes novedades de este otoño del barrio de Chamartín. Justo en frente del frontón de Pedro Muguruza, la familia de La Bomba se amplía con el nuevo Bistrot.

logolabombabistrotweb1

El grupo La Bomba parte del francés Christophe Pais, que hace un año y pico abrió en Chueca el famoso Rice Bar, una arrocería con toques gastro y modernos. En este caso, los arroces siguen siendo parte importante de la carta, pero quedan en igualdad de condiciones con muchos otros platos estupendos como son tartares, carnes y pescados. Tiene un protagonismo especial en la carta el pollo, aunque nos quedamos con ganas de probarlo.

Respecto a la bebida, nos alegró descubrir que cuentan con cerveza La Virgen de grifo, así como varios cócteles con vermú como base. Original y clásico desde el primer momento!

La carta se compone de entrantes (clásicos, sofisticados y verdes), arroces (clásicos y del mundo), pescados, pollo y carnes. Además había una carta de recomendaciones muy apetecibles: sopa de pescado burguesa, setas de temporada (brasa, salteadas o en carpaccio), berberechos brasa y arroz de temporada.

De entrante para no complicarnos pedimos el Poker de Ases, cuatro entrantes para cuatro personas. De vino pedimos un Sierra Cantabria crianza 2009, bueno, y como aperitivo de la casa trajeron una cremita de calabaza y unos garbanzos con curry rojo.

Poker de ases
Poker de ases

Sí, sí, en la foto solo hay tres entrantes. Primero traen una bandeja ya con la butifarra, las croquetas y la ensaladilla rusa. El cuatro viene aparte y es un tartare de atún o ceviche a elegir. En nuestro caso fue un tartare de impresionante sabor y color.

Tartare de atún
Tartare de atún

De plato mi padre pidió el ceviche de corvina salvaje, que se puede pedir tanto de entrante como de plato. Estaba bueno, pero no tan bueno como el que tomas en otros sitios.

Ceviche de corvina
Ceviche de corvina

Mi hermana y yo compartimos el arroz de temporada, que era de magret de pato y setas. Riquísimo y el pato en su puntito jugoso!

Arroz de pato
Arroz de pato

Mi hermano tomó el risotto de verduras a la milanesa, amarillito y sabroso del azafrán y muy muy untuoso. Sin duda lo mejor de los tres.

Risotto de verduras
Risotto de verduras

Y de postre vino lo mejor de todo. Una torrija de Baileys y helado de vainilla que se te quita el sentido.

Torrija de baileys
Torrija de baileys

En resumen, me parece un sitio muy atractivo y su amplia terraza puede dar mucho juego. Lo que me di cuenta es que casi merece la pena dejar los arroces para el Rice Bar y en el bistrot centrarse en sus otras muchas delicias de toque francés. Sí es verdad que de precio está un poco subidito y que debería rondar unos 35€ para estar correcto.

Precio: 42€

Web: labombabistrot.com

Ficha Google+

Localización:

 

 

Taberna Laredo, lo que tiene el esmero

Hace unas semanas estuvimos cenando en Taberna Laredo, o Laredo simplemente , en el que es ya el tercer local que abren los hermanos Laredo, que empezaron en 1993 con esto de dar de comer a la gente.

Laredo se caracteriza por un producto de máxima calidad y de temporada, y el máximo esmero en la mesa. El nuevo local tiene una gran barra, tanto en dimensiones como en calidad, y yo creo que me llamó más la barra que el propio comedor donde cenamos. Habrá que volver a probarla.

Nos sirvieron un aperitivo de patatas fritas y un mejillones de llorar de ricos. Mientras los tomábamos con una cañita íbamos ojeando la carta.

20130709-075920.jpg
Aperitivo

Lo primero que probamos fueron estos pinchos de lomos de anchoa y de sardina ahumada, con tomate y burrata. Si esto no son unos buenos filetes no sé lo que son. Qué luzajo de canapés.

20130709-075956.jpg

Después las alcachofas salteadas con cigalas. Otro espectáculo de plato, sencillo pero bordado.

20130709-080009.jpg

El último entrante fue la ensalada templada de burrata, tomate, aguacate y cigalas. Repetimos algunos ingredientes pero mereció la pena! Entre cinco la verdad es que tocamos a poco y nos dio mucha pena.

20130730-234723.jpg

De vino pedimos un Remelluri reserva 2007, un rioja tremendo. Entramos con los platos. Como veis no abusamos demasiado de los entrantes porque luego pedimos muy bien los segundos y remataremos con postres.

