El Rubio 360 – Lo Pagan (Murcia)

Ya estamos en pleno verano y nuestro subconsciente sólo piensa en volver a la playa. Así que hoy os traemos una recomendación muy veraniega. El Rubio 360 en Lo Pagan (Murcia). Un sitiazo como la copa de un pino que tenéis que visitar si estáis por la zona.

Para el que no lo conozca Lo Pagan, pertenece a San Pedro del Pinatar. Que es de los últimos pueblos que te encuentras entre Murcia y Alicante. En esta zona tienes sitiazos de los que ya os hemos hablado como Venezuela o Juan Mari.

Pero ¿Qué te vas a encontrar en El Rubio 360? Pues lo primero un localazo con varias alturas, situado a pie del Mar Menor y muy bien acondicionado. Siempre hasta arriba pero muy bien gestionado. Camareros eficientes y con muchos galones. Es de los sitios más populares para comidas en grupo.

A la hora de comer no hay que complicarse. Todo tiene muy buena pinta pero aquí a lo que se viene es a comer arroz. Que está delicioso. Os dejamos una la foto de la carta de entrantes para que veais que hay variedad de sobra.

El Rubio 360 - Carta
El Rubio 360 – Carta

Y como estamos en Murcia, no podemos arrancar una comida sin antes tomar unas excelentes marineras.

El Rubio 360 - Marineras
El Rubio 360 – Marineras

Nosotros fuimos con unos clientes asiduos que no dudaron en pedir su tartar de atún y el ceviche de corvina. Platos muy muy frescos y recomendables.

El Rubio 360 - Tartar de atún y aguacate
El Rubio 360 – Tartar de atún y aguacate
El Rubio 360 - Ceviche de corvina
El Rubio 360 – Ceviche de corvina

Pero como os decíamos al principio, aquí el plato estrella es el arroz. Un arroz marinero sabroso y en su punto. Te aviso que vas a repetir.

El Rubio 360 - Arroz
El Rubio 360 – Arroz

De postre tienen una tarta helada de esas que no te da tiempo ni a echarle una foto. La gula te supera de lo buena que está.

Conclusión: Una visita obligada si están en verano a menos de 50 kms de Lo Pagan. Reserva con tiempo y disfruta de uno de esos sitios de los que te acuerdas cuando estás en pleno invierno.

Restaurante Tandem Madrid – El mejor Steak tartare del barrio de las letras

¿Qué es el restaurante Tandem?

Es uno de esos nuevos restaurantes que gustan a todo el mundo y que tienes que conocer. En pleno barrio de las letras, el restaurante Tandem, te ofrece na cocina estupenda en un local realmente vistos. Su carta es bastante variada a la que hay que sumar 5 o 6 platos del día que son muy buena opción.

¿Qué se come en el restaurante Tandem?
Platazos llenos de sabor y de carácter. Y muy variados. Así que pese a que tenga estética de informal, no dudes en ir con la familia o incluso para un compromiso de trabajo. Eso sí, reserva con antelación que el local es realmente pequeño.

Nosotros comenzamos con unas tostas estupendas de tartar de chicharro con aguacate, lima y cilantro. Era uno de los platos del día. Una opción genial para acompañar a la primera Alhambra 1925. Esa verde que bien fría es inigualable.

tandem madrid
Restaurante Tandem – Tartar de chicharro con aguacate, lima y cilantro

El siguiente plato fue su ceviche de pescado y marisco. Un plato fresco y muy bueno. Es uno de sus platos más conocidos, aunque sinceramente el steak tartare me pareció infinitamente mejor. Pero lo bueno es que als raciones son moderadas y por qué elegir cuando te puedes pedir los dos sin problema.

tandem madrid ceviche
Restaurante Tandem – Ceviche

Del ceviche al plato estrella de la comida. El steak tartare. Rico rico rico! Me encantó el aliño. Pedimos media ración. Por favor no cometáis el mismo error y pedirla entera.

tandem madrid steak tartare
Restaurante Tandem – Steak Tartare

Como os decía, la estética del local es bastante informal, llámalo Hipster si quieres, pero aquí se comen cosas tan serías como el siguiente plato. Mollejas de ternera con chipirones encebollados. Casquería fina acompañada de unos chipirones sabrosos.

tandem madrid mollejas
Restaurante Tandem – Mollejas de ternera con chipirones encebollados

Y por último, acabamos con una recomendación que llevábamos debajo del brazo. El bocadillo bao bao. Un pan chino lechoso y vaporizado relleno de carne de cerdo bien especiada.

tandem madrid bao bao
Restaurante Tandem – Bao Bao

Esta vez no nos fuimos sin pedir postre. Probamos su tarta de queso con un toque de roquefort. El toque de queso azul es muy sutil y hace que sea una tarta única que merece la pena probar.

tandem madrid tarta de queso
Restaurante Tandem – Tarta de queso con roquefort

¿Qué tal la relación calidad precio?
Fuimos dos personas y con los platos que os he contado salimos realmente satisfechos por la cantidad. De hecho creo que prescindiría del ceviche y volvería a pedir lo mismo. Con los platos anteriores, más 3 o 4 cervezas, un par de copas de vino y café, salimos por 40€ por persona.

