Beker 6 – De lo mejor del Barrio de Salamanca

El restaurante Beker 6 nos ha encantado. Así de simple. Ha pasado a nuestra lista de Tops para ir en pareja o en cena de negocios. Un sitio muy elegante, acogedor y en el que se disfruta de una comida excelente.

beker6 salon
Beker 6 – Salón comedor

Os contamos brevemente lo que probamos en nuestra primera visita. Que os garantizo que no será la última.

Comenzamos con los aperitivos que nos sacaron por parte de la casa. Unos encurtidos agridulces y unas crudités muy buenas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después pasamos al Mutabal. Esa pasta de berenjena asada acompañada de granada que tanto nos gusta. La de Beker 6 está de impresión.

beker6 mutabal
Beker 6 – Mutabal

También como entrante, unas sardinas ahumadas de categoría. En las fotos podéis ver la pintaza que tienen.

beker6 sardinas aumadas
Beker 6 – Sardinar ahumadas

El servicio de pan también es algo que cuidan muchísimo. Más de 7 u 8 variedades a cada cuál más apetecible.

beker6 servicio de pan
Beker 6 – Servicio de pan

Y pasamos a los platos principales. Dos platazos como la copa de un pino que justifican la visita por sí solos. El primero es su raya a la menier. Era fuera de carta porque dependen de si tienen género o no. Si os lo ofrecen, no lo dudéis ni un segundo. Lo dicho, una raya excepcional.

beker6 raya
Beker 6 – Raya a la menier

El otro plato no se quedaba atrás. Una paletilla de cordero asada con cous oous y cebolla que es una de las especialidades de Beker 6. Un platazo de 10.

beker6 paletilla
Beker 6 – Paletilla de cordero

De postre, nos dejamos aconsejar y pedimos una mousse de chocolate exquisita. Si os gusta el chocolate, no dejéis de pedirlo. La mousse de por sí está muy muy buena, pero acompañada de un Macallan mejor.

beker6 chocholate
Beker 6 – Mousse de chocolate
beker6 macallan
Beker 6 – Macallan

Precio. Salimos por unos 50€ por persona. Muy buena relación calidad precio. Con unos camareros muy agradables y profesionales. Volveremos en breve.

Accesibilidad. Para acceder al salón interior, hay que subir unas 6 o 7 escaleras. Los camareros te van a ayudar en todo lo que puedan. Una vez subidas no hay problema. El baño está en la misma planta. Eso sí, también tiene un par de mesas en la terraza que son perfectamente accesible.

Surtopía – Excelente cocina andaluza en el barrio de Salamanca

Menudo crack que está hecho José Calleja. Lleva más de 5 años comandando el restaurante Surtopía y va a toda vela. Con un equipo jovén se ha hecho un huecazo en el barrio de Salamanca a base de mucho trabajo y, sobre todo, mucho arte.

En nuestra última visita disfrutamos de lo lindo con un menú degustación con muy buena relación calidad precio. Déjense aconsejar por José y prepárense para disfrutar de lo lindo.

Comenzamos con tres aperitivos de la casa. Bloody Mary, croqueta y manteca colorá. Para mojar pan. Tres cositas muy breves y buenas para empezar a abrir boca.

Continuamos el paseo con su sardina marinada en fino, con tartar de tomate y espinaca. Un entrante que se merece un premio.

Seguimos con un plato que mezcla tradición andaluza con un toque diferente. La carne mechá con helado de tres pimientos. Rico rico rico.

Y aquí no se para. Lo siguiente fueron sus calamarcitos sucios en aceite de manzanilla. Con esa cebolla cruda que le aporta sabor. Como podéis ver, son medias raciones, muy diferentes y realmente buenas.

El siguiente platazo fue un tataki de tiburón en adobo con piriñaca de zanahoria, también adobada. Una delicia. Fresco, con sabor más ligero que los anteriores. El aliño de zanahoria le va como anillo al dedo.

Ahora viene el que más me gustó de la cena. Corvina de caña con pil pil de manzanilla. Pura delicia. Un pilpil trabado y sabrosísimo. Y la corvina en su punto. Muy jugosa.

