La Parrilla del Barril – Barrio de las Letras

En pleno Barrio de las Letras nos encontramos este restaurante del Grupo Oter. La Parrilla del Barril. Aquí se viene a disfrutar de una materia prima de primera categoría preparada a las brasa. Que siempre sabe mucho mejor. Y no sólo carnes y pescados. También verduras como las alcachofas.

Pequeño, coqueto y con una fachada realmente discreta. Local de una única sala gestionada por un gran jefe de sala (Antonio Muñoz). Es estrecho pero todo está en una misma planta y tienen baño accesible.

Empezamos con un apetivo de la casa. Unextraodinario puré de verduras. Nuestro hijo de 6 años pidió repetir. Y media ración que pedimos de ensaladilla. Eso nunca pueda faltar.

La Parrilla del Barril - Aperitivo de la casa
La Parrilla del Barril – Aperitivo de la casa
La Parrilla del Barril - Media de ensaladilla
La Parrilla del Barril – Media de ensaladilla

Después disfrutamos de otra de las recomendaciones que nos hicieron. Sus alcachofas a la parrila. Muy sabrosas y ligeras. Y, sobre todo, un preambulo estupendo para el sobresaliente pulpo a la parrilla. Qué cosa más rica.

La Parrilla del Barril - Alcachofa a la parrilla
La Parrilla del Barril – Alcachofa a la parrilla
La Parrilla del Barril - Pulpo a la parrilla
La Parrilla del Barril – Pulpo a la parrilla

De ahí pasamos a los platos principales. Delicias de merluza para el muchacho y rodaballo salvaje para los afortunados. Un excelente rodaballo acompañado de una guarnición que no sabes como pero acabas comiendotela entera. Como el rodaballo salvaje. Espectacular.

La Parrilla del Barril - Delicias de pixin
La Parrilla del Barril – Delicias de merluza
Parrilla del Barril - Rodaballo salvaje a la parrilla
Parrilla del Barril – Rodaballo salvaje a la parrilla
Parrilla del Barril - Rodaballo salvaje a la parrilla 2
Parrilla del Barril – Rodaballo salvaje a la parrilla 2

Y por último, postre, café y copa para cerrar una comida agradecida de verdad. De postre la tarta de limón es una genial opción.

Parrilla del Barril - Tarta de limón
Parrilla del Barril – Tarta de limón

Conclusión: Este pequeño homenaje los disfrutamos por unos 60€ por persona. La calidad precio es realmente buena. Volveremos a menudo por el trato y la cocina.

MORE, alta cocina, pero como en tu casa

El otro día fuimos a conocer More (se pronuncia en español, es el nombre del dueño), una nueva apertura en el barrio de Salamanca, con cocina de la mano de Ivan Saez (Lágrimas Negras). more logo salivando   El restaurante es más grande de lo que parece, ya que dispone de bastantes ambientes diferenciados, como varios salones privados y una especie de terracilla interior, barra, y una mini terraza. La decoración es del estilo Zara Home que se lleva demasiado ahora, pero al menos es limpia y acogedora.

mesa en privado (foto de madridalacarta.com)
mesa en privado (foto de madridalacarta.com)

Éramos seis y cenamos en el privado de la foto. Nada más llegar nos recibieron efusivamente e incluso la dueña pasó a darnos la bienvenida. Hay que decir que el servicio fue inmejorable durante toda la cena. Empezamos la velada con unas cervezas (tercio de mahou) y un gintonic en uno de los casos. De picar aparecieron dos terrinitas de foiegras, pan variado (qué bueno el de cereales) y dos tipos de aceite; yo pedí picual.

Foie gras, pan, aceite picual
Foie gras, pan, aceite picual

El somelier que nos atendió se llamaba Alessandro, del grupo Lavinia, que colabora con MORE para conseguir que sus clientes encuentren exactamente el vino que andaban buscando, aunque no lo supieran. Alessandro nos recomendó con los primeros tomar un blanco de Castilla y León: Cienfuegos 2011 (30€), un albariño con un toque muy interesante. Nos los sirvieron no demasiado frío y lo cierto es que resultó excelente. Como segundo aperitivo de la casa nos llegó un vasito de crema de calabaza con trufa y espuma de patata. Bastante buena, aunque tenía un sabor de fondo a alguna hierba que no me cuadró del todo.