La Panamericana (by yataki), todo Latam a la mesa

El restaurante de hoy es uno de los más recomendables de la cocina latinoamericana fusión de Madrid del panorama actual: La Panamericana by Yataki combina, como su nombre indica, platos e ingredientes de las cocinas más importantes de América Latina: peruana, brasileña, mexicana, y todo con un toque divertido y muy cuidad. Su chef es Emiliano Reyes, quien recibiió muchas alabanzas por la Panamericana original, como el mejor restaurante revelación de 2011 según los premios Metrópoli. Su restaurante Yataki existía antes que la Panamericana, pero debido al éxito decidió convertir Yataki en una segunda Panamericana, igualando carta y decoración. En la cena éramos cuatro y pedimos muchísima cantidad. Bebimos cerveza y vino tinto, y empezamos la cena con este pequeño tentempié de totopos y una crema.

salivando panamericana entrante
Entrante de totopos

Como entrantes a compartir pedimos croquetas, temakis y el bloody mary de la casa. Las croquetas, denominadas “de verdad” llevan dentro cangrejo y se acompañan con salsa tártara. Estaban buenas, pero sin más, no fue lo que más nos convenció de la noche.

salivando panamericana croqueta cangrejo
Croquetas de verdad

Los Temakis de Bienmesabe los pedimos porque mucha gente los recomienda y son una pasada. Esto sí que mereció la pena! Los temakis, como sabéis, son los cucuruchos grandes de sushi, pero en este caso la envoltura es lechuga y el pescado no está crudo, sino que es bienmesabe: cazón adobado, y todo con un salsa, hojas de albahaca y cilantro que le dan un sabor entre oriental y latino tremendo. Repetiría sin pensarlo.

salivando panamericana temaki bienmesabe
Temakis Bienmesabe!

Otro de los platos estrella de la noche fue el Bloody Mary acapulqueño. Parte de la gracia es no conocerlo y ver cómo lo sirven. Primero llegan con una coctelera y preparan el cóctel, lo agitan y lo sirven. Es una especie de bloody mary más aliñado, con sabor a marisco, muy bueno. Y después del brindis llega y vierte el fondo de la coctelera sobre una copa de martini: tachán!! Un ceviche de gambas que estaba dando sabor al cóctel!. Me encantó.

salivando panamericana bloody mary acapulqueño
Bloody Mary Acapulqueño

Luego ya de segundos pedimos platos variados. Por un lado el clásico ceviche de corvina con su choclo. Muy muy bueno, y abundante, si veis.

salivando panamericana ceviche corvina
Ceviche de corvina

También probamos el cucurucho de cochinita pibil, que es una carne de la región mexicana del Yucatán que se prepara adobada y cocinada en un horno enterrado. Es muy sabrosa y buena.

salivando panamericana cucurucho cochinita pibil
Cucurucho de cochinita pibil

La parrillada caribeña también nos gustó mucho. Abundante a tope, es carne de entraña tocedada, a la parrilla con mojo criollo, cebolla y yuca frita. Un platazo.

salivando panamericana parrilla caribeña
Parrilla caribeña

El último plato no se aprecia bien del todo, pero es uno de los más espectaculares. Los tacos de lomo saltado consisten en un wok de entrecot servido en un molcajete (un almirez de piedra), donde los tallarines son tortilla de harina hechas tiras en el momento con una maquinita. Buenísimo, y apto para dos personas también.

salivando panamericana tacos lomo saltado
Tacos de lomo saltado

Dado que habíamos comido como bestias, pedimos el postre más liviano y divertido, el par de dulces hostias, que son sencillamente unas obleas rellenas de dulce de leche. Simple y delicioso.

salivando panamericana postre par dulces hostias
Un par de dulces hostias

En resumen, una de las apuestas más recomendables para tomar cocina sudamericana moderna y divertida, a un precio bastante razonable. Si además sois socios del Club Kviar ya ni te cuento.

Precio: 33€ con el descuento del club kviar

Web: yataki.com/lapanamericana/

Ficha Google+

Localización:

Restaurante Malabar (Lima) – Totalmente salvaje e increiblemente elegante

logoMalabar

Ahora que la cocina peruana está tan de moda, no sólo en Madrid sino también en el resto del mundo, aproveché una visita de trabajo a Perú para empaparme de su excelente gastronomía. Y la verdad es que he vuelto encantado y con muchísimas ganas de volver, pero esta vez sólo de turismo. Hoy os hablo de un restaurante de lujo pero os anticipo que haré reseñas de sitios más de andar por casa que me parecieron geniales. Tienen materias primas buenísimas y le sacan un montón de partido con sus ceviches, tiraditos, causas, etc. Y todo acompañado de sus piscos, chiclanos, cusqueñas y chichas. Mucha variedad y sobre todo una cultura gastronómica inmensa.

El restaurante Malabar lo dirige Pedro Miguel Schiaffino, un chef formado entre New York e Italia, y totalmente enfocado al producto autóctono y en especial a la selva amazónica. Actualemnte ocupa el séptimo lugar en la lista de los 50 mejores restaurantes de Sudamérica. Así que estáis ante un restaurante top top, que es un auténtico lujo y no defrauda en absoluto.

Al entrar te topas con un local muy elegante en el que lo primero que te encuentras es una barra de madera con una coctelería impresionante. Pisco sours y/o chiclanos son de obligado cumplimiento. Cualquier aperitivo es una delicia y te prepara para una cena excelente. La cocina es de una personalidad extraordinaria. Platos trabajadísimos con una calidad brutal que te sumergen en la selva peruana. La presentación es elegante y exquisita. El servicio es atento, presentan los platos en detalle y son propensos a comentar los mismos.