El ultimo plato del menú fue un platazo como la copa de un pino. Un taco de rabo de toro guisado que también es un todo un triunfo. Textura tierna y sabor muy muy potente.

Y aquí os dejamos el postrazo con el que acabamos el menú.

Por último, os dejamos la carta completa por si le queréis echar un ojo. Podéis ver que hay medias raciones de casi todo. no obstante, como os decía al principio, os recomiendo que os dejéis aconsejar, que lo hacen de maravilla, y a disfrutar.

 

El Faro de Cadiz – Almejas guisadas

¿Por qué tienes que visitar El Faro de Cadiz?
Es uno de los restaurantes de referencia en toda la provincia de Cádiz. Con más de cincuenta años de tradición, es uno de los sitios de bandera que no puedes dejar de visitar. Ya sea en la barra o en el restaurante. Un restaurante elegante con un servicio cercano y muy profesional. Os dejo un enlace a un artículo con más info. Yo paso a contaros lo que disfrutamos en la última cena.

¿Qué comimos en El Faro de Cádiz?
Nos dimos una cena a base de picoteo variado estupenda. Acabando con un platazo como las almejas guisadas con espinacas. Ellas solas justifican la visita.

Para abrir boca un par de aperitivos de la casa. Unas patatas aliñadas de categoría. Aceite y aliño extraordinario. Y una tapida de solomillo aliñado que era cosa fina.

el faro patatas aliñadas
El Faro de Cadiz – Patatas aliñadas
el faro aperitivo
El Faro de Cadiz – Aperitivo de la casa

Comenzamos con un tartar de atún rojo de almadraba con huevas de trucha. Buenísimo. Muy sabroso y una carne melosa estupenda.

el faro de cadiz tartar de atun
El Faro de Cadiz – Tartar de atún con huevas de trucha

El siguiente plato fue una tosta de sardina ahumada con cebolla roja caramelizada y aguacate. Rico, rico, rico. Contraste de sabores potentes de los que se disfruta.

el faro tosta de sardina
El Faro de Cadiz – Media tosta de sardina ahumada con cebolla roja confitada y aguacate

Después pasamos a las pavías de bacalao. Un bocado muy bueno. Un bacalao sabroso con un rebozado de primera. Lo acompañan con una mostaza que está bien probarla por curiosear, pero que en mi opinión es redundante. Las pavías están estupendas por sí solas.

el faro pavias
El Faro de Cadiz – Pavías de bacalao con mostaza

Y seguimos con dos platillos que también son de obligado cumplimiento. Sus archiconocidas tortillitas de camarones. Generosas en camarones y con la harina justa y necesaria. Son toda una obra de arte que hay que pedir. Por otro lado, unas ortiguillas (o Anemonia Sulcata) rebozadas. Esencia de mar pura y dura que en mi opinión es toda una delicia. Hay que pedirlas en sitios de confianza y este, sin duda, es uno de ellos.

el faro tortillita de camarones
El Faro de Cadiz – Tortillita de camarones

Llegamos al plato principal. Al pedir la comanda, nos avisaron que tenían unas almejas espectaculares. Y que nos las podían preparar en un guiso tradicional suyo con espinacas y generoso de azafrán. No os podéis imaginar que cosa más buena. Unas almejas de primera en un guiso espectacular. Todo un acierto que no podíamos dejar de compartir.

el faro almejas
El Faro de Cadiz – Guiso de almejas con espinacas

De postre, unas natillas caseras tan buenas como todo lo anterior. Todo un espectáculo para acabar una cena de 10.

el faro natillas
El faro de Cadiz – Natillas

Restaurante Bacira – Hay que conocerlo!

¿Qué es el Restaurante Bacira?

Ellos se definen como restaurante de fusión asiática y mediterránea. Yo los defino como un sitiazo genial de los que tienes que conocer en Madrid. Un local chulo, un servicio muy agradable y una carta muy variada. Lo tiene todo para que disfrutes de una cena genial. Ahora os enseñamos lo que comimos, pero os recomiendo que le echéis un ojo a su web.