more crema de calabaza entrante
Crema de calabaza

Para picotear pedimos las Almitas de Soria, una versión característica de los torreznos manchegos de toda la vida, realmente muy limpios y muy conseguidos. Fueron devorados en seguida. También cayó la Ensaladilla More, con vestresca mezclada, lo que le daba un sabor muy intenso y buenísimo. Me pareció súper jugosa y tampoco duró nada.

salivando more almitas de soria torreznos
Almitas de Soria

salivando more ensaladilla

Ensaladilla More

Para finalizar los primeros, nos trajeron dos raciones de burratina de la casa, que viene con albahaca, tomate y abundante lámina de trufa. La foto es de un tercio de ración, lo justo para probarla y disfrutarla, pero también para quedarte con ganas de más. A mí me chifla la burrata.

De segundos la mayoría tomamos carne, por lo que Alessandro nos trajo un tinto italiano para acompañar. En principio fuimos un poco reacios, pero al final nos conquistó porque se bebía solo. Un Barbera 2010 de G.D. Vajra de la región de Barolo, en Piamonte. Alessandro nos los preparó con todo su cariño, decantándolo y avinando las copas! Como ya digo solo uno pidió pescado, pero fue muy buena elección: un salmonete con crujiente de escamas y mejillones de roca, regado con una salsa de bogavante que le daba un sabor tremendo.

salivando more burratina trufa
Burratina

salivando more salmonete bogavante

Salmonete y salsa de bogavante

De carnes cayeron la molleja de ternera, dos pichones, el steak tartare y un cochinillo confitado. Yo pedí la molleja de la foto. Si os atrevéis, probadla porque estaba buenísima, en su punto, poquito hecha y un poco curruscante por fuera, de la brasa. Llevaba una salsa ahumada de porrusalda que le dio un toque magnífico.

salivando more molleja ternera
Molleja de ternera

El Pichón de Bresse, región conocida por sus aves de corral y sus palomas fue el otro éxito de la noche. Venía perfectamente preparado en crapaudine (despanzurrada) y en su punto. Rosadito y jugoso, perfecto. Es arriesgado hacer la caza rosita si no es realmente buena, y en este caso resultó ser todo un espectáculo. De acompañamiento tenía patatas risoladas y cebollitas.

salivando more pichon bresse
Pichón de Bresse

El filete tártaro bastante bueno, aliñado al gusto y fresco. Bueno pero tampoco especialmente destacable. El cochinillo también muy rico, confitado y preparado con ragout de oreja, compota de manzana y rabito asado. Una suave delicia nada pesada incluso para cenar.

salivando more steak tartare
Steak tartare

salivando more cochinillo confitado

Cochinillo confitado

El postre ya lo habíamos elegido junto con el resto platos, ya que tardan 20 minutos en hornearlo. Un par de deliciosas tartas de manzana casera, servidas con helado de especias (sobre todo canela). Ya veis que tienen un pintón y estaban riquísimas.

salivando more tarta de manzana
Tarta de manzana

El otro postre que probamos fue un milhojas de plátano con dulce de leche y helado de nata. Rico rico, pero algo escaso. También disfrutamos de unos mignardises de chocolate y fruta al final, un broche perfecto.

salivando more petit fours
petit fours

Como conclusión, un sitio nuevo totalmente recomendable que nos sorprendió por la variedad de la carta, no porque fuera muy extensa (estaba en el punto justo), sino porque ofrecía varias cosas que se salen de lo típico de hoy en día en los sitios de moda, como un poco de caza y casquería. El servicio es una pasada y si tenéis oportunidad de cenar en los reservados, disfrutaréis de la velada el doble. El precio no es especialmente ajustado, pero dentro de lo razonable dada la calidad de la comida , el vino y el servicio. Quería dejaros la última foto porque el formato de la cuenta y su cofre me parecieron lo más.

salivando more cuenta

Precio: 55€

Web: restaurantemore.com

Ficha Google+: N/A

Localización:

La Tasca (Jerez), todo estupendo, desde siempre

Siguiendo nuestro tour de navidad por la geografía española, después del norte y el este, llegamos hoy al sur de España, una magnífico restaurante de toda la vida en Jerez de la Frontera: La Tasca. Así sin más.

Fuimos a comer en navidad unos cuantos de la familia, y es que llevamos yendo a este sitio desde que tengo memoria, y siempre sales contento. Esta vez, además, íbamos con la intención de tomarnos unas angulitas gaditanas. Qué mejor forma de entrar en materia con un jerez fino muy frío y picando unos piquitos.