En nuestra visita comenzamos con un pisco sour tradicional y un chiclano de anis. El pisco estaba muy bueno pero me quedo con el chiclano. Muy fresco, realmente bueno y casi más peligroso que el pisco. Lo acompañan de quesillo fresco y unas buenas aceitunas.

Ya en la mesa, mientras leíamos la carta, nos trajeron un primer aperitivo muy vistoso. Unas patatas mimetizadas con piedras y una especia de castaña cocida en una vaina. Buenos aperitivos con sabores neutros y que ayudan a empezar a hacer boca.

Restaurante Malabar - Piedras de patata
Restaurante Malabar – Piedras de patata

Muy a mi pesar, elegimos el menú de 5 platos frente al completo de 11. Pero lo completamos con un plato de la carta que a la postre fue de los que más me gustaron, el arroz de conchas con tuétano de res que os mostraré al final. Mientras discutiamos, fuimos dando cuenta del estupendo

Restaurante Malabar - Servicio de pan
Restaurante Malabar – Servicio de pan
servicio de pan con mantequilla salada.

Y empezamos con el queso de castaña acompañado de flores y tomate confitado. Buen entrante con mucho sabor y color. Una tónica de todos sus platos es una presentación muy elegante y muy alegre. Colores vivos y emplatado perfecto.

Restaurante Malabar - Queso de castaña
Restaurante Malabar – Queso de castaña

Respecto a la bodega, pues tienen una carta amplísima con referencias internacionales. Tomamos un Santa Elena chileno que estaba estupendo. Carmenere varietal de sabor intenso y color violeta.

El siguiente plato fue un pulpo excelente. Jugoso, tierno y acompañado de algas variadas o lechugas de mar. Una delicia de plato.

Restaurante Malabar - Pulpo
Restaurante Malabar – Pulpo

A continuación, paiché en ají negro. El paiché es un pez de tamaño descomunal del Amazonas. Su carne es tierna y de muy buen sabor. El guiso de ají negro con el que lo acompañan es potente y da mucha intensidad al plato.

Restaurante Malabar - Paiché en ají negro
Restaurante Malabar – Paiché en ají negro

Y siguiendo los cánones, del pescado a la carne. En este caso, cordero con piedras del camino. Una carne de sabor excelente acompañada de patata, remolachas y acelga roja. La carne destacaba por encima del resto pero también hay que mencionar las remolachas.

Restaurante Malabar - Cordero con piedras del camino
Restaurante Malabar – Cordero con piedras del camino

Y como colofón, el arroz de conchas con tuétano de res y espuma de yuzu. Una mezcla perfecta de sabores muy intensos. Fue el plato más arriesgado y el que más me gusto. El arroz es una maravilla y os recomiendo que no os vayáis sin probarlo.

Restaurante Malabar - Arroz de concha con tuétano de res y yuzu
Restaurante Malabar – Arroz de concha con tuétano de res y yuzu

De postre, el copuazo, que es una especia de cacao amazónico, pepino melón y gelatina de miel de la selva. Un sabor global muy diferente a lo que estoy acostumbrado. Si acaso el pepino melón es lo que más puedo asociar a esos melones de piel de sapo que nos comemos en verano. Un postre ni dulce ni cítrico que sorprende.

Restaurante Malabar - Copuazu, pepino melón y gelatina de miel selvática
Restaurante Malabar – Copuazu, pepino melón y gelatina de miel selvática

Notas:
Google maps: 4,4 sobre 5. 5 opiniones. Link.
Tripadvisor: 4 sobre 5. 196 opiniones. Link.
Foursquare: 8 sobre 10. 782 check-ins. Link.

Precio: 70 euros por persona.

Ubicación:

La Bomba Bistrot, arroces y otras delicias

Hace unas semanitas fuimos a probar una de las grandes novedades de este otoño del barrio de Chamartín. Justo en frente del frontón de Pedro Muguruza, la familia de La Bomba se amplía con el nuevo Bistrot.

logolabombabistrotweb1

El grupo La Bomba parte del francés Christophe Pais, que hace un año y pico abrió en Chueca el famoso Rice Bar, una arrocería con toques gastro y modernos. En este caso, los arroces siguen siendo parte importante de la carta, pero quedan en igualdad de condiciones con muchos otros platos estupendos como son tartares, carnes y pescados. Tiene un protagonismo especial en la carta el pollo, aunque nos quedamos con ganas de probarlo.

Respecto a la bebida, nos alegró descubrir que cuentan con cerveza La Virgen de grifo, así como varios cócteles con vermú como base. Original y clásico desde el primer momento!

La carta se compone de entrantes (clásicos, sofisticados y verdes), arroces (clásicos y del mundo), pescados, pollo y carnes. Además había una carta de recomendaciones muy apetecibles: sopa de pescado burguesa, setas de temporada (brasa, salteadas o en carpaccio), berberechos brasa y arroz de temporada.

De entrante para no complicarnos pedimos el Poker de Ases, cuatro entrantes para cuatro personas. De vino pedimos un Sierra Cantabria crianza 2009, bueno, y como aperitivo de la casa trajeron una cremita de calabaza y unos garbanzos con curry rojo.

