El Chozo (Pto. de Sta. María), un rincón de calidad

El último sitio de los que estuve en Navidad fue el Chozo, situado en la hípica de Vistahermosa y perteneciente al Club Social de Golf de Vistahermosa (Vistahermosa, para quien no lo conozca, es una gran urbanización dentro del término del Puerto de Santa María, Cádiz), junto con los restaurantes y bares del Buzo a pie de playa y la Casa Grande, junto al golf. Actualmente los tres espacios de restauración están gestionados por José María Pemán y familia, quienes llevan en el negocio de la restauración muchísimos años.

El Chozo está situado en un lugar muy agradable y sin ruidos, entre las pistas hípicas y las de futbito. Como su nombre indica, el edificio es un chozo con tejado de brezo, donde se encuentra el bar, al que se añadió hace unos años un anexo que sirve de comedor restaurante. El comedor es un espacio acristalado muy luminoso y muy agradable para comer.

El día que fuimos empezamos con unos aperitivos mientras llegaba el grueso de la familia en las mesas del bar. Unas cañitas de Cruzcampo muy bien tiradas, una copita de fino Tio Pepe bien frío, unas aceitunas deliciosas que no puedes parar de comer y unas patatas locales artesanas de bolsa de las buenas de verdad. Finas finas, con fritas con aceite del bueno y bien saladitas.

Cañita y aceitunas
Cañita y aceitunas

También pedimos una ración de jamón serrano y una de ensaladilla, que les queda deliciosa, con gambitas y bien dispuesta de mayonesa. Buenísimos también los picos de Jerez, y por último unos calamares a la romana deliciosos. Perfectamente fritos como solo saben en esta tierra y con un rebozado de harina finísimo.

Jamón y ensaladilla
Jamón y ensaladilla

Una vez ya todos sentados pedimos unas raciones de gambas y langostinos cocidos. Perfectamente frescos y blanquitos. Una delicia siempre que se puede.

Gambas y langostinos
Gambas y langostinos

También probamos el Txangurro de la casa, que es un centollo ya preparado con toda la carne del cuerpo y las patas dentro del caparazón y preparado con una salsa súper rica. Lo único que nos gustó menos es que le ponen pimentón, que normalmente no lleva. Creo que la próxima vez lo pediremos sin, ya que nos pareció que le quita su verdadero sabor.

Changurro
Changurro

Aunque no tengo fotos también pedimos para picar entre todos unas raciones de «chanquetes» rebozados, muy buenos, y otras de salmonetes pequeñitos, que es de los pescados fritos que más me gustan, por su textura durita y su enorme sabor.

De segundo yo pedí un rape al pan frito, una forma de prepararlo muy típica del Puerto y que sabe genial, con su salsa con ajo, vino, pimienta, laurel… y el pan frito. Además el rape estaba exquisito y muy fresco.

Rape al pan frito
Rape al pan frito

Varios de los niños pidieron solomillo con patatas fritas. Como podéis ver en la foto es bastante hermoso, pero en realidad luego el sabor no lo es tanto, pues no tenemos muy claro que sea solomillo de verdad, quizá un redondo. Siempre es difícil tomar carne roja buena en esta parte, pero normalmente si vas a un entrecot o algo similar, es más fácil salir contento. Otros segunos que probamos fueron el bacalao al pilpil (magnífico), la corvina o el lenguadito de ración.

Durante la comida, por cierto, pedimos un par de vinos tintos, un Cune reserva 2004, que es uno que nunca falla, y luego un Marqués de Arienzo crianza 2008, ya que del primero solo había un par de botellas.

Solomillo con patatas
Solomillo con patatas

De postre pedimos para probar entre varios un poco de tarta imperial, tan típica de Cádiz y tan deliciosa con su almendra y su sabor de mantequilla. La buena es la que tiene muchísimas láminas finitas, aunque es difícil o imposible de encontrar estos días.

En resumen, el Chozo es un sitio genial para comer en familia cualquier día, pero sobre todo esos fines de semana que te apetece comer bien y relajadamente. El servicio es muy bueno y siempre bajo la dirección atenta y amable de Pepe hijo, quien cogió el timón del restaurante el año pasado. La única pega esta vez fue quizá que los segundos tardaron bastante en llegar, aunque la excusa pudo ser que éramos 12 comensales. Para cualquia que viva por la zona, es una de las mejores opciones sin duda.

