El Rubio 360 – Lo Pagan (Murcia)

Ya estamos en pleno verano y nuestro subconsciente sólo piensa en volver a la playa. Así que hoy os traemos una recomendación muy veraniega. El Rubio 360 en Lo Pagan (Murcia). Un sitiazo como la copa de un pino que tenéis que visitar si estáis por la zona.

Para el que no lo conozca Lo Pagan, pertenece a San Pedro del Pinatar. Que es de los últimos pueblos que te encuentras entre Murcia y Alicante. En esta zona tienes sitiazos de los que ya os hemos hablado como Venezuela o Juan Mari.

Pero ¿Qué te vas a encontrar en El Rubio 360? Pues lo primero un localazo con varias alturas, situado a pie del Mar Menor y muy bien acondicionado. Siempre hasta arriba pero muy bien gestionado. Camareros eficientes y con muchos galones. Es de los sitios más populares para comidas en grupo.

A la hora de comer no hay que complicarse. Todo tiene muy buena pinta pero aquí a lo que se viene es a comer arroz. Que está delicioso. Os dejamos una la foto de la carta de entrantes para que veais que hay variedad de sobra.

El Rubio 360 - Carta
El Rubio 360 – Carta

Y como estamos en Murcia, no podemos arrancar una comida sin antes tomar unas excelentes marineras.

El Rubio 360 - Marineras
El Rubio 360 – Marineras

Nosotros fuimos con unos clientes asiduos que no dudaron en pedir su tartar de atún y el ceviche de corvina. Platos muy muy frescos y recomendables.

El Rubio 360 - Tartar de atún y aguacate
El Rubio 360 – Tartar de atún y aguacate
El Rubio 360 - Ceviche de corvina
El Rubio 360 – Ceviche de corvina

Pero como os decíamos al principio, aquí el plato estrella es el arroz. Un arroz marinero sabroso y en su punto. Te aviso que vas a repetir.

El Rubio 360 - Arroz
El Rubio 360 – Arroz

De postre tienen una tarta helada de esas que no te da tiempo ni a echarle una foto. La gula te supera de lo buena que está.

Conclusión: Una visita obligada si están en verano a menos de 50 kms de Lo Pagan. Reserva con tiempo y disfruta de uno de esos sitios de los que te acuerdas cuando estás en pleno invierno.

Restaurante Kappo – Sushi a raudales

Pues sí! Yo también confirmo que el restaurante Kappo de Mario Payán es un sitiazo en toda regla. Restaurante pequeño y con una decoración minimalista donde destaca la gran barra tras la que trabaja este fenómeno de cocinero.

Aquí se viene a disfrutar de su menú degustación Super Mario. Un menú con dos fases muy marcadas. Una primera con varios platos de cocina kaikesi (pequeñas raciones de platos variados) y una segunda parte en la que se centra 100% en el sushi. El precio es 65€ por persona y ya os digo que merece la pena pagarlos.  La carta de vinos es variada y asequible. Con botellas desde 16€.

Sin más, os mostramos el menú degustación. Comenzamos un aperitivo de mantequilla de té verde.

kappo aperitivo mantequilla verde
Restaurante Kappo – Mantequilla verde

Aquí tardan poco en ponerse serios. Sin más dilación, nos sacaron este tartar de tarantelo con cebolleta y ponzu.

kappo tartar de atun
Restaurante Kappo – Tartar de atún

El siguiente plato fue un dumpling de pollo. Muy muy bueno. Un dumpling tierno y sabroso.

kappo dumpling pollo
Restaurante Kappo – Dumpling de pollo

Llegamos a uno de los platos que más nos gustaron. La kokotxa de bacalao cocinada con miso blanco. Excelente sabor y textura.

kappo kokotxa miso
Restaurante Kappo – Kokotxa de bacalao con miso blanco

Como podéis ver, son pequeños platos muy jugosos y que sorprenden. El siguiente es el Daikon, nabo asado japonés, con carne y salsa ponzu. Super sabroso.

kappo nabo asado
Restaurante Kappo – Nabo Asado

Pero todo llega a su fin. El siguiente plato es una brocheta de pintada con pepino y shisho. Muy buena. Refrescante y ligera.