Poker de ases
Poker de ases

Sí, sí, en la foto solo hay tres entrantes. Primero traen una bandeja ya con la butifarra, las croquetas y la ensaladilla rusa. El cuatro viene aparte y es un tartare de atún o ceviche a elegir. En nuestro caso fue un tartare de impresionante sabor y color.

Tartare de atún
Tartare de atún

De plato mi padre pidió el ceviche de corvina salvaje, que se puede pedir tanto de entrante como de plato. Estaba bueno, pero no tan bueno como el que tomas en otros sitios.

Ceviche de corvina
Ceviche de corvina

Mi hermana y yo compartimos el arroz de temporada, que era de magret de pato y setas. Riquísimo y el pato en su puntito jugoso!

Arroz de pato
Arroz de pato

Mi hermano tomó el risotto de verduras a la milanesa, amarillito y sabroso del azafrán y muy muy untuoso. Sin duda lo mejor de los tres.

Risotto de verduras
Risotto de verduras

Y de postre vino lo mejor de todo. Una torrija de Baileys y helado de vainilla que se te quita el sentido.

Torrija de baileys
Torrija de baileys

En resumen, me parece un sitio muy atractivo y su amplia terraza puede dar mucho juego. Lo que me di cuenta es que casi merece la pena dejar los arroces para el Rice Bar y en el bistrot centrarse en sus otras muchas delicias de toque francés. Sí es verdad que de precio está un poco subidito y que debería rondar unos 35€ para estar correcto.

Precio: 42€

Web: labombabistrot.com

Ficha Google+

Localización:

 

 

Tanta y Tampu, Perú de moda

La reseña de hoy va dedicada a la cocina peruana, que no cabe duda de que está de una moda terrible en Madrid y en todo el mundo. Hace unos años las únicas opciones disponibles eran sitios de alta gama como Astrid y Gastón o Virú, pero ahora mismo existen en Madrid varias opciones para conocer la gastronomía peruana a buenos precios y con muy buena calidad.

Tanta

El primero es el Tanta, que es la franquicia a nivel internacional del conocido chef Gastón Acurio, y puede considerarse algo así como la versión asequible de su Astrid y Gastón.

20130808-001329.jpg

Pan de papa

Mi padre no había estado nunca en un peruano, así que elegimos rápido. Un entrante variado, un par de ceviches y un segundo de chifa para completar. Antes de todo eso nos trajeron, para no aburrirnos esperando, un pan de papa, que está muy rico y sabroso, denso, con una salsa para mojarlo.  Y de vino un blanco Gran Feudo. Como hemos dicho, pedimos un par de ceviches. Uno más clásico, de corvina, y otro estilo japonés, de atún rojo, con wasabi, soja y aguacate. Ambos estaban buenísimos, muy sabrosos, aunque tampoco demasiado abundantes. Si vais y ya habéis probado el clásico alguna vez, pedid el japo, que os sorprenderá.

20130808-001336.jpg
Cebiche clásico
20130808-001345.jpg
Cebiche de atún rojo

Tras los ceviches llegó el piqueo criollo, que es una tabla para probar varios entrantes típicos peruanos a buen precio (22€). Llevaba anticucho de ternera, papa rellena, causa, chicharrón y yuca. Lo mejor sin duda la papa rellena, que estaba espectacular, aunque la causa también me encantó. La causa es muy típica del perú y es un perú frío y aliñado que puede recordar un poco a la ensaladilla rusa… Los anticuchos son unas brochetas y el chicharrón en este caso venía dentro de una empanadilla. La tabla fue un acierto.

20130808-001354.jpg
Piqueo criollo

Para rematar la jugada llegó el arroz chaufa, con pollo, tortilla y verduras… riquísimo!! Y muy contundente. La verdad es que la experiencia estuvo genial y decidimos terminar la jugada con un pisco sour!

20130808-001412.jpg
Arroz chaufa
20130808-001418.jpg
Pisco Sour

En conclusión, un peruano para adentrarte en el mundillo, con calidad y variedad, a un precio normal. Lo único que me dio rabia es que la decoración y ambiente es como la de un bufé libre de carne o sushi que tanto se llevan ahora, todo muy pelao y sin fuste, demasiado aspecto barato cuando tampoco lo es tanto.

Precio: 50€ con copita.

Web: tantamadrid.com

Ficha Google+

Localización:

Tampu

El segundo sitio es otro Peruano reciente de Madrid, situado en el barrio de Prosperidad y a mí me gustó aún más y es más barato. Realmente la mejor opción yo creo para probar Perú sin pasarte de precio. Ese día fuimos con el tenedor y probamos unos el menú degustación que incluye y otros pidieron a la carta, por lo que hay variedad de platos.

En este caso empecé con el pisco sour del menú, aunque otro pidieron vino directamente: un Ramón Bilbao de 2010. Más que aceptable. Y de aperitivo llegó una cremita de rocoto para untar muy sabrosa.

20130823-164012.jpg
Crema de rocoto

Mi madre pidió para probar el mejillón Ñay Lamp, difícil de pronunciar pero fácil de comer. Van cocidos con crema de vieiras y calamares, granizado de menta, ají limo e hilos de camote (batata) crujiente. Todo de un bocado!!

20130823-164032.jpg
Mejillón

Por mi parte llegó el triple plato de entrantes del menú:

-Chicharrón de calamares con leche serrana de huacatay

-Causa de habas con pulpo al olivo

-Cauche de queso arequipeño

20130823-164044.jpg
Entrantes

Las tres cosas muy muy ricas, pero yo me quedaría con la causa con pulpo… El cauche de queso es un guisito que lleva queso, cebolla, tomate y ají. Muy sabroso.

