GastroPlan 1 – Cañas por la calle Ponzano

gastroplan_logo_3

Empezamos con el primer GastroPlan por una zona muy castiza de Madrid: La calle Ponzano en el barrio de Chamberí. La ruta que aquí os presentamos es fundamentalmente de cañas, tapas y raciones mezclando establecimientos históricos que todo madrileño debe conocer, con nuevos bares abiertos recientemente. Primero os presentamos cada una de las paradas propuestas y después os resumimos la información en la ficha del GastroPlan. En esta entrada describimos la ruta completa pero también hemos hecho un pdf por si queréis descargároslo. Éste es el enlace: GastroPlan_Ponzano.

Antes de nada… por favor si os decidís a hacer este Gastroplan no dudéis en tuitear vuestras impresiones utilizado el hastag #Gastroplan o hacednos referencia en vuestros tuits con @Gastroplan .Habrá merchandising molón y rutas gratis para los más activos.

Primero un poquito de historia. En este link a wikipedia podéis leer una extensa biografía del barrio de Chamberí.

Primera parada: Bodega de La Ardosa (Santa Engracia 70). Fundada en 1892 es una reliquia que hay que visitar. En su página web http://www.laardosa.com tenéis un montón de información acerca de sus orígenes y los diferentes dueños y familias que la han regentado, así como su oferta actual y especialidades. La fachada de azulejo es realmente bonita. Tenéis raciones variadas pero yo recomiendo probar la ración de bravas (3€) y una copa de vino (1,2€) o ración de bravas y mini de cerveza (5€). El botellín de Águila (1,5€) sale caro.

Bravas en La Ardosa
Bravas en La Ardosa

Segunda parada: Y ya entrando en Ponzano, encontramos el un restaurante con el mismo nombre. El bar – restaurante Ponzano (Ponzano 12) es una casa de comidas espectacular, con una barra en la que puedes degustar guisos y escabeches de lujo. Aquí vais a probar unos callos estupendos para entrar en calor. Con un par de copas de vino o cañas. Lo que prefiráis. Y será difícil que os resistáis a los pinchos que tienen en su barra o, como decíamos, a sus escabeches. Si no conocíais antes este sitio… esperamos que pase a ser una visita fija cada vez que vayáis a la calle Ponzano.

Fachada del restaurante Ponzano
Fachada del restaurante Ponzano

Tercera parada: Siguiendo en la calle Ponzano, el primero es un clásico. El Doble (Ponzano 17-19). Cerveza bien tirada (1,5€ la caña y 2,5€ el doble) y con su tapa. La especialidad son los boquerones en vinagre con unas buenas patatas fritas (9€ entera y 5€ media) y los canapés también están bien buenos (3,3€). El de salmón ahumado, el de sardina ahumada, el de atún en escabeche.

El doble - Media de boquerones en vinagre
El doble – Media de boquerones en vinagre
Canapé de Salmón. El Doble
Canapé de Salmón. El Doble

Cuarta parada: cruzando la calle José Abascal llegamos a la parte de la calle que es propiedad de Alipio Ramos. Tiene varios bares como El Rincón de Alipio o el Vagalume pero recomendamos ir a la Taberna de Alipio Ramos (Ponzano 30), que es la original. Con la consumición os sirven una buena tapa. La atención es muy buena y las raciones están bien de precio. Recomiendo tomarse unos huevos rotos.

Quinta parada: En la siguiente manzana nos encontramos un par de sitios muy buenos. Por un lado está la cervecería marisquería Fide (esquina de Ponzano con Bretón de los Herreros). Todo un lujo. Las cañas bien frías (1,5€ la caña, 2.5€ el doble y 3€ la jarra) y buenos vinos desde 2,4€ la copa. Siempre acompañado de su tapa. Recomendamos acompañarlas con una media ración de ensaladilla rusa con gambas y pulpo (8€) o la ración entera (15€). A 15€ tienes raciones buenísimas de salpicón, berberechos al vapor, cigalas, gambas al ajillo, etc. También tienen buena variedad de conservas, raciones, canapés (3€) y embutidos ibéricos.