kappo pintada brocheta
Restaurante Kappo – Brocheta de pintada

Y aquí os traemos un carrusel con todos los platos de sushi. Una maravilla de cortes que Marío va sacando midiendo los tiempos. Todos son geniales. Por destacar alguno me quedaría con el de melva o con el de pez lorito. O el de vieira con ventresca flambeada. Ah y el de erizo. Cosa fina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después del sushi, un plato de soba que entra solo. Sabroso y superfino.

kappo tempura
Restaurante Kappo – Tempura y noodles

Acabamos el menú con un postre cítrico fresco y digestivo. Perfecto para ayudar con este espectacular menú!

kappo citricos
Restaurante Kappo – Cítricos

El Faro de Cadiz – Almejas guisadas

¿Por qué tienes que visitar El Faro de Cadiz?
Es uno de los restaurantes de referencia en toda la provincia de Cádiz. Con más de cincuenta años de tradición, es uno de los sitios de bandera que no puedes dejar de visitar. Ya sea en la barra o en el restaurante. Un restaurante elegante con un servicio cercano y muy profesional. Os dejo un enlace a un artículo con más info. Yo paso a contaros lo que disfrutamos en la última cena.

¿Qué comimos en El Faro de Cádiz?
Nos dimos una cena a base de picoteo variado estupenda. Acabando con un platazo como las almejas guisadas con espinacas. Ellas solas justifican la visita.

Para abrir boca un par de aperitivos de la casa. Unas patatas aliñadas de categoría. Aceite y aliño extraordinario. Y una tapida de solomillo aliñado que era cosa fina.

el faro patatas aliñadas
El Faro de Cadiz – Patatas aliñadas
el faro aperitivo
El Faro de Cadiz – Aperitivo de la casa

Comenzamos con un tartar de atún rojo de almadraba con huevas de trucha. Buenísimo. Muy sabroso y una carne melosa estupenda.

el faro de cadiz tartar de atun
El Faro de Cadiz – Tartar de atún con huevas de trucha

El siguiente plato fue una tosta de sardina ahumada con cebolla roja caramelizada y aguacate. Rico, rico, rico. Contraste de sabores potentes de los que se disfruta.

el faro tosta de sardina
El Faro de Cadiz – Media tosta de sardina ahumada con cebolla roja confitada y aguacate

Después pasamos a las pavías de bacalao. Un bocado muy bueno. Un bacalao sabroso con un rebozado de primera. Lo acompañan con una mostaza que está bien probarla por curiosear, pero que en mi opinión es redundante. Las pavías están estupendas por sí solas.

el faro pavias
El Faro de Cadiz – Pavías de bacalao con mostaza

Y seguimos con dos platillos que también son de obligado cumplimiento. Sus archiconocidas tortillitas de camarones. Generosas en camarones y con la harina justa y necesaria. Son toda una obra de arte que hay que pedir. Por otro lado, unas ortiguillas (o Anemonia Sulcata) rebozadas. Esencia de mar pura y dura que en mi opinión es toda una delicia. Hay que pedirlas en sitios de confianza y este, sin duda, es uno de ellos.

el faro tortillita de camarones
El Faro de Cadiz – Tortillita de camarones

Llegamos al plato principal. Al pedir la comanda, nos avisaron que tenían unas almejas espectaculares. Y que nos las podían preparar en un guiso tradicional suyo con espinacas y generoso de azafrán. No os podéis imaginar que cosa más buena. Unas almejas de primera en un guiso espectacular. Todo un acierto que no podíamos dejar de compartir.

el faro almejas
El Faro de Cadiz – Guiso de almejas con espinacas

De postre, unas natillas caseras tan buenas como todo lo anterior. Todo un espectáculo para acabar una cena de 10.

el faro natillas
El faro de Cadiz – Natillas

Restaurante Soy de Pedro Espina – Un menú degustación japonés que es artesanía pura

¿Qué es el restaurante Soy de Pedro Espina?

Este restaurante te va a encantar si eres un verdedadero amante de la gastronomía japonesa en su versión más minimalista y tradicional. Nada de local luminoso con barra frenética de sushimen dándolo todo. En Soy de Pedro Espina te vas a encontrar con un local sencillo, muy tranquilo y donde el único protagonista es la gastronomía japonesa. Vas a disfrutar de un menú degustación confeccionado por Pedro Espina con platos de una elaboración cuidada al máximo detalle. Si no os fiáis de mi, aquí os el artículo del crítico gastronómico Fernando Point que describe perfectamente, para eso es un profesional, la experiencia en este restaurante. Yo vengo a completaros su reseña con las fotos de nuestra experiencia.