Web: —

Precio: 40€

El Mesón de Doña Filo – Aire puro y cocina excelente

El Mesón de Doña Filo es un sitiazo altamente recomendable. Está a unos 40 kms de Madrid pero el paseo te lo va a agradecer tu cuerpo con creces. La verdad es que le tengo que dar las gracias a mi amigo Victor que me lo diese a conocer y me llevase de la mano junto con otro compañero y nuestras familias.

El local es pequeño, muy acogedor y cómodo. Muy luminoso y con decoración clásica. Es la apuesta más tradicional de Julio Reoyo que también gestiona otros restaurantes como Villena en Segovia, también con estrella Michelín, La Casa Verde en Torrelodones o El Original en Chueca.

Fachada del restaurante
Fachada del restaurante

Pues yendo al grano, nada mas sentarnos con la cerveza nos sacaron unas aceitunas artesanales realmente buenas (arbequina, morada y camporeal).

Aceitunas de la zona
Aceitunas de la zona

El primer aperitivo fue una espuma de queso con langostino y crujiente de jamón. Muy buen comienzo.

Espuma de queso con langostino
Espuma de queso con langostino

Después pasamos a unas pochas con carpaccio de pulpo y aceite de chorizo. Suaves y reconfortantes. Estaba muy bueno pero creo que mejorarían si las presentan en un cuenco más pequeño para que mantenga mejor el calor.

Pochas con carpaccio de pulpo
Pochas con carpaccio de pulpo

El siguiente entrante fue de lo mejor de la comida. Las lentejas con lengua de cerdo. Espectaculares de sabor y una presentación genial!! Las minicazuelas metálicas son todo un acierto. La verdad es que visten muchísimo y para platos de cuchara son perfectas.

Lentejas con lengua de cerdo
Lentejas con lengua de cerdo

Bueno la verdad que el siguiente plato también iba en la línea magistral de las lentejas anteriores. El taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos era para quitarse el sombrero. La hamburguesa de ibéricos mezclada con la salsa de callos es puro sabor. Y como acompañamiento del taco de bacalao pues les queda un plato completísimo y que te da ganas de decir que te saquen otra ración. Supongo que las estrellas y soles viene por cosas como esta!

Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos
Taco de bacalao con hamburguesa de ibérico y salsa de callos

La verdad es que en este sitio se está muy a gusto y además del menú degustación pedimos un par de raciones de callos para acompañar. Me sorprendieron mucho porque son diferentes al guiso de callos más tradicional. Va muy especiado e incluso me atrevería a decir que lleva algo de clavo. Merece muchísimo la pena probarlos por bueno y por diferentes.

Callos
Callos

Y siguiendo con el menú, pues ya sólo nos faltaba la carne. Nos sacaron un carré de cordero asado con cherry, también asado, y crema de pimiento de padrón. Sabor contundente y bueno pero no me pareció tan espectacular como los anteriores. Eso sí, la crema de pimiendo de padrón original y buena. Viendo lo bien que se maneja con los guisos, seguro que en este sitio platos como la carrillera los bordan.

Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado
Carré de cordero con crema de pimiento de padrón y cherry asado

Y el menú degustación, por si fuera poco, también incluía quesos. Los que probamos fueron Camporeal, Montenebro y crema de parmesano. Todos acompañados de miel o mermelada. Muy bueno y me parece genial que lo incluyan en el menú degustación.

Camporeal, montenebro y crema de parmesano
Camporeal, montenebro y crema de parmesano

Y de postre, unas perrunillas «desmigás» con helado de aguardiente. Y de aguardiente de verdad. Potente que te quita arregla el cuerpo en un momento. Y el plato pues muy bien presentado.

Perrunillas con helado de aguardiente
Perrunillas con helado de aguardiente

Conclusión, un menú completísimo, exquisito y con una relación calidad precio excepcional. Al nivel del restaurante Lieu. Que la distancia no os suponga un impedimento porque si eres aficionado a la gastronomía vas a valorarlo de verdad. Un sitiazo.

Recomendable, para ir en grupo de 6 ó 7 personas tanto con amigos o en familia a disfrutar de una buena comida.

Restaurante Casa Pedro – Guisos y asados. La mejor receta para entrar en calor

2011022195img-casa-pedro_i300

Segunda reseña – Diciembre 2012

Madre mía, ya era hora de actualizar la reseña de este gran sitio. Casi dos años después de la primera. La verdad es que desde entonces hemos ido varias veces y siempre salimos muy contentos.