¿Qué comimos?

Comenzamos con un par de cócteles para abrir boca. Un pisco sour de fruta de la pasión y un Bloody Mary. Los muy recomendables. SOre todo el pisco sour para amantes de los cócteles más dulces y suaves.

Los cócteles los acompañamos con un salmorejo de remolacha excelente. Sabroso, suave y fresco.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Salmorejo de remolacha

Comenzamos con los entrantes. El primero, una ensaladilla rusa muy especial. Con ají amarillo y tobiko, pero lo que mejor le queda es un carpaccio de gambas que es todo un puntazo.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Ensaladilla rusa

Pasamos a un par de entrantes frescos y geniales. El primero, sardina ahumada con ajo blanco de coco, higos, uvas y PX. Platazo. Mezcla de sabores salados y dulces.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Sardina ahumada

Y el segundo, el esturión ahumado con huevas de mujol y lemon grass. Fresco y con unos toque ácidos geniales.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Esturión ahumado

Todos los platos que os estoy enseñando los compartimos entre dos. O sea que no os asustéis por las cantidades.

Cambiamos de tercio a platos más asiáticos. El primero fue el tiradito de dorada con vieiras y salsa huancaína.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Tiradito de dorada

Y después una par de niguiris. El de anchoa con guacamole y uno que tenían fuera de carta de anguila. Para mi gusto mucho mejor el deanguila. Sabrosón.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Niguiri de anguila

Como plato principal, pedimos otra de las sugerencias del día. Un socarrat con carrillera y carabinero. Estaba tan bueno como suena. Espectacular.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De postre, pedimos la tarta al whisky. Presentación genial y un postrazo de 10.

restaurante bacira madrid
Restaurante Bacira – Tarta al whisky

¿Qué tal de precio?
Todo lo anterior, con un vinazo de unos 20€, nos salió a unos 55€ por persona. Estamos desando volver!

Cerveceria Kaelderkold Barcelona – Craft beer 100% en pleno centro

¿Qué es la Cervecería Kaelderkold?
Es una cervecería ubicada en el centro de Barcelona en la que sólo sirven cervezas artesanales. Disponen de 14 grifos por lo que puedes disfrutar de cervezas de categoría bien bien tiradas. Además es de esos locales que tienen su encanto. Techos bajos, mucha madera pero sobre todo una gran barra metálica que es una verdadera chulada.

kaelderkold barcelona direccion
Kaelderkold – Fachada

 

kaelderkold barcelona grifos
Kaelderkold – Grifos

¿Qué se bebe y qué se come?
Pues comencemos con las cervezas. A continuación, os muestro las cervezas de grifo que tenían cuando estuvimos por allí. Podéis ver que tenéis cervezas de diferentes geografías que podéis tomar en medias pintas o en enteras.

Y estas cervezas las podéis acompañar de algunas tapas clásicas. La variedad no es mucha pero aquí se viene a disfrutar de la cerveza y las tapas tienen el objetivo de que piques algo rápido para empapar. Nosotros probamos las anchoas y la sardina ahumada y la verdad es que estaban realmente buenas.

kaelderkold barcelona menu tpas
Kaelderkold – Menú tapas

 

kaelderkold barcelona sardinas
Kaelderkold – Sardinas ahumadas

 

kaelderkold barcelona anchoas
Kaelderkold – Anchoas

 

kaelderkold barcelona menu
Kaelderkold – Sardinas ahumada

 

kaelderkold barcelona tapa anchoas
Kaelderkold – Anchoas

¿Qué tal la relación calidad precio?
Pues la verdad es que por unos 15€ te puedes apañar un aperitivo realmente curioso. Si eres cervecer y estás por Barcelona, es una visita obligada.