Pero antes de nada, advertiros que este sitio no es muy recomendable para aquellos que se estén iniciando en esto de la gastronomía japonesa. Y es que al ser un menú cerrado, que cuesta 65€ por persona, hay que estar muy muy seguro de que te gusta este tipo de cocina. Y en todas sus variantes. No sólo niguiris y rolls, sino que también tienen Dobin mushi (sopa hecha al vapor), Chawanmushi (cuajada con algas) que son para los más puristas.

Comenzando con una foto de la fachada. Que la verdad es que es bastante útil porque te puedes pasar por alto la puesta del restaurante sin problema.

soy pedro espina fachada
Soy Pedro Espina – Fachada

¿Qué se come en Soy de Pedro Espina?
Menú degustación y punto pelota. Eso sí, si tienes alergía o intolerancia fuerte a algo te lo cambian sin problemas. Lo primero que llega a la mesa, es el menú que vas a degustar. Para que no te pierdas.

soy pedro espina menu
Soy Pedro Espina – Menú Degustación

Y comenzamos el menú con el aperitivo que consistía en una albóndiga de pescado con salsa teriyaki. Muy sabrosa.

soy pedro espina aperitivo
Soy Pedro Espina – Aperitivo

El siguiente plato fue una ensalada fría del chef con langostinos, pulpo y mejillones. Ligera y buena.

soy pedro espina ensalada
Soy Pedro Espina – Ensalada del chef

Pasamos a uno de los platos que más nos gustaron. El chawanmushi de ortiga de mar con algas. La ortiga de mar es un producto que nos encanta. Por si textura y su potentísimo sabor a mar. Esta cuajada fue de lo mejor de la cena.

soy pedro espina Chawanmushi con algas
Soy Pedro Espina – Chawanmushi con algas

Otro de los platos estrella es su tartar de atún. Excelente presentación y aliño. Una joya que da argumentos para justificar el coste del menú.

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

soy pedro espina Maguro - tartar de atún
Soy Pedro Espina – Maguro – tartar de atún

Tras estos dos platazos llenos de sabor, hacemos una pequeña pausa con el Dobin Mushi. Una sopa hecha al vapor con un toque cítrico que reconforta el estómago y el paladar.

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

soy pedro espina Dobin mushi
Soy Pedro Espina – Dobin mushi

La sopa precede a los niguiris del maestro Espina. Cosa fina. Sabores perfectamente definidos en unos niguiris de sobresaliente cum laude. Ánguila en tempura, anchoa y pez mantequilla.

soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina
Soy Pedro Espina – Niguiris
soy pedro espina Niguiris
Soy Pedro Espina – Niguiris

El siguiente plato era un Tempura Roll de langostino. Me encantó. La verdad es que me confieso amante de los rolls de tempura por encima de todos los demás. Así que con este dieron en el clavo. Pero obsesiones aparte, la tempura es de categoría superior. Ligera. Muy profesional.

Llegados a este punto de la cena, empiezas a sentirte saciado completamente y la gula toma las riendas. Y más si todo lo anterior lo has regado bien de vino. Como nosotros. Su carta de vinos es corta pero por ejemplo tienen 12 Volts de la Bodega mallorquina 4 Kilos. Un vino multi varietal que engancha.

Siguiendo con el menú, pasamos a unas bolas de zamburiña bastante curiosas. Están buenas pero no entusiasmaron tanto como otros platos del menú.

soy pedro espina Bolas de zamburiña
Soy Pedro Espina – Bolas de zamburiña

Y ya en la recta final de meta, nos tropezamos con una delicatessen total. El kani no harakumi o, en cristiano, rollo al vapor de cangrejo real. Cangrejo sabrosísimo envuelto en láminas de arroz al vapor. Un plato top top para cerrar el menú.

soy pedro espina Rollo al vapor de cangrejo real
Soy Pedro Espina – Rollo al vapor de cangrejo real

De postre, un heladito. Que va a venir bien para digerir el menú. Eso sí, helado de tempura, que es la especialidad del chef. Lo acompañamos de un té verde excelente.

soy pedro espina Tempura ice cream
Soy Pedro Espina – Tempura ice cream

¿Qué tal la relación calidad precio?
Como os decía, el menú degustación a palo seco ya son 65€. Así que a poco que te tomes una cerveza y lo combines con vino sales a unos 80€ por cabeza. Mucha pasta y un menú muy friki, por así decirlo. Por lo que vuelvo a insistir a que hay que ir sabiendo de antemano que te enamora la comida japonesa y valoras el nivel de artesanía que conlleva y la calidad de las materias primas con las que se elabora.