Yo pedí un entrecot de vaca vieja, de buena familia. La carne de primerísima calidad y verdadero sabor a carne, que me encanta. Para mí el lomo alto es la mejor parte de la carne, sobre todo si es una buena vaca. Acompañado de patatas fritas y pimientos, qué más puede pedir uno?

20130730-234752.jpg

20130730-234803.jpg

Probamos también los chipirones a la plancha, con ajito, cebolla confitada y un alioli de almendra. Ya podéis ver en la foto la pintaza que tenían. Cuando he dicho que en esta Taberna pueden fardar de producto no iba en broma.

20130730-234815.jpg

Por último el tartare de atún rojo que fue otra maravilla. Bien aliñado y acompañado de huevas y algas, que rematan el sabor.

20130730-234829.jpg

Con un buen postre rematamos la jugada…. Yo pedí un flan de queso espectacular. A mí me apasiona todo lo que lleve leche, y si es cremosito aún más. Este no os lo podéis perder. Otros que pedimos fueron helados variados y una tarta.

20130730-234857.jpg

20130730-234911.jpg

20130730-234920.jpg

Típico sitio redondo: buen servicio, buena cocina y el mejor producto. La carta no es demasiado larga en segundos platos pero sí muy amplia en entrantes y raciones para compartir. Algo me dice que la barra tiene que ser espectacular así que, como ya he dicho, esperamos hacer segunda entrega.

Precio: en torno a los 50€

Ficha Google+

Web: tabernalaredo.com

Muñagorri, aterrizando en Madrid

Hace un mesecillo estuvimos una noche cenando en Muñagorri, restaurante gastrobar bajo el mando de Pedro Muñagorri, que el año pasado decidió trasladar desde Las Rozas a la calle Padilla de Madrid.

logo

Muñagorri consta de un comedor con una buena carta  de mercado con carnes y pescados, y de una barra  con un par de mesas altas donde comer de vinos y/o pinchos y picoteo. Nosotros esa noche cenamos en una de las mesas de la barra, aunque también pedimos algún plato de la carta del comedor sin problema. Si vuelvo otro día intentaré cenar en el comedor para conocer su otra cara. El local como podéis ver tiene una decoración tradicional pero atractiva al mismo tiempo.

Zona de la barra
Zona de la barra (foto de la web)

Empezamos con unos entrantes a compartir entre todos. Lo primero fueron unas alcachofas rebozadas buenísimas.

Alcachofas
Alcachofas

El segundo entrante en llegar fue una maravilla. Un carpaccio de presa ibérica (12€), mucho más sabroso que el de ternera, aliñado y aderezado con boletus, que completaban el plato.

Carpaccio de ternera
Carpaccio de presa ibérica ahumada con hongos

El último entrante fue el mejor, patatas al mortero con mollejas de ternera y foie (17€). La salsa y el sabor sorprendentes, y la calidad tanto de las mollejas como del foie, muy buena.

Mollejas con foie
Patatas al mortero con mollejas y foie

De segundo cada uno pedimos un plato, la mayoría de ellos de la carta del restaurante. Carmen, la novia de mi hermano pidió tartare (18,50€). De buen tamaño y muy rico, aunque con bastante mostaza, que hay gente que no le gusta tanto. A mí sí me pareció muy rico.

Steak tartare
Steak tartare

Mi madre pidió uno de los platos estrella, el pichón asado relleno de foie (22,50€). El pichó estaba muy tierno, la carne rojita y el sabor a foie lo mejora muchísimo. A mi madre le gustó, pero a mí me parecía que tenía un sabor fuerte a pesar de todo (y normalmente me encanta la caza), pero no sé si era característico del plato o no estaba demasiado fresca. El hecho de que este plato sea alabado en muchos foros indica que quizá fuera algo de ese día.

Pichón relleno de foie
Pichón asado relleno de foie

Mi hermano y yo pedimos chuletón a la brasa. Como podéis ver, de primera calidad y perfectamente hecha. En su punto. Uno de los mayores placeres de la vida.

Chuleta de buey
Chuleta de buey

El postre la verdad es que podría haber estado mejor. Pedimos tarta de manzana con helado y una tarta de queso. La tarta de manzana para mi gusto estaba muy dura y seca. Era complicado partirla. Y la tarta de queso no estaba mala, pero tampoco especialmente buena, simplemente para salir del paso, y no al nivel de otros platos. Creo que en este apartado puede mejorar fácilmente.

Tarta tatin
Strudel de manzana con helado de avellana

Durante la cena, por cierto, pedimos vinos por copas de varias botellas. En la barra hay bastante variedad para elegir y se agradece.