Jerez fino, pan y picos
Jerez fino, pan y picos

Como entrantes un poco de picoteo frío y fresquísimo: langostinos, unas huevas aliñadas, y la obligatoria ensaladilla rusa, que a mí me pirra.

Langostinos
Langostinos

Huevas aliñadas

Huevas aliñadas

Ensaladilla

Ensaladilla

Como a Carmen las angulas no le encantan, le pusieron unas gambas rebozadas, aunque la verdad es dado el tamaño del plato, picamos casi todos. Bien gorditas y el rebozado en su punto. La verdad es que la bechamel estaba buena, pero quizá un poco pesada y ahogaba el sabor de la gamba.

Gambas rebozadas
Gambas rebozadas

Y llegamos al plato estrella de la comida, la cazuelita de angulas con su aceitito y guindilla. La angula que sirven en Jerez no es tan gorda ni tan untuosa como la que llega a Madrid, pero vale en torno a la mitad, por lo que merece la pena.

Angulas
Angulas

Antes de terminar el plato hicimos una prueba, que nos pusieran un huevo muy bien frito encima!! Uno de los mejores inventos de la humanidad, para luego mojar pan y flipar.

Angulas con huevo frito
Angulas con huevo frito

Tras esta avalancha de platos pedimos un par de segundos para compartir. Por un lado pez espada a la plancha con aceite y ajito. Estaba de muerte, porque le pedimos que nos pusiera ración doble, pero en el sentido de que lo cortara con doble grosor, con lo que quedó jugosito y en su punto. Nada que envidiarle al atún rojo que está tan de moda.

Pez espada
Pez espada

El remate fue el san jacobo de la casa, otra delicia que además como veis tiene su buen tamaño. Me encanta que los hagan tan gorditos y con tanto queso. Es además una buena elección para compartir entre varios.

San Jacobo
San Jacobo

Y llegamos por fin a los postres, que veníamos con carrerilla.Una crema catalana y un par de raciones de flan de queso para el medio. Duraron menos que un caramelo en el patio de un colegio. Sobre todo el flan de queso, que ya veis qué pintaza tiene, y os aseguro que nos hace justicia al sabor!

Crema catalana
Crema catalana

Flan de queso

Flan de queso

Con el café unos dátiles nos pusieron ,de primera calidad, bien grandes y muy dulces. Todo un punto.

Dátiles
Dátiles

Bueno, imagino que os habréis dado cuenta de que estamos ante uno de los sitios grandes de Jerez, y no se andan con tonterías. Su secreto es el mejor servicio y el mejor producto. Dejaros aconsejar por los dueños.

Precio: 58€ (carito, pero por haber pedido todos angulas, claro)

Web: N/A

Ficha Google+

Localización:

Mercatbar (Valencia), Quique Dacosta de tapas

Hace un par de semanas estuvimos en Valencia y aprovechando la visita intenté visitar el Poblet, que es el segundo restaurante de Quique Dacosta, al que justo hace nada le han dado una estrella Michelín. Como resultó que estaba cerrado ese día por un evento privado, decidimos ir a probar Mercatbar, también de Quique Dacosta pero más informal, basado en una gran barra y cocina de mercado, mucha de la cual preparada ante tus ojos. La carta se compone en su mayor parte de platos pequeños y tapas, muchos de ellos siendo pequeños homenajes a famosos chefs del estrellato gastronómico. El símbolo del restaurante de una de las gárgolas del Puente del Reino de Valencia.

foto de la barra (facebook de mercatbar)
foto de la barra (facebook de mercatbar)

En Mercatbar hay también un comedor amplio, pero nosotros pensamos que la mejor forma de conocerlo era encontrar un hueco en la barra e improvisar. Fuimos un sábado, por lo que al llegar nos costó un poco encontrar un hueco y que nos hicieran caso, pero la verdad es que luego todo fue como la seda. Tanto el cocinero que teníamos delante en la barra como los camareros eran unos profesionales como la copa de un pino. Lo único que me incomodó un poco era que no te dejaban quedarte la carta para seguir mirando por si querías pedir más. Pero bueno, al final hicimos un pedido y luego pedimos la carta de nuevo para hacer otro. Nada más llegar, mientras mirábamos la carta nos pedimos una cervecita: una Cruzcampo helada y muuuy bien tirada. De compañía una bolsa de patatas fritas caseras con un toquecillo de pimienta que tardó segundo en caer.