El restaurante Casa Pedro es de esos restaurantes que son lo primero que te viene a la cabeza el día que hace un frío pelón y te apetece un buen guiso acompañado de un buen asado.

Se encuentra en el camino de Nuestra Señora de Valverde, así que a los que vivimos en la zona norte nos viene genial. Y es una suerte porque es algo totalmente diferente a la oferta de bares nuevos que tenemos en Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro… que no están mal pero no es lo mismo!! La profesionalidad y experiencia que tienen es totalmente incuestionable. Sólo hay que ver el horno antiguo que tienen a la entrada para dar por buena la visita.

Horno antiguo en Casa Pedro
Horno antiguo en Casa Pedro

En esta reseña os voy a mostrar lo que comimos en nuestra última visita. Pero tengo que decir que esta vez nos quedamos sin cochinillo asado. Que a mí es lo que más me gusta. Os recomiendo que si vais con idea de cordero o cochinillo asado llaméis con antelación para reservar el asado porque si vais a última hora no suele quedar nada.

Empezamos con una foto de la buena rosca de pan que te sirven.

Roscaza de pan
Roscaza de pan

De entrantes pedimos unas alcachofas que cultivan ellos con unos boletus recién cogidos. Un plato realmente espectacular. Sabor intenso en la alcachofa y aun más en los boletus.

Alcachofas y boletus deliciosos!!
Alcachofas y boletus deliciosos!!

Otro entrante que pedimos fue una sopa de cocido. Esto sí que es especial para días de frío. La sopa está sabrosa pero muy suave. Supongo que le darán un par de colados. Realmente buena.

Sopa de cocido
Sopa de cocido

Y ya pasando a los segundos, Carol se pidió su paletilla de cordero asado. Buenísima. En la foto sale bien, pero al natural gana muchísimo.

Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro
Paletilla de cordero asado. La especialidad de Casa Pedro

Y yo como no había cochinillo pues, ohh pobre de mí, tuve que pedirme unos callitos. Muy buenos aunque tengo que reconocer que para un persona… la ración es demasiada cantidad!! El guiso es de sabor contundente. Los callos, del tamaño perfecto. Y el compango muy bueno aunque la morcilla era durilla.

Callazos tradicionales
Callazos tradicionales

Y para acabar, la tarta de queso. Con su nata montada artesanal. Jugosa y rica. Se me olvidó la foto pero… algo hay que dejar para la sorpresa!!

Conclusión, de las mejores opciones para comer asado en la zona norte. Junto con el Asador El Molino es de los sitios que más garantía me dan de comida tradicional. La ventaja de Casa Pedro es que está a 5 minutos en coche.

Recomendable, para sorprender a tu familia o a tu pareja con una comida buena buena de verdad en un día de invierno. Aunque tengo que visitar su terraza en verano!

Primera reseña – Enero de 2011

Hola de nuevo y feliz año,

Mucho tiempo después del último post os presento un restaurante ideal para todos los que somos vecinos de los nuevos PAU’s de la zona norte (Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro, etc) y diferente a los nuevos restaurantes que están abriendo por nuestros barrios.

Según ellos es el restaurante más antiguo de Madrid ya que data del 1702 y forma parte de los restaurantes centenarios de Madrid, los cuales tienen una web bastante chula y son sitios que están bien para llevar a algún colega Guiri (www.restaurantescentenarios.es).

Centrándonos en el Casa Pedro, es restaurante que tiene unos guisos y unos asados estupendos. Carol y yo siempre que vamos pedimos cordero o cochinillo según nos recomienden y algo de entrante en plan judias con jabalí (la foto de abajo), o verdinas con pulpo, etc. También hemos probado los boquerones en vinagre que están cojonudos.

El precio medio ronda los 45-50 € por cabeza comiendo a tutiplen. Como podéis ver en el link de google, las opiniones en general son muy buenas.

Restaurante Rafa – Un clásico de lujo

Uno de los propósitos culinarios para lo que nos queda de 2012 y el 2013 es explorar una de las zonas más castizas de Madrid. Es la zona de Ibiza (desde O’Donell hasta Alcalde Sainz de Baranda). Tenemos una serie de restaurantes localizados, todos con valoraciones muy buenas, y ya nos hemos puesto manos a la obra. Empezamos por el restaurante Rafa y me temo que el listón lo ha dejado muy muy alto.