Lo otro que probaron fue el bocadito dominguero (chicharrón de cerdo envuelto y con puré de camote y salsa de cebolla, cilantro y ají) y la croqueta líquida de ají de pollo (con queso serrano y coulis de aceituna). Dos bocados pero mil sabores!

20130823-164056.jpg
Más entrantes

Mis segundos platos llegaron también todos a la vez, en un platito triple:

-Pepián de choclo con chicharrón de cerdo y salsa criolla

-Seco de carrillera con muselina de pallares y chifle

-Escabeche de Jurel con patata y lechuga

20130823-164107.jpg
Principales

De esta tanda lo que más me gustó fue la carrillera (el chifle es una rodaja de plátano seco) y luego el pepián de choclo, que es el maíz gordo que utilizan mucho y suelen poner junto con el cebiche. En general todo estaba excelente y la opción de probar muchos platos es estupenda para la primera vez.

También pedimos el ceviche, que a mí me pareció el mejor que he probado, porque de sabor estaba tremendo y los trozos eran enormes! Muy generoso por 14,5€ y viene acompañado de canchita, camote y choclo (maíz, batata y maíz…).

20130823-164113.jpg
Ceviche

Mi madre pidió el cochinillo con piel crujiente y base de quinua cocida, que parece una especie de sémola. Estaba rico, pero quizá lo que menos merecía la pena de todo, podría estar algo más jugoso.

20130823-164119.jpg
Cochinillo

Finalmente le postre del menú: Mousse de machica (harina de maíz tostado) y Helado de lúcuma (fruta parecida al mango). Los dos bastante ricos pero no espectaculares. Quizá es un sitio más para centrarse en los salados, aunque ojo, que estaban buenos.

20130823-164127.jpg
Postres

En general, sitio recomendable 100%, para ir con amigos, niños o pareja. Es una comida todavía desconocida para muchos de nuestros paladares, pero son sabores ricos y si lo pruebas aunque no sepas qué es, te sorprenderá. En Tampu los precios son bastante ajustados y el producto de primera, y el servicio genial. Os animo a probarlo!

Precio: 44€ con vino y pisco

Web: tampu.eu

Ficha Google+

Localización:

Paralelo Cero – Descubriendo la alta cocina ecuatoriana

logo

Sinceramente, una de las mejores sorpresas que nos hemos llevado últimamente. El restaurante Paralelo Cero está en la calle Villanueva 21, muy próximo a la calle Velazquez, y es perfecto para ir con amigos porque vas a pasar un buen rato. El local es muy nuevo y está muy bien decorado. Con bastantes mesas altas, perfectas para una cena informal. Y ese aire a nuevo se respira también en su web, a la que os recomendamos que entréis porque podéis consultar toda la carta y los detalles.

Local Interior
Local Interior (foto de only-apartments.es)

El local es alargado y todo en una planta, por lo que no hay ningún problema de accesibilidad para personas con problemas de movilidad, o como es nuestro caso… con el carrito del bebé. En nuestra visita, nos juntamos siete amigos más tres carritos de bebé. No tuvimos problemas de espacio así que os podéis imaginar que la distancia entre mesas es más que suficiente. Y el servicio fue paciente a más no poder. Estuvieron de 10.

Tras una primera cerveza, con su tapa de queso y unas aceitunas realmente buenas, nos dejamos aconsejar respecto a los entrantes y a los principales. Y fue todo genial. Comenzamos con un ceviche de corvina realmente bueno. Suave de cítricos y muy cargado de sabor. Con un helado de cilantro que le daba el toque diferente y espectacular.

Ceviche de corvina con helado de cilantro
Ceviche de corvina con helado de cilantro

Otro de los entrantes que nos recomendaron fue el pulpo braseado acompañado de puré de patatas y pimentón. El pulpo en su punto y el puré le iba como anillo al dedo. Muy buena presentación y otro platazo que os recomiendo probar.

Pulpo a la brasa con puré de patata y pimentón
Pulpo a la brasa con puré de patata y pimentón

Ambos entrantes estaban genial pero lo mejor estaba por llegar. Empezamos con su cochinillo asado. Un asado diferente con todo el sabor del cochinillo pero acompañado de verduras ecuatorianas que aligeran el plato y consiguen que sea más suave que un guiso tradicional. Es decir, que no le tengáis miedo porque no es un guisazo en plan caldereta. Es asequible y no te hipoteca la tarde.

Cochinillo asado
Cochinillo asado

Pero si tengo que elegir algún plato, me quedo con el seco de gallina sobre puré de papa y yuca. Para mi, lo mejor de la comida. Carne de gallina deshuesada y presentada en una albóndiga compacta, sobre un puré realmente bueno. Y todo regado con el jugo de la cocción de la gallina. Merece la pena visitar Paralelo Cero para probar este plato.

Seco de gallina. Expectacular
Seco de gallina. Espectacular

Respecto a los postres, no os vayáis sin probar su tarta de manzana. Cojonuda. Esponjosa, sabrosa y sin empalagar. Acompañada de helado. Perfecta para tomársela con el café y empezar a pensar que copa te vas a pedir.