En conclusión, un buen sitio, muy cuidado y con gran calidad de los ingredientes. Hay un par de apartados que pueden mejorar pero seguro que es cuestión de un poco de rodaje. Quizá sí lo vi un pelín caro. De media me sobran un par de euros por plato, y quizá la cuenta media debería bajar en unos 5-7€ por persona para hacerle realmente atractivo. En cualquier caso es un sitio que me atrajo y me gustaría darle un segundo tiento.

Web y twitter: http://www.munagorrirestaurante.es/ – @RestMunagorri

Precio: 37€ (con copas)

Eccola (kitchen bar), picoteo fashion y copas

El martes estuvimos cenando en Eccola, muy bien situado en el sótano de Diego de León 3. En Eccola he estado antes varias veces, pero nunca cenando sentado. Es un espacio multioferta, que combina restaurante informal, con wine bar y bar de copas a partir de cierta hora, con muy buen ambiente.

El martes a la hora de cenar no estaba muy lleno, pero los fines de semana normalmente sí, con gente cenando tanto en las mesas bajas, más tranquilas, como en las altas, corridas, más informales.

El estilo de carta es de picoteo, con muchos platos para compartir y unos cuantos segundos de cocina moderna, tales como risotto, hamburguesas, tartares, etc. Nada muy pesado. Nosotros éramos seis y pedimos todo para compartir. De beber empezamos con unas cervezas, que nos pusieron en caña muy bien servida y fría junto con unas ricas aceitunas, y luego sí cayeron un par de botellas de rioja, Araco Crianza 2008, un vino normal, aunque el precio podría ser algo mejor (14€).

Mientras esperábamos nos pusieron otro aperitivo, unos panes de gambas con guacamole que entretienen un poco pero tampoco puedo dedicarles grandes alabanzas. El primer plato que pedimos fue la ensaladilla. Estaba bastante buena, muy al estilo bar de barrio, pero probablemente no merezca la pena ir a este sitio por ella.

Lo segundo que trajeron fue el steak tartare. Para picar está bien y la carne es buena, pero para mí gusto se pasan con la mostaza de grano, ya que prácticamente solo sabe a ella. Viene con unas obleas/regañás crujientes y finitas.

Luego llegó la ensalada de guacamole y lasaña frita. Me pareció muy rica. El guacamole estaba muy sabroso y ligero, y la lasaña eran un par de tortas crujientes que le daba un toque muy bueno a la ensalada que de otro modo podría llegar a ser empalagosa por sí sola.

Tras ello los langostinos crujientes (rebozados en pan de gambas), para mojar en una doble salsa de wasabi y de coral de langostino. Me encantaron. El conjunto súper sabroso y original, y la salsa de wasabi una pasada.

Después nos pusieron las raciones de croquetas, que vienen en dos variedades: pequeñas de bacalao y tamaño estándar de jamón. Ambas están muy buenas de sabor y la bechamel excelente, suave, pero debo decir que las de jamón ganan.

El remate fueron las hamburguesitas al gusto. Son tres minihamburguesas (en la foto solo queda una) de buey que te dejan que te prepares con los ingredientes a tu gusto, todo mini. Las opciones son ketchup, mostaza, mayonesa, queso, lechugas y tomate cherry. Ricas, divertidas, pero tampoco una gran maravilla. Mejorarían si vinieran menos hechas.

El postre por último estuvo genial. Yo tomé un helado de pan de centeno con Pedro Ximénez. Me encantó porque el helado está buenísimo y el PX viene en un tarrito con cuentagotas para que seas tú quien elija la dosis a tu gusto.

También probamos la tarta de pera con helado. Súper rico el hojaldre y la combinación de la tarta con el helado espectacular.

Y luego viene lo mejor del sitio, que cuando acabas tienes un bar de copas a la última moda a tu disposición. Y además con una barra dedicada en exclusiva a los gintonics, con más de 100 ginebras. Qué más se puede pedir!

En resumen, es un sitio divertido y pensado para ir a picar en pareja o con amigos, sobre todo si luego quieres quedarte allí a tomar unas copas. La calidad de la comida no es de alta cocina, pero bastante buena en general y sin nada que reprochar. No es un sitio al que iré ex profeso seguramente, pero si de nuevo se vuelvo a encontrar por la zona y me cuadra, no dudaré en repetir. Para celebrar cumpleañosi o fiestas te pueden organizar cáterings o privados. Experimentad!

Web: http://www.eccolakitchenbar.com/

Precio: 28€