Cruzcampo y bolsa patatas
Cruzcampo y bolsa patatas

Empezamos el ejercicio con unos pulpitos con pimentón y aceite sobre un puré de patatas. Tan sencillo como delicioso, y ración generosa.

Pulpitos
Pulpitos

También probamos las gildas, que nos parecieron de lo más rico de la noche. Rebosantes de sabores avinagrados y deliciosos, y mucho más generosa de tamaño que la gilda vasca. Los tomatitos cherry que veis eran una pasada. Maduritos, jugosos y en su punto de sabor, no como los que sueles tomar que son plástico y acidez.

Gildas
Gildas

Siguiendo en la tónica del picoteo frío llegaron dos tostitas de pan de cristal crujiente con anchoa del Cantábrico, tomatito y escarola. De las anchoas más desbordantes e impresionantes que he tomado. Qué hermosura!!

Anchoas
Anchoas

Y para terminar lo frío, la ensaladilla con picos. Qué buenas ambas cosas. Los picos son los típicos que vimos por Valencia, pero súper crujientes y muy saladitos pues llevaban granos de sal gorda pegados. La ensaladilla tan buena como se podía esperar, no la dejéis de pedir!

Ensaladilla
Ensaladilla

Y ahora un par de platos con consistencia extra. Pedimos dos hamburguesitas diferentes. La primera es de presa ibérica, con foie y setas. Muy muy buena, pero quizá lo menos original de la cena. Mucho mejor estaba la hamburguesita de figatell y patatas paja (homenaje a Ferrán Adriá). El figatell es una especie de embutido valenciano hecho con hígado de cerdo picado y otras cosas. El ketchup y la salsa barbacoa eran caseros!

Hamburguesitas
Hamburguesitas

Hamburguesita con foie
Hamburguesita de presa con foie

Hamburguesita
Hamburguesita de figatell

Para rematar la jugada pedimos un plato que se llama “La Pizza”. No le pones un nombre tan rotundo si no pretendes que sea buena. Era una sencilla margarita con un poco de tomate seco y aceitunas, pero absolutamente deliciosa. La masa de las más finas que puedas probar.

La pizza
La pizza

De cantidad la verdad es que pedimos muy bien, acabamos casi llenos, lo perfecto para tomar un postrecito, que nos apetecía. Probamos tanto el milhojas noisette como el souflé de chocolate. El milhojas no tenía tantas como mil, pero era crujiente preparado al momento, con su cremita caramelizada y avellana… Enorme!

Milhojas
Milhojas

El souflé era tipo los coulant que tomas últimamente en todas partes, pero totalmente casero y muy rico. Llevaba de acompañamiento unas bolitas de chocolate, caramelo líquido y lascas de manzana, que al ser cruda tampoco combinada del todo bien, pero vamos que si las hubieran asado un poquito eso hubiera sido un festival.

Coulant de chocolate
souflé de chocolate

En conclusión, un sitio para comer de muerte a base de racioncitas que te mueres de buenas y todas apetecibles 100%. La carta además es muy amplia y puedes volver muchas veces sin tener que repetir si no quieres. Y lo mejor es que el precio nos pareció súper ajustado. Creo que si volvemos a pasar por Valencia volveremos por allí, nos encantó.

Precio: 33€

Web: mercatbar.es

Ficha Google+

Localización:

Bar Alonso, ven a disfrutar de esta barra

Artículo actualizado con una segunda entrega.

1º Entrega – Mayo 2013

Hace unas semanas decidí ir a probar una de las barras mejores consideradas de Madrid, la del Bar Alonso, un bar fundado hace más de 50 años por el padre del actual dueño, Julio. La verdad es que ya había estado una vez porque un amigo vive al lado, pero esa vez fue solo para tomar una caña rápida, aunque no me pasó desapercibida la habilidad de Julio para tirar las cañas. En esta segunda visita estuvimos más tiempo y disfrutamos mucho más, pero sin duda habrá que volver.