Media ración de ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE
Media ración de ensaladilla con gambas y pulpo en FIDE

Sexta parada: Continuando por Ponzano y a escasos metros del FIDE, llegamos a La máquina de Chamberí (Ponzano 39), un sitio muy bueno. Éste es el sitio nuevo que ha abierto el Grupo La Máquina donde antes estaba Alborán. Está más orientado a cocina de mercado en pequeñas raciones. Tienes tapas, pinchos, mariscos, carnes… una variedad muy extensa. Todo con la garantía en la materia prima del Grupo La Máquina. Muy recomendable el pincho de steak tartare y el de ensaladilla (ambos a 2,9€). La caña cuesta 1,7€ y tienes copas de vino desde 2,5€. Además, en este sitio ya podéis empezar con la primera copa, para bajar tooooodo lo que habéis comido.

Pincho de Steak Tartare en La Máquina de La Moraleja
Pincho de Steak Tartare en La Máquina de Chamberí

Séptima parada: Y una de las mejoras paradas para el final. Bajando por la calle Espronceda se llega a Sylkar (Espronceda 17) uno de los mayores referentes de la zona. Es obligado probar la tortilla de patatas por ser una de las más valoradas de Madrid (pincho a 2,9€). También muy recomendables la ensaladilla y los callos (eso sí 10 € media ración pero bien generosa). Todo bien acompañado de buenos vinos (copa Ribera joven 2,6€). Es importante destacar que cierra sábados noche y domingos.

Pincho de tortilla en Sylkar
Pincho de tortilla en Sylkar

… y si la cosa se anima: Un sitio de copas baratas y buen ambiente es Elcano Tavern (Alonso Cano 57) que queda muy cerca de ambos sitios de la última parada. Gran variedad de ginebras. Poca de vodkas.

A continuación, os presentamos la ficha de la ruta:

ponza

Y por si os interesa, os montamos un pack en plan experiencia gourmet canalla con los vales para que toméis estas delicias en cada uno de los establecimientos. Eso sí, no es necesario que hagáis la ruta en un sólo día ya que los vales los podéis gastar cuando queráis. Os lo montamos todo en un estuche chulísimo que nos han montado nuestros amigos de Krisalyum. Si estáis interesados, rellenad el siguiente formulario y os pasamos un presupuesto y más detalle de su funcionamiento.

Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Portada
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Portada
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Interior 1
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Interior 1
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Interior 2
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Interior 2
Pack Ruta de Cañas por Ponzano - Certificado Krisalyum
Pack Ruta de Cañas por Ponzano – Certificado Krisalyum

Esperamos que os parezca interesante y que nos mandéis vuestras opiniones, alternativas, información… todo lo que consideréis relevante. Os dejamos también el mapa de Google por si os es útil.

Mapa de Google:

Casa Solla (Pontevedra), sin duda un nuevo favorito

El pasado puente estuve con Carmen por las Rías Baixas gallegas y aprovechando que parábamos cerca de Pontevedra decidimos probar Casa Solla que tenía muy buenas críticas y me apetecía mucho conocer. Pepe Solla cuenta con una estrella Michelín, pero para mí podría tener dos perfectamente, si es que eso es tan importante. Fue una experiencia perfecta en su totalidad y me gustó más que muchos otros con más fama que he conocido. Posiblemente el restaurante en el que más a gusto me he sentido.

Un ambiente perfecto
Un ambiente perfecto

Casa Solla está situado en Poyo (o Poio), un municipio prácticamente en contacto con Pontevedra ciudad, cruzando el río y en la misma calle/carretera que va por la costa hacia Sangenjo. Desde fuera es un pequeño caserío muy bonito al que se llega desde un patio de piedra con vides donde pueden aparcar algunos coches (hay otro aparcamiento detrás del restaurante). Cuando entras el panorama te sorprende. Un interior amplio y moderno, con una entrada enorme equipada con una reconfortante chimenea. El comedor es muy amplio y luminoso, con la mayor parte acristalada con vistas a unas colinas repletas de huertas. Ese lujo de amplitud permite que no te sientas nada agobiado y que pueda haber una serie de muebles auxiliares para el vino, la comida, incluso un taburete para el bolso que adornan el comedor y hacen mucho más cómoda la comida. También la cocina tiene el lateral totalmente acristalado, lo que te permite asomarte y disfrutar observando a los maestros.