El Restaurante Rafa es de estos restaurantes tradicionales que desde que entras por la puerta ya sabes que te van a tratar genial y vas a comer mejor. Desde el aparcacoches hasta el maitre te atienden de maravilla. Al entrar, te encuentras con una zona de barra que tiene muy buena pinta. La verdad que nos habíamos tomado un par de cañas antes de llegar. La próxima vez me reservaré para tomarme la primera allí y tantear las tapas que se marchan.

Una vez sentados, una cervecita con unas aceitunas y a decidir. La carta es muy extensa. Alrededor de 10 entrantes diferentes, más 7 u 8 carnes y otros tantos pescados. Más las sugerencias del día y los mariscos. Así que hay variedad para todos los gustos. Respecto a la carta de vinos, pues también con bastantes referencias y con medias botellas. Nosotros nos decantamos por algo clásico. una botellita de Arzuaga.

Empezamos con unos Camarones de O’Grove realmente exquisitos. La verdad es que nos gustan mucho y estos estaban de maravilla. Muy sabrosos.

Camarones de O’Grove de lujo

De ahí a un plato que me encantó: El salpicón de bogavante. si mi familia se porta bien, me lo curro para Navidad. Muy muy bueno. El salpicón con buen aceite, cebolla, pimiento y generoso de crustáceo. Vamos que me encantó.

Salpicón de bogavante

Ya pasando a los principales, probamos la raya a la mantequilla negra y, por sugerencia expresa del camarero, la costilla de ternera con salsa agridulce. La raya me pareció realmente buena. Acompañada con unas alcaparras secas. Un plato muy recomendable y para repetir la próxima vez que vayamos.

Raya a la mantequilla. Muy recomendable.

Y después la costilla de ternera. Como es lógico, la sala agridulce es la antítesis total a la del chino. Una salsa de carne bien buena con un toque dulce que la hace más suave. La costilla muy buena aunque me faltó un poco más de carne en la ración, para quedarme satisfecho al 100%. Menos mal que tuve que ayudar a Carol con su raya. La carne la acompañan con unas patatas panadera muy buenas y que con la salsa ligan fenomenal. Pero no me gustó que me las cobraran a parte. Eran 2€ pero siempre mejor incluirlas en el precio del plato en carta.

Costilla de ternera en salsa agridulce

Y por último pedimos la tarta de manzana con crocanti. Estaba muy buena pero es dispensable y la próximavez probaremos otro postre… o pasaremos a las copas directamente.

Conclusión, uno de los clásicos que hay que conocer si o si. Servicio correctísimo y mucha variedad en la carta. No es barato pero la relación calidad precio es positiva y merece mucho la pena. El salpicón de bogavante y la raya platos muy recomendables.

Recomendable, o mejor dicho sitio perfecto, si vas con personas que valoren lo tradicional tanto en servicio como en la cocina. Y si les gusta el marisco y el pescado mejor. Y con el Retiro al lado para dar después una vuelta.

Restaurante Norte y Sur – La mejor plancha de Madrid

Pues eso, al restaurante Norte y Sur hay que ir y no pedir ni la carta. Que te digan lo que tengan bueno del día y que te lo pongan a la plancha. Ya está. Así de sencillo.

Fuimos un día con los compañeros de trabajo y os cuento rápidamente lo que comimos. Empezamos con unos erizos y unas ostras.

Erizo de mar fresco

De ahí a unos langostinos plancha que vista la foto no es necesario decir nada más.

Langostinazos plancha

Y después un poquito de carne bien acompañada. Lomo alto con boletus plancha. Rico rico rico.

2012-10-04-14-40-221.jpg
Carne excepcional!
Boletus sabrosos. Carne pura.

Y sin más. Un café y más contentos que un arbusto. Volveremos seguro.

Orense – Ribera Sacra – Por Dios que carne!!

A ver si soy capaz de trasladaros el pedazo de fin de semana que pasamos por Orense. La verdad es que me he extendido bastante pero os recomiendo que aunque no os queráis leer la chapa… por lo menos vez las fotos para que os hagáis una idea de los manjares de la zona y os animéis a ir para allá.

De primeras ya pintaba bien porque fuimos a una boda de un amigo que se casaba en el Parador Monasterio de Santo Estevo. La bomba de sitio. Una pasada pero es muy recomendable llegar de día, que la carretera para llegar desde Orense es de aupa.