En el Bar Alonso, cervecería y marisquería, lo que destaca por encima de todo son las cañas y el producto, que es de primera calidad. Y por supuesto el servicio y la amabilidad de Julio.

julito_tirando_una_cana_de_las_mejores_de_madrid_en_el_bar_alonso_5986_570x
Julio (foto de María Carballo)

Hablando del producto, esto es lo que te encuentras en el mostrador de la barra. El mejor marisco de O Grove, más fresco imposible, a un precio genial. Esto no deja de sorprender, porque lo cierto es que no os confundáis, el Bar Alonso es un bar de barrio pequeñito, de estar de pie o en taburete alto y que no acoge a más de 15 personas por tamaño. Para ir al baño, que está en el sótano, hay que pasar por debajo de la barra y atravesar la zona de la cocina! Totalmente entrañable.

Qué buena barra!
Qué buena barra!

Empezamos con unas cañitas y una tapita de ensaladilla, que bordan, y con la cantidad perfecta de mayonesa. Con las cañas además suelen poner siempre algún canapé o tapita que siempre ayuda a encarrilar el cañeo.

Ensaladilla

Después nos fuimos a otro de los clásicos regionales: Las patatas bravas. Unas de las mejores que he probado, porque la patata está en su punto y la salsa muy muy rica.

Bravas
Bravas

Probamos también las croquetas de jamón y changurro. Como veis nos son muy grandes, perfectas para tomarlas de un bocado y tanto la fritura como la bechamel son magníficas.

Croquetas
Croquetas

Para terminar la cena probamos los callos, que me parecieron una pasada: generosos, grandecitos y en su punto, y la salsa buena buena de verdad.  Para pedirlos cada vez.

Callos
Callos

La verdad es que nos quedamos con ganas de pedir más cosas, pero ese día no dio para más. La próxima visita tendremos que probar el magnífico marisco que ofrece y alguno de sus bocatas y molletes, que también son famosos. Y bueno, os dejamos con la última foto de lo que fue el postre: unos gintonics bien puestos pero sin tonterías.

Copitas
Copitas

Ficha Google+

2ª Entrega Octubre 2013: Visita con Gallego y Alex

Bar Alonso - Mi próximo tatoo
Bar Alonso – Mi próximo tatoo

Pues como Borja se quedó con ganas de volver. Allá que fuimos hace unas semanas a probar más delicatessens de las que prepara José. La verdad es que estamos bastante flipados con este bar.

Os enseñamos brevemente lo que nos calzamos. Y eso que veníamos de comer en Evboca. Pero lo bueno del bar Alonso es que no cierra a mediodía. Apagan la plancha. Pero del resto, que es bastante, te sirven lo que quieras.

Empezamos con media de ensaladilla y las banderillas y aceitunas que te ponen con la caña.

Bar Alonso - Banderillas y aceitunas
Bar Alonso – Banderillas y aceitunas

 

Bar Alonso - Media de ensaladilla
Bar Alonso – Media de ensaladilla

También probamos unos camarones realmente buenos y muy bien de precio. Aquí te las puedes tomar medianamente tranquilo por el precio.

Bar Alonso - Gambita camarón
Bar Alonso – Gambita camarón

Y antes de entrar en faena unas fotillos en las que se ve que el bar Alonso es territorio Mahou!

Bar Alonso y Mahou - Forever and ever
Bar Alonso y Mahou – Forever and ever

 

Bar Alonso - Bodegón contemporáneo
Bar Alonso – Bodegón contemporáneo

Y antes de las copas, probamos los torreznazos y esos callos que son de los mejores de Madrid.

Bar Alonso - Torreznos
Bar Alonso – Torreznos

 

Bar Alonso - Torreznos
Bar Alonso – Torreznos

 

Bar Alonso - Callos reglamentarios
Bar Alonso – Callos reglamentarios

Hay que seguir viniendo a este sitio religiosamente. Os seguiremos contando.

El Babero, un comedor agradable

Hola, hoy hemos comido muy cerca del trabajo, en el Babero. Lo teníamos apuntado como uno de los sitios buenos de las Tablas y he decidido probar suerte. También estoy probando a escribir desde el editor del móvil para ver si saco rápido algunos artículos más cortitos.

El babero es un sitio bastante elegante y de cocina de mercado, muy formal en apariencias pero con una carta más informal de lo que esperas. El servicio no está mal pero un poco desaliñado, y no excesivamente rápido.

Para beber una cerveza rica, una copa de vino y agua. De entrantes han caído pimientos de cristal, pulpo a la brasa y ensaladilla de ventresca.