Una de las cosas que me cautivó del sitio es que el chef y dueño Pepe Solla te recibe al entrar y te acompaña durante casi toda la comida con su simpatía y seriedad, sirviendo varios de los entrantes y dando el toque maestro en la mesa a algunos de los platos. Eso te asegura sin duda que todo va a salir a la perfección.

Nada más sentarnos nos trajeron un chupito de caldo de repollo y unas cortezas de mar, con un sabor muy fuerte a este. Nosotros elegimos el menú desgustación medio, de 69€ (59€el básico y 102€ el magnífico), aunque también tienes platos a la carta, tanto mariscos, como pescados y carnes. De beber empezamos con unas cervezas y tras eso pedimos unos vinos gallegos por copas (5,5€) y descubrimos un albariño buenísimo: Leirana. Nos gustó tanto que lo estuvimos buscando ese fin de semana en varias tiendas y al final lo encontramos y compramos un par de botellas.

Empezamos el menú con el pan con aceite. Como veis en la foto, el aceite, buenísimo venía cuajado para untar como mantequilla, y el pan eran unas cocas crujientes. Al lado sal en lascas para mejorar el unte. Además de esto, durante toda la comida te servían también varios tipos de panes convencionales, muy buenos.

Pan con aceite
Pan con aceite

El primer entrante era un pequeño bloody mary servido dentro de un tomate cherry pelado. Qué rico! Lo mejor es que tenía todos los ingredientes del delicioso cóctel pero en miniatura. Bueno, el que fuese miniatura tampoco era tan bueno…

Bloody Mary
Bloody Mary

Luego llegó el Huevo Que No es. Dentro de un huevo de porcelana, una especie de huevo escalfado calentito riquísimo… Solo que no estaba hecho con huevo, sino con una espuma vegetal, zanahoria para la yema… Sorprendente.

El huevo que no es
El huevo que no es

Tras el huevo, la croqueta cremosa de cocido. Posiblemente el entrante más rico. Una bechamel extremadamente suave y rica, cubriendo un poco de carne de cocido y cubierta a su vez por unas virutas de rebozado. Para comer con la cuchara.

Croqueta cremosa de cocido
Croqueta cremosa de cocido

El siguiente entrante fueron dos minicanelones de nabo y calamar, sobre jugo de verduras asadas. El jugo era de un sabor sublime y el canelón tenía calamar tiernísimo enrollado en nabo. Una combinación para comer de un bocado, riquísima.

Canelón de nabo y calamar, jugo de verduras asadas
Canelón de nabo y calamar, jugo de verduras asadas

El primer primero fue la sopa de setas con guarnición. En un plato con un surtido de setas de todo tipo y unos minibrioche, servían un caldito oscuro de boletus de un sabor apasionante. A mí que me encantan los consomés este plato me chifló. Podéis ver además que el caldo está totalmente limpio, sin grasilla ni nada.

Sopa de setas con su guarnición
Sopa de setas con su guarnición

Luego un platito que pasó más desapercibido, pero muy rico: calabaza, rúcula, aceituna negra y helado de queso. La calabaza con la viruta de aceituna era una pasada de sabor, y el helado le daba un contraste con su frío y su sabor que me gustó mucho.

Calabaza, rúcula, aceituna negra y helado de queso
Calabaza, rúcula, aceituna negra y helado de queso

Ahora los segundos. La lubina sobre crema de ostras con pepino, mertensia y codium fue quizá mi plato preferido. Mirad por favor qué frescura de pescado, poquito hecho al punto y acompañado por unos sabores a ostras y algas, que te dejaban pensado que sí existe un nivel superior de cocina, y estas sumergido en ella. Este plato lo disfruté como no está escrito.