Restaurante Joaquín Felipe – El colofón del Isabela Market


El nuevo restaurante del cocinero Joaquín Felipe es la joya de la corona del Isabela Gourmet Market (Paseo de la habana 5). Con este nuevo restaurante y la zona de copas habilitada en la planta baja la oferta que presenta Isabela Market es muy variada y satisface todos los gustos.
Actualmente, puedes disfrutar de puestos con productos de caza, cocina peruana y japonesa, puestos de jamón y hamburguesas. Además también puedes degustar la premiada tortilla de Senen. Pero si lo que buscas mas que un picoteo es una comida o cena mas formal, la opción del restaurante de Joaquín Felipe es todo un lujo.
Desde que abrieron he podido ir un par de veces. Gracias a su ubicación cerca de la zona de Azca, y a que tiene un menú de mediodía a precio asequible, es una muy buena opción para darte un pequeño homenaje a mediodía y desconectar del curro.
El restaurante tiene una estética elegante. Formal pero sin ser muy clásico. Y lo que destaca por encima de todo es la cocina. Visible desde cualquier lugar del restaurante. Las mesas son amplias y el espacio entre las mismas es suficiente.

Cocina a la vista

Respecto a la carta, es bastante extensa. Los entrantes son medias raciones por lo que se puede pedir más de uno sin problema. Aquí podéis consultar la carta, donde los platos son una mezcla de cocina internacional y utilizando de las materias primas con denominación de origen (pesca de almadraba, ternera de Wagyu, Black Angus…).
De aperitivo, nos sirvieron unos boquerones en vinagre muy buenos. El servicio de pan es muy bueno y te ponen tu buen aceite de arbequina buenísimo.
Boquerones de aperitivo

Pan y aceite

Uno de los entrantes que más me ha gustado ha sido el tartar de atún con soja y wasabi. Muy bueno. Me gustó bastante más que el ceviche de pez mantequilla y la ensaladilla con atún de almadraba.
Tartar de atún con soja y wasabi

Como podéis ver en la carta, tiene también cuatro platos de cuchara. Nosotros probamos la sopa de ajo, con miso y huevo de perdiz y os recomiendo encarecidamente que la pidáis. Muy buena. Generosa de jamón y muy suave de sabor. Eso sí, si la pedís para compartir hay que tener confianza con el que vayas porque es un única cazuela y dos cucharas. Más que por los escrúpulos es porque habrá gresca por el jamón!!
Sopa de ajo. Excelente.

De platos principales, a cada cual que pedimos mejor. El solomillo de angus negro es un corte de lujo. Vacuno de primera calidad. Tierno y sabroso. Esto le gusta a todo el mundo.
Solomillo de angus negro. Vacuno premier!!

Y que decir de los callos de Wagyu. Realmente buenos. Un guiso estupendo como la sopa de ajo. Que vayan comprando cucharas de repuesto porque con unos guisos así se les van a desgastar muy rápido. Los callos no están en carta, pero durante el mes de noviembre los puedes degustar ya que este restaurante está incluido en el mes de los callos de establecimientos madrileños.
Callos de escándalo!!

Respecto a la carta de vinos, muy variada y a precios razonables. Tomamos un Bancal del Bosch muy bueno.
Los postres también tienen su toque original ya que muchos de ellos los sirven en tarteras individuales. Pedimos el de pasión de guaraná. Estaba muy bueno, pero yo seguía pensando en los callos.
Pasión de guaraná

Conclusión, un restaurante en el que nos van a ver muy a menudo. Cocina que mezcla nacionalidades y elaboraciones tradicionales con su toque de innovación al utilizar otras materias primas. Le relación calidad precio me pareció realmente buena.

Recomendado tanto para comidas con amigos o en familia. Pero sobre todo con amigos para empezar picando algo y acabar tomando una copa y sacarle todo el partido al Isabel Gourmet Market.