20130723-004341.jpg

20130723-004428.jpg

20130723-004438.jpg

Los pimientos muy ricos pero no eran más que eso, pimientos rojos con lascas de sal crujiente. Un poco de ventresca les habría subido el ánimo, u la verdad es que por 20€ es de esperar. El pulpo muy bueno, a mi me pareció o mejor que probé, entre jugoso y crujiente por fuera en algunas partes. Y la ensaladilla buena, con buen aceite pero mucha patata. Se podía pedir con caviar de trufa en lugar de ventresca.

De segundo Álvaro y Juan Carlos han pedido las albóndigas y yo chuletillas de cordero.

20130723-004724.jpg

20130723-004735.jpg

Ambas cosas realmente buenas, las albóndigas eran albóndigas pero de carne estupenda y una salsa magnífica. Las chuletitas presentadas casi estilo fast food listas para comer y con un paquete de patatas. Me encantaron, muy sabrosas y jugosas. No tomamos postre, aunque sí café.

En conjunto el sitio bueno pero no espectacular y muy caro para comer entre semana. Esperarías que haya algún menú para comer lo mismo por la mirad casi. De noche pues bueno, casi todo cabe.

Precio: casi 50€

Ficha Google+

Web: elbabero.es

Surtopia – Cocina sanluqueña de categoría en Madrid

El restaurante Surtopia es uno de los galardonados en la edición de los premios Salsa de Chiles 2012. Y no cualquier premio sino que se ha llevado el que otorgan los clientes al restaurante del año. Y nada más entrar, ya te das cuenta de cual es una de las razones de su éxito: el servicio. Fuimos a comer tarde y mientras esperábamos en la barra comprobamos como todos los clientes se despedían como si fueran de toda la vida. Todos muy agradecidos y con una confianza que es difícil de conseguir. Sobre todo si llevas abierto el poco tiempo que llevan ellos. Pero claro, cuando ves a Jose Calleja interesándose por la opinión de cada cliente te das cuenta que si te lo trabajas creas vínculo rápido y fidelizas que es lo importante.

Y pasando a la comida, pues en la web podeis consultar la carta completa. A nosotros ese día nos apetecía más picar y optamos por pedir varios entrantes al centro.

Empezamos con la ensaladilla sanluqueña con langostinos marinados y con carne mechada acompañada con rucula y helado de mostaza. La ensaladilla suave y los langostinos de buen tamaño y sabrosos. La carne mechada esta buena y el toque del helado de mostaza es un acierto. Eso sí,  yo soy más de chicharrón gaditano y estaría genial que lo incluyeran en la carta.

Ensaladilla sanluqueña con langostinos
Ensaladilla sanluqueña con langostinos

 

Carne mechá con helado de mostaza
Carne mechá con helado de mostaza

El siguiente plato fueron las tortillitas de camarones. Cinco tortillitas que suponen una ración generosa para dos personas. Las tortillitas están realmente buenas. Abundan más los camarones que otra cosa y van tostadas pero nada quemadas. Muy buenas.

Tortillita de camarones
Tortillita de camarones

Después pasamos al cazón sin adobo. Tierno, jugoso y muy fino de sabor. Acompañado de una mayonesa tambien muy ligera. Un plato bueno y en el que disfrutas del sabor delicioso del cazón sin aditivos que le resten importancia.

Cazón sin adobo
Cazón sin adobo

Y para rematar la faena, unos chipirones encebollados realmente buenos. Jose nos comentó que el truquillo está en no separar la piel del chipirón al lavarlo. Y es que esto le quita sabor al plato. La verdad que éstos estaban excelentes y habrá que hacerle caso al experto.

Chipirones encebollados
Chipirones encebollados

De postre nos recomendaron el tartín de manzana con helado. Muy bueno y suficiente para compartir entre dos o tres.

Tartín de manzana con helado de nuez garrapiñada
Tartín de manzana con helado de nuez garrapiñada

Conclusión, un gran sitio y con mucha proyección por las ganas con que hacen su trabajo y el trato excelente que dan al cliente. Además tiene una carta variada, los platos están realmete buenos y la relación calidad precio es de las mejores de la zona.

Recomendable para ir con amigos, familia o pareja. Incluso de negocios. Vas a estar muy a gusto con quien vayas y es de total garantia.

Web: http://www.surtopia.es/restaurante/
Twitter: @surtopia
Carta: http://bit.ly/Vidsv8
Precio: 30-40 €