Lubina sobre una crema de ostras, pepino, mertensia y codium
Lubina sobre una crema de ostras, pepino, mertensia y codium

Pasamos a la carne con los cornetos vaca-mostaza, un plato divertido, informal y delicioso. Se trata de un cucurucho relleno de carne picada de vaca de primera calidad. Estaba cruda o casi, y bañada en una mostaza suave deliciosa. Es un plato que se come con las manos y con mucho cuidado para no mancharse, y que luego disfruta chupándote los dedos!

«corneto-vaca-mostaza»

El plato final fue otra pasada. La perdíz-filloa (tradición modernidad). Consiste en una filloa rellena de la mejor pechuga de perdíz, muy muy poco hecha. Nunca he tomado la carne de perdíz tan cruda y me encantó, con ese saborcito a campo y muy tierna. Viene con un pequeño cuenco de caldo para mojar, lo que completa la experiencia sensorial.

perdíz-filloa, tradición-modernidad
perdíz-filloa, tradición-modernidad

A Carmen, que no es muy de carne de caza, le trajeron en su lugar un costillar ibérico con vainas y patatas. Dios míos qué delicia. Venía deshuesado y con una costrita crujiente por encima, y era pura mantequilla de lo tierna. A Carmen, que el cerdo tampoco le apasiona realmente, le pareció lo mejor de la comida y seguramente el mejor plato de cerdo que hemos tomado en nuestra vida. Un 10. Además de cantidad genial, muy generoso.

Costillar ibérico
Costillar ibérico

Antes de los postres vino Pepe con el carro de los quesos y el mismo nos cortó y preparó una pequeña selección con queso de vaca, oveja y cabra, acompañados de unas compotas caseras riquísimas. Es un placer ver cómo el chef se ocupa tan bien de los clientes.

Selección de quesos
Selección de quesos

El primer postre, la piña colada. Dos cubitos de piña al ron, espolvoreados de coco. Muy frescos y originales. Me sorprendieron en la boca!

Piña colada
Piña colada

Después otro postre riquísimo: Helado de manzana asada, con salsa de yogur e hinojo. El sabor de la manzana asada era una pasada, y el hinojo lo potencia muchísimo. Sé que aparentemente todo me pareció rico, pero es que realmente fue una de las mejores comidas de mi vida.

Yogur, hinojo y manzana asada
Yogur, hinojo y manzana asada

Por último, un postre original y espectacular: Otoño. Es un paisaje pintado con chocolates, crujientes y flores sobre un lienzo de tela blanca. Podría comerlo sin parar hasta morir.

Otoño
Otoño

Para terminar la experiencia, unos cafés en una vajilla de porcelana finísima y unos petit fours de chocolates realmente ricos. Tal como titula el menú el gran Pepe Solla, esto fue La Felicidad.

Los chocolates y los cafés
Los chocolates y los cafés

Personalmente no creo que este restaurante tenga nada que envidiar los grandes famosos de Madrid y el resto de España, y sin duda alguna, si vuelvo a pasar por la zona, intentaré volver a probar este impresionante lugar.

Web: www.nove.biz/es/solla

Precio: 77€

Restaurante Rafa – Un clásico de lujo

Uno de los propósitos culinarios para lo que nos queda de 2012 y el 2013 es explorar una de las zonas más castizas de Madrid. Es la zona de Ibiza (desde O’Donell hasta Alcalde Sainz de Baranda). Tenemos una serie de restaurantes localizados, todos con valoraciones muy buenas, y ya nos hemos puesto manos a la obra. Empezamos por el restaurante Rafa y me temo que el listón lo ha dejado muy muy alto.

El Restaurante Rafa es de estos restaurantes tradicionales que desde que entras por la puerta ya sabes que te van a tratar genial y vas a comer mejor. Desde el aparcacoches hasta el maitre te atienden de maravilla. Al entrar, te encuentras con una zona de barra que tiene muy buena pinta. La verdad que nos habíamos tomado un par de cañas antes de llegar. La próxima vez me reservaré para tomarme la primera allí y tantear las tapas que se marchan.