Tarta de manzana
Tarta de manzana

Conclusión: Un sitio nuevo que te tienes que apuntar para sorprender a algún amiguete o a tu pareja. Local chulo y comida ecuatoriana diferente y de la que vas a disfrutar. Y la posibilidad de acabar tomándote una buena copa siempre es un plus.

Precio: 26€ por persona (con El Tenedor).
Web: http://www.paralelocero.es

Ubicación:

Bistró Sukothay, japo-tai con alma francesa

(actualización: segunda visita después del artículo original)

El sábado pasado fui a conocer el Sukothay, que lleva 10 años abierto y yo al menos 5 pasando por delante de él todos los días y nunca me lancé a probarlo. Recientemente ha recibido una importante reforma tanto del local como de la carta. Desde sus inicios ha sido un restaurante japonés tailandés, pero desde su reforma ha modificado su carta para introducir un toque más fusión y de diseño de la mano de Andrés Madrigal, que ha actuado como chef consultor para su nueva carta. Y de ahí el nuevo título de bistró (restaurante informal francés). suko logoEl interior del local ha sido también remodelado de forma muy importante con el cambio de imagen y carta, buscando un look muy francés e informal, y lo cierto es que queda muy chulo, ese toque cutrelengante que los franceses consiguen tan fácilmente reutilizando cosas antiguas sin mucho valor, pero logrando al mismo tiempo un ambiente acogedor. Han puesto una nueva barra de sushi en la zona de la entrada y el resto del espacio son mesas sobre todo pequeñas.

foto de la web
foto de la web

Tienen una carta de vinos bastante buena, así como varias cervezas como Mahou o Asahi. La carta se compone de la parte japonesa, que principalmente consiste en mucho sushi, la parte tai con platos típicos de esta cocina como satays, noodles o curry, y la parte fusión, que junta estas dos cocinas con otras muchas cosas. Disponen además de menús del día y menú degustación, aunque creo que si se puede lo mejor es pedir a la carta.

Empezamos la comida con un plato que entra dentro del cubierto: un pastelito de salmón y patata en tempura sobre una salsa de mango. Una pasada de sabor y textura. A la vez nos sirvieron los rollitos primavera que pedimos, que estaban riquísimos (venían ya con la ssalsa de soja por dentro), al igual que la salsa que los acompañaba. Eso sí, salen un poco caros (9,7€/2 ud) y quizá merece la pena probrar otras cosas.

Entrante de salmón y rollitos
Entrante de salmón y rollitos

Empezamos entonces la parte japo fusión. Un enorme plato de sashimi de dorada con su picadita y sorbete de maracuyá (17€). Toma ya.  Un espectáculo. Filetes súper frescos de pescado que acompañados de la salsa y la picadita, que además se mezclaba con el maracuyá según se derretía… Tremendo. Tienen varios tipos de sashimi normal, y 2 o 3 tipo fusión como este.

Sashimi de dorada
Sashimi de dorada

Tras el sashimi un poco de maki. De estos tinen también makis más normales, pero también varios muy elaborados que están para chuparse los dedos, como el Tiger maki o el KFC maki. Nosotros pedimos un tempura maki de spicycrunch tuna (14,5€). Las hojitas crujientes que llevaban encima le daban un toque magnífico, el tamaño muy bueno y la frescura del sushi perfecta. Lo único es que el atún no estaba demasiado picante, pero con un toque de soja y wasabi quedaba perfecto.

Tempura maki de atún picante
Tempura maki de atún picante

Tras el maki, un poquito más de atún, que nos gusta mucho. Tartar de atún rojo y aguacate (19,4€). Impresionante, de los mejores que he probado. Con el atún cortado grandecito y perfectamente fresco. El agucate en su punto justo, qué sabor! Llevaba encima una salsita que le daba un toque dulce rico. Y enorme de cantidad.

Tartar de atún y aguacate
Tartar de atún y aguacate

El último plato fue un pad thai de langostinos (14€) buenísimo. Viene mucha cantidad (en la foto aparece solo la mitad) y el punto de los tallarines es perfecto. Nos encantó.

Pad Thay de langostinos
Pad Thai de langostinos

Y por último, pero no menos importante, el postre, que fue la verdadera estrella de la comida. Un postre que hace que merezca la pena venir a Sukothay solo para probarlo: el tatín de plátano, con chocolate y helado de coco (10€). Yo no soy nada de coco, pero la verdad es que le daba un toque buenísimo que combinaba a la perfección con el sabor fuerte del plátano y la masa que lo sustenta. El chocolate, nada fuerte, otro rollo. Y para rematar algo de almendra espolvoreada que le daba el toque crujiente que remataba la jugada. Tras el postre cafés. Tienen una carta de gintonics y otros combinados bastante decente, pero en nuestro caso lo dejamos para la próxima ocasión.

Tatín de plátano
Tatín de plátano

En resumen, un sitio que nos sorprendió gratamente, ya que no teníamos todas nuestras esperanzas debido a comentarios que puedes leer en internet. Para mí es un sitio redondo, y su precio está bien justificado, sobre todo comparándolo con otros japoneses de calidad y servicio equivalente en Madrid, y si además metes en la ecuación las palabras fusión y diseño, con más razón. Si acaso resulta un poco cara la bebida y algún entrante o postre, pero de media me parece un precio justo. En cualquier caso os recomiendo hacer como nosotros y aprovechar ofertas del clubkviar o eltenedor para obtener descuentos, convirtiendo el precio casi en una ganga. Ojo, no está pensado para puristas de la comida japonesa o tailandesa, ya que al pasarlos por el filtro fusión/bistró, quedan inevitablemente adaptados para paladares de otro tipo.