Llegamos al Parador con la hora justa para cenar y con un hambre de la leche así que nos bajamos al restaurante y cuando empezamos a ver el nivel de los platos que se marchaban, la cosa nos empezó a gustar mucho. De entrante pedimos un pulpo a la parrilla buenísimo de sabor aunque alguna parte era un poco más fibrosa. Pero realmente bueno. Y el pan… pues de diferentes tipo a cada cual mejor. Ahí os dejo un par de fotos.

Pulpazo a la parrilla
«Degustación» de pan gallego!

Y cómo estábamos fuertes, pues yo me pedí un poquito de cordero asado y Carol solomillo de ternera con setas. Ambos espectaculares.

Cordero asado. Un poco fuerte para cenar pero todo es ponerse.

Solomillo de ternera a la parrilla. En su punto. Pura mantequilla.

Y todo acompañado de una buena ensalada que se agradece. Sobre todo si tiene esta pinta.

Ensalada fresca fresca

Y por último un filloón con helado de castañas. Esto si que no nos lo pudimos acabar.

Filloón de perfil

Después de este homenaje, durmimos como niños y al día siguiente nos levantamos y nos cogimos el coche para ver los miradores al Sil de la Ribera Sacra, que hacía un día estupendo. Carreteras por las que da gusto conducir. Os dejo un par de fotos.

Carretera de las buenas. Y día perfecto.

Mirador del Sil
Monasterios medievales

Y después del último monasterio, ya teníamos hambre y nos metimos, de coña, en un sitio espectacular. Se llama A Mirada Maxica y es de flipar. El sitio está más o menos por la zona de este link. La carta sencilla, unos cuantos entrantes con productos de la zona como las castañas y después carnes y pescados. Preguntamos por el chuletón y nos dijerón que eran de 1,500 gr. y que estaban muy buenos. Así que encargamos uno y lo acompañamos con una ensaladita y para de contar. Aquí os dejo una ristra de fotos para que apreciéis la magnitud del amigo.

Increible!! Tómese como referencia el tercio de estrella de fondo.

Poquito a poco. Pim pam, toma Lacasitos!!
Y esa buena patata gallega que no falte!
Requiem por un sueño.

Os dejo un par de fotos de la parrilla donde los preparan y otro chuletón para que veáis que son fieles a su garantia de que te vas a comer un buen chuletón.

A la parrilla!!
Marchando otro escalope

Y de ahí, a dormir una siestaza para dejar trabajar al estómago y coger fuerzas para la boda.

La boda realmente increible. Si te vas a casar busca cualquier excusa para hacerlo en este sitio. Emplazamiento ideal y comida espectacular. Y además, bastante bien de cantidad nada realmente exagerado.

Sitiazo

Y a la mañana siguiente, otro día de tiempo espectacular que lo celebramos desayunando una cerveza y una tapita de pulpo de pulpeira típica típica.

Pulpeiros
Una razón más para no volver a Madrid. 4 euros la media de pulpo.

Conclusión, fin de semana para recordar por siempre jamás!!

Restaurante Viavelez – qué CALLOS y qué CARRILLERA

Últimamente cuando quedo con los colegas a los que les gusta comer de verdad, no se me ocurre otro sitio mejor para quedar que en Viavelez.

La principal razón es lo buenas que están las raciones pero también que el vino tiene buenos precios.

Respecto a la comida, yo destaria los callos y las carrilleras de ternera. No se donde lei que los callos eran de los mejores de Madrid y, por lo menos a mi son de los que más me gustan. Y sólo por estos merece una visita.

Y las carrilleras estofadas… pues tres cuartos de lo mismo! Tiernas y jugosas y sobre um parmentier buenísimo de patata que le va como anillo al dedo.

Además de los dos platos obligatorios también es muy recomendable la cebolla rellena de bonito, la patata con tuetano y los chipirones. Y por supuesto, puedes pedir también cualquier plato del restaurante. Como la última vez que fui que pedimos las patatas a la importancia. Muy buenas también.

La bodega es amplia y siempre tienen una buena selección de vinos por copas. La última vez pedimos el tres picos de Borsao (22 €). Muy bueno. Y el verdejo bueno de José Pariente a 19€.

Actualización julio 2012. Tras las últimas visitas que hemos echo a este gran sitio os dejo un par de fotillos más.

viavelez_sard.jpg
Ensalada de sardinas con pimientos rojos asados
Steak tartar en Viavelez con diferentes mantequillas
Carrillera con parmentier. La especialidad de la casa