Una vez sentados, una cervecita con unas aceitunas y a decidir. La carta es muy extensa. Alrededor de 10 entrantes diferentes, más 7 u 8 carnes y otros tantos pescados. Más las sugerencias del día y los mariscos. Así que hay variedad para todos los gustos. Respecto a la carta de vinos, pues también con bastantes referencias y con medias botellas. Nosotros nos decantamos por algo clásico. una botellita de Arzuaga.

Empezamos con unos Camarones de O’Grove realmente exquisitos. La verdad es que nos gustan mucho y estos estaban de maravilla. Muy sabrosos.

Camarones de O’Grove de lujo

De ahí a un plato que me encantó: El salpicón de bogavante. si mi familia se porta bien, me lo curro para Navidad. Muy muy bueno. El salpicón con buen aceite, cebolla, pimiento y generoso de crustáceo. Vamos que me encantó.

Salpicón de bogavante

Ya pasando a los principales, probamos la raya a la mantequilla negra y, por sugerencia expresa del camarero, la costilla de ternera con salsa agridulce. La raya me pareció realmente buena. Acompañada con unas alcaparras secas. Un plato muy recomendable y para repetir la próxima vez que vayamos.

Raya a la mantequilla. Muy recomendable.

Y después la costilla de ternera. Como es lógico, la sala agridulce es la antítesis total a la del chino. Una salsa de carne bien buena con un toque dulce que la hace más suave. La costilla muy buena aunque me faltó un poco más de carne en la ración, para quedarme satisfecho al 100%. Menos mal que tuve que ayudar a Carol con su raya. La carne la acompañan con unas patatas panadera muy buenas y que con la salsa ligan fenomenal. Pero no me gustó que me las cobraran a parte. Eran 2€ pero siempre mejor incluirlas en el precio del plato en carta.

Costilla de ternera en salsa agridulce

Y por último pedimos la tarta de manzana con crocanti. Estaba muy buena pero es dispensable y la próximavez probaremos otro postre… o pasaremos a las copas directamente.

Conclusión, uno de los clásicos que hay que conocer si o si. Servicio correctísimo y mucha variedad en la carta. No es barato pero la relación calidad precio es positiva y merece mucho la pena. El salpicón de bogavante y la raya platos muy recomendables.

Recomendable, o mejor dicho sitio perfecto, si vas con personas que valoren lo tradicional tanto en servicio como en la cocina. Y si les gusta el marisco y el pescado mejor. Y con el Retiro al lado para dar después una vuelta.

Restaurante Viavelez – qué CALLOS y qué CARRILLERA

Últimamente cuando quedo con los colegas a los que les gusta comer de verdad, no se me ocurre otro sitio mejor para quedar que en Viavelez.

La principal razón es lo buenas que están las raciones pero también que el vino tiene buenos precios.

Respecto a la comida, yo destaria los callos y las carrilleras de ternera. No se donde lei que los callos eran de los mejores de Madrid y, por lo menos a mi son de los que más me gustan. Y sólo por estos merece una visita.

Y las carrilleras estofadas… pues tres cuartos de lo mismo! Tiernas y jugosas y sobre um parmentier buenísimo de patata que le va como anillo al dedo.

Además de los dos platos obligatorios también es muy recomendable la cebolla rellena de bonito, la patata con tuetano y los chipirones. Y por supuesto, puedes pedir también cualquier plato del restaurante. Como la última vez que fui que pedimos las patatas a la importancia. Muy buenas también.

La bodega es amplia y siempre tienen una buena selección de vinos por copas. La última vez pedimos el tres picos de Borsao (22 €). Muy bueno. Y el verdejo bueno de José Pariente a 19€.

Actualización julio 2012. Tras las últimas visitas que hemos echo a este gran sitio os dejo un par de fotillos más.

viavelez_sard.jpg
Ensalada de sardinas con pimientos rojos asados
Steak tartar en Viavelez con diferentes mantequillas
Carrillera con parmentier. La especialidad de la casa