Web y twitter: sukothay.es – @SUKOTHAY

Precio: 50€ (35€ con el descuento clubkviar)

PD. Sukothay toma su nombre del antiguo reino tai de Sukhotai, con capital del mismo nombre.

Segunda visita, a final de febrero

Poco después de la primera visita, volví a celebrar el cumpleaños de mi hermana y el sitio me volvió a encantar y a sorprender. Como la otra vez pedimos un montón de cosas para compartir, y desde luego todo nos pareció riquísimo.

Empezamos con el entrante que te ponen de aperitivo/cubierto y luego pedimos sushi, una de KFC maki (pollo crujiente, manzana, mayonesa y salsa BBQ), una de Tiger maki (salón, anguila, queso crema, agucate) y una de sashimi de atún macerado.

KFC maki
Tiger maki

Sashimi de atún macerado
Sashimi de atún macerado

Tiger maki
KFC maki

Después los rollitos de langostinos, la masa súper crujiente y grandecitos.

Rollitos de langostinos
Rollitos de langostinos

Luego Gai Satay, brochetas de pollo con salsa de cacauetes, las mejores que he tomado en mi vida.

Brochetas de pollo
Brochetas de pollo

Luego dos platos de noodles, los de pollo con verduras y los pad thai de langostinos, mucho mejores estos segundos.

Noodles con pollo
Noodles con pollo

Pad thai de langostinos
Pad thai de langostinos

También probamos los chipirones salteados con curry, nada del otro mundo.

Chipirones salteados
Chipirones salteados

Y finalmente lardones de buey, algo que nunca esperarías encontrarte en un sitio asiático, pero sin embargo están tremendos y nos dejó totalmente felices.

Lardones de buey
Lardones de buey

De postre repetimos con la pedazo de tarta tatín de plátano, uno de los mayores descubrimientos de la humanidad, y ya de paso probamos la tarta de calabaza, que contra todo pronóstico nos gustó aún más! Los postres de este sitio un espectáculo, ya os lo digo.

Tatín de plátano
Tatín de plátano

Tarta de calabaza
Tarta de calabaza

Tarta de calabaza (ligada)
Tarta de calabaza (ligada)

De beber pedimos unas cañas de Mahou al llegar, dos botellas de Viñas del Vero Gegurztraminer 2011, un vino perfecto para la comida asiática, y agua.

Precio: 30€ (con descuento club kviar)

HAKA HONU – Un día cualquiera en la Isla de Pascua

haka hono

Hola a todos! Primero permitidme que me presente porque soy una nueva autora en Salivando. Soy Laura y comparto con mi primo Miguel Ángel la afición por la gastronomía y los buenos restaurantes. Me ha animado a que escriba con él y con Borja y aquí estoy con mi primera entrada. Espero que os gusté!!

Este año a mi padre le apetecía pasar el fin de año en un lugar cálido… y el lugar más cercano, que sea cálido, a Madrid es ISLA DE PASCUA (CHILE), bueno este no es el caso. Como ya sabéis este blog es de lugares para ir a visitar por lo que vamos a ponernos con ello.

Entrada al restaurante
Entrada al restaurante

Es como un “chiringuito de playa” pero no está en la playa, está enfrente de la bahía y las puestas de sol desde el restaurante son espectaculares, por lo que más merece la pena es ir a cenar. El sitio se llama HAKA HONU es muy bueno el ambiente, el servicio excelente, el sitio como ya he comentado es una maravilla pero lo que hay que tener en cuenta y cabe destacar es que ellos viven a otro ritmo y hay que tomárselo con tranquilidad, no es un sitio que se pueda decir que te tiran los platos ni que te echen para dar dos vueltas a las mesas.

VIstas desde el restaurante
VIstas desde el restaurante

Nosotros fuimos un grupo de seis personas, pedimos unos entrantes para compartir, un segundo para cada uno, algunos postres a compartir y bebidas.

Bebidas

Hay una bebida que es típica de algunos países del Sur de América que se llama “PSICO” nosotros ya lo conocíamos pero el resto del grupo no, puesto fue lo primero que se pidió junto con un Mojito y una cerveza negra de la zona.
El “PSICO” es una bebida que está compuesta de PISCO (aguardiente de la zona), azúcar blanca, claras de huevo, zumo de limones, hielo picado, angostura y canela en polvo. Como esta tan fresquito de los tres primeros no te enteras… pero al cuarto te acuerdas, bien, bien.

Cerveza Mahina Pia (Rapa Nui), mojito y pisco.
Cerveza Mahina Pia (Rapa Nui), mojito y pisco.

Entrantes

Nos pusieron como entrante de la casa, nos pusieron un platito con una especie de pan frito (calentito) de la zona con una sala parecida a una vinagreta. A continuación nos trajeron los 3 paltos que pedimos para compartir.

Pan frito de aperitivo
Pan frito de aperitivo

Carpacho de atún con parmesano: muy rico pero las láminas algo gruesas, por el resto un sabor muy rico.

Carpaccio de atún con prmesano
Carpaccio de atún con prmesano

Ensalada de marisco: Lo curioso de este plato es que venía parte caliente (el marisco) y parte frío (la ensalada) la mezcla era muy buena.

Ensalada de marisco
Ensalada de marisco

Camarones rebozados: A pesar de llamarles camarones como se puede observar son unas gambas en toda regla, lo más destacable el rebozado simplemente ESPECTACULAR, no era pesado y estaba muy crujiente, la salsa creo recordar que era tipo barbacoa… por lo que creo que no pegaba mucho con el plato pero también estaba muy rica.

Camarones rebozados espectaculares
Camarones rebozados espectaculares

Principales
Como platos principales que se pidieron no fueron distintos por lo que solo voy a nombrar tres, los cuales eran diferentes.

Ceviche: al igual que el Pisco es un plato típico de la zona, es una mezcla de pescados de la zona marinada. El marinado del ceviche es a base de zumo de lima y una mezcla de diferentes verduras (pimiento rojo, cebolla y ají). En este caso se sirvió con arroz blanco y salsa de coco.

Ceviche
Ceviche

Solomillo de Atún: En este caso el atún (Anécdota: es el “único” pescado que se como en la zona) esta servido con un tatín de patata gratinado y salsa de tomate natural.

Solomillo de atún
Solomillo de atún

Lomo con champiñones: el lomo era el plato más sencillo, carne jugosa y tierna con la salsa de champiñones muy acertada.

Lomo con champiñones
Lomo con champiñones

Postres
De los postres no puedo mostrar imágenes puesto que no tengo… pero si puedo comentar lo que pedimos.

  • Crème brûlée de Bayleis
  • Copa de helado

Los precios y la factura final con precios concretos no lo recuerdo pero la relación calidad-precio era excelente.

Chifa, chinoperuano a escena

En navidades por fin pude probar el Chifa, uno de los nuevos restaurantes de 2012 que más ha dado que hablar en la escena gastronómica. Es una nueva propuesta de los argentinos Estanis Carenzo y Pablo Giudice que trajeron Sudestada a Madrid hace unos años. Tal como el propio nombre indica, es una cocina fusión chino-peruana. En Perú hay una importante población inmigrante de China y ha establecido allí una comida propia china con ingredientes peruanos, que llaman chifa.

chifa

Lo han abierto en el antiguo local de Modesto Lafuente, ligeramente reformado, aunque sigue siendo tan diminuto como cuando estaba allí Sudestada. Caben aproximadamente 20 personas, en unas cuantas mesas pequeñas de 2 y 4 personas. El local es sobrio y moderno, pero a la vez acogedor por el uso extensivo de madera en todos sus acabados. Para comer ponen únicamente tenedores y palillos, y lo que sí echamos de menos fue un mantelillo, aunque fuera de papel, para no tener que apoyar pan, cubiertos, etc. en la propia mesa.

Interior del local
Interior del local

Al igual que en Sudestada, la carta de bebidas está muy cuidada, con una breve pero estupenda selección de vinos, unas cervezas muy especiales que ellos mismos producen en Las Rozas (4€), y EL cóctel de la casa: batida mojitada (9€) – cachaça, lima, maracuyá y menta. Nosotros pedimos las cervezas, y aunque son bien caras, merecen la pena porque son tremendamente ricas. Creo que ya os hablaré de ellas en un post dedicado.

Para compartir pedimos un escabeche filipino de bonito, que fue probablemente lo mejor de la comida. Es un escabeche con un bonito blanquísimo en vinagre de frutas, con verduras y tomate. Estuvimos dudando si pedir esto o el cebiche y no nos equivocamos. Viene además con un bollito de pan de sal, que es una delicia solo y mojado en el escabeche. Ojo que en la foto el plato ya estaba a medias, no es escaso.

Escabeche filipino de bonito
Escabeche filipino de bonito

De segundo Carmen pidió un arroz chaufa pekinés, que viene con huevo, cebolla frita, mucho cilantro y bastantes lonchas de pato. Chaufa es una variación de la palabra china para arroz frito, y es como lo llaman en la cocina chifa de perú. El arroz estaba súper rico, genialmente hecho y además abundante.

Arroz chaufa pekinés
Arroz chaufa pekinés

Por mi lado pedí un cuadril saltado, que es carne de cadera madurada 60 días, cortada en tiras muy gorditas y salteado, con sillau (soja) y vinagre. Viene además con unas papas fritas riquísimas que recomiendo mojar un poco en la salsita antes de comerlas. La carne, que como viene debajo no se ve mucho, es también bastante en cantidad y está riquísima. Las tiras, al ser gorditas, permiten que la carne no se haga demasiado y conserve un sabor estupendo.

Cuadril saltado
Cuadril saltado

De postre nos intentaron convencer para que tomáramos un postre combinado de crema de vainilla quemada con una cerveza artesanal negra, pero nos decantamos mejor por la mousse de chocolate con orejitas de chancho, que son un par de galletas cubiertas de azúcar glas. Chancho es cerdo en sudamérica, por cierto. La mousse súper buena y al tener debajo una capa de dulce de leche, el sabor es sublime. Cuidado con el azúcar de la orejita porque mancha cantidad. Luego un café y a correr.

Mousse de chocolate y orejitas de chancho
Mousse de chocolate y orejitas de chancho

Nos pareció un sitio magnífico, muy moderno y cómodo para comer, con los posibles peros del precio de la bebida, que me pareció cara, y el del local, que no permite grandes mesas y hace un poco difícil conseguir sitio. El servicio muy atento.

Web: N/A

Precio: 30€