Restaurante Alabaster – Un sitiazo elegante y válido para todos los públicos

Hola a todos,

El otro día fuimos a probar el nuevo restaurante Alabaster y es una auténtica pasada. Estuvimos en la zona de barra y todo los que probamos nos encantó. El sitio está a estrenar y lo han decorado con mucho gusto. Y es apto para todos los públicos porque vais a ver que podéis disfrutar de platos sofisticados y de cocina tradicional que clavan con la perfección de una abuela gallega. Eso da mucho juego y hace que sea un sitio perfecto para ir con amigos, con tu pareja, con la familia y hasta con los suegros. Hay variedad, el servicio es estupendo y todo está de cojonudo para arriba.

Restaurante Alabaster - Zona de barra y mesas altas
Restaurante Alabaster – Zona de barra y mesas altas

Y al ser gallego, empezamos con una Estrella de Galicia bien fría acompañada de una buenas patatas fritas.

Restaurante Alabaster . Estrella de Galicia
Restaurante Alabaster . Estrella de Galicia

La carta de la zona de barra es bastante variada y la completan con 3 o 4 platos del día que sirven por medias raciones a unos 8-10 euros.

Restaurante Alabaster - Carta de la zona de barra
Restaurante Alabaster – Carta de la zona de barra

Y empezamos con la tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado. Un mal comienzo porque creo que fue de lo que más nos gustó de la comida. Una pasada de tosta. La sardina está deliciosa y el acompañamiento es perfecto. Cuando vayáis al restaurante Alabaster no dejéis de pedirla. Una por cabeza mínimo. Han entrado a mi lista de sardinas favoritas junto con las del restaurante Viavelez.

Restaurante Alabaster - Tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado.
Restaurante Alabaster – Tosta de sardina ahumada con crema de queso de arzua y tomate confitado.

Continuamos con un par de platos un pelín sofisticados pero que respetan al máximo las materias primas. El primero es el carpaccio de gambón con erizo y el segundo la cigala con rebozado japonés y mayo de soja. El carpaccio está muy sabroso, el gambón muy meloso y bueno, con el toque del erizo que le da mucha personalidad al plato. Sobre las cigalas, pues un producto de primera calidad, sabroso y fresco, el rebozado es muy ligero y la salsa suave. Ninguno de ellos le quita protagonismo a la cigala que está estupenda.

Restaurante Alabaster - Carpaccio de gambón y erizo
Restaurante Alabaster – Carpaccio de gambón y erizo

Restaurante Alabaster - Cigalas con rebozado japonés y mayo de soja
Restaurante Alabaster – Cigalas con rebozado japonés y mayo de soja

Y tras estos entrantes nos fuimos a dos clásicos. Pedimos medias raciones y la verdad es que la cantidad es perfecta. Las presentan en unas tarteras molonas que, por suerte, son más hondas de lo que parecen a simple vista. Empezamos con unas verdinas con almejas de caldo trabado y potentes de sabor. Y las almejas eran estupendas. Por supuesto que nada de tierra, cocinadas en su punto y bien de tamaño. Muy jugosas. Un plato estupendo.

Restaurante Alabaster - Media ración de verdinas con almejas.
Restaurante Alabaster – Media ración de verdinas con almejas.

Y, como no, una de callos. También de sabor intenso. Un guisazo clásico que hacen de maravilla. Me gustaron muchísimo y los acompañamos con un par de copas del Rioja Sierra de Cantabria. Muy buen vino que cada vez veo en más sitios.

Restaurante Alabaster - Media ración de callos
Restaurante Alabaster – Media ración de callos

Y de postre, el arroz con leche. Un plato totalmente renovado. Un arroz con leche muy líquido y al que le añaden helado, frambuesas secas, chocolate blanco. Un arroz con leche diferente que estaba bueno pero no me convenció al 100%.

Restaurante Alabaster - Arroz con leche
Restaurante Alabaster – Arroz con leche

Conclusión: Un sitiazo que os tenéis que apuntar en vuestra lista de visitas pendientes con prioridad alta. Yo tengo pendiente sentarme en el restaurante y probar su carta. Si tengo la oprotunidad de ir, ya os contaré.

Ficha de Google

Precio: 25€ por persona

